Puer­to Rico. Sobre polí­ti­ca y alianzas

Por César J. Pérez Liza­suain*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de noviem­bre de 2020.

Impe­ra en el país una narra­ción, par­ti­cu­lar­men­te mediá­ti­ca, que pare­ce pro­mo­ver un enten­di­do, algo mora­li­zan­te y apo­lí­ti­co, sobre la nece­si­dad de que nues­tra polí­ti­ca corra alre­de­dor de las lla­ma­das “alian­zas” entre par­ti­dos emer­gen­tes para las pró­xi­mas elec­cio­nes a raíz del abi­ga­rra­do resul­ta­do electoral.

Aun­que los vien­tos de cam­bio son evi­den­tes, no es el tiem­po de pro­cla­mar alian­zas pre­fa­bri­ca­das y gené­ri­cas cuyo fun­da­men­to pare­ce­ría estar abra­za­do a un mero ejer­ci­cio arit­mé­ti­co. Los núme­ros, por sí mis­mos, no hacen polí­ti­ca. En todo caso los núme­ros son repre­sen­ta­cio­nes de algo, y ese algo nece­si­ta ser nom­bra­do, sig­ni­fi­ca­do, ser dota­do de voca­bu­la­rio y Len­gua­je. Ese pro­ce­so para apa­la­brar repre­sen­ta­cio­nes es emi­nen­te­men­te social y polí­ti­co. Es el tiem­po de la polí­ti­ca. Pobla­mos un país en tran­si­ción en el que será nece­sa­rio asu­mir la vital tarea de luchar por sig­ni­fi­car y dotar de sen­ti­do el momen­to que nos ocu­pa. Y hay cam­po abier­to: se enfren­tan entre sí diver­sos mar­cos refe­ren­cia­les que com­pi­ten para sig­ni­fi­car una eta­pa de tran­si­ción que al día de hoy se deba­te entre lo nue­vo y lo vie­jo. Cosa que el debu­tan­te Pro­yec­to Dig­ni­dad ha com­pren­di­do bien.

No hay que olvi­dar que el even­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo en estas elec­cio­nes lo ha sido el avan­ce expo­nen­cial del inde­pen­den­tis­mo pro­gre­sis­ta encar­na­do en las can­di­da­tu­ras del PIP, espe­cial­men­te las de Juan Dal­mau, María de Lour­des San­tia­go y Denis Már­quez. Ade­más del buen desem­pe­ño de una nue­va cepa en las figu­ras de Adria­na Gutié­rrez, Andrés Gon­zá­lez, entre otros. Todo esto sin obviar las señas de aper­tu­ra y los inten­tos de un reno­va­do dis­cur­so. Un PIP que, en pala­bras de Miguel Rodrí­guez Case­llas, se abre al gozo mien­tras se ha “quee­ri­za­do”. El gozo y la cues­tión del cuer­po serán indis­pen­sa­bles para dotar a ese emer­gen­te Len­gua­je de “ver­dad”; es decir, hacer­le capaz de rela­cio­nar­se con la com­ple­ja coti­dia­ni­dad puer­to­rri­que­ña (aun­que sea para incomodarle).

No es de extra­ñar que el inde­pen­den­tis­mo pro­gre­sis­ta haya sido la úni­ca fuer­za social y polí­ti­ca que expe­ri­men­tó un real aumen­to tras las últi­mas elec­cio­nes (600% res­pec­to a la elec­ción ante­rior). En el fon­do creo que éste ha sido reco­no­ci­do por bue­na par­te del elec­to­ra­do como el úni­co sec­tor en el cam­po polí­ti­co capaz de pegar un buen gol­pe de timón en la direc­ción que lle­va el país. En este caso y a par­tir de estos resul­ta­dos, toca pre­ci­sa­men­te hilar y cons­truir ese Len­gua­je y acer­vo polí­ti­co que de cara al futu­ro haga fren­te a las polí­ti­cas colo­nial-neo­li­be­ra­les de ajus­tes, pri­va­ti­za­cio­nes, recor­tes, aus­te­ri­dad y aque­llas deri­va­das de la ile­gal deu­da y Jun­ta Fis­cal (todas éstas pre­di­ca­das y hechas a ima­gen y seme­jan­za de Washing­ton y Wall Street). Esa polí­ti­ca nue­va, nece­sa­ria­men­te sobe­ra­nis­ta e inter­sec­cio­nal (pues ade­más es anti­rra­cis­ta, femi­nis­ta y cos­mo­po­li­ta), debe­rá ir ama­rra­da a un reno­va­do sen­ti­do sobre la liber­tad y la demo­cra­cia que, como tarea urgen­te, se pro­pon­ga refun­dar al país.

La lucha polí­ti­ca por sig­ni­fi­car lo que está suce­dien­do requie­re, de momen­to, abra­zar la “dife­ren­cia” de for­ma demo­crá­ti­ca; pero ten­dre­mos que acep­tar que en oca­sio­nes este pro­ce­so será “ago­nis­ta” y en otras anta­gó­ni­ca. Lo cier­to es que para avan­zar hay que mar­car terreno. Ello no qui­ta, sin embar­go, que en la com­ple­ja reali­dad legis­la­ti­va que se here­da del even­to elec­to­ral, sur­jan accio­nes con­jun­tas en asun­tos con­cre­tos y pun­tua­les. Pien­so en cua­tro medi­das medu­la­res que debe­rán ser impul­sa­das en los pri­me­ros 100 días: (1) dero­ga­ción de la refor­ma labo­ral, (2) pre­sen­tar legis­la­ción para dete­ner el finan­cia­mien­to esta­tal de la Jun­ta (una medi­da ya pre­sen­ta­da por el PIP en la legis­la­tu­ra), (3) impul­sar una refor­ma elec­to­ral y enmien­das cons­ti­tu­cio­na­les para demo­cra­ti­zar los cuer­pos legis­la­ti­vos y eje­cu­ti­vos, y (4) la apro­ba­ción de un paque­te eco­nó­mi­co que atien­da las diver­sas situa­cio­nes crea­das por la pan­de­mia de la COVID-19. En este últi­mo caso, sobre todo, para for­ta­le­cer un defi­cien­te sis­te­ma de salud y aten­der la pre­ca­ria situa­ción de miles de fami­lias y peque­ños comer­cian­tes. Aun­que habrá que des­ta­car la com­ple­ja tarea de pre­de­cir el com­por­ta­mien­to futu­ro de los can­di­da­tos elec­tos por el MVC, quie­nes ten­drán que, por un lado, bus­car un difí­cil y deli­ca­do balan­ce debi­do a la hete­ro­gé­nea com­po­si­ción de un par­ti­do que agru­pa a ane­xio­nis­tas, con­ser­va­do­res, neo­li­be­ra­les y socia­lis­tas; y por otro lado, res­pon­der a los intere­ses con­cre­tos de quie­nes han finan­cia­do su cam­pa­ña: la nor­te­ame­ri­ca­na SEIU.

En polí­ti­ca, las alian­zas y con­sen­sos son ele­men­tos rela­cio­na­les; es decir, son el resul­ta­do diná­mi­co de rela­cio­nes de fuer­za y poder. No hay que poner la carre­ta delan­te de los bue­yes. Alian­zas, si es que las habrá, se cons­trui­rán en el camino. Toca, por el momen­to, entrar en la bata­lla social por cons­truir nue­vo “sen­ti­do común”.

*Fuen­te: 80grados

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *