Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El trum­pis­mo ha fracasado

Por Emir Sader. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de noviem­bre de 2020.

La derro­ta de Donald Trump no es solo una derro­ta elec­to­ral. Expre­sa el fra­ca­so de un esti­lo de gobierno, que se pue­de lla­mar trum­pis­mo por­que se repro­du­jo en otros luga­res, comen­zan­do por Brasil.

Trump y Jair Bol­so­na­ro eran mode­los alter­na­ti­vos de gobierno de dere­cha den­tro de la dere­cha. La dere­cha esta­ba en cri­sis, ya que adop­tó el mode­lo neo­li­be­ral. Dado que este mode­lo con­cen­tra la rique­za, pro­mue­ve solo los intere­ses del capi­tal finan­cie­ro y la des­igual­dad, sin la capa­ci­dad de obte­ner bases de apo­yo social que per­mi­tan gobier­nos con esta­bi­li­dad polí­ti­ca. La dere­cha tra­di­cio­nal esta­ba per­dien­do elec­cio­nes y reve­lan­do una inca­pa­ci­dad para com­bi­nar el mode­lo neo­li­be­ral con la fuer­za política.

El trum­pis­mo apa­re­ció como una nue­va for­ma de lide­raz­go polí­ti­co, que bus­ca­ba reco­ger crí­ti­cas acu­mu­la­das con­tra la demo­cra­cia libe­ral, con­tra los par­la­men­tos, con­tra el Poder Judi­cial, con­tra los medios de comu­ni­ca­ción, pero con una pers­pec­ti­va de extre­ma dere­cha. Tenía la inten­ción de capi­ta­li­zar la ero­sión de la polí­ti­ca, pro­po­nien­do una nue­va for­ma de hacer polí­ti­ca, supues­ta­men­te sin corrupción.

De esta mane­ra, logró recons­truir el cam­po del deba­te polí­ti­co, con una base de apo­yo espe­cí­fi­ca, y puso a la defen­si­va las demás inter­pre­ta­cio­nes. Pola­ri­zó la vida polí­ti­ca en torno a los líde­res polí­ti­cos y sus gobier­nos, con un esti­lo agre­si­vo, decla­ra­cio­nes con­tra los con­sen­sos exis­ten­tes has­ta ese momen­to y pro­vo­can­do escán­da­lo en la opi­nión públi­ca. Se pre­ten­día expre­sar la “mayo­ría silen­cio­sa” men­cio­na­da por Richard Nixon, quien habría esta­do calla­do, pero se rebe­la­ba con­tra la libe­ra­li­za­ción de las cos­tum­bres, con­tra los dere­chos huma­nos, con­tra la demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca, con­tra la pro­tec­ción del medio ambien­te, con­tra los movi­mien­tos de defen­sa de dere­chos de las muje­res, negros, jóve­nes, LGBT. Sec­to­res que serían reco­no­ci­dos en las decla­ra­cio­nes extre­ma­da­men­te con­ser­va­do­ras de estos nue­vos líderes.

Trump fue el can­di­da­to al que ape­ló la dere­cha nor­te­ame­ri­ca­na, en con­tra de la volun­tad de la direc­ción del Par­ti­do Repu­bli­cano, impo­nién­do­se como foras­te­ro, a tra­vés de los medios. Se impu­so al Par­ti­do Repu­bli­cano, ganó las elec­cio­nes en el Cole­gio Elec­to­ral, impi­dien­do la con­ti­nua­ción de la admi­nis­tra­ción Oba­ma con Hillary Clinton.

Impu­so un esti­lo de con­flic­to, sobre todo con los medios de comu­ni­ca­ción, con­si­de­ra­dos como enemi­gos, cons­ti­tu­yen­do una base de apo­yo radi­ca­li­za­da, a la que se suma­ron sec­to­res que se sen­tían huér­fa­nos por un sis­te­ma polí­ti­co y un mode­lo eco­nó­mi­co que no los con­tem­pla­ba. Reu­nió su base de apo­yo con su dis­cur­so, pero pro­fun­di­zó las divi­sio­nes en la socie­dad en su conjunto.

Fue un esti­lo polí­ti­co de gran éxi­to en su sur­gi­mien­to, con sus crí­ti­cas diri­gi­das a otros esti­lo fran­co­ti­ra­dor. Fun­cio­nó, has­ta que lle­gó al gobierno y per­mi­tió que sus pala­bras fue­ran con­fron­ta­das con sus acciones.

La cam­pa­ña elec­to­ral de este año fue el momen­to de la ver­dad de Trump. Ter­mi­nó derro­ta­do, aun­que con una gran vota­ción, por­que fue juz­ga­do por el gobierno que hizo, inca­paz de com­ba­tir la pan­de­mia, por el nega­cio­nis­mo que carac­te­ri­za a estos gober­nan­tes, así como por la nega­ción de los dere­chos huma­nos, el racis­mo y la discriminación.

Su derro­ta mues­tra el fra­ca­so del trum­pis­mo y apun­ta a un futu­ro simi­lar para Bol­so­na­ro. El Par­ti­do Repu­bli­cano se con­de­na­rá a sí mis­mo al sui­ci­dio si pre­ten­de man­te­ner a Trump como líder. Un polí­ti­co que se des­gas­ta aún más con la acti­tud que tie­ne ante su derro­ta elec­to­ral. Ade­más, el trum­pis­mo pue­de ser­vir como esti­lo de gobierno, pero no sir­ve para ser oposicion.

Algo dis­tin­to es que la extre­ma dere­cha ha veni­do para que­dar­se en el cam­po polí­ti­co, tan­to en Esta­dos Uni­dos como en Bra­sil, como corrien­te polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca. Pero per­de­rá gran par­te de su atrac­ti­vo por haber fra­ca­sa­do como gobierno. La dere­cha ten­drá que vol­ver a ape­lar a sus par­ti­dos y can­di­da­tos tra­di­cio­na­les. Pue­de ser que la extre­ma dere­cha siga pola­ri­zán­do­se con­tra la izquier­da, pero sin la atrac­ción que tenía cuan­do eran francotiradores.

Los votos que tuvo Trump no son sufi­cien­tes para defi­nir su con­ti­nui­dad como líder de la dere­cha nor­te­ame­ri­ca­na. Su ima­gen se des­gas­ta todos los días que no acep­ta su derro­ta. Los líde­res impor­tan­tes del Par­ti­do Repu­bli­cano difie­ren públi­ca­men­te de él, por­que saben que no es una posi­ción sos­te­ni­ble para el par­ti­do. El par­ti­do tie­ne la mitad de los gober­na­do­res de Esta­dos Uni­dos, que no pue­den gober­nar en una pos­tu­ra como la de Trump.

La dere­cha se valió de la alter­na­ti­va del trum­pis­mo, sin poder hacer gobier­nos exi­to­sos, que son el patri­mo­nio que le que­da a una corrien­te polí­ti­ca. Como fuer­za de opo­si­ción, el trum­pis­mo fun­cio­nó, pero no pasó la prue­ba de ser un gobierno y tien­de a per­der pro­ta­go­nis­mo como alter­na­ti­va política.

Fuen­te: RedRadioVe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *