Bra­sil. Lui­za Eru­ni­di­na, can­di­da­ta a vice­al­cal­de­sa de Sao Pau­lo: «nues­tro obje­ti­vo es derro­tar al can­di­da­to de Bolsonaro»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de noviem­bre de 2020.

Las encues­tas pro­yec­tan que el can­di­da­to bol­so­na­ris­ta Cel­so Rus­so­manno, del par­ti­do Repu­bli­ca­nos, pue­de ser derro­ta­do en la ciu­dad más impor­tan­te de Brasil.

Los comi­cios muni­ci­pa­les de este domin­go en San Pablo le qui­ta­ron el sue­ño a un Jair Bol­so­na­ro afec­ta­do emo­cio­nal­men­te des­de la derro­ta sufri­da por Donald Trump en Esta­dos Uni­dos y por las raja­du­ras sur­gi­das en su coa­li­ción cívico-militar.

El últi­mo son­deo de Data­folha ubi­có en pri­mer lugar al alcal­de pau­lis­tano Bruno Covas, del Par­ti­do de la Social­de­mo­cra­cia Bra­si­le­ña (PSDB) con el 32 por­cien­to, segui­do por Guilher­me Bou­los, del Par­ti­do Socia­lis­mo y Liber­tad (PSOL) con el 16 y en ter­cer lugar apa­re­ce Rus­so­manno que cuen­ta con el 14. Según el son­deo de Data­folha, con núme­ros simi­la­res a otro rea­li­za­do por Ibo­pe, el con­ser­va­dor Covas y Bou­los, de izquier­da, pasa­rían al balotaje.

Gra­dua­do en Filo­so­fía con post­gra­do en pis­co­lo­gía Bou­los, de 38 años, es el líder del Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Sin Techo (MTST). Su can­di­da­ta a vice-alcal­de­sa es Lui­za Eru­ni­di­na, una leyen­da de la izquier­da y los movi­mien­tos sociales.

«Ten­go 85 años bien lle­va­dos, con toda una vida dedi­ca­da a la mili­tan­cia» se ense­ño­rea Erun­di­na en esta entre­vis­ta con Página/​12.

«Bol­so­na­ro está preo­cu­pa­do, no pue­de ocul­tar su ner­vio­sis­mo por­que estas elec­cio­nes son una pre­via de las pre­si­den­cia­les de 2022, estas elec­cio­nes son mucho más que para ele­gir inten­den­te de San Pablo, este domin­go se defi­ne el rum­bo de la polí­ti­ca nacio­nal, si gana­mos será una derro­ta de Bolsonaro».

  • ¿Es posi­ble un triun­fo de Bou­los ubi­ca­do 16 pun­tos deba­jo de Covas?
  • Aho­ra nues­tro obje­ti­vo es derro­tar al can­di­da­to de Bol­so­na­ro y lle­gar a la segun­da vuel­ta con Covas. Des­pués empie­za otra cam­pa­ña hacia el balo­ta­je. Bou­los es la gran nove­dad de estas elec­cio­nes y de la polí­ti­ca nacio­nal, es la cara de la espe­ran­za. Esta­mos deter­mi­na­dos a seguir esta tra­ve­sía pelan­do cada voto has­ta el domin­go y des­pués pelear por la vic­to­ria en el balo­ta­je del 29 de noviembre».

«Conoz­co muy bien esta ciu­dad, se pal­pa un sen­ti­mien­to de cam­bio en los barrios, en la peri­fe­ria, los tra­ba­ja­do­res, los jóvenes»,

Lui­za Erun­di­na fue la pri­me­ra inten­den­ta de izquier­da de San Pablo. Ven­ció en 1988, cuan­do era afi­lia­da al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT).

«Nadie apos­ta­ba en mí, en una asis­ten­te social con tra­ba­jo en la peri­fe­ria pau­lis­ta­na, veni­da del nor­des­te (región más pobre del país) de don­de me fui per­se­gui­da por la dic­ta­du­ra por apo­yar la refor­ma agraria».

Aquel triun­fo en San Pablo fue un envión para la pri­me­ra cam­pa­ña pre­si­den­cial de Luiz Inácio Lula da Sil­va en 1989, cuan­do lle­gó al segun­do turno, en el que fue ven­ci­do por Fer­nan­do Collor de Mello.

Erun­di­na tra­za un para­le­lo entre 1988 y 2020.

«Hace 32 años le gana­mos un can­di­da­to que había ocu­pa­do altos car­gos en la dic­ta­du­ra, hoy enfren­ta­mos a (Cel­so) Rus­so­manno, apo­ya­do por un gobierno que hace cam­pa­ña con­tra la vacu­na del coro­na­vi­rus y rei­vin­di­ca a la dic­ta­du­ra. Es una pelea de David con­tra Goliat, ellos están usan­do su poder eco­nó­mi­co, están uti­li­zan­do todo tipo de gol­pe bajo y de fake news segu­ra­men­te con la cober­tu­ra del Gabi­ne­te del Odio».

El Gabi­ne­te del Odio es una car­te­ra clan­des­ti­na dedi­ca­da a dis­pa­rar noti­cias fal­sas y coor­di­nar cam­pa­ñas con­tra adver­sa­rios, que según se sabe en Bra­si­lia, fun­cio­na en el ter­cer piso del Pala­cio del Pla­nal­to a metros del des­pa­cho presidencial.

Esa maqui­na­ria actúa coor­di­na­da­men­te con blo­gue­ros de ultra­de­re­cha como Oswal­do Eus­ta­quio a quien la jus­ti­cia obli­gó la sema­na pasa­da a remo­ver un video apó­cri­fo con­tra Boulos.

En junio Eus­ta­quio fue arres­ta­do por par­ti­ci­par, pre­sun­ta­men­te con el aval del Gabi­ne­te del Odio, en una cam­pa­ña a favor del gol­pe de Estado.

Como bien saben Bol­so­na­ro y su admi­ra­do Donald Trump, las cam­pa­ñas sucias ganan más efi­ca­cia en las horas pre­vias a la vota­ción cuan­do la víc­ti­ma, en este caso Bou­los, no tie­ne como reba­tir­las. De allí que se teman nue­vos ata­ques en la rec­ta final.

Todos estos ingre­dien­tes auto­ri­zan a pro­yec­tar una elec­ción muy reñi­da: el líder de los Tra­ba­ja­do­res Sin Techo, Bou­los, está sólo dos por cien­to delan­te del evan­gé­li­co Rus­so­manno, pun­tua­ción que repre­sen­ta un empa­te téc­ni­co. Sin olvi­dar que tam­bién tie­ne chan­ces Mar­cio Fran­ca, del Par­ti­do Socia­lis­ta Bra­si­le­ño, que tie­ne dos pun­tos menos que Russomanno.

Lo úni­co que pue­de avi­so­rar­se como pro­ba­ble es el pri­mer lugar del con­ser­va­dor Covas, del mis­mo par­ti­do que el expre­si­den­te Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so y el gober­na­dor pau­lis­ta Joao Doria, un exbol­so­na­ris­ta deve­ni­do en opositor.

Poco menos de 148 millo­nes de bra­si­le­ños están habi­li­ta­dos a votar este domin­go en 5.568 muni­ci­pios – se sus­pen­dió la elec­ción en Maca­pá por fal­ta de ener­gía – en los pri­me­ros comi­cios des­de que el ex capi­tán lle­gó a la Pre­si­den­cia en 2019.

Los dis­tri­tos fun­da­men­ta­les, ade­más de San Pablo, son Rio de Janei­ro, Belo Hori­zon­te, Por­to Ale­gre y Sal­va­dor. Según las encues­tas que sue­len errar, nin­gún bol­so­na­ris­ta es favo­ri­to en las pri­me­ras vuel­tas de esos muni­ci­pios. Pero dos bol­so­na­ris­tas, Rus­so­manno y el alca­de Mar­ce­lo Cri­ve­lla, de Rio de Janei­ro, pue­den lle­gar a los segun­dos turnos.

Manue­la d´ Avi­la, del Par­ti­do Comu­nis­ta do Bra­sil (PC do B) está pri­me­ra en Por­to Ale­gre con el 27 por cien­to de inten­cio­nes de voto según la últi­ma medi­ción de Ibo­pe, superan­do por 10 pun­tos al alcal­de Nel­son Mar­che­zan, del par­ti­do de Fer­nan­do Hen­ri­que Cardoso.

Manue­la, así la lla­man sus elec­to­res, fue can­di­da­ta a vice­pre­si­den­ta en 2018 en la fór­mu­la enca­be­za­da por el petis­ta Fer­nan­do Had­dad lan­za­da a últi­mo momen­to cuan­do Lula fue pros­crip­to a tra­vés de una serie de medi­das judi­cia­les. A los 25 años lle­gó al Con­gre­so Nacio­nal y este domin­go, con 39 años ‚tie­ne serias posi­bi­li­da­des de ser la úni­ca diri­gen­te de izquier­da gana­do­ra en una capi­tal de pro­yec­ción nacio­nal como Por­to Ale­gre, la ciu­dad más impor­tan­te del sur bra­si­le­ño. Aun­que esta vic­to­ria no le evi­ta­ría ir a un segun­do turno.

Por­to Ale­gre es una metró­po­lis de avan­za­da, con altos índi­ces de poli­ti­za­ción y una tra­di­ción de gobier­nos petis­tas, bajo cuyas admi­nis­tra­cio­nes se reali­zó el Foro Social Mundial.

Al igual que Bou­los en San Pablo, Manue­la es blan­co de la gue­rra sucia orques­ta­da por el bol­so­na­ris­mo en las redes socia­les, y sue­le ser ata­ca­da direc­ta­men­te por el pro­pio Bolsonaro.

De todos modos no se pue­de excluir la hipó­te­sis de que este domin­go a la noche el pre­si­den­te fes­te­je algu­nos resul­ta­dos que des­mien­tan a los exper­tos en demoscopía.

Esto pudie­ra ocu­rrir si a últi­ma hora hubie­ra una ola de elec­to­res ver­gon­zo­sos que ocul­ta­ron a los encues­ta­do­res su pre­fe­ren­cia optan por los can­di­da­tos ofi­cia­lis­tas. O si hubie­ra una alta abs­ten­ción por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, algo que de ocu­rrir per­ju­di­ca­ría a la opo­si­ción ya que el elec­to­ra­do bol­so­na­ris­ta es el que menos res­pe­ta el aislamiento.

Lo con­cre­to es que lle­ga en un momen­to polí­ti­co deli­ca­do. Fue derro­ta­do en las elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas del 3 de noviem­bre ven­ci­das por el demó­cra­ta Joe Biden a quien, has­ta este sába­do al medio­día no había reco­no­ci­do, ade­más de desa­fiar­lo con el uso de la «pól­vo­ra» (léa­se gue­rra) si tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas ata­ca­ran la Amazonia.

Seme­jan­te dis­pa­ra­te hizo que el pre­si­den­te sea com­pa­ra­do en los medios y las redes socia­les con el Vit­to­rio Gass­man de «La Arma­da Bran­ca­leo­ne» y que reci­bie­ra crí­ti­cas del coman­dan­te del Ejér­ci­to, gene­ral en acti­vi­dad Edson Pujol, y del vice­pre­si­den­te, gene­ral en reti­ro, Hamil­ton Mou­rao. Ade­más de ser cues­to­na­do por varios diri­gen­tes de dere­cha que en su hora fue­ron ali­dos o sim­pa­ti­za­rron con el régimen.

Pues­to en otras pala­bras: el par­ti­do mili­tar tomó dis­tan­cia – no rom­pió, ni mucho menos – de un gober­nan­te que pare­ce ame­na­za­do por un ais­la­mien­to cre­cien­te en los pla­nos interno y externo. Y pue­de agu­di­zar­se si este domin­go sufrie­ra una derro­ta de peso.

Ima­gen: AgenciaBrasil

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *