Para­guay. La hipo­cre­sía superestructural

Por Miguel H. López*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de noviem­bre de 2020.

Hace unos días el jura­men­to ante la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, para la obten­ción de matrí­cu­la de abo­ga­cía de una per­so­na tran­se­xual, dis­pa­ró todas las tirrias aga­za­pa­das en una socie­dad con­ser­va­do­ra, con­tra­ria a dere­chos y sos­te­ne­do­ra de una heren­cia cul­tu­ral auto­ri­ta­ria que dis­cri­mi­na por­que la diver­si­dad pone en entre­di­cho su pro­pio mundo.

Este dis­la­te al que se suma­ron algu­nos pro­fe­sio­na­les abo­ga­dos, gen­te común, artis­tas, rede­ros, perio­dis­tas y un vario­pin­to gru­po de per­so­nas de la más dis­per­sa ralea, no hizo más que expo­ner des­car­na­da­men­te que la gen­te es capaz de ofen­der­se y de reac­cio­nar por­que un ser humano deci­da exis­tir en su real con­di­ción, y no por­que coti­dia­na­men­te esa mis­ma estruc­tu­ra judi­cial, don­de se pro­du­ce el hecho que le enfu­re­ce, es capaz de aco­me­ter los más nefas­tos actos de corrup­ción y de fal­ta de justicia.

Val­ga este caso para bus­car enten­der qué es lo que en reali­dad le impor­ta a esa fran­ja de pobla­ción que libe­ró todo lo peor que pue­de con­te­ner un ser humano en con­tra de otro con cuya auto­per­cep­ción disien­te; pero que no es capaz de levan­tar la mira­da o pro­nun­ciar pala­bra cuan­do en y des­de los tres Pode­res el Esta­do (Eje­cu­ti­vo, Legis­la­ti­vo y Judi­cial) se eje­cu­tan los más crue­les actos de iniqui­dad, de des­po­jo y de des­ho­nes­ti­dad en con­tra de la población.

Es reve­la­dor pre­gun­tar­se por qué no se indig­nan cuan­do se roban la comi­da de los niños en las escue­las más aban­do­na­das; se manio­bran lici­ta­cio­nes para intro­du­cir al país de modo frau­du­len­to medi­ci­na sin segu­ri­dad ni garan­tía de efec­ti­vi­dad al sis­te­ma sani­ta­rio públi­co; se fra­guan elec­cio­nes; se bir­lan par­te del prés­ta­mo para refor­zar el sis­te­ma de salud duran­te la pan­de­mia glo­bal del nue­vo coro­na­vi­rus; o los polí­ti­cos se rifan el pre­su­pues­to del Esta­do entre sus parien­tes, aman­tes, amis­ta­des, clien­te­la par­ti­da­ria, etc. Por qué no se eno­jan cuan­do se legis­la en con­tra de la pobla­ción y se bene­fi­cia a quie­nes siem­pre vivie­ron exo­ne­ra­dos de pagar impues­tos jus­tos como los del extrac­ti­vis­mo agro­pro­duc­tor o los eva­so­res con­sue­tu­di­na­rios; o cuan­do se con­de­na a gen­te ino­cen­te para libe­rar del deli­to a polí­ti­cos corrup­tos, terra­te­nien­tes inva­so­res y auto­ri­da­des vena­les. Que los indí­ge­nas y cam­pe­si­nos sean des­po­ja­dos de sus tie­rras y de su futu­ro posi­ble, no les inmu­ta. Tam­po­co que exis­ta un alto défi­cit de vivien­da; que casi no haya tra­ba­jo, que lo poco que hay sea mal paga­do y a cos­ta de altas vio­la­cio­nes de dere­chos labo­ra­les; o que más del 70% del empleo sea infor­mal o autopromovido.

Resul­ta curio­so cómo el ejer­ci­cio de dere­chos indig­na; e indig­na por­que quien lo recla­ma o ejer­ce es alguien que no encua­dra den­tro de su lógi­ca de uni­ver­so, de su cla­se social, de su color par­ti­da­rio o de su tono de cul­to; o riñe con­tra sus pre­jui­cios y pri­vi­le­gios. No hay nin­gún que­bran­ta­mien­to en ser dife­ren­te, pero para quie­nes están en con­tra de todo lo que no sea como ellos creen que debe ser el mun­do y la vida, resul­ta no solo ofen­si­vo sino inad­mi­si­ble y en con­se­cuen­cia des­plie­gan muchas veces altos volú­me­nes de vio­len­cia sim­bó­li­ca, estruc­tu­ral y has­ta físi­ca. En reali­dad quie­nes come­ten deli­to, con estos actos, son ellos.

Las razo­nes de estas con­duc­tas poseen mayor diver­si­dad y pro­fun­di­dad. En muchos casos has­ta tie­nen que ver con repre­sio­nes pro­pias o pro­yec­cio­nes de actos que se eje­cu­tan, pero que no se asu­men sino que se acu­mu­lan como frus­tra­cio­nes y enton­ces se tras­la­dan sobre otros.

Bien sabe­mos que todos los actos huma­nos tie­nen com­po­nen­tes polí­ti­cos y socia­les arrai­ga­dos en fun­da­men­tos ideo­ló­gi­cos y doc­tri­na­rios. Enten­der esto últi­mo ayu­da a com­pren­der por qué las per­so­nas odian al débil y aman al pode­ro­so; ata­can a los de su cla­se y entro­ni­zan o defien­den a quien los opri­me. Se moles­tan por­que alguien deci­de asu­mir una apa­rien­cia, pero con­sien­ten que les robe el futu­ro y el de sus hijos alguien de tra­je y corbata.

O como en este caso que usa­mos de base para esta refle­xión, arre­me­ten con­tra quien rei­vin­di­ca el prin­ci­pio de liber­tad a ejer­cer su per­so­na­li­dad y su auto­de­fi­ni­ción de géne­ro y a dis­cu­tir las barre­ras ile­ga­les que el sis­te­ma pre­ten­de impo­ner a con­tra­rio sen­su; pero empa­ti­zan con los corrup­tos, los cer­ce­na­do­res de dere­chos, los abu­sa­do­res de la ino­cen­cia de las per­so­nas y los ges­to­res de injus­ti­cias, por acción u omisión…

*Fuen­te: Ade­lan­te!
**Ima­gen de ini­cio: Intri­ga, de James Ensor, 1919

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *