Argen­ti­na. La Comu­ni­dad Ama­tre­ya y la opor­tu­ni­dad trans­for­ma­do­ra del fuego

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de noviem­bre de 2020. 

Entre las más de 315.000 hec­tá­reas de mon­te nati­vo que se que­ma­ron en la pro­vin­cia de Cór­do­ba duran­te este año, alre­de­dor de 333 hec­tá­reas fue­ron tie­rras don­de vive y pro­du­ce la Comu­ni­dad Amatreya.

For­mal­men­te, Ama­tre­ya es una aso­cia­ción civil sin fines de lucro, que hace más de 20 años está ins­ta­la­da en las Sie­rras Chi­cas de Cór­do­ba, a unos 14 kiló­me­tros de la ciu­dad de Alta Gra­cia. Esen­cial­men­te, Ama­tre­ya es ‑antes que nada- una comu­ni­dad, don­de 60 per­so­nas, des­de niñes has­ta ancia­nes, ensa­yan “un nue­vo modo de vida en común-uni­dad, plas­man­do la con­cien­cia en la expe­rien­cia, mani­fes­tan­do una for­ma de vida per­ma­cul­tu­ral, auto­sus­ten­ta­ble y agroecológica”.

El pasa­do 23 de sep­tiem­bre, el fren­te que avan­zó des­de Villa Car­los Paz, pasó por Fal­da del Car­men y lle­gó has­ta el terri­to­rio de la comu­ni­dad, que tuvo que des­alo­jar el lugar y dejar a mer­ced del fue­go todo el tra­ba­jo rea­li­za­do de mane­ra colectiva.

Ape­nas pudie­ron regre­sar a habi­tar las sie­rras, com­pro­ba­ron que entre el 80 y el 90% del terri­to­rio que cui­da­ban se había que­ma­do, así como per­die­ron el sis­te­ma de agua comu­ni­ta­rio, el leñe­ro, los alam­bra­dos, par­te de los equi­pos de comu­ni­ca­ción y mate­ria­les aco­pia­dos para la bioconstrucción.

amatreya-comunidad-alta-gracia3
(Ima­gen: Amatreya)
amatreya-comunidad-alta-gracia2
(Ima­gen: Amatreya)

“Estar en paz con noso­tros mis­mos, con les demás y con el entorno”

Abael tie­ne 34 años y hace cin­co que vive en Ama­tre­ya. Lle­gó para hacer un volun­ta­ria­do de bio­cons­truc­ción y de a poco se fue inmis­cu­yen­do más y más has­ta que pidió el ingre­so a la comu­ni­dad: “Me di cuen­ta que podía apren­der un mon­tón de otras cosas y me encon­tré con algo que yo ya venía bus­can­do: un lugar don­de poder desa­rro­llar una for­ma de vida dife­ren­te a la que cono­cía”. Así fue que empe­zó a par­ti­ci­par de la vida en comu­ni­dad y el fun­cio­na­mien­to cir­cu­lar que tie­ne la organización.

El terri­to­rio y todos los bie­nes comu­ni­ta­rios están a nom­bre de la aso­cia­ción civil y todes les que viven en la comu­ni­dad son aso­cia­des. “Crea­mos una diná­mi­ca, una for­ma de vivir, dife­ren­te a la con­ven­cio­nal, por­que bus­ca­mos el desa­rro­llo inte­gral del ser humano para estar en paz con noso­tros mis­mos, con les demás y con el entorno”, explica.

Ama­tre­ya desa­rro­lla varias áreas, orga­ni­za­das para satis­fa­cer las nece­si­da­des que tie­ne el colec­ti­vo, inclu­yen­do al pla­ne­ta como par­te del mis­mo: salud inte­gral, ali­men­ta­ción natu­ral y agro­eco­ló­gi­ca, edu­ca­ción evo­lu­ti­va y for­ma­cio­nes, cons­truc­ción natu­ral (per­ma­cul­tu­ra y man­te­ni­mien­to del hábi­tat), desa­rro­llo de pro­duc­tos arte­sa­na­les y artís­ti­cos, inves­ti­ga­ción en cien­cias, ela­bo­ra­ción de cos­mé­ti­ca y medi­ci­na natu­ral, pro­fun­di­za­ción en el cono­ci­mien­to dis­pues­to des­de la natu­ra­le­za para nues­tra evo­lu­ción, comu­ni­ca­ción, eco­no­mía comu­ni­ta­ria, coor­di­na­ción y asun­tos orga­ni­za­cio­na­les. En cada área tie­nen tareas varia­das y se orga­ni­zan de for­ma cir­cu­lar, bus­can­do fun­cio­nar des­de la cone­xión con la con­cien­cia que van alcan­zan­do momen­to a momento.

Si bien muchas de las cosas que con­su­men dia­ria­men­te son pro­vis­tas por elles mis­mes, no son total­men­te auto­su­fi­cien­tes, por lo que deben com­prar ali­men­ta­ción y mate­ria pri­ma en la ciu­dad. Según indi­ca Abael, el recur­so para cubrir esos gas­tos par­te de los inter­cam­bios que se rea­li­zan con las per­so­nas que visi­tan la comu­ni­dad, bien para for­mar­se en dife­ren­tes aspec­tos, tomar pro­ce­sos tera­péu­ti­cos o para alo­jar­se en el esta­ble­ci­mien­to, entre otras cosas.

“Todo lo que la comu­ni­dad ha ido apren­dien­do en dis­tin­tas áreas tie­ne la posi­bi­li­dad de ser com­par­ti­do. Hay algu­nos inter­cam­bios que son con dine­ro y otros lo son por pro­duc­tos o por venir a dar una mano en la huer­ta. Hay muchas mane­ras. Bus­ca­mos que el sis­te­ma mone­ta­rio no impo­si­bi­li­te la par­ti­ci­pa­ción, siem­pre y cuan­do el dar y el reci­bir esté en equi­dad”, seña­la.

amatreya-comunidad-alta-gracia6
(Ima­gen: Amatreya)

La opor­tu­ni­dad del fuego

“El eco­sis­te­ma des­orien­ta­do, nece­si­tan­do res­tau­ra­ción,
al igual que noso­tros en pro­ce­so de ade­cua­ción.
El fue­go nos visi­tó… una vez más,
sacu­dien­do la trans­for­ma­ción,

abier­tos esta­mos a tomar el apren­di­za­je
des­de el amor y la evo­lu­ción”.
Comu­ni­dad Amatreya

Es la ter­ce­ra vez des­de su crea­ción que un incen­dio afec­ta el terri­to­rio de Ama­tre­ya. Tal vez por eso, la comu­ni­dad tie­ne una pos­tu­ra dife­ren­te res­pec­to al fue­go, un poco más allá del lamen­to lógi­co por las pér­di­das natu­ra­les y mate­ria­les de una catás­tro­fe como la que esta­mos atravesando.

Le pre­gun­to a Abael sobre lo que leí en el comu­ni­ca­do de la orga­ni­za­ción res­pec­to al “impul­so reno­va­dor y trans­for­ma­dor del fue­go”, y con pacien­cia me explica.


“El pla­ne­ta está en un momen­to de trans­for­ma­ción pro­fun­do. Enten­de­mos el pla­ne­ta como un ser, que tie­ne su cuer­po, y así como nos suce­de a noso­tres, cuan­do el cuer­po no anda bien, hace un movi­mien­to para equi­li­brar­se. Sen­ti­mos que el pla­ne­ta se está movien­do a tra­vés de sus ele­men­tos: el fue­go, el aire, el agua o la tie­rra. Ha sido un año movi­do en lo social y en lo natu­ral, y cree­mos que el fue­go pue­de tener tam­bién ese pro­pó­si­to de transformación”.


Me cuen­ta que el fue­go tam­bién vino a invi­tar­les a dis­cu­tir muchos hábi­tos que en lo indi­vi­dual o en lo colec­ti­vo sabían que no que­rían, pero que, aun así, repe­tían y perpetuaban.

“No vivi­mos el fue­go como algo catas­tró­fi­co y terri­ble, sino como una situa­ción en la que se pue­den res­ca­tar muchos apren­di­za­jes. Más allá de la cau­sa pun­tual de los incen­dios, vemos un pro­pó­si­to trans­for­ma­dor”, sostiene.

amatreya-comunidad-alta-gracia7
(Ima­gen: Amatreya)

La comu­ni­dad tra­ba­ja aho­ra para acom­pa­ñar la rege­ne­ra­ción del mon­te, res­ta­ble­cien­do el hábi­tat y con­si­guien­do herra­mien­tas para pre­ve­nir pró­xi­mos incen­dios. En ese mar­co es que lle­van ade­lan­te la cam­pa­ña “El Fue­go nos Une”, una red de cola­bo­ra­ción que bus­ca apor­tes para posi­bi­li­tar la recons­truc­ción del territorio.

“Reci­bi­mos apor­tes para tra­ba­jar en tres aspec­tos: acom­pa­ñar la rege­ne­ra­ción del mon­te nati­vo; res­ta­ble­cer nues­tro hábi­tat, las par­tes que se han que­ma­do; y con­se­guir herra­mien­tas y máqui­nas que nos per­mi­tan tra­ba­jar en la pre­ven­ción de incen­dios, que es la for­ma que noso­tres vemos para poder pre­ser­var el mon­te y las sie­rras”, indi­ca Abael.

Para apor­tar en mate­ria­les, difu­sión, manos y/​o dine­ro, pue­den bus­car más infor­ma­ción en: www​.elfue​gou​ne​.com

“Ya reci­bi­mos un poco de dine­ro, pero tam­bién muchas otras cosas que no se cuan­ti­fi­can, pero que son nece­sa­rias para dar los pasos que hoy que­re­mos dar en lo colec­ti­vo. Esta­mos con la inten­ción de crea­ción y con el impul­so de tomar el incen­dio como una opor­tu­ni­dad para poder seguir madu­ran­do”, con­clu­ye.

amatreya-comunidad-alta-gracia5
(Ima­gen: Amatreya)

Fuen­te: La Tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *