Colom­bia. Entre jue­gos y payasos

Por Anto­nio Gar­cía. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de noviem­bre de 2020.

Cuan­do se tra­ta de infor­mar hechos que tie­nen que ver con el Con­flic­to Arma­do o de la gue­rri­lla por lo gene­ral se acu­de a las fuen­tes del Gobierno, de las Fuer­zas Mili­ta­res, de la Poli­cía o de los Orga­nis­mos de Inteligencia.

El 16 de octu­bre El Tiem­po, su Uni­dad Inves­ti­ga­ti­va, infor­ma que el Fren­te de Gue­rra Orien­tal del ELN:

«Orde­na­ron la muer­te de tres impor­tan­tes man­dos debi­do a gra­ves pro­ble­mas inter­nos que afron­ta este Fren­te de Gue­rra, deri­va­dos esen­cial­men­te por corrup­ción pro­duc­to de malos mane­jos de dine­ros obte­ni­dos por nar­co­trá­fi­co y otras acti­vi­da­des ilí­ci­tas» [1], se lee en el docu­men­to en poder de El Tiempo.

El Tiem­po ano­ta que «tuvo acce­so a un docu­men­to de orga­nis­mos de inte­li­gen­cia» y por tan­to a los agen­tes u orga­nis­mos de inte­li­gen­cia que amplían la infor­ma­ción y le dan contexto.

Como se tra­ta de revi­sar el tipo de fuen­tes y de infor­ma­ción, o los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia tie­nen muy mala infor­ma­ción, o tie­nen muy mala fe con El Tiem­po; o El Tiem­po se deja enga­ñar o actúa a pro­pó­si­to. En todo caso resul­ta fun­cio­nal a los orga­nis­mos de inteligencia.

Como dicen los enten­di­dos, para hacer buen perio­dis­mo se requie­re inves­ti­gar muy bien la reali­dad y los hechos.

Así como El Tiem­po tie­ne sus fuen­tes de infor­ma­ción en los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia del Esta­do; en el Coman­do Cen­tral, del que hago par­te, tene­mos fuen­tes direc­tas y pode­mos infor­mar lo que aconteció.

El Man­do Estra­té­gi­co del Fren­te de Gue­rra Orien­tal reali­zó una inves­ti­ga­ción ruti­na­ria por medio de sus Uni­da­des de Con­tra-Inte­li­gen­cia, así como las tie­ne cual­quier Ejér­ci­to del mun­do; en dicha inves­ti­ga­ción detec­tó infil­tra­ción enemi­ga y pro­ce­de a cap­tu­rar a los impli­ca­dos. La inves­ti­ga­ción arro­ja resul­ta­dos impor­tan­tes de la red exis­ten­te des­de hace años, y los pla­nes que le fue­ron orien­ta­dos por las Fuer­zas Mili­ta­res y de Poli­cía. Los impli­ca­dos reco­no­cen las misio­nes que les fue­ron enco­men­da­das y su com­pro­mi­so con ellas. Total, que­dan des­cu­bier­tos los impli­ca­dos y sus planes.

Dos de dichos agen­tes enemi­gos des­cu­bier­tos son: Naín Quin­te­ro (Alber­to) y José Rubiel Ruiz Pam­plo­na (Sie­rra).

El Man­do del Fren­te de Gue­rra Orien­tal, con base en esta inves­ti­ga­ción con­vo­ca a un Tri­bu­nal Revo­lu­cio­na­rio para que ade­lan­te el jui­cio res­pec­ti­vo, como está esti­pu­la­do en los Esta­tu­tos y Regla­men­tos del ELN; pues como podrá saber­se tam­bién tene­mos nues­tro Sis­te­ma Judicial.

En la noti­cia de El Tiem­po: «según el docu­men­to, lue­go de tor­tu­rar­lo para que con­fe­sa­ra sobre sus bie­nes, pro­pie­da­des, dine­ros y con­tac­tos fue ase­si­na­do el 14 de agos­to de 2020 en el sitio Los Ban­cos, del Esta­do Apure».

Pero el infor­me del Fren­te de Gue­rra Orien­tal, el jui­cio con­clu­ye el 17 de octu­bre con la apli­ca­ción de la pena capital.

En el ELN jamás apli­ca­mos tor­tu­ra, como sí lo hacen siem­pre los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia del Esta­do; y de otros Esta­dos, des­de la CIA para aba­jo. Los cadá­ve­res serán entre­ga­dos a sus fami­lia­res en su debi­do momen­to y tenien­do en cuen­ta los pro­to­co­los humanitarios.

Es algo nor­mal y ruti­na­rio en las Fuer­zas Mili­ta­res y de Poli­cía usar la pre­sión mili­tar, la inti­mi­da­ción, la ame­na­za, el chan­ta­je para com­pro­me­ter per­so­nas a labo­res de inte­li­gen­cia; siem­pre chan­ta­jean y ame­na­zan a las fami­lias de quie­nes quie­ren cap­tar o reclu­tar para sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, des­de lue­go con algu­nas pre­ben­das eco­nó­mi­cas y con el enga­ño que son «Agen­tes pro­te­gi­dos», y las per­so­nas se creen ese cuen­to. Pero, ¡por favor!… ¿pro­te­gi­dos por quién?, si los man­dan a que sean des­cu­bier­tos y a una muer­te segu­ra, inclu­so les lle­gan a inven­tar que son «Ofi­cia­les de Inte­li­gen­cia», como todo es secre­to, nadie lo pue­de saber.

Esta­mos cla­ros que la Gue­rra en Colom­bia ha cam­bia­do y hoy esta­mos ante una Gue­rra a nivel de inte­li­gen­cia y con­tra-inte­li­gen­cia, pues para el Esta­do colom­biano el ELN debía estar ani­qui­la­do des­de el 2018, con­fia­ba que sus pla­nes de infil­tra­ción le darían resul­ta­do, pero no, ahí segui­mos; todo se apren­de en la vida y en la Guerra.

Todo este jue­go peli­gro­so lo han rea­li­za­do des­de hace años, con niños que des­de los 8 años ini­cian a reclu­tar­los en los espa­cios recrea­ti­vos que rea­li­zan en la Poli­cía y el Ejér­ci­to; en medio de jue­gos y paya­sos van reclu­tan­do a los niños agen­tes que lue­go serán infil­tra­dos en las filas gue­rri­lle­ras. Este fenó­meno ha sido infor­ma­do al CICR, ade­más a ellos les hemos entre­ga­do varios de estos niños y niñas con estas carac­te­rís­ti­cas de «espías» (Sic), pero dicha ins­ti­tu­ción ha cerra­do los ojos, cosa que la inva­li­da en su papel humanitario.

!Ah¡… se me olvi­da­ba, nos acu­san en El Tiem­po de estar «ajus­ti­cian­do» a per­so­nas que esta­ban impli­ca­das en nar­co­trá­fi­co y corrup­ción. Qué coin­ci­den­cia, agen­tes de inte­li­gen­cia del Esta­do, aho­ra que son des­cu­bier­tos resul­tan ser nar­co­tra­fi­can­tes. ¿Por qué no los deja­ron en la sede de la Quin­ta Bri­ga­da cuan­do fue­ron a reci­bir ins­truc­cio­nes? Pues a lo mejor era con sus agen­tes con­tro­la­do­res con quie­nes rea­li­za­ban los nego­cios y otras acti­vi­da­des que se pre­sen­ta­ban como «posi­ti­vos»: reten­cio­nes, impues­ta­cio­nes y otro tipo de accio­nes para lograr mayor acep­ta­ción y cre­di­bi­li­dad con los man­dos del ELN.

Cuan­do uno hace tiros y no apun­ta bien, se pue­de estar dan­do uno mismo.

[1] Con­fir­man ven­det­ta por coca en las entra­ñas del ELN. El Tiem­po, 16-10-2020.

(Anto­nio Gar­cía, es res­pon­sa­ble mili­tar del ELN).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *