Puer­to Rico. Elec­cio­nes: cró­ni­ca de un país que cambió

Por Manuel de J. Gon­zá­lez*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de noviem­bre de 2020.

Las elec­cio­nes recién cele­bra­das en Puer­to Rico pro­du­je­ron muchos datos intere­san­tes o “his­tó­ri­cos”, pero hay dos que sobre­sa­len sobre los demás. El pri­me­ro es que el can­di­da­to del úni­co par­ti­do que pos­tu­la la inde­pen­den­cia aumen­tó los votos de 33,729 obte­ni­dos en 2016, cuan­do la pos­tu­la­da para la gober­na­ción fue María de Lour­des San­tia­go, a 169,516 con Juan Dal­mau. El otro dato par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo lo logró Manuel Natal, can­di­da­to a la alcal­día de San Juan por el nue­vo Movi­mien­to Vic­to­ria Ciu­da­da­na. Ambos resul­ta­dos com­prue­ban que el ambien­te polí­ti­co puer­to­rri­que­ño es muy dis­tin­to al de hace cua­tro años.

Este aná­li­sis se hace con los datos publi­ca­dos por la Comi­sión Esta­tal de Elec­cio­nes y cuan­do aún fal­tan unos cuan­tos miles de votos por con­tar, ade­más del lla­ma­do “escru­ti­nio gene­ral”. Aun­que los núme­ros cam­bien en algu­nos de los ren­glo­nes, lo cono­ci­do has­ta aho­ra nos per­mi­ten un aná­li­sis con bas­tan­te cla­ri­dad de la nue­va reali­dad nacional.

La par­ti­ci­pa­ción

Según los núme­ros de la CEE la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral se colo­có en 1,244,841, lo que repre­sen­ta ape­nas el 52.8 de los ins­cri­tos. En com­pa­ra­ción con las elec­cio­nes de 2016 apa­re­cen votan­do 345,150 elec­to­res menos. El dato, sin embar­go, es enga­ño­so por­que la lis­ta de casi 2.4 millo­nes de ins­cri­tos para 2020 está inflada.

Todos los que emi­gra­ron a Esta­dos Uni­dos lue­go de 2016 aún apa­re­cen en la lis­ta de la CEE. Ade­más de ese fac­tor impor­tan­te, pre­vio a las elec­cio­nes de 2016 se pro­du­jo una deci­sión del Tri­bu­nal Fede­ral que impi­dió la depu­ra­ción de lis­tas lue­go de una elec­ción de 2012, como orde­na­ba la ley elec­to­ral. Antes de esa orden judi­cial, si una per­so­na no vota­ba en una elec­ción auto­má­ti­ca­men­te que­da­ba fue­ra del padrón y debía ins­cri­bir­se para vol­ver a votar. El tri­bu­nal prohi­bió esa prác­ti­ca y en las lis­tas que­da­ron no sólo los que deci­die­ron no votar o se mar­cha­ron, sino tam­bién los que se murie­ron. Como apun­ta­mos más ade­lan­te, este hecho pudo haber impac­ta­do en el lla­ma­do “voto ade­lan­ta­do”, faci­li­tan­do el fraude.

Dado lo ante­rior, la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral real se des­co­no­ce, pero defi­ni­ti­va­men­te debe ser supe­rior al 52.8% infor­ma­do por la CEE por­que el padrón elec­to­ral inclu­ye alre­de­dor de medio millón de per­so­nas que no deben estar. Fal­ta tam­bién el aná­li­sis de la com­po­si­ción demo­grá­fi­ca de los par­ti­ci­pan­tes, en par­ti­cu­lar, el peso del fac­tor edad. Pre­vio a las elec­cio­nes se daba por sen­ta­do que aumen­ta­ría la afluen­cia de jóve­nes, y los comen­ta­rios de las filas en los cole­gios de vota­ción pare­cía con­fir­mar esa creen­cia, pero habrá que espe­rar por los aná­li­sis fina­les para ratificarlo.

PNP: la mani­pu­la­ción del voto ade­lan­ta­do lo salvó

Para algu­nos el Par­ti­do Nue­vo Pro­gre­sis­ta (PNP) vol­vió a salir “vic­to­rio­so”, por­que eli­gió su can­di­da­to a gober­na­dor. Pero aun con esa “vic­to­ria”, que le faci­li­ta seguir con­tro­lan­do el pre­su­pues­to públi­co, reci­bió gol­pes impor­tan­tes que lo pro­yec­tan con debi­li­dad hacia el futu­ro. Si el PNP tuvie­ra aho­ra una fuer­za simi­lar a la del 2016, su can­di­da­to a gober­na­dor hubie­se alcan­za­do 522,833 votos. Sin embar­go, se que­dó en 406,830, que son 253,680 menos de lo obte­ni­do cua­tro años antes y 116,003 menos de lo que debía haber obte­ni­do si man­te­nía el mis­mo por­cen­ta­je de apoyo.

Algu­nos espe­rá­ba­mos un gol­pe mayor lue­go del “Verano del 19”, la pobre ges­tión de su gobierno ante los desas­tres y el hecho de que las siglas PNP han deve­ni­do en sinó­ni­mo de corrup­ción. Su bue­na estruc­tu­ra orga­ni­za­ti­va y su con­di­ción de “par­ti­do de la esta­di­dad”, ade­más de los votos frau­du­len­tos, le ayu­da­ron a redu­cir el impac­to del gol­pe, que de todas mane­ras fue sig­ni­fi­ca­ti­vo. Su lide­ra­to legis­la­ti­vo que­dó vapu­lea­do y en Pedro Pier­lui­si tie­nen a un líder muy débil, inca­paz de nave­gar con éxi­to en los retos que lle­gan a par­tir de 2021. Su com­pa­ñe­ra de cam­pa­ña, Jen­ni­fer Gon­zá­lez, duran­te la con­tien­da hizo todo lo posi­ble por dis­tan­ciar­se del par­ti­do, pero de aho­ra en ade­lan­te ten­drá que car­gar con sus lacras.

La bue­na orga­ni­za­ción de que hablé antes, jun­to a la mani­pu­la­ción del pro­ce­so legis­la­ti­vo para impo­ner una nue­va ley elec­to­ral a su medi­da, es lo que expli­ca su pre­ca­rio triun­fo en la can­di­da­tu­ra a la gober­na­ción y en la alcal­día de San Juan, si final­men­te ésta se con­fir­ma. Todo indi­ca que, a tra­vés de sus agu­za­dos fun­cio­na­rios, casi todos paga­dos con fon­dos públi­cos, logra­ron con­tro­lar y mani­pu­lar el voto ade­lan­ta­do, con­si­guien­do así már­ge­nes míni­mos en ambas candidaturas.

El voto ade­lan­ta­do, inclu­yen­do la nue­va moda­li­dad de la entre­ga por correo, resul­tó masi­vo gra­cias a los cam­bios impues­tos por Tho­mas Rive­ra Schatz en la ley electoral.

Sabien­do que ese cam­bio ven­dría, el PNP orga­ni­zó un peque­ño ejér­ci­to de fun­cio­na­rios legis­la­ti­vos y emplea­dos de gobierno a car­go de orga­ni­zar las soli­ci­tu­des y pro­ce­sar la vota­ción. El voto ade­lan­ta­do se limi­ta­ba a los pre­sos, los enfer­mos cró­ni­cos, poli­cías y cier­tos emplea­dos esen­cia­les. Aho­ra se aña­dió a todos los mayo­res de 60 años, con la posi­bi­li­dad de reci­bir y enviar las pape­le­tas por correo. Con su bue­na orga­ni­za­ción el PNP con­tro­ló el pro­ce­so, lle­nán­do­le las soli­ci­tu­des a su gen­te y relle­nán­do­las con votos fal­sos. Como apun­té, la lis­ta elec­to­ral no se depu­ra des­de 2012 y todos los falle­ci­dos duran­te esos 8 años eran “hábi­les” para soli­ci­tar voto, reci­bir las pape­le­tas por correo en la direc­ción que se pusie­ra y devol­ver­las por la mis­ma vía. Ya empie­zan a salir his­to­rias de los muer­tos que apa­re­cie­ron votan­do, pero la mag­ni­tud de ese frau­de tal vez nun­ca se conoz­ca. Has­ta aho­ra, la CEE se ha nega­do a entre­gar la lis­ta de soli­ci­tan­tes, nece­sa­ria para poder iden­ti­fi­car el fraude.

Según la CEE 227,600 per­so­nas (18.3% de los que vota­ron) soli­ci­ta­ron voto ade­lan­ta­do, un cam­bio dra­má­ti­co ante los poco más de 14 mil de 2016. De ese núme­ro, 57,307 soli­ci­ta­ron hacer­lo por correo. Tam­bién según la CEE, Pedro Pier­lui­si, que ape­nas obtu­vo alre­de­dor del 30 por cien­to de los votos emi­ti­dos en los cole­gios el día de la con­sul­ta, aumen­tó a un 49% en el voto ade­lan­ta­do. Ahí estu­vo el mar­gen de vic­to­ria tan­to en su caso, como en la can­di­da­tu­ra de Miguel Rome­ro a la alcal­día de San Juan.

El PPD: en mar­cha hacia la irrelevancia

El lide­ra­to del PPD enten­día que, ante la alter­nan­cia que se da des­de 2000, esta­ba pri­me­ro en la fila para 2020, casi como un man­da­to del des­tino. La deba­cle admi­nis­tra­ti­va del gobierno del PNP ali­men­ta­ba su creen­cia. Al final, per­dió la can­di­da­tu­ra a la gober­na­ción y cin­co alcal­días, pero logra­ron mayo­ría míni­ma en la Cáma­ra y tal vez en el Sena­do. El des­pres­ti­gio del lide­ra­to legis­la­ti­vo del PNP y la frag­men­ta­ción del voto en los dis­tri­tos dada la fuer­za del PIP y el MVC, expli­can este últi­mo resultado.

En todas las elec­cio­nes cele­bra­das des­de 1980 el PPD había logra­do mucho “voto útil” de inde­pen­den­tis­tas y no afi­lia­dos, hacien­do ofre­ci­mien­tos que lue­go no cum­plen. El 2012 ofre­cie­ron la “asam­blea cons­ti­tu­cio­nal de esta­tus” como anzue­lo, pero tras lograr la vic­to­ria se olvi­da­ron de la pro­me­sa. En 2020 repi­tie­ron ese lla­ma­do al “voto útil” pre­sen­tán­do­se como “la úni­ca alter­na­ti­va para derro­tar al PNP”. La mane­ra de soli­ci­tar­lo fue un poco extra­ña por­que su can­di­da­to, Del­ga­do Altie­ri, hizo todo lo posi­ble por colo­car­se a la dere­cha del PNP. En temas cla­ves, como la edu­ca­ción con pers­pec­ti­va de géne­ro, de for­ma reite­ra­da se vin­cu­ló a la dere­cha reli­gio­sa fun­da­men­ta­lis­ta. Pedía el voto con­tra el PNP, pero hacía lo posi­ble por pare­cer­se a ellos.

Esa estra­te­gia des­em­bo­có en el peor resul­ta­do del PPD en su his­to­ria. Su can­di­da­to a gober­na­dor, Car­los Del­ga­do, sufrió una reduc­ción de 224 mil votos res­pec­to a los que David Ber­nier obtu­vo en 2016, que­dán­do­se con el 31.5%. Esta ten­den­cia a la baja del PPD vie­ne mani­fes­tán­do­se de for­ma con­sis­ten­te y, de cara al futu­ro, pare­cen incli­na­dos a des­apa­re­cer como fuer­za polí­ti­ca domi­nan­te. Las pri­me­ras deci­sio­nes toma­das lue­go de la vota­ción, colo­can­do a dos sal­pi­ca­dos por la corrup­ción al fren­te de sus dele­ga­cio­nes legis­la­ti­vas, ace­le­ra­rán ese des­cen­so. Ade­más del pobre lide­ra­to legis­la­ti­vo, en Del­ga­do tam­bién tie­nen un diri­gen­te tor­pe y débil. Fue­ra de él nadie se aso­ma. La mar­cha hacia la irre­le­van­cia pare­ce inevitable.

El MVC tie­ne futu­ro, si lo saben aprovechar

Si úni­ca­men­te nos fija­mos en la par­te numé­ri­ca del resul­ta­do elec­to­ral, el Movi­mien­to Vic­to­ria Ciu­da­da­na no avan­zó en 2020. Su can­di­da­ta a la gober­na­ción, Ale­xan­dra Lúga­ro, obtu­vo bási­ca­men­te el mis­mo núme­ro de votos de cuan­do com­pi­tió como can­di­da­ta inde­pen­dien­te en 2016.

En ese año lle­gó a 175,831 y aho­ra le adju­di­can 175,583. Dado que la base de elec­to­res se redu­jo, el por­cen­ta­je aumen­tó. Pero esa con­sis­ten­cia supo­ne un cre­ci­mien­to por­que man­tu­vo el mis­mo apo­yo numé­ri­co con una masa menor de elec­to­res, mien­tras el PNP y el PPD des­cen­die­ron. Ade­más, en esta oca­sión, ese apo­yo fue sufi­cien­te para ele­gir cua­tro per­so­nas a la Legis­la­tu­ra, sien­do la pri­me­ra vez en más de 60 años que un par­ti­do que no es el PNP-PPD lle­ga a esa cifra.

No obs­tan­te, el gran éxi­to del MVC fue en la carre­ra por la alcal­día de San Juan. Manuel Natal, joven que aban­do­nó el PPD denun­cian­do los tru­cos sucios de la “vie­ja polí­ti­ca”, fue el vir­tual gana­dor, fren­te a opo­nen­tes con mucho dine­ro para publi­ci­dad y movi­li­za­ción de elec­to­res. Esa movi­li­za­ción, efec­tua­da con fun­cio­na­rios en la nómi­na públi­ca y sal­pi­ca­da de frau­de, podría arre­ba­tar­le el triun­fo, pero Natal tal vez sea el líder con mayor futu­ro del nue­vo movimiento.

El reto del MVC será man­te­ner la uni­dad inter­na duran­te los pró­xi­mos años. Su ampli­tud ideo­ló­gi­ca supo­ne con­tra­dic­cio­nes que podrían agra­var­se ante el hecho de que sus prin­ci­pa­les diri­gen­tes, Lúga­ro y Natal, no esta­rán en pues­tos de pro­yec­ción públi­ca. Ade­más, el tema el esta­tus colo­nial, eva­di­do por el par­ti­do a lo lar­go de la cam­pa­ña, vol­ve­rá con más fuer­zas en los pró­xi­mos dos años hacien­do aflo­rar sus dife­ren­cias internas.

La dere­cha reli­gio­sa ya tie­ne su instrumento

En Puer­to Rico aca­ba de dar­se un pro­ce­so muy simi­lar al que ocu­rrió en Espa­ña hace algu­nos años, cuan­do con la apa­ri­ción de Vox la ultra­de­re­cha aban­do­nó el Par­ti­do Popu­lar para con­cen­trar­se en su pro­pio ins­tru­men­to polí­ti­co. En nues­tro caso suce­de lo mis­mo entre PNP y el nue­vo Pro­yec­to Dig­ni­dad. El fun­da­men­ta­lis­mo reli­gio­so puer­to­rri­que­ño ya tie­ne su pro­pio ins­tru­men­to elec­to­ral, por lo que no ten­drán que refu­giar­se den­tro del PNP. Allí tra­ta­ban de ade­lan­tar sus obje­ti­vos de “moral públi­ca” tenien­do que lidiar con la corrup­ción ram­pan­te. Aho­ra tra­ta­rán de hacer­lo por sus pro­pios medios.

La par­ti­da de los ultra­de­re­chis­tas espa­ño­les hacia Vox ha impe­di­do que el PP pue­da alcan­zar mayo­rías. Lo mis­mo pue­de ocu­rrir­le al PNP ante el PD que, a pesar de sur­gir a casi seis meses de las elec­cio­nes, obtu­vo el 7% de los votos y eli­gió a dos legis­la­do­res. Su per­ma­nen­cia como par­ti­do elec­to­ral les faci­li­ta­rá su orga­ni­za­ción y de aho­ra en ade­lan­te con­ti­nua­rán for­ta­le­cién­do­se a cos­ta tan­to del PNP como del sec­tor más de dere­cha del PPD.

Adiós al mie­do a la independencia

Abri­mos este artícu­lo des­ta­can­do el éxi­to del PIP y Juan Dal­mau. Hace ape­nas 4 años el inde­pen­den­tis­mo bori­cua pare­cía un movi­mien­to en deca­den­cia, a hom­bros de un par­ti­do des­gas­ta­do que repe­ti­da­men­te esta­ba obli­ga­do a reins­cri­bir­se tras sufrir bata­ca­zo tras bata­ca­zo en las urnas.

Uno de esos fra­ca­sos, el de 2012, fue con el mis­mo Juan Dal­mau como can­di­da­to. Aho­ra resur­ge aumen­tan­do sus votos en la can­di­da­tu­ra a gober­na­dor en más de 500% y, más impor­tan­te aún, apo­yán­do­se en el entu­sias­mo de la juventud.

La figu­ra de Dal­mau, que en sus últi­mos 4 años en la Legis­la­tu­ra se pro­yec­tó como un líder capaz mien­tras el país pare­cía derrum­bar­se, jugó un papel impor­tan­te en ese resul­ta­do. Pero no creo que el caris­ma y la efec­ti­vi­dad del diri­gen­te, sin duda muy pre­sen­te, se haya tras­for­ma­do tan­to entre 2012, cuan­do el par­ti­do per­dió su fran­qui­cia, y 2020. Jun­to a ese fac­tor está la reali­dad de que un sec­tor impor­tan­te de nues­tro pue­blo, mayor­men­te joven, des­te­rró el mie­do a la inde­pen­den­cia. No es poca cosa que, pre­ci­sa­men­te cuan­do nues­tro país vive un momen­to de extre­ma depen­den­cia lue­go de un devas­ta­dor hura­cán, terre­mo­tos y una pan­de­mia, 170 mil per­so­nas abra­cen el can­di­da­to que pos­tu­la la independencia.

Sobre esa coli­na pode­mos levan­tar montañas.

*Fuen­te: Cla­ri­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *