Vene­zue­la. Malan­dreo y revolución

Por Rober­to Her­nán­dez Mon­to­ya. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de noviem­bre de 2020.

Las famo­sas revo­lu­cio­nes tie­nen momen­tos míti­cos: la Toma de la Bas­ti­lla, del Pala­cio de Invierno, la entra­da de los bar­bu­dos en La Haba­na, el “por ahora”…

Pero eso era antes de esta era de mama­rra­cha­das y de épi­ca débil. Lo que se está lle­van­do, has­ta nue­vo avi­so, es la picar­día entre Trump vs Biden, aún en cur­so, el gol­pe pillo que le die­ron a Evo en 2019, y antes a Dil­ma, Lula, Correa, Lugo, Zela­ya, Chá­vez. La bur­gue­sía ha impues­to malan­dros bara­tos y cha­pu­ce­ros tipo Trump, Macri, Piñe­ra, Áñez, Bol­so­na­ro o chi­qui­li­cua­tres como Macron, los diri­gen­tes del PP y Vox en Espa­ña, Ama­ne­cer Dora­do en Gre­cia y demás neo­fas­cis­mos. No sé cuál es el nivel de Boris John­son, si es que tie­ne algún nivel. Mejor no abro la cloa­ca del G4RP de Vene­zue­la para no dar­te náuseas.

Los pue­blos van res­pon­dien­do con vic­to­rias como las de Boli­via y Chi­le, apar­te de heroís­mos en cur­so como en Colom­bia, los Cha­le­cos Ama­ri­llos en Fran­cia y otros pro­ce­sos que no dejan de tener su car­ga dra­má­ti­ca y has­ta trá­gi­ca, por­que la bur­gue­sía mun­dial ha opta­do, como siem­pre, por la repre­sión bru­tal de toda rei­vin­di­ca­ción. Esas repre­sa­lias las diri­gen pre­ci­sa­men­te los para­pe­tos que te dije hace unas líneas.

Par­te del malan­dreo Trump vs Biden fue el gol­pe de Esta­do mediá­ti­co que le pro­pi­na­ron a Trump cuan­do el blo­que de medios lo sacó del aire. Igual le hicie­ron a Isaías Rodrí­guez el 12 de abril de 2002 por­que denun­cia­ba el gol­pe. Los medios aban­do­na­ron la pan­to­mi­ma de la impar­cia­li­dad y cen­su­ra­ron des­ca­ra­da­men­te nada menos que al Empe­ra­dor de la galaxia.

Fue el modo que adop­tó el esta­blish­ment para sacu­dir­se a Trump, un cuer­po extra­ño, un outsi­der dema­sia­do zopen­co y egó­la­tra para ser­le útil. No sé si hubo frau­de en esas elec­cio­nes, pero sus méto­dos arcai­cos son ya un frau­de. Ins­ti­tu­cio­nal. Al mama­rra­cho lo están sacan­do homeo­pá­ti­ca­men­te con mama­rra­cha­das, por­que no es que Biden por ser menos fara­ma­lle­ro sea menos ade­fe­sio. Y es has­ta más fora­ji­do, por­que bas­tan­tes crí­me­nes le acom­pa­ñó y ava­ló a Oba­ma como vice­pre­si­den­te, más que los del bocón Trump.

Ya ire­mos vien­do para qué lo va a usar el Esta­do pro­fun­do esta vez. A menos que Trump vol­tee la tor­ti­lla elec­to­ral con tre­tas de bara­ti­llo. Sal­ga lo que sal­ga, esta­mos preparados.

Fuen­te: Últi­mas Noticias 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *