La ope­ra­ción Jaro y la ¿refor­ma? del Estado

El 19 de octu­bre de 2020 comen­za­ba el jui­cio con­tra doce inde­pen­den­tis­tas gale­gos en la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la, acu­sa­dos de «cola­bo­ra­ción con el terro­ris­mo». Aun­que fue en 2015 cuan­do el Esta­do lan­zo la pri­me­ra fase de la lla­ma­da Ope­ra­ción Jaro con­tra el sec­tor mayo­ri­ta­rio del inde­pen­den­tis­mo gale­go, y en 2017 pasó a la segun­da fase, su his­to­ria nos remi­te a la lar­ga tra­di­ción de resis­ten­cia gale­ga a la opre­sión. La peti­ción fis­cal1 les ame­na­za con una posi­ble con­de­na por un total de un siglo, a mul­tas por valor de casi 350.000 euros, a la pér­di­da de los pocos dere­chos tole­ra­dos por la cons­ti­tu­ción monár­qui­ca, ade­más de a la posi­ble ile­ga­li­za­ción de dos orga­ni­za­cio­nes –Cau­sa Gali­za y Cei­var – , lo que sig­ni­fi­ca­ría un debi­li­ta­mien­to aún mayor de las ya pre­ca­rias posi­bi­li­da­des de ejer­cer la libertad.

En res­pues­ta se está tejien­do un amplio movi­mien­to de apo­yo y soli­da­ri­dad con las per­so­nas encau­sa­das y a la vez de total recha­zo tan­to a la for­ma como al fon­do del pro­ce­sa­mien­to, a su con­te­ni­do anti­de­mo­crá­ti­co y a su ocul­to obje­ti­vo que no es otro que el de des­truir pau­la­ti­na­men­te el idea­rio inde­pen­den­tis­ta y de izquier­da, y en base a ello, debi­li­tar lo más posi­ble la iden­ti­dad nacio­nal y su con­te­ni­do de cla­se obre­ra. Aho­ra bien ¿se tra­ta solo de un gol­pe repre­si­vo más con­tra la nación gale­ga, con­tra los sec­to­res más cons­cien­tes y orga­ni­za­dos de su pue­blo tra­ba­ja­dor, como tan­tos otros que ha sufri­do a lo lar­go de su his­to­ria, o es tam­bién par­te de una estra­te­gia más amplia des­ti­na­da a apun­ta­lar las cuar­tea­das estruc­tu­ras del Estado?

No exis­te opo­si­ción algu­na entre los dos obje­ti­vos, en todo caso dife­ren­cias lógi­cas por la sin­gu­la­ri­dad nacio­nal gale­ga y por el par­ti­cu­lar bene­fi­cio que obtie­ne el capi­ta­lis­mo espa­ñol con su opre­sión. Como tam­po­co exis­te opo­si­ción, y menos aún con­tra­dic­ción, entre, por un lado, la sin­gu­la­ri­dad nacio­nal gale­ga y la par­ti­cu­la­ri­dad de los bene­fi­cios mate­ria­les y sim­bó­li­cos que obtie­ne el capi­tal, y por el otro, la uni­ver­sa­li­dad de las vio­len­cias repre­si­vas: Iña­ki Bil­bao, Txi­ki­to, en huel­ga de ham­bre y sed, las y los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos de diver­sas nacio­nes, la inaca­ba­ble lis­ta repre­si­va con mul­tas y san­cio­nes con la ley Mor­da­za, la impa­ra­ble pre­sión psi­co­fí­si­ca y socio­po­lí­ti­ca con­tra el pro­le­ta­ria­do en su con­jun­to a cau­sa de la estra­te­gia de la inmu­ni­dad de reba­ño espe­cial­men­te con­tra las muje­res, la fascistización…

Por su sin­gu­la­ri­dad nacio­nal. Gali­za tie­ne una lar­ga his­to­ria de resis­ten­cias múl­ti­ples que no pode­mos deta­llar aquí. En las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas de 2012, la suma de votos de las dos gran­des expre­sio­nes del nacio­na­lis­mo gale­go, dejan­do aho­ra sus dife­ren­cias inter­nas, lle­ga­ba al 24,02% fren­te al 69,82% del PP y PSOE. El inde­pen­den­tis­mo situa­do a la izquier­da de ese 24,02% ape­nas tenía visi­bi­li­dad elec­to­ral pero sí había desa­rro­lla­do una red de colec­ti­vos popu­la­res auto­or­ga­ni­za­dos que con­tac­ta­ba social­men­te con el nacio­na­lis­mo, inter­re­la­ción que se había acen­tua­do des­de la gigan­tes­ca movi­li­za­ción de masas del Nun­ca Máis en 2002 y en otras no tan espec­ta­cu­la­res pero reales.

Todos los Esta­dos tie­nen una doc­tri­na polí­ti­co-mili­tar y cul­tu­ral de con­tra­in­sur­gen­cia que adap­ta o cam­bia depen­dien­do de su efi­ca­cia. La doc­tri­na se dota de un sis­te­ma repre­si­vo, con su estra­te­gia y sus tác­ti­cas corres­pon­dien­tes, aten­ta­men­te eva­lua­das por la cen­tra­li­za­ción estra­té­gi­ca que rea­li­zan sus buro­cra­cias incon­tro­la­bles por el sis­te­ma par­la­men­ta­rio. Sin duda este poder en la som­bra, conec­ta­do con la con­tra­in­sur­gen­cia impe­ria­lis­ta, ana­li­za­ba la evo­lu­ción gale­ga en su sin­gu­la­ri­dad: la fuer­za del nacio­na­lis­mo que en la vida dia­ria supe­ra­ba ese 24,02%, la memo­ria mili­tar de sec­to­res popu­la­res que habían resis­ti­do al poder espa­ñol pese a ser repri­mi­dos has­ta hacía muy poco tiem­po, la inquie­tud cre­cien­te por el empo­bre­ci­mien­to y la explo­ta­ción nacio­nal de cla­se, por la muy pró­xi­ma extin­ción de la len­gua y cul­tu­ra gale­ga… Había que impe­dir la posi­bi­li­dad de que sec­to­res del mun­do nacio­na­lis­ta gira­sen hacia Resis­ten­cia Gale­ga sur­gi­da en 2001, y en octu­bre de 2015 la repre­sión dio un sal­to al exten­der­se a espa­cios socia­les, cul­tu­ra­les, polí­ti­cos, etc., que podían ser acu­sa­dos de «cola­bo­ra­ción con el terro­ris­mo» aun­que fue­ra mentira.

Esta es la razón deci­si­va, pero para enten­der­la en su pleno alcan­ce debe­mos ana­li­zar por qué la repre­sión de la sin­gu­la­ri­dad nacio­nal gale­ga iba a ser uti­li­za­da como arma polí­ti­ca a favor de los intere­ses par­ti­cu­la­res de la bur­gue­sía espa­ño­la en aquel con­tex­to. Recor­de­mos que la pri­me­ra fase de la Ope­ra­ción Jaro se ini­ció en octu­bre de 2015, cuan­do en el Esta­do la pode­ro­sa ola de males­tar obre­ro y popu­lar sim­bo­li­za­da en el 15‑M de 2011 pare­cía que podía ame­na­zar al poder, vien­do los resul­ta­dos obte­ni­dos en las elec­cio­nes euro­peas de 2014 en las que la suma de la Alian­za de Izquier­das y Pode­mos lle­gó a los 11 esca­ños superan­do los 1.800.000 votos. Era una vana ilu­sión de quie­nes creían que el refor­mis­mo se apres­ta­ba a tomar el cie­lo por asal­to, como creían tam­bién que Syri­za y Tsi­pras iban a cum­plir las pro­me­sas dadas al pue­blo grie­go para que les votasen.

A pesar de que ya para enton­ces ese refor­mis­mo había aman­sa­do bas­tan­te la ira popu­lar, la preo­cu­pa­ción aún domi­na­ba a la bur­gue­sía tan­to como para que el PP en el Gobierno juga­se al tri­le­ro: mover fechas posi­bles para las elec­cio­nes esta­ta­les: fina­les de 2015. Las deten­cio­nes del supues­to «entra­ma­do civil» fue­ron dos meses antes, tiem­po sufi­cien­te para la mani­pu­la­ción elec­to­ral en el Esta­do y para las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas gale­gas de sep­tiem­bre de 2016. Para enton­ces la estruc­tu­ra diri­gen­te de la izquier­da aber­tza­le había gira­do cien­to ochen­ta gra­dos con res­pec­to a su tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca. Cata­lun­ya tar­da­ría casi dos años para su impre­sio­nan­te eclo­sión de agos­to-octu­bre de 2017, lo que le aca­rrea­ría una repre­sión impla­ca­ble que aho­ra está diri­gi­da por un «gobierno progresista».

Pero esta rela­ti­va cal­ma se enfren­ta­ba a varios peli­gros: esta­ba cla­ro que el bipar­ti­dis­mo iba a des­apa­re­cer debi­do a la pro­fun­da cri­sis del mal lla­ma­do «régi­men de la tran­si­ción»; aun­que Juan Car­los I había abdi­ca­do en junio de 2014, se ahon­da­ba el des­pres­ti­gio de la monar­quía; los tenues sig­nos de una inci­pien­te recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca eran muy débi­les y repe­tían las mis­mas caren­cias estruc­tu­ra­les de siem­pre; la cri­sis mun­dial no ter­mi­na­ba sino que se agra­va­ba en lo geo­es­tra­té­gi­co con la entra­da en esce­na de Rusia, Chi­na, etc. Por tan­to, le ven­dría muy bien a la bur­gue­sía, al PP y al PSOE, demos­trar fuer­za. Adap­tó a Gali­za la exi­to­sa con­tra­in­sur­gen­cia apli­ca­da con­tra Eus­kal Herria: en tér­mi­nos clá­si­cos, secar el mar para asfi­xiar a los peces, o sea, des­na­cio­na­li­zar a la nación ocu­pa­da. ¿Sur­tió efec­to esta estrategia?

En las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas de sep­tiem­bre de 2016 el blo­que esta­ta­lis­ta obtu­vo el 65,41% de los votos, un retro­ce­so de 4,41% con res­pec­to a 2012 a pesar de la pro­pa­gan­da triun­fa­lis­ta sobre la repre­sión des­en­ca­de­na­da en 2015. ¿Qué había ocu­rri­do? Un sec­tor del PSOE se pasó al auto­no­mis­mo opor­tu­nis­ta y apa­ren­te, prag­má­ti­co, de Pode­mos y gru­pi­tos afi­nes, inte­gran­do jun­to con sec­to­res nacio­na­lis­tas y de izquier­da blan­da la coa­li­ción En Marea. Si olvi­da­mos las dife­ren­cias, y a los resul­ta­dos de En Marea le suma­mos los del BNG que fue en soli­ta­rio, tene­mos el 27,43% de los votos, un avan­ce de 3,41% a pesar de la pro­pa­gan­da espa­ño­lis­ta enar­de­ci­da por la represión.

La preo­cu­pa­ción aumen­ta­ba en la bur­gue­sía por­que pese a todas las men­ti­ras el blo­que esta­ta­lis­ta no cre­cía, sino que ten­día a la baja, y el auto­no­mis­ta-nacio­na­lis­ta ten­día al alza. Algo falla­ba, tan­to más cuan­to que el pro­le­ta­ria­do había esta­do muy pasi­vo en 2015, pero para media­dos de 2016 empe­za­ban a soplar peque­ñas bri­sas de males­tar social que se inten­si­fi­ca­rían has­ta esta­llar en 2017 con movi­li­za­cio­nes y huel­gas, espe­cial­men­te en la nego­cia­ción colec­ti­va con 55 paros más que en 2016, con el tri­ple de par­ti­ci­pan­tes y casi el tri­ple de jor­na­das no retri­bui­das. Otro tan­to suce­día en la lucha estu­dian­til que se plas­mó en la huel­ga de mar­zo de 2017 entre otras muchas expre­sio­nes de esta for­ma de lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se. Inter­na­men­te a estos con­flic­tos, la mujer tra­ba­ja­do­ra incre­men­ta­ba su fuer­za en esos años, demos­trán­do­lo el 8 de mar­zo de 2018.

Hemos ofre­ci­do un repa­so rápi­do del con­tex­to socio­po­lí­ti­co de la lucha de cla­ses para com­pren­der mejor por qué y para qué en junio de 2017 el Esta­do lan­zó la segun­da fase de la Ope­ra­ción Jaro, con más deten­cio­nes y mul­ti­pli­can­do la gue­rra psi­co­ló­gi­ca y cul­tu­ral. Es cier­to que la repre­sión tie­ne su pro­pia lógi­ca, su auto­no­mía rela­ti­va una vez des­en­ca­de­na­da pero tam­bién es ver­dad que la repre­sión polí­ti­ca está guia­da por una doc­tri­na con­tra­in­sur­gen­te que bus­ca vic­to­rias de más lar­go alcan­ce, no solo tác­ti­cas sino estra­té­gi­cas. Es debi­do a esta visión lar­ga que todo valía para dete­ner y rever­tir esa ten­den­cia al alza del nacio­na­lis­mo gale­go y sobre todo aca­bar con la posi­bi­li­dad de cre­ci­mien­to de la izquier­da independentista.

Pero a las pocas sema­nas de las deten­cio­nes, el pano­ra­ma empe­zó a com­pli­car­se extra­or­di­na­ria­men­te para la bur­gue­sía: se pro­du­jo la erup­ción del nacio­na­lis­mo cata­lán, diri­gi­do por una alian­za entre la peque­ña bur­gue­sía y sec­to­res de la media­na, con un gran apo­yo popu­lar y un inde­pen­den­tis­mo radi­cal. El Esta­do res­pon­dió con la ocu­pa­ción mili­tar públi­ca y el artícu­lo 155. Se esfu­ma­ba la muy débil y cor­ta recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. El des­pres­ti­gio del rey se dis­pa­ra­ba por su des­ca­ra­do dere­chis­mo e impe­ria­lis­mo. La corrup­ción des­tro­zó al PP –Par­ti­do Podri­do– y Rajoy tuvo que dejar la pre­si­den­cia del Gobierno en junio de 2018, entran­do el PSOE al Gobierno ese mes.

Mien­tras tan­to, en Gali­za se derre­tía como sebo al fue­go el mon­ta­je de la Ope­ra­ción Jaro, más sec­to­res socia­les toma­ban con­cien­cia de lo que esta­ba en jue­go al ver lo que ocu­rría en Cata­lun­ya y en el Esta­do, y lo que real­men­te era Uni­das-Pode­mos. En las elec­cio­nes gale­gas de julio de 2020 el blo­que esta­ta­lis­ta obtu­vo el 67,35% de los votos, un 1,94% más que en 2016, pero en reali­dad había per­di­do casi 50.000, casi todos del PP menos 1.000 del PSOE. El blo­que nacio­na­lis­ta-auto­no­mis­ta logró el 27,73%, con un aumen­to del 0,30%. ¿Qué había suce­di­do? En Marea des­apa­re­ció sin com­ba­te. El refor­mis­mo espa­ño­lis­ta y la buro­cra­cia ver­ti­cal de UP, ade­más de su obse­sión por los sillo­nes, habían hun­di­do en la des­ilu­sión a miles de sus votan­tes faci­li­tan­do que la abs­ten­ción subie­ra al 51,03%, mien­tras que otros avan­za­ron del auto­no­mis­mo de boqui­lla al nacio­na­lis­mo del BNG que cre­ció en casi 123.000 votos pasan­do a ser la segun­da fuer­za. En Vas­con­ga­das suce­dió otro tan­to: la abs­ten­ción se dis­pa­ró al 49,22%, EH Bil­du devo­ró miles de votos de Pode­mos reafir­mán­do­se como segun­da fuer­za, y el res­to de par­ti­dos per­die­ron un total de casi 89.000 votos.

Vol­vien­do a Gali­za, se esta­ba pro­du­cien­do un des­pla­za­mien­to elec­to­ral del refor­mis­mo auto­no­mis­ta al nacio­na­lis­mo blan­do de BNG, mien­tras que el esta­ta­lis­mo se estan­ca­ba. Se amplia­ban así los espa­cios de inci­den­cia del inde­pen­den­tis­mo en un con­tex­to de cri­sis nun­ca sufri­da. Sin duda, el Esta­do es cons­cien­te de ello. La for­ma en que se ha rea­li­za­do el jui­cio mues­tra un endu­re­ci­mien­to no casual, mien­tras en la calle el «gobierno pro­gre­sis­ta» se esfuer­za por cons­truir una alian­za que garan­ti­ce la «demo­cra­cia», pero la reali­dad polí­ti­ca y las medi­das socio­eco­nó­mi­cas estruc­tu­ra­les demues­tran lo con­tra­rio. Esta diso­nan­cia entre la reali­dad repre­si­va y la fic­ción demo­crá­ti­ca es fácil­men­te com­pren­si­ble sabien­do que, de la mis­ma for­ma en que «los gobier­nos pasan, la poli­cía per­ma­ne­ce», sobre todo ocu­rre que «los gobier­nos pasan, el capi­tal permanece».

El Esta­do es la for­ma polí­ti­ca, jurí­di­ca e ideo­ló­gi­ca de la explo­ta­ción asa­la­ria­da para la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta en el mar­co geo­grá­fi­co lla­ma­do Espa­ña. Las diver­sas expre­sio­nes del nacio­na­lis­mo espa­ñol, inclui­das muchas repu­bli­ca­nas, son fun­cio­na­les a las nece­si­da­des de la acu­mu­la­ción de capi­tal y de la uni­dad del Esta­do, o sea, de la uni­dad del mer­ca­do y del pro­ce­so de explo­ta­ción, más toda­vía en la defi­ni­ti­va mun­dia­li­za­ción de la ley del valor. Esto deter­mi­na que el Esta­do sea incom­pa­ti­ble con el inde­pen­den­tis­mo de las nacio­nes que opri­me. Admi­te des­cen­tra­li­za­cio­nes auto­nó­mi­cas y regio­na­lis­tas por­que des­vían ten­sio­nes y crean buro­cra­cias inte­gra­das eco­nó­mi­ca­men­te, e inclu­so tole­ra con mal gus­to nacio­na­lis­mo sobe­ra­nis­tas des­ca­fei­na­dos, pero arre­me­te con­tra el inde­pen­den­tis­mo. Por esto, el final de la Ope­ra­ción Jaro no lo deci­de la «jus­ti­cia inde­pen­dien­te» por­que no exis­te, sino la dispu­ta entre el blo­que más reac­cio­na­rio nuclea­do por el PP, que con­tro­la direc­ta o indi­rec­ta­men­te la «ley», y el auto­de­no­mi­na­do «demo­crá­ti­co» diri­gi­do por PSOE y su peón de cua­dras, UP.

Ambos nece­si­tan aca­bar de un modo u otro, bru­tal o sutil­men­te con el inde­pen­den­tis­mo de izquier­das, y debi­li­tar lo más posi­ble el sen­ti­mien­to nacio­nal gale­go. Sus mode­los de Espa­ña no son opues­tos y menos aún anta­gó­ni­cos, solo se dife­ren­cian en cues­tio­nes que no ame­na­zan el poder del capi­tal. La «jus­ti­cia inde­pen­dien­te» deci­di­rá con la neu­tra­li­dad que tie­ne el apa­ra­to de Esta­do, es decir, a favor del capi­ta­lis­mo espa­ñol. Si su fallo es abso­lu­to­rio no será por jus­ta impar­cia­li­dad demo­crá­ti­ca, sino por estra­te­gia de poder. Si es con­de­na­to­rio, el «gobierno pro­gre­sis­ta» la aca­ta­rá y usa­rá a los pri­sio­ne­ros como rehe­nes, para chan­ta­jear a Gali­za. Eso está hacien­do con otras per­so­nas encar­ce­la­das, pro­ce­sa­das o mul­ta­das por razo­nes sociopolíticas.

La izquier­da inde­pen­den­tis­ta y su núcleo fun­da­men­tal ame­na­za­do con ile­ga­li­za­cio­nes, mul­tas y un siglo de cár­cel, se enfren­ta al mis­mo pano­ra­ma que la izquier­da mili­tan­te aber­tza­le y cata­la­na: el nacio­na­lis­mo inter­cla­sis­ta no ha resis­ti­do los emba­tes del perío­do abier­to con la implo­sión de la URSS, el neo­li­be­ra­lis­mo, la cri­sis de 2007 y la Covid-19, emba­tes agra­va­dos por el cru­jir de la qui­lla del Esta­do espa­ñol. Con dife­ren­cias, pero en la mis­ma línea, en las tres nacio­nes se ha dado un pro­ce­so de acep­ta­ción del redil par­la­men­ta­rio como el mar­co fun­da­men­tal de «jue­go polí­ti­co», aban­do­nan­do en gran medi­da la movi­li­za­ción popu­lar y en muchos casos cri­ti­can­do for­mas de lucha que rom­pen con las leyes espa­ño­las. La ilu­sión prag­má­ti­ca de que las peque­ñas mejo­ras que pudie­ran lograr­se con la acep­ta­ción del redil par­la­men­ta­rio –la zanaho­ria que da el pas­tor a las ove­jas para que obe­dez­can los gru­ñi­dos del perro guar­dián– podrían ser acu­mu­la­ti­vas como goti­tas de agua que en mile­nios mol­dean la roca, cie­rra los ojos ante el hecho inne­ga­ble de que, al final de los tiem­pos, la roca sigue en su sitio.

Los cru­ji­dos de la qui­lla sur­gen de grie­tas estruc­tu­ra­les que se arras­tran des­de el siglo XVI si no antes como la Gue­rra Irman­di­ña en Gali­za, cuan­do comen­za­ron a ser derro­ta­dos uno tras otro los inten­tos de «moder­ni­za­ción», o redu­ci­dos a míni­mos tole­ra­bles por el poder. El últi­mo rea­li­za­do por una par­te de la bur­gue­sía media, la Segun­da Repú­bli­ca, fue atroz­men­te exter­mi­na­do; la «tran­si­ción» fue el sui­ci­dio de las «fuer­zas del pro­gre­so y la cul­tu­ra». No es que la bur­gue­sía no se adap­ta­se a los tiem­pos, sino que cuan­do logra­ba algún impul­so, este siem­pre ter­mi­na­ba sien­do más débil que el de otros Esta­dos, aumen­tan­do el atra­so según se mun­dia­li­za­ba la ley del valor, como vuel­ve a suce­der en la cri­sis que va de 2007 a 2020, y tien­de a agra­var­se. Las recu­pe­ra­ción par­cial y tran­si­to­ria se ha logra­do mul­ti­pli­can­do la explo­ta­ción unas veces manu mili­ta­ri, otras con el «dul­ce láti­go» mane­ja­do por el reformismo.

Dicen que des­de verano de 2018 se ini­ció la defi­ni­ti­va «moder­ni­za­ción», que si bien ha sido retra­sa­da por la Covid-19, aho­ra, con la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do para 2021, exis­te el sufi­cien­te con­sen­so para lograr­lo. Son pro­me­sas para incau­tos que nece­si­tan creér­se­la para con­ven­cer a sus bases y elec­to­res. Pero no vol­ve­rá nun­ca la fase colo­nia­lis­ta que ali­men­tó con san­gre y terror al impe­rio espa­ñol. Las pro­fun­das con­tra­dic­cio­nes que está sufrien­do el capi­ta­lis­mo deter­mi­nan que el Esta­do que­de con­de­na­do a la cola de la Unión Euro­pea, depen­dien­te de los flu­jos exte­rio­res y por ello nece­si­ta­do de un duro con­trol auto­ri­ta­rio interno.

Las izquier­das inde­pen­den­tis­tas han sufri­do un pro­fun­do bache por las razo­nes expues­tas y se encuen­tran ante un duro hori­zon­te que, sin embar­go, es pre­vi­si­ble a gran­des ras­gos, lo que les faci­li­ta orien­tar­se mejor hacia los obje­ti­vos. Se han disi­pa­do las den­sas nie­blas y bru­mas que des­orien­ta­ron a muchas per­so­nas. Al mar­gen aho­ra de su des­en­la­ce final, la Ope­ra­ción Jaro está des­mon­tan­do los can­tos de sire­na sobre una «segun­da tran­si­ción», espe­re­mos que no sea a cos­ta del sufri­mien­to de los cama­ra­das gale­gos con los que nos soli­da­ri­za­mos incondicionalmente.

Iña­ki Gil de San Vicente 

Eus­kal Herria, 13 de noviem­bre de 2020

  1. A. Base­rri­go­rri: Entre­vis­ta a Joan Peres: «La soli­da­ri­dad es el prin­ci­pal ins­tru­men­to que dis­po­ne­mos para que la sen­ten­cia sea abso­lu­to­ria», 1 de noviem­bre de 2020 (https://​gali​za​.lahai​ne​.org/​l​a​-​s​o​l​i​d​a​r​i​d​a​d​-​e​s​-​e​l​-​p​r​i​n​c​i​pal); Boltxe: O pro­ce­so ás 12 de Jaro, 5 de noviem­bre de 2020 (https://www.boltxe.eus/2020/11/05/o‑proceso-as-12-da-jaro/); Fran Pérez: Radio­gra­fía de un des­pro­pó­si­to judi­cial. Las incon­sis­ten­cias de la Ope­ra­ción Jaro, 6 de noviem­bre de 2020 (https://​www​.elsal​to​dia​rio​.com/​o​p​e​r​a​c​i​o​n​-​j​a​r​o​/​r​a​d​i​o​g​r​a​f​i​a​-​d​e​s​p​r​o​p​o​s​i​t​o​-​j​u​d​i​c​i​a​l​-​i​n​c​o​n​s​i​s​t​e​n​c​ias); Revis­ta la Comu­na: Fren­te a la far­sa judi­cial en los casos con­tra Cei­var y Cau­sa Gali­za, soli­da­ri­dad con los 12 inde­pen­den­tis­tas galle­gos, 3 de noviem­bre de 2020 (https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​0​/​1​1​/​0​3​/​e​s​t​a​d​o​-​e​s​p​a​n​o​l​-​f​r​e​n​t​e​-​a​-​l​a​-​f​a​r​s​a​-​j​u​d​i​c​i​a​l​-​e​n​-​l​o​s​-​c​a​s​o​s​-​c​o​n​t​r​a​-​c​e​i​v​a​r​-​y​-​c​a​u​s​a​-​g​a​l​i​z​a​-​s​o​l​i​d​a​r​i​d​a​d​-​c​o​n​-​l​o​s​-​1​2​-​i​n​d​e​p​e​n​d​e​n​t​i​s​t​a​s​-​g​a​l​l​e​g​os/); Alba Tomé: El inde­pen­den­tis­mo galle­go se enfren­ta a 102 años de cár­cel por «enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo», 18 de octu­bre de 2020 (https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​0​/​1​1​/​0​3​/​e​s​t​a​d​o​-​e​s​p​a​n​o​l​-​f​r​e​n​t​e​-​a​-​l​a​-​f​a​r​s​a​-​j​u​d​i​c​i​a​l​-​e​n​-​l​o​s​-​c​a​s​o​s​-​c​o​n​t​r​a​-​c​e​i​v​a​r​-​y​-​c​a​u​s​a​-​g​a​l​i​z​a​-​s​o​l​i​d​a​r​i​d​a​d​-​c​o​n​-​l​o​s​-​1​2​-​i​n​d​e​p​e​n​d​e​n​t​i​s​t​a​s​-​g​a​l​l​e​g​os/); Mikel Azur­men­di: Ope­ra­ción Jaro, el mon­ta­je con­tra el inde­pen­den­tis­mo galle­go se des­in­fla, 25 de julio de 2019 (https://​www​.naiz​.eus/​e​s​/​h​e​m​e​r​o​t​e​c​a​/​g​a​r​a​/​e​d​i​t​i​o​n​s​/​2​019 – 07-25/he­me­ro­te­ca_ar­ti­cle­s/o­pe­ra­cion-jaro-el-mon­ta­je-con­tra-el-inde­pen­den­tis­mo-galle­go-se-des­in­fla/).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *