Argen­ti­na. Hace 111 años, el anar­quis­ta Simón Rado­witzky aten­ta­ba con­tra el jefe de poli­cía Ramón Falcón

14-11-2019

Simón Rado­witzky, un joven anar­quis­ta emi­gra­do de la Rusia zaris­ta, aten­ta­ba hace 110 años con­tra la vida del jefe de la Poli­cía de la Capi­tal, el coro­nel Ramón Fal­cón, quien el 1 de mayo de 1909 había orde­na­do una cruen­ta repre­sión con­tra una mani­fes­ta­ción obre­ra reu­ni­da en la Pla­za Lorea, en un hecho que dejó varios muer­tos y dece­nas de heridos.

Con ape­nas 17 años, Rado­witzky come­tió un mag­ni­ci­dio que le valió una con­de­na de más de 20 años en la cár­cel de Ushuaia, don­de sopor­tó duras con­di­cio­nes de deten­ción, pro­ta­go­ni­zó una fuga y se con­vir­tió en un emble­ma de la lucha libertaria.

Simón, de ori­gen judío, había lle­ga­do a Argen­ti­na un año antes y se vin­cu­ló con los sin­di­ca­tos anar­quis­ta y se sumó a la Fede­ra­ción Obre­ra Regio­nal Argen­ti­na (FA).

El 1 de mayo de ese año, los sin­di­ca­tos anar­quis­tas y socia­lis­tas se movi­li­zan por las calles de Bue­nos Aires, como lo hacían des­de 1890, para ren­dir tri­bu­to a los Már­ti­res de Chica­go, un gru­po de tra­ba­ja­do­res con­de­na­dos a muer­te en un dudo­so pro­ce­so judicial.

Ese día, las colum­nas se con­gre­ga­ron en Pla­za Lorea, y Fal­cón dis­pu­so una car­ga con caba­lle­ría e infan­te­ría que dis­per­só a la mul­ti­tud y pro­vo­có ocho muer­tos y más de 40 heri­dos tras horas de enfren­ta­mien­tos en las calles.

La imagen puede contener: 1 persona, texto

El gobierno del pre­si­den­te José Figue­roa Alcor­ta encar­ce­la a varios diri­gen­tes anar­quis­tas y se decla­ra la huel­ga gene­ral, en suce­sos que serán cono­ci­dos como los de «La Sema­na Roja».

Duran­te la pro­tes­ta que se exten­dió has­ta el 4 de mayo se exi­gió la renun­cia de Fal­cón como res­pon­sa­ble de las muer­tes, pero la divi­sión entre las orga­ni­za­cio­nes y la repre­sión deter­mi­nó que la pro­tes­ta se diluyera.

En el sen­tir vin­di­ca­dor que pre­do­mi­na­ba en las filas anar­quis­tas, el jefe de Poli­cía debía pagar por la repre­sión que había eje­cu­ta­do y Rado­witzky asu­mió para sí el man­da­to de eje­cu­tar al coronel.

El 14 de noviem­bre de 1909, un carrua­je que lle­va­ba al jefe poli­cial y a su secre­ta­rio, Alber­to Lar­ti­gau cir­cu­la­ba por la ave­ni­da Quin­ta­na, y el joven anar­quis­ta se lan­zó sobre el vehícu­lo para arro­jar en su inte­rior un arte­fac­to explo­si­vo casero.

La bom­ba deto­nó sobre el rega­zo de los ocu­pan­tes y les cau­só heri­das que horas más tar­de le gene­ra­rían la muer­te a ambos funcionarios.

Rado­witzky inten­ta huir de los agen­tes poli­cia­les que le per­si­guen; en un momen­to se ve rodea­do y se dis­pa­ra en el pecho al gri­to de «viva la anar­quía», sin embar­go, ape­nas se pro­vo­ca heri­das que son cura­das en el Hos­pi­tal Fernández.

Es lle­va­do a una comi­sa­ría y se nie­ga a dar su nom­bre, lo que cau­sa inquie­tud en el gobierno que espe­cu­la que detrás del cri­men de Fal­cón hay una gran cons­pi­ra­ción, y decla­ra el esta­do de sitio.

Los ante­ce­den­tes del acu­sa­do fue­ron obte­ni­dos por la emba­ja­da argen­ti­na en París, que pudo esta­ble­cer que Simón había naci­do en Ucra­nia, enton­ces una nación con­tro­la­da por el Impe­rio Ruso.

Pero como no podía deter­mi­nar­se su edad, un tío suyo rabino se acer­có a las auto­ri­da­des con docu­men­tos que pro­ba­ban que era menor de edad.

Esto le per­mi­tió elu­dir una con­de­na a muer­te, a días de enfren­tar un pelo­tón de fusilamiento.

Rado­wit­tzky resul­tó sen­ten­cia­do a cade­na per­pe­tua en el penal de Ushuaia. Allí sopor­tó mal­tra­tos, tor­tu­ras y ais­la­mien­tos, has­ta que en noviem­bre de 1918 logró huir y cru­zar en un bar­co hacia Chi­le, don­de tras cin­co días, la poli­cía lo recapturó.

A par­tir de enton­ces, la pren­sa obre­ra y anar­quis­ta ini­ció una cam­pa­ña en pos de su libe­ra­ción, y su figu­ra era exal­ta­da como la «un már­tir de la cau­sa libertaria».

El 22 de abril de 1930, el pre­si­den­te Hipó­li­to Yri­go­yen le con­mu­tó la pena, le otor­gó una amnis­tía a cam­bio de que aban­do­na­ra el país con des­tino hacia Uru­guay, para reca­lar más tar­de en Espa­ña, en pleno desa­rro­llo de la gue­rra civil.

En 1936, Simón era toda una figu­ra para del anar­quis­mo, y aun­que qui­so com­ba­tir con­tra los fas­cis­tas, la Con­fe­de­ra­ción Nacio­nal del Tra­ba­jo se lo impi­dió, para pre­ser­var­lo de los riesgos.

Tras la vic­to­ria de Fran­cis­co Fran­co cru­zó a Fran­cia y lue­go emi­gró a Méxi­co, don­de tra­ba­jó en una fábri­ca de jugue­tes has­ta que murió en 1956.

Sería ente­rra­do en tie­rras azte­cas con el nom­bre de Raúl Gómez Saa­ve­dra, tal como lo acre­di­ta­ba el pasa­por­te que le había expe­di­do España.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *