Femi­nis­mos. «Una vida en ple­ni­tud está vin­cu­la­da a la armo­nía con los seres del pla­ne­ta y el cosmos»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de noviem­bre de 2020.

La filo­so­fía del Buen Vivir, prac­ti­ca­da tan­to invi­dual como colec­ti­va­men­te por los pue­blos de Abya Yala (Amé­ri­ca), ha lle­ga­do a Eus­kal Herria a tra­vés de la Eco­no­mía Femi­nis­ta como alter­na­ti­va al neo­li­be­ra­lis­mo. Sus prin­ci­pios se sus­ten­tan en una vida armó­ni­ca del ser humano con­si­go mis­mo, con sus con­gé­ne­res y con la natu­ra­le­za, en el con­ven­ci­mien­to de que todo es inter­de­pen­dien­te y está conectado.

Loli­ta Chá­vez, sana­do­ra y líder maya, pro­ce­den­te de Ixim Ulew (“Mal lla­ma­da Gua­te­ma­la”, pun­tua­li­za) encar­na natu­ral­men­te en su vida esos prin­ci­pios de los pue­blos ances­tra­les. Un modo de vida qui­zás aho­ra más nece­sa­rio que nun­ca, que podría ayu­dar­nos a atra­ve­sar la cri­sis civi­li­za­to­ria en la que esta­mos inmer­sas. Per­se­gui­da en su tie­rra por las mafias extrac­ti­vis­tas eco­ci­das y etno­ci­das, resi­de en Eus­kal Herria y, aun­que aquí le han nega­do la resi­den­cia tem­po­ral, agra­de­ce estar “viva y libre”.

Cui­da­do y auto­cui­da­do en las luchas

Los prin­ci­pios de cui­da­do y auto­cui­da­do apli­ca­dos a las luchas le han ayu­da­do a sobre­vi­vir y ha teni­do la opor­tu­ni­dad de trans­mi­tir esa expe­rien­cia a femi­nis­tas y orga­ni­za­cio­nes en gene­ral en la cam­pa­ña #Defen­so­ras #Oze­nE­san de la orga­ni­za­ción Lumaltik.

El Buen Vivir, según expli­ca, “tras­cien­de los Esta­dos, las impo­si­cio­nes lega­les y todos los pen­sa­mien­tos vin­cu­la­dos sólo a la huma­ni­dad para lle­var una vida en ple­ni­tud vin­cu­la­da a la red de la vida, a una con­vi­ven­cia micro y macro en armo­nía con los seres del pla­ne­ta Tie­rra y el cos­mos”. En este mar­co, la vida y la muer­te coexis­ten en sin­to­nía, y es posi­ble “la libre deter­mi­na­ción de los pue­blos y comu­ni­da­des para vivir vidas dig­nas y ple­nas, aje­nas a sis­te­mas de opresión”.

“Cues­ta que me vean como suje­ta polí­ti­ca y no como víc­ti­ma o expre­sión folclórica”

Esta defen­so­ra y lide­re­sa opi­na que esos plan­tea­mien­tos arrai­gan más o menos bien en el sus­tra­to del femi­nis­mo de Eus­kal Herria. Aun así, advier­te de que al Nor­te Glo­bal le que­da mucho camino por reco­rrer para hacer fren­te a la pre­sión ideo­ló­gi­ca del orden neo­li­be­ral y los per­jui­cios que ejer­ce sobre el bien­es­tar de las per­so­nas y de las organizaciones.

En con­cre­to, cons­ta­ta que cues­ta “gene­rar terri­to­ria­li­dad, comu­ni­dad, poder colec­ti­vo y pro­ce­sos asam­blea­rios”. Ade­más, “cues­ta que me vean como suje­ta polí­ti­ca y no como víc­ti­ma o expre­sión fol­cló­ri­ca”. (Hay que pun­tua­li­zar que cuan­do Loli­ta Chá­vez habla de sí habla de todas sus her­ma­nas, y que cuan­do se refie­re a todas habla de sí).

Cree que esto es con­se­cuen­cia de un “enfo­que colo­nial, racis­ta y anti­de­mo­crá­ti­co” que hay que esfor­zar­se por tras­cen­der des­de el femi­nis­mo para que resul­te cohe­ren­te. Y no ve sufi­cien­te que la trans­for­ma­ción de las men­ta­li­da­des y acti­tu­des se base en “refle­xio­nes por par­te de algu­nas”. Se nece­si­ta “la fuer­za de un movi­mien­to”, pro­ce­sos asam­blea­rios múl­ti­ples imbri­ca­dos entre sí, “gran­des espa­cios para asam­bleas”, así como “alia­das com­pro­me­ti­das para gene­rar poder popu­lar”, subraya.

Las Jor­na­das Femi­nis­tas de Eus­kal Herria, don­de ella mis­ma leyó el dis­cur­so de cie­rre, le pare­ce “un gran paso para ser visi­bles y una tran­si­ción desa­fian­te” hacia esa fuer­za colec­ti­va que, advier­te, habría de ser plu­ral y diver­sa, y nun­ca debe­ría “deri­var en dogma”.

“No se per­mi­te ver­ba­li­zar la dig­na rabia de una per­so­na heri­da his­tó­ri­ca­men­te des­de la colonización”

Aco­ger “con amor”

El antí­do­to a la rigi­dez con­sis­te, des­de su pun­to de vis­ta, en aco­ger “con amor las accio­nes desa­fian­tes y las inter­pe­la­cio­nes”, algo que, asu­me, no es fácil. “No se per­mi­te ver­ba­li­zar con eno­jo la dig­na rabia de una per­so­na heri­da his­tó­ri­ca­men­te des­de la colo­ni­za­ción”. Lo que des­de un lado se pue­de ver como agre­sión es para ella dere­cho a la libre expre­sión y oca­sión para prac­ti­car la empa­tía: “Acep­tar las dis­tin­tas for­mas de ver la vida es expre­sión de amor”.

Para Loli­ta Chá­vez, la rabia es la con­se­cuen­cia lógi­ca de la opre­sión y algo nece­sa­rio en su cul­tu­ra, don­de “has­ta rom­per el silen­cio cues­ta”, ya que tie­nen “inte­rio­ri­za­do al opre­sor”. No hay que per­der de vis­ta que “exis­te un supre­ma­cis­mo pro­fun­do en la gen­te blan­ca, que no nos cono­ce pero nos conceptualiza”.

Y cana­li­zar el eno­jo sólo es posi­ble, a su enten­der, en espa­cios segu­ros don­de se pro­por­cio­nen cui­da­dos a los cuer­pos y tam­bién al terri­to­rio, don­de cuen­ten los males­ta­res, no sólo de la per­so­na, sino tam­bién de la colec­ti­vi­dad. Espa­cios y tiem­pos de cui­da­dos que “tie­nen que estar acti­va­dos siempre”.

Cons­ta­ta que eso no es así y, por ejem­plo, mani­fies­ta su “indig­na­ción” por­que el Movi­mien­to Femi­nis­ta no haya pues­to en mar­cha pro­to­co­los de accio­nes con­cre­tas para el cui­da­do de las per­so­nas mayo­res en el mar­co de la pandemia.

“El patriar­ca­do nos ha roba­do la espi­ri­tua­li­dad y la ha meti­do en el cajón de la reli­gión y los fundamentalismos”

Recu­pe­rar a las ancestras

Como antí­do­to a los des­equi­li­brios de todo tipo que pade­ce­mos en el Nor­te Glo­bal, esta líder maya nos pro­po­ne una vuel­ta a la tie­rra en sen­ti­do amplio. “Recu­pe­rar la memo­ria ances­tral, la medi­ci­na natu­ral, a las ‘sor­gi­nak’ como ances­tras y sana­do­ras”. Recu­pe­rar la espi­ri­tua­li­dad como fuen­te impor­tan­te de sanación.

Esto últi­mo es algo que cues­ta asu­mir aquí. Ella cree que es por­que “el patriar­ca­do nos ha roba­do la espi­ri­tua­li­dad y la ha meti­do en el cajón de la reli­gión y los fun­da­men­ta­lis­mos”. Pero no se tra­ta de eso, acla­ra, “sino de gene­rar un víncu­lo ener­gé­ti­co-cós­mi­co; se tra­ta de expre­sio­nes de sana­ción. La espi­ri­tua­li­dad es sana­ción, es el víncu­lo entre el ser y el cos­mos y es memo­ria ances­tral”, observa.

La espi­ri­tua­li­dad es, en defi­ni­ti­va, el com­pen­dio de su filo­so­fía, y su expre­sión está vin­cu­la­da tam­bién con el arte, la pin­tu­ra, la dan­za, la poe­sía… Lazos cós­mi­cos tra­za­dos a tra­vés del agua, el aire y el fue­go. Por eso, plan­tea “vin­cu­lar­nos con los fue­gui­tos, con los akelarres”.

En su queha­cer de sana­do­ra se vale de esos ele­men­tos, así como de las plan­tas medi­ci­na­les, los baños y masa­jes para ayu­dar a mane­jar la ira, el eno­jo y las tris­te­zas; para poder “sos­te­ner­nos y acep­tar­nos” y tra­zar así “agen­das y hori­zon­tes comu­nes”, evi­tan­do que­dar­nos “entram­pa­das en des­equi­li­brios y errores”.

Vivir el ahora

Eso tam­bién se hace difí­cil de enten­der por­que “aquí todo es muy men­tal”, aun­que en sus inter­ven­cio­nes tam­po­co fal­ta la refle­xión, el pen­sa­mien­to holís­ti­co, a tra­vés de mapas men­ta­les, por ejemplo.

De todos modos, acon­se­ja no pen­sar mucho y vivir en el aho­ra. Tra­tar de libe­rar­nos de las car­gas patriar­ca­les que han resul­ta­do en movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios ver­ti­ca­les don­de se prio­ri­za el hacer y se olvi­da la nece­si­dad del des­can­so, de dar­se tiem­po para comer o de dis­fru­tar de la natu­ra­le­za, y se pade­cen las con­se­cuen­cias de agen­das muy car­ga­das “inne­ce­sa­ria­men­te”.

Entien­de que los cui­da­dos mutuos y el auto­cui­da­do son más nece­sa­rios aho­ra que nun­ca, pues “hay mucho mie­do a la sole­dad”, como con­se­cuen­cia del ais­la­mien­to y el indi­vi­dua­lis­mo pro­pios de nues­tra socie­dad, que se han acre­cen­ta­do en estos tiem­pos de pan­de­mia y tien­den a ir a más.

Fuen­te: Andra

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *