Levan­te Alme­rien­se: Dos años y medio de cár­cel al joven que difun­dió un vídeo para denun­ciar inmo­vi­li­za­cio­nes Tie­rras de Oria

El mes que vie­ne cum­pli­rá 30 años y aca­ba de ser con­de­na­do a dos años y medio de cár­cel por un deli­to de reve­la­ción de secre­tos al haber difun­di­do imá­ge­nes en vídeo de dos meno­res some­ti­dos a suje­ción mecá­ni­ca en una cama en el cen­tro de refor­ma juve­nil Tie­rras de Oria (Alme­ría), don­de él mis­mo estu­vo inter­na­do años atrás (con 17) y don­de, duran­te uno de esos meca­nis­mos de inmo­vi­li­za­ción, falle­cía en el verano de 2019 el joven Iliass Thai­ri. “¿Por defen­der los dere­chos de niños ama­rra­dos a una cama tie­nes que aca­bar en la cár­cel? No me voy a con­for­mar ni con solo un día de cár­cel ni con un indul­to por­que no he hecho nada malo ¿Defen­der los dere­chos de las per­so­nas es un deli­to?”, se pre­gun­ta Alfon­so Galia­na en con­ver­sa­ción con elDia​rio​.es Anda­lu­cía.

El joven resi­de en Mála­ga y tie­ne su pro­pia empre­sa. Ase­gu­ra que recu­rri­rá la sen­ten­cia ante la Audien­cia Pro­vin­cial. El juz­ga­do de Pur­che­na que se encar­ga de las denun­cias que pue­dan pro­ce­der de ese cen­tro de meno­res “archi­va­ba todas las denun­cias” cuan­do él u otros inter­nos denun­cia­ban haber sido “mal­tra­ta­dos”, como ase­gu­ra haber­lo sido él tam­bién. Por eso, cuan­do salió, qui­so denun­ciar ese tipo de prác­ti­cas. “Yo lo pasé muy mal allí. Ni me quie­ro acor­dar, se me ponen los pelos de pun­ta, y todo esto es aho­ra una pesa­di­lla. Esto no tie­ne ni pies ni cabe­za. Es la his­to­ria de nun­ca acabar”.

Muy dis­con­for­me con el desa­rro­llo del jui­cio el pasa­do 12 de noviem­bre, que no pudo ser pre­sen­cia­do por los medios de comu­ni­ca­ción “con la excu­sa del afo­ro”, expli­ca Galia­na, el joven alu­de a otra cues­tión, pura­men­te judi­cial, y que su abo­ga­do plan­teó al tri­bu­nal duran­te la vis­ta oral. Se tra­ta de una supues­ta “fal­ta del requi­si­to de pro­ce­di­bi­li­dad” tenien­do en cuen­ta que el menor que man­tie­ne la acu­sa­ción con­tra él, fil­ma­do en julio de 2011, no com­pa­re­ció en el jui­cio por “la impo­si­bi­li­dad de ser halla­do”, habien­do sido “cita­do por edic­tos”, según reco­no­ce la sen­ten­cia. Su abo­ga­do sos­tu­vo que, al tra­tar­se de un deli­to per­se­gui­ble a ins­tan­cia de par­te, el artícu­lo 130 del Códi­go Penal exi­ge exhor­tar­le a que mani­fies­te si desea con­ti­nuar con la acu­sa­ción o mani­fies­ta su perdón.

De hecho, así ocu­rrió con el otro menor fil­ma­do en abril de 2014, que reti­ró la acu­sa­ción y per­mi­tió la abso­lu­ción de dos de los tra­ba­ja­do­res de segu­ri­dad acu­sa­dos. “No sabe­mos si él tam­bién me per­do­na a mí. No se ha habla­do con él y a mí me pue­de cos­tar la cár­cel. ¿Cómo me pue­den con­de­nar si no apa­re­ce la per­so­na que me denun­ció? ¿Cómo pue­de que­dar esto así? Nun­ca me lo podía ima­gi­nar. ¿Pasa esto en un cen­tro de la Jun­ta de Anda­lu­cía y no va a pasar nada?”, se pre­gun­ta. El ter­ce­ro de los exem­plea­dos juz­ga­dos, que fue el que gra­bó al menor que ha man­te­ni­do la denun­cia, ha sido con­de­na­do a 24 meses de pri­sión por des­cu­bri­mien­to y reve­la­ción de secre­tos, con la con­cu­rren­cia de la ate­nuan­te, como muy cua­li­fi­ca­da, de repa­ra­ción del daño, al haber con­sig­na­do en la cuen­ta del juz­ga­do 4.500 euros como pedían las acu­sa­cio­nes en con­cep­to de indem­ni­za­ción a favor del menor “per­ju­di­ca­do”. “A mí me han pues­to dos años y medio para ase­gu­rar­se que aca­bo en la cár­cel”, denun­cia Galiana.

Imá­ge­nes pixeladas

Otra de las cues­tio­nes que expli­ca la sen­ten­cia se refie­re al pixe­la­do de las imá­ge­nes difun­di­das. “La jue­za dice que, aun­que las caras estu­vie­ran pixe­la­das, se les podía reco­no­cer por la figu­ra de los cuer­pos. Es absur­do. Y nin­gún medio de comu­ni­ca­ción ha dicho duran­te la ins­truc­ción que yo haya envia­do las imá­ge­nes sin pixe­lar. No hay prue­bas en ese sen­ti­do. Se basa en la supo­si­ción”, comen­ta. “¿En qué país del mun­do te meten en la cár­cel por una denun­cia social? Es que es absur­do”, insis­te. El vídeo por el que ha sido con­de­na­do el joven fue publi­ca­do en febre­ro de 2015 en este perió­di­co a tra­vés de You­tu­be con los ros­tros de los meno­res pixe­la­dos para pre­ser­var su intimidad.

Según la sen­ten­cia, Galia­na, aun­que su defen­sa res­pon­dió que había pixe­la­do pre­via­men­te las imá­ge­nes antes de man­dar­las a los medios, antes “había res­pon­di­do al Minis­te­rio Fis­cal con rotun­di­dad que las entre­gó sin pixe­lar a los medios de comu­ni­ca­ción con la con­di­ción pac­ta­da de que ellos las pixe­la­ra­ran, lle­gan­do a decir que él no las podía pixe­lar para no incu­rrir en una mani­pu­la­ción de la ima­gen”. Esa cues­tión la ase­gu­ra la jue­za basán­do­se prin­ci­pal­men­te en las decla­ra­cio­nes tan­to de un agen­te de la Guar­dia Civil como de Manuel Madrid, direc­tor enton­ces del cen­tro de meno­res, “quie­nes la han vis­to de ambas for­mas”. La exno­via del menor tam­bién le reco­no­ció en “un vídeo en tele­vi­sión” y le dio avi­so, tras lo cual se ini­ció el pro­ce­so judi­cial al sen­tir­se el menor “pro­fun­da­men­te per­ju­di­ca­do” por haber sido reco­no­ci­do, según expli­ca la sentencia.

Para la jue­za, “es evi­den­te que la con­duc­ta desa­rro­lla­da por el acu­sa­do al faci­li­tar a los medios de comu­ni­ca­ción el vídeo en el apa­re­cía el menor para difun­dir­lo, pone de mani­fies­to de mane­ra pal­ma­ria no sólo el dolo gené­ri­co de saber lo que se hace y la volun­tad de hacer­lo, sino tam­bién el dolo reque­ri­do por esta figu­ra delic­ti­va, carac­te­ri­za­do por el áni­mo ten­den­cial de inva­dir la esfe­ra de pri­va­ci­dad e inti­mi­dad de las per­so­nas”. En todo caso, “la cesión a ter­ce­ros rea­li­za­da por el acu­sa­do de tales imá­ge­nes supu­so, en defi­ni­ti­va, la vul­ne­ra­ción de la inti­mi­dad del menor, quien se sin­tió por ello muy perjudicado”.

Fuen­te: www​.eldia​rio​.es

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *