Bra­sil. Joao Pedro Ste­di­le hace un pri­mer balan­ce polí­ti­co de las elec­cio­nes: Bol­so­na­ris­mo derro­ta­do, el cen­tro for­ta­le­ci­do y la izquier­da en recuperación

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de noviem­bre de 2020.

– ¿Qué reve­la el resul­ta­do de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de este año sobre la polí­ti­ca y la demo­cra­cia de nues­tro tiem­po? En las últi­mas elec­cio­nes reinó el dis­cur­so de lo nue­vo. En éste, ¿ha vuel­to a la esce­na el vie­jo jue­go de los intere­ses pri­va­dos y partidistas? 

-Las elec­cio­nes de este año con­ta­ron con el excep­cio­nal esce­na­rio del cui­da­do por el Covid-19, que impi­dió míti­nes y gran­des movi­li­za­cio­nes. Y la expec­ta­ti­va de si habría o no influen­cia de las fake news y de la extre­ma dere­cha, que lle­ga­ron a Pla­nal­to. Nos dimos cuen­ta de que no había deba­te sobre pro­ble­mas nacio­na­les o sobre pro­yec­tos para salir de la cri­sis. Pre­va­le­ció la situa­ción local, la prin­ci­pal influen­cia de las carac­te­rís­ti­cas per­so­na­les de los can­di­da­tos y tam­bién un cier­to jui­cio de quie­nes acu­die­ron a la reelección. 

¿Cuál es su aná­li­sis de los resul­ta­dos elec­to­ra­les en las prin­ci­pa­les capi­ta­les del nor­te, nores­te, sur­es­te y sur? 

-Los resul­ta­dos elec­to­ra­les mos­tra­ron una derro­ta de la extre­ma dere­cha, los bol­so­na­ris­tas. Derro­ta de la Igle­sia Uni­ver­sal, que tie­ne un pro­yec­to de poder polí­ti­co nacio­nal, con sus dos prin­ci­pa­les can­di­da­tos: Cri­ve­lla (Río de Janei­ro) y Rus­so­mano (Sao Pau­lo). Derro­ta de can­di­da­tu­ras vin­cu­la­das al apa­ra­to repre­si­vo, como dele­ga­dos, poli­cías mili­ta­res, miem­bros de las fuer­zas arma­das. Las vic­to­rias de estos can­di­da­tos, que eran miles, fue­ron muy peque­ñas. Derro­ta de los tuca­nes que no pudie­ron sepa­rar­se del gol­pe que ayu­da­ron en el 2016, de haber gober­na­do con Temer y ayu­dar a ele­gir a Bol­so­na­ro. Hubo vic­to­rias para los alcal­des que fue­ron reele­gi­dos en el sen­ti­do de que el pue­blo apos­tó a más de lo mis­mo (Flo­ria­nó­po­lis, Curi­ti­ba, Sal­va­dor, For­ta­le­za y BH). El lla­ma­do Cen­tão (mdb, dem, pp) tam­bién salió vic­to­rio­so con can­di­da­tos reco­no­ci­dos, la reelec­ción de muchos alcal­des y su maqui­na­ria finan­cie­ra y elec­to­ral. Pero son vic­to­rias indi­vi­dua­les que no nece­sa­ria­men­te se acu­mu­lan para pro­yec­tos nacio­na­les. Reve­lan la hege­mo­nía que exis­te en todo el país de una mane­ra con­ser­va­do­ra de hacer polí­ti­ca y ana­li­zan­do si fue un buen alcal­de o no. La izquier­da vol­vió a la esce­na, le fue bien en varias capi­ta­les y gran­des ciu­da­des y pue­de ganar en varias ciu­da­des, derro­tan­do al bol­so­na­ris­mo y a la pren­sa bur­gue­sa, que seguía dicien­do que no tenía líde­res, que no tenía pro­gra­ma y que esta­ba divi­di­da. O’Globo debe­ría al menos mor­der­se la len­gua, ya que no se aver­güen­za de sus men­ti­ras. Y su dúo para 2022 (Hulk /​Moro) no tuvo influen­cia en las elec­cio­nes. Ciro man­tu­vo su fuer­za en Cea­ra. Fla­vio Dino no logró nacio­na­li­zar. Lula suma pun­tos con vic­to­rias por la izquier­da. La nove­dad en mi opi­nión fue tam­bién la exis­ten­cia de muchos can­di­da­tos vin­cu­la­dos a movi­mien­tos popu­la­res, con muje­res, negros, jóve­nes, algu­nos inclu­so con piza­rras colec­ti­vas, lo que tam­bién es una nove­dad posi­ti­va, inde­pen­dien­te­men­te del resul­ta­do. ¡Pue­de seña­lar la nece­sa­ria reno­va­ción de los acto­res en la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal! En defi­ni­ti­va, el bol­so­na­ris­mo fue derro­ta­do, el cen­tro se for­ta­le­ció y la izquier­da se recupera. 

Joao Pedro Stedile

– La pan­de­mia de 2020 tra­jo al deba­te una serie de temas, como la emer­gen­cia cli­má­ti­ca, la con­cep­ción de otra lógi­ca eco­nó­mi­ca, la nece­si­dad de una ren­ta bási­ca e inclu­so un redi­men­sio­na­mien­to del poder y las accio­nes esta­ta­les. Según el resul­ta­do de las elec­cio­nes, ¿cómo debe­rían evo­lu­cio­nar estos deba­tes? ¿Y qué debe refle­jar­se en las elec­cio­nes presidenciales? 

-Bra­sil vive la peor cri­sis de toda la his­to­ria. Y el mun­do tam­bién. Es una cri­sis del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, del esta­do bur­gués en for­ma de prác­ti­ca de una fal­sa demo­cra­cia, que no garan­ti­za igua­les dere­chos a toda la pobla­ción. Una cri­sis medioam­bien­tal y has­ta valo­res civi­li­za­to­rios. Lamen­ta­ble­men­te, estos temas no se abor­da­ron en las cam­pa­ñas, a pesar de que los dere­chos fun­da­men­ta­les de empleo, ingre­sos, vivien­da, tie­rra, salud y edu­ca­ción se rea­li­zan en el muni­ci­pio. Pero de algu­na mane­ra las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Bra­sil, inclu­so en las capi­ta­les, nun­ca se extra­po­la­ron de cues­tio­nes loca­les, y como dije, están muy influen­cia­das por la popu­la­ri­dad y el caris­ma de los can­di­da­tos, sin impor­tar par­ti­do o pro­gra­mas. Espe­ro que los movi­mien­tos popu­la­res, las igle­sias, todas las fuer­zas socia­les del país, lide­ren este deba­te. Nece­si­ta­mos cons­truir y unir fuer­zas en torno a un nue­vo pro­yec­to popu­lar para el país. Hay algu­nas ini­cia­ti­vas en mar­cha, pero hay que masi­fi­car el deba­te, des­de la base, la mili­tan­cia y a nivel nacio­nal con los líde­res que son refe­ren­tes. Des­afor­tu­na­da­men­te, esto solo será posi­ble des­pués de que ten­ga­mos la vacu­na, para rea­li­zar reunio­nes, deba­tes públi­cos y movi­li­za­cio­nes masi­vas. Por otro lado, la con­tra­dic­ción posi­ti­va es que la bur­gue­sía bra­si­le­ña está total­men­te subor­di­na­da al capi­tal inter­na­cio­nal y finan­cie­ro, y no tie­ne y no quie­re tener un pro­yec­to de nación. El úni­co pro­yec­to de los capi­ta­lis­tas bra­si­le­ños es aumen­tar sus ganan­cias. Se están tiran­do a la gen­te. Ima­gí­ne­se, están tiran­do a la basu­ra, 60 millo­nes de tra­ba­ja­do­res adul­tos, los que hicie­ron cola por 600 reales, que ya no tie­nen nin­gu­na inclu­sión en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo, y están al mar­gen de la ciu­da­da­nía, los dere­chos fun­da­men­ta­les a la ali­men­ta­ción salu­da­ble, la vivien­da dig­na, el tra­ba­jo, la tie­rra y los ingre­sos. El «Bra­sil recha­za­do» es el segun­do país más gran­de de Amé­ri­ca del Sur, jus­to des­pués del Bra­sil total.

– ¿Cuá­les son las solu­cio­nes a los pro­ble­mas socia­les que tene­mos en Bra­sil, ade­más de la polí­ti­ca como la cono­ce­mos? ¿Cómo ve la pro­pues­ta de teó­ri­cos, como el fran­cés Gael Giraud, que pro­po­nen una con­ver­sión espi­ri­tual y polí­ti­ca para trans­for­mar real­men­te las ins­ti­tu­cio­nes socia­les que nece­si­tan ser modificadas? 

-Si la bur­gue­sía tuvie­ra algún com­pro­mi­so con la nación, ayu­da­ría a apar­tar a Bol­so­na­ro y a cons­truir con otras fuer­zas un pro­gra­ma de tran­si­ción míni­mo, para sal­var vidas, sal­var empre­sas esta­ta­les, recons­truir polí­ti­cas públi­cas para pro­te­ger a la gen­te, indu­cir inver­sio­nes para sec­to­res pro­duc­ti­vos (y no finan­cie­ros y espe­cu­la­ti­vos como aho­ra) para solu­cio­nar los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les de la gen­te. Lamen­ta­ble­men­te esta pro­pues­ta, aun­que defen­di­da por varios diri­gen­tes como Lula, Requião, Ciro, Fla­vio Dino, CNBB y sec­to­res de la inte­lec­tua­li­dad, pare­ce que no será via­ble. Bra­sil nece­si­ta un pro­gra­ma míni­mo y urgen­te a cor­to pla­zo que repre­sen­te un freno al san­gra­do social y vuel­va a poner al país en la sen­da de la demo­cra­cia social. Y para eso, el pri­mer paso es ahu­yen­tar al capi­tán loco y geno­ci­da. Por otro lado, se arti­cu­ló un impor­tan­te deba­te nacio­nal para cons­truir un pro­yec­to de lar­go pla­zo, que, de hecho, repre­sen­tó la solu­ción a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, socia­les, ambien­ta­les y polí­ti­cos de todas las per­so­nas. Pero alia­do a la cons­truc­ción del pro­yec­to, será nece­sa­rio crear fuer­za social, lo que solo suce­de­rá con un resur­gi­mien­to del movi­mien­to de masas, como suce­dió en la cri­sis de los 60, en la cri­sis de los 80. Todos los gran­des pen­sa­do­res actua­les de la huma­ni­dad han esta­do refle­xio­nan­do sobre la nece­si­dad de resol­ver la cri­sis his­tó­ri­ca, con un nue­vo pro­gra­ma civi­li­za­dor post­ca­pi­ta­lis­ta que garan­ti­ce la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida y los dere­chos fun­da­men­ta­les de todos los seres huma­nos, en cual­quier lugar del mun­do. El Papa Fran­cis­co, ha sido uno de ellos y se ha con­ver­ti­do en un gran líder mun­dial, más gran­de que la comu­ni­dad cató­li­ca. Sus dos encí­cli­cas (Ala­ba­do sea y Todos somos her­ma­nos) son un gran apor­te ana­lí­ti­co y todo mili­tan­te de izquier­da debe­ría estu­diar­lo. Lle­gó a decir recien­te­men­te que ante esta cri­sis, los dere­chos a la tie­rra, el tra­ba­jo y la vivien­da dig­na son un dere­cho sagra­do. Es la volun­tad de Dios y por lo tan­to debe­ría ser la agen­da de todo buen cris­tiano. !! Tener un pro­yec­to, tener fuer­zas orga­ni­za­das y tener movi­li­za­ción de masas, pue­de lle­var años, cier­ta­men­te no lo resol­ve­re­mos solo con las elec­cio­nes de 2022, pero así es, y soy opti­mis­ta, por­que el capi­ta­lis­mo como sis­te­ma no es una solu­ción a los pro­ble­mas, al con­tra­rio, solo empeo­ran y la bur­gue­sía deja de ser una cla­se pro­gre­sis­ta. Por tan­to, solo la orga­ni­za­ción de tra­ba­ja­do­res pue­de cons­truir un futu­ro pro­me­te­dor para la socie­dad, aquí y en el mundo.

fuen­te: PÁGINA DE IHU-Unisinos,

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *