Mozam­bi­que. En la pri­me­ra línea de fuego

Por Gua­di Cal­vo. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de noviem­bre de 2020.

Lo que tími­da­men­te comen­zó en octu­bre de 2017 con las pri­me­ras accio­nes del gru­po insur­gen­te, afi­lia­do al Daesh glo­bal, cono­ci­do vul­gar­men­te como al-Shab­bab, por el gru­po fun­da­men­ta­lis­ta soma­lí, aun­que su ver­da­de­ro y cada vez más reso­nan­te nom­bre es: Ansar al-Sun­na (Segui­do­res del Camino Tra­di­cio­nal o Defen­so­res de la Tra­di­ción), que ope­ra pri­mor­dial­men­te en la pro­vin­cia de Cabo Del­ga­do al nor­te de Mozam­bi­que, en estos momen­tos se ha con­ver­ti­do en una pesa­di­lla. No solo, para los pobla­do­res de la región y las auto­ri­da­des tan­to loca­les como nacio­na­les, sino tam­bién para las fuer­tes inver­sio­nes que dis­tin­tas empre­sas ener­gé­ti­cas, par­ti­cu­lar­men­te la fran­ce­sa Total, están rea­li­zan­do tras el des­cu­bri­mien­tos de ricos yaci­mien­tos de gas y petró­leo a unos sesen­ta kiló­me­tros de la costa.

Razón por la que de mane­ra deses­pe­ra­da el pre­si­den­te Emma­nuel Macron, des­pués de las últi­mas accio­nes del gru­po, está lla­man­do a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a tener una res­pues­ta acor­de a la mag­ni­tud del pro­ble­ma. Entre enero y sep­tiem­bre, Ansar al-Sun­na ha rea­li­za­do cer­ca de 360 ata­ques, casi el doble de los per­pe­tra­dos duran­te el mis­mo tiem­po en 2019.

Ya con­so­li­da­da su pre­sen­cia entre la cos­ta y la ruta prin­ci­pal que corre de nor­te a sur de Cabo Del­ga­do, ha con­se­gui­do ais­lar a los mili­ta­res, impi­dién­do­les su reabas­te­ci­mien­to, con metó­di­ca per­sis­ten­cia se ha dedi­ca­do a des­truir cual­quier sím­bo­lo de la pre­sen­cia del esta­do, como edi­fi­cios admi­nis­tra­ti­vos, cen­tros sani­ta­rios, escue­las y torres de comu­ni­ca­ción. Con­vir­tien­do en impo­si­ble la posi­bi­li­dad gober­nar dis­tri­tos cla­ves como: Mocim­boa da Praia, una ciu­dad de 30 mil habi­tan­tes que ha toma­do en varias opor­tu­ni­da­des y se ha man­te­ni­do has­ta que los muyahi­di­nes se reti­ra­ron por volun­tad pro­pia, ade­más de Quis­san­ga y Macomia.

La toma de Mocim­boa da Praia, en mar­zo últi­mo obli­gó a cer­ca de 50 mil civi­les de la ciu­dad y pobla­cio­nes cer­ca­nas a aban­do­nar el área, sumán­do­se a los ya casi 400 mil des­pla­za­dos. Según Médi­cos sin Fron­te­ras, solo en la últi­ma sema­na de octu­bre, unas 10 mil per­so­nas, aban­do­na­ron la ciu­dad de Pem­ba, la capi­tal de Cabo Del­ga­do, en bar­co, lo que gene­ró preo­cu­pa­ción entre las auto­ri­da­des sani­ta­rias por el acce­so a agua pota­ble e higie­ne y en el mar­co de la pan­de­mia, aun­que en Mozam­bi­que, los núme­ros son rela­ti­va­men­te bajos con 14 mil infec­ta­dos y 105 muertos.

Las razo­nes del rápi­do cre­ci­mien­to del gru­po inte­gris­tas, qui­zás se fun­de en que la mayo­ría de sus mili­tan­tes, se cree cuen­ta con cer­ca de mil hom­bres, son jóve­nes de ori­gen musul­mán, de las pro­vin­cias nor­te­ñas Cabo Del­ga­do, Nam­pu­la y Nias­sa, don­de se asien­ta la comu­ni­dad islá­mi­ca que repre­sen­tan las pro­vin­cias más pobres de Mozam­bi­que, con nive­les de pobre­za por enci­ma del pro­me­dio nacio­nal según fun­cio­na­rios de Mozam­bi­que y datos del Ban­co Mun­dial, a pesar de su rique­za en recur­sos natu­ra­les, como made­ra, gas natu­ral y pie­dras pre­cio­sas. Cabo Del­ga­do, no solo es la pro­vin­cia don­de se asien­ta la mayo­ría de los miem­bros de los casi cua­tro millo­nes de la comu­ni­dad islá­mi­ca, de los trein­ta millo­nes de habi­tan­tes que tie­ne el país, ade­más de ser tam­bién la más pos­ter­ga­da eco­nó­mi­ca­men­te, a pesar de sus extra­or­di­na­rias rique­zas no solo por los com­bus­ti­bles sino tam­bién el pie­dras y made­ras preciosas.

A la dota­ción de los jóve­nes mili­cia­nos que se han incor­po­ra­do en estos tres años de acti­vi­dad del Ansar al-Sun­na, según fuen­tes loca­les habría que sumar­les deser­to­res de las Forças Arma­das de Defe­sa de Moçam­bi­que (FADM). Dado que las FADM, que en gene­ral no cuen­tan con entre­na­mien­to acor­de a la pro­ble­má­ti­ca que deben enfren­tar, care­cen de recur­sos y apo­yo logís­ti­co, para lan­zar ope­ra­cio­nes, ade­más de que care­cen de una estra­te­gia uni­fi­ca­da de con­tra­in­sur­gen­cia, lo que ha pro­vo­ca­do que en muchas opor­tu­ni­da­des sus efec­ti­vos cai­gan, casi ino­cen­te­men­te en embos­ca­das, don­de muchos han per­di­do la vida o han sido toma­dos pri­sio­ne­ros, por enemi­gos muchos mejor pagos arma­dos y entre­na­dos, entre sus fuen­tes de finan­cia­ción se sabe se encuen­tran más allá de los giros que lle­gan des­de las monar­quías del Gol­fo Pér­si­co, con­tra­ban­dis­tas loca­les y los nar­co­tra­fi­can­tes que explo­tan la ruta de la heroí­na que atra­vie­sa el país.

La mayo­ría de los jóve­nes que se han uni­do a la insur­gen­cia waha­bi­ta, sino en toda Áfri­ca, según lo seña­la un estu­dio rea­li­za­do en 2017, que el 71 por cien­to de los ex com­ba­tien­tes entre­vis­ta­dos, decían haber­se uni­do a las dife­ren­tes kha­ti­bas terro­ris­tas por la vio­len­cia ejer­ci­da por los gobier­nos con­tra algún fami­liar o ami­go. Los exper­tos coin­ci­den que este mis­mo fenó­meno se expre­sa en los irre­gu­la­res del Ansar al-Sun­na.

Gol­pear sobre caliente

Duran­te estos últi­mos diez días los inte­gris­tas mozam­bi­que­ños, ha pro­du­ci­do más de cien­to cin­cuen­ta bajas en la pobla­ción civil. El lunes dos de noviem­bre en el cla­ro de unos 500 metros, en la región bos­co­sa en el dis­tri­to de Mui­dum­be, fue­ron encon­tra­do los cuer­pos de unas vein­te per­so­nas, (cin­co adul­tos y quin­ce niños) ase­si­na­dos por miem­bros de Ansar al-Sun­na. La mayo­ría de ellos, que par­ti­ci­pa­ban en un rito de ini­cia­ción mas­cu­li­na, (el cin­cuen­ta por cien­to de la pobla­ción Mozam­bi­que prac­ti­ca el ani­mis­mo) al momen­to de ser sor­pren­di­dos por las tak­fi­ris­tas, quie­nes habrían deca­pi­ta­do a la mayo­ría de las víc­ti­mas. Se cree que han sido par­te de la mis­ma kha­ti­ba que duran­te el fin de sema­na saquea­ron e incen­dia­ron dife­ren­tes case­ríos cer­ca­nos al lugar del hallaz­go, para abas­te­cer­se de ali­men­to y dine­ro, moda­li­dad fre­cuen­te uti­li­za­da por los terro­ris­tas. En abril, los terro­ris­tas habían pro­du­ci­do un hecho simi­lar, don­de mata­ron en ese caso a cin­cuen­ta y dos jóve­nes, que apa­ren­te­men­te se habrían nega­do a incor­po­rar­se a la insurgencia.

A prin­ci­pio de la sema­na pasa­da en el nau­fra­gio de una nave sobre­car­ga­da de des­pla­za­dos por la vio­len­cia extre­mis­ta, pro­vo­có la muer­te de cua­ren­ta, de los seten­ta y dos pasa­je­ros que trans­por­ta­ba la nave, pre­pa­ra­da para embar­car trein­ta per­so­nas, como infor­mó Médi­cos sin Fron­te­ras, (MsF) orga­ni­za­ción que debió sus­pen­der sus ope­ra­cio­nes en Mocim­boa da Praia y Maco­mia a comien­zos de 2020, dado el des­bor­de insur­gen­te. La MsF en la actua­li­dad tras­la­dó sus ope­ra­cio­nes a Pem­ba y Metu­ge, don­de ha ins­ta­la­do cam­pa­men­tos para desplazados.

Los náu­fra­gos habían sali­do del puer­to de Pal­ma, cer­cano a la fron­te­ra con Tan­za­nia, el acci­den­te se habría pro­du­ci­do por el cho­que con unas rocas en pro­xi­mi­da­des de la isla de Ibo. La sobre car­ga de la nace es un pin­ce­la­zo paté­ti­co del gra­do de deses­pe­ra­ción con que la pobla­ción civil está vivien­do el emba­te waha­bi­ta, que no se detiene.

El mar­tes nue­ve de noviem­bre, se cono­ció que, entre el vier­nes y el lunes ante­rior, al menos cin­cuen­ta per­so­nas han sido ase­si­na­das en la aldea de Mua­ti­de, des­pués de que fue­ra toma­da por los terro­ris­tas, quie­nes saquear­la, la pren­die­ron fue­go, para des­pués lle­var a un cam­po de fut­bol cer­cano a unos cin­cuen­tas hom­bres que habían cap­tu­ra­do, para deca­pi­tar­los y tro­zar sus cuer­pos, al tiem­po que las muje­res fue­ron secues­tra­das. La cruel­dad con que actúan par­ti­cu­lar­men­te este gru­po, que recuer­da las accio­nes más repug­nan­tes de sus her­ma­nos de Boko Haram de Nige­ria, se eje­cu­tan con la fina­li­dad de adver­tir a sus futu­ras víc­ti­mas las con­se­cuen­cias de no acce­der a sus requi­si­to­rias o bien entre­gar sus bie­nes o incor­po­rar­se a sus filas.

Con el baya’t o jura­men­to de leal­tad rea­li­za­do por Ansar al-Sun­na al Daesh en 2019, sin duda ha pues­to a la pro­vin­cia de Cabo Del­ga­do en el pano­ra­ma de la “yihad” glo­bal, por lo que sin duda, apro­ve­chan­do sus más de tres­cien­tos kiló­me­tros de fron­te­ra con Tan­za­nia, un país que cuen­ta con una pobla­ción de casi 21 millo­nes de musul­ma­nes, entre los cer­ca de sesen­ta millo­nes de habi­tan­tes, suma­do a una guar­dia fron­te­ri­za esca­sa y los 550 kiló­me­tros de cos­ta sobre el Océano Índi­co, el cre­ci­mien­to de la Willat de Áfri­ca Cen­tral del Daesh y la reac­ti­va­ción de la Fuer­zas Demo­crá­ti­cas Alia­das o ADF, en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, con­vier­te a Cabo Del­ga­do en un des­tino pro­pi­cio para los muyahi­di­nes expe­ri­men­ta­dos en otros fren­tes lo que aumen­ta­rá la capa­ci­dad del gru­po local y pon­drá defi­ni­ti­va­men­te a Mozam­bi­que en la pri­me­ra línea de fue­go jun­to a vas­tos sec­to­res del Áfri­ca Subsahariana.

Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Fuen­te: Rebelión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *