Femi­nis­mos. ¿Siem­pre sí es sí?

Por Ana Pollán, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de noviem­bre de 2020.

Sobre deseo y con­sen­ti­mien­to sexual

La Ley Orgá­ni­ca De Garan­tía Inte­gral De La Liber­tad Sexual que pre­ten­de impul­sar el Minis­te­rio de igual­dad es cono­ci­da popu­lar­men­te como la Ley del “Sólo sí es sí.” En mar­zo de este 2020 se cono­ció un pri­mer borra­dor con no pocos erro­res en la ter­mi­no­lo­gía e impre­ci­sio­nes con­cep­tua­les muy poco bene­fi­cio­sas para los dere­chos que pre­ten­de garan­ti­zar. No abun­da­ré en ellos en tan­to que la Alian­za Con­tra el Borra­do de las Muje­res ya pre­sen­tó unas exhaus­ti­vas y pre­ci­sas ale­ga­cio­nes con­tra dicha ley que se pue­den con­sul­tar (aquí: Ale­ga­cio­nes al Ante­pro­yec­to Ley orgá­ni­ca de Garan­tía del Dere­cho a la Liber­tad Sexual).

Me cen­tra­ré en la con­sig­na con la que ha sido defen­di­da. Esa que afir­ma que sólo cuan­do hay un sí explí­ci­to con el que se con­sien­te una rela­ción sexual es posi­ble saber con segu­ri­dad que se está tenien­do una rela­ción sexual libre, con­sen­ti­da y desea­da en la que no incu­rre nin­gún tipo de vio­len­cia, coac­ción o inti­mi­da­ción que per­mi­ta adu­cir que el con­sen­ti­mien­to pres­ta­do haya sido nulo o insuficiente.

En el Ante­pro­yec­to de Ley Orgá­ni­ca de Garan­tía Inte­gral de la Liber­tad Sexual –con­cre­ta­men­te en la modi­fi­ca­ción pre­vis­ta del títu­lo VIII del Libro II del Códi­go Penal en su artícu­lo 178 – se pre­vé lo siguien­te: “Será cas­ti­ga­do con la pena de pri­sión de uno a cua­tro años, como reo de agre­sión sexual, el que reali­ce cual­quier acto que aten­te con­tra la liber­tad sexual de otra per­so­na sin su con­sen­ti­mien­to. Se enten­de­rá que no exis­te con­sen­ti­mien­to cuan­do la víc­ti­ma no haya mani­fes­ta­do libre­men­te por actos exte­rio­res, con­clu­yen­tes e ine­quí­vo­cos con­for­me a las cir­cuns­tan­cias con­cu­rren­tes, su volun­tad expre­sa de par­ti­ci­par en el acto.”

Esto es lo que se ha resu­mi­do bajo la fór­mu­la “sólo sí es sí”. Sin embar­go, su redac­ción for­mal no es en abso­lu­to cla­ra. Mani­fes­tar un sí con­for­me a las cir­cuns­tan­cias con­cu­rren­tes no tie­ne por qué impli­car un deseo cla­ro y explí­ci­to ni la volun­tad libre de par­ti­ci­par en la rela­ción sexual.

Dicho en tér­mi­nos más lla­nos: al lema “sólo sí es sí” le fal­ta con­te­ni­do para cum­plir el pro­pó­si­to que se ha fija­do, y para hacer­lo no es sufi­cien­te con la modi­fi­ca­ción pre­vis­ta en el ante­pro­yec­to de Ley Orgá­ni­ca De Garan­tía Inte­gral De La Liber­tad Sexual. Hace no mucho tiem­po se afir­ma­ba que “no es no” para rei­vin­di­car que la nega­ti­va de una mujer a man­te­ner una rela­ción sexual es sufi­cien­te por sí mis­ma para que quien se la pro­po­ne de for­ma ver­bal o no ver­bal cese de mane­ra abso­lu­ta e inme­dia­ta en su empe­ño. Ese “no es no” se cam­bió por el “sólo sí es sí” para hacer notar que no sólo un no es un no; tam­bién lo es la ausen­cia de res­pues­ta o de con­sen­ti­mien­to cla­ro. Pero si cifra­mos la liber­tad sexual en meros esló­ga­nes, por mucho que se bus­que cada vez más pre­ci­sión con ellos, siem­pre nos que­da­re­mos en lo pura­men­te for­mal, en lo superficial.

Sólo sí es sí, correc­to. Para corear­lo en una mani­fes­ta­ción pue­de ser útil. Pero es nece­sa­rio más allá del eslo­gan y apli­car teo­ría femi­nis­ta y capa­ci­dad racio­nal para pro­fun­di­zar en esta cues­tión: ¿Todos los síes son síes ante la pro­po­si­ción de una rela­ción sexual? ¿Todos los síes en los que no media coac­ción ni inti­mi­da­ción explí­ci­ta son síes? ¿Es sufi­cien­te la emi­sión de un sí para con­sen­tir? ¿Es lo mis­mo con­sen­tir median­te un sí explí­ci­to que desear o mani­fes­tar una volun­tad fir­me, deci­di­da e inequívoca?

Según las creen­cias machis­tas, “las muje­res a menu­do dicen no cuan­do quie­ren decir sí”, es decir, se cree que su nega­ti­va sólo res­pon­de a un deseo de que se nos soli­ci­te con insis­ten­cia lo que “de pri­me­ras” nie­gan, pero des­pués ter­mi­nan acep­tan­do. Sin embar­go, esa creen­cia machis­ta nun­ca se enun­cia a la inver­sa: si ese tópi­co sólo sub­ra­ya­ra nues­tro supues­to carác­ter con­tra­dic­to­rio, tam­bién podría decir­se que a menu­do las muje­res deci­mos “sí” cuan­do que­re­mos decir “no.” Sin embar­go, a la inver­sa nun­ca se emplea, por­que lo que se nos supo­ne no es sólo un carác­ter con­tra­dic­to­rio e ines­ta­ble (que tam­bién) sino fun­da­men­tal­men­te una nece­sa­ria e inque­bran­ta­ble dis­po­ni­bi­li­dad sexual res­pec­to a los hom­bres. Por eso, inclu­so un “no” quie­re decir “sí” si lo emi­ten las muje­res ante una pro­po­si­ción sexual rea­li­za­da por un varón.

¿Qué sí es un sí?

Al decir que no todos los síes emi­ti­dos por una mujer son váli­dos a la hora de acep­tar una rela­ción sexual, no sue­len fal­tar las acu­sa­cio­nes de pater­na­lis­mo por ser con­tra­de­cir o rela­ti­vi­zar la capa­ci­dad de las muje­res para con­sen­tir libre, volun­ta­ria y cons­cien­te­men­te. Esas acu­sa­cio­nes esta­rían jus­ti­fi­ca­das si vivié­ra­mos en un mun­do radi­cal y níti­da­men­te igua­li­ta­rio don­de no media­ran ni pudie­ran mediar nun­ca nin­gún tipo de opre­sión ni explo­ta­ción sexual ni exis­tie­ra ni pudie­se exis­tir nin­gu­na jerar­quía entre los sexos posi­bi­li­ta­das por las evi­den­tes rela­cio­nes de poder que, siem­pre y en todo lugar, nos han situa­do a las muje­res en una situa­ción subor­di­na­da res­pec­to de los hom­bres como gru­po. Pero esta­mos en un mun­do patriar­cal que pri­vi­le­gia al sexo mas­cu­lino y opri­me al femenino.

El patriar­ca­do exi­ge a las muje­res una com­ple­ta dis­po­ni­bi­li­dad sexual para los hom­bres, sin reser­vas, siem­pre que sea soli­ci­ta­da y sin posi­bi­li­dad de dene­gar­la legí­ti­ma­men­te. De hecho, su recha­zo impli­ca­rá el des­plie­gue de todo tipo de meca­nis­mos que la hagan “recon­si­de­rar” su nega­ti­va: con­si­de­rar­la “estre­cha”, “moji­ga­ta”, “mon­ja”, “repri­mi­da” o “frí­gi­da” ha sido una, pero no es la única.

Esa nega­ti­va a una peti­ción de rela­ción sexual que una mujer mani­fies­ta a un varón es com­ba­ti­da por el patriar­ca­do de dos modos. Uno: un hom­bre, por­que está en una posi­ción de domi­na­ción que se lo per­mi­te pue­de no acep­tar ese no y vio­lar a la mujer por la fuer­za, con inde­pen­den­cia de que ésta no haya emi­ti­do nin­gún con­sen­ti­mien­to explí­ci­to o, inclu­so, se haya nega­do expre­sa­men­te a man­te­ner sexo. Dos, un hom­bre, por­que está en esa posi­ción de poder pue­de optar por doble­gar la volun­tad de la mujer y acce­der sexual­men­te a ella sin ejer­cer fuer­za físi­ca, inclu­so habien­do obte­ni­do un con­sen­ti­mien­to explí­ci­to y cla­ro de la víc­ti­ma (cla­ro y explí­ci­to en cuan­to a que es ver­bal) aun cuan­do esa mujer no haya desea­do ni esté en su volun­tad man­te­ner esa rela­ción sexual. Expli­ca­do con claridad:

El sí a una rela­ción sexual que una mujer emi­ta cla­ra e ine­quí­vo­ca­men­te des­pués del con­su­mo de drogas/​alcohol que impi­da un con­trol cla­ro y níti­do de las pro­pias accio­nes, por mode­ra­do que este haya sido, no es un sí valido.

El sí a una rela­ción sexual que una mujer emi­ta cla­ra e ine­quí­vo­ca­men­te en medio de una rela­ción de abu­so de poder, coac­ción, inti­mi­da­ción, chan­ta­je, ame­na­za no es un sí vali­do: es un no. Solo un sí entre indi­vi­duos libres e igua­les, en pleno uso de sus facul­ta­des men­ta­les, en un nivel simi­lar de madu­rez inte­lec­tual, entre los que no medie depen­den­cia labo­ral ni eco­nó­mi­ca, sin haber con­su­mi­do alcohol y dro­gas, don­de no se haya mani­fes­ta­do la más míni­ma insis­ten­cia o pre­sión para obte­ner un sí a una rela­ción sexual es un sí.

El sí a una rela­ción sexual que una mujer emi­ta cla­ra e ine­quí­vo­ca­men­te, des­pués de haber­se nega­do en varias oca­sio­nes para evi­tar más insis­ten­cia o en pre­vi­sión de que su per­sis­ten­cia en su nega­ti­va pue­de pro­vo­car una reac­ción inde­sea­ble que com­pro­me­ta su inte­gri­dad físi­ca y/​o emo­cio­nal, no es un sí valido.

El sí a una rela­ción sexual que una mujer emi­ta cla­ra e ine­quí­vo­ca­men­te, des­pués de que el indi­vi­duo haya emplea­do téc­ni­cas de chan­ta­je emo­cio­nal, por pací­fi­co y exqui­si­to que haya sido en las for­mas, no es un sí vali­do. Más cla­ro: un sí ver­bal­men­te cla­rí­si­mo y rotun­do que emer­ja des­pués una nega­ti­va ini­cial segui­da de un de un “es que nun­ca tie­nes ganas”, “es que pare­ce que no te gus­to”, “es que me due­le que me recha­ces”, “es que voy a pen­sar que no te impor­to”, “es que no te das cuen­ta de cómo te quie­ro”, “es que si esto sigue así, no sé si podré con­ti­nuar con­ti­go”, “es que si a mí siem­pre me ape­te­ce y a ti nun­ca el que sale per­ju­di­ca­do soy yo”, “es que como sigas recha­zán­do­me con­ven­drá dar­nos un tiempo/​abrir la rela­ción a otras per­so­nas”, “es que no debe­rías ser tan repri­mi­da y dis­fru­tar más”, “es que me estoy can­san­do de que me lo pon­gas difí­cil…”, “es que me has besa­do y aho­ra no me pue­des dejar así…” y tan­tas varian­tes de chan­ta­je emo­cio­nal más cla­ras o suti­les que estas se ima­gi­nen no es un sí valido.

El sí a una rela­ción sexual que una mujer emi­ta cla­ra e ine­quí­vo­ca­men­te des­pués de que un indi­vi­duo del que depen­de eco­nó­mi­ca o labo­ral­men­te le haya insi­nua­do que su ascen­so o cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca depen­de de per­mi­tir­le el acce­so sexual a ella mis­ma no es un sí vali­do, aun cuan­do el supe­rior jerár­qui­co a nivel económico/​laboral haya sido exqui­si­ta­men­te cui­da­do­so en que sus for­mas fue­ran extre­ma­da­men­te suti­les y no pare­cie­ran amenazantes.

El sí a una rela­ción sexual que una mujer emi­ta cla­ra e ine­quí­vo­ca­men­te y haya ser­vi­do para ini­ciar una rela­ción sexual ine­quí­vo­ca­men­te desea­da y ple­na­men­te con­sen­ti­da deja de ser un sí váli­do en cuan­to la mujer lo revo­que: sea explí­ci­ta y ver­bal­men­te, sea por mos­trar un com­por­ta­mien­to pasivo/​ausente. Tam­bién deja de ser­lo ante la evi­den­cia de la más míni­ma y sutil señal de fal­ta de deseo, dis­gus­to, des­aso­sie­go, moles­tia o inco­mo­di­dad. Es un sí revo­ca­ble en cual­quier momen­to, por cual­quier cir­cuns­tan­cia, y su revo­ca­ción no nece­si­ta jus­ti­fi­ca­ción algu­na para ser legí­ti­ma e inape­la­ble, por lo que debe aten­der­se inme­dia­ta y necesariamente.

Expli­ci­tan­do de for­ma tan deta­lla­da todas las con­di­cio­nes que debe cum­plir un sí para ser un sí (y me he cen­tra­do sólo en las más rele­van­tes, por­que creo que se podrían espe­ci­fi­car más mati­ces), podría pare­cer que dis­cer­nir un con­sen­ti­mien­to y deseo sexual explí­ci­to de una situa­ción de agre­sión o vio­la­ción es casi impo­si­ble. Sin embar­go, sos­ten­go exac­ta­men­te lo con­tra­rio: nada más ale­ja­do del sexo y del deseo que la humi­lla­ción, la domi­na­ción, el chan­ta­je, el abu­so, la inti­mi­da­ción y la vio­len­cia. Lo úni­co nece­sa­rio para que un sí sea un sí es la hones­ti­dad y la empa­tía: hones­ti­dad para acep­tar un no y desear sólo rela­cio­nes libres, igua­li­ta­rias y pla­cen­te­ras. Empa­tía para poner­se en el lugar de la otra, rela­cio­nar­se con ella como lo que es: una igual, una per­so­na autó­no­ma y libre capaz de tomar y revo­car sus pro­pias deci­sio­nes sin que sea legí­ti­mo impe­dír­se­lo de nin­gún modo, tam­po­co por insis­ten­cia pací­fi­ca y for­mal­men­te exqui­si­ta. Pre­ten­der dis­fru­tar de una rela­ción sexual cuan­do se sabe que la otra per­so­na pre­fe­ri­ría no estar en ese lugar, no es sexo: es vio­len­cia, es vio­la­ción, y es éti­ca­men­te repug­nan­te, aun cuan­do se logre sin el más míni­mo atis­bo de agre­sión ver­bal o física.

Y para fina­li­zar, mati­zo que, por supues­to, esto ope­ra tam­bién en las rela­cio­nes entre per­so­nas del mis­mo sexo. Indu­da­ble­men­te y con la mis­ma exi­gen­cia de cla­ri­dad y escru­pu­lo­si­dad para res­pe­tar un “no”. No acep­tar o pre­ten­der doble­gar el recha­zo sexual de una per­so­na del mis­mo sexo por cual­quier moti­vo que esta con­si­de­re opor­tuno es igual­men­te exe­cra­ble, pero seña­lar­lo no debe ocul­tar que el pro­ble­ma res­pec­to al con­sen­ti­mien­to sexual exis­te por la rela­ción de domi­na­ción que recae sobre las muje­res por ser­lo en el con­tex­to patriar­cal que vivi­mos. Por eso, me he cen­tra­do en el deseo y con­sen­ti­mien­to de las muje­res en el con­tex­to de una rela­ción heterosexual.


Fuen­te: Tri­bu­na­fe­mi­nis­ta.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *