Gua­te­ma­la. La tra­ge­dia como pre­tex­to para el saqueo y la vul­ne­ra­ción de derechos

Por Ilka Oli­va Cora­do. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de noviem­bre de 2020.

Pue­de ser una pan­de­mia, una tor­men­ta, un ven­ta­rral, una sequía, no impor­ta, todo se uti­li­za como pre­tex­to por el Esta­do para saquear y vul­ne­rar aún más a los excluidos.

Tam­po­co impor­ta el gobierno que esté de turno, no hay gran dife­ren­cia entre una y otra mario­ne­ta, estos píca­ros que logran sen­tar­se en la pol­tro­na lle­gan solo para robar a manos lle­nas y jac­tar­se de los pri­vi­le­gios del poder y la impu­ni­dad. Gua­te­ma­la es un país heri­do de muer­te por hijos tira­nos, medio­cres y traidores. 

En Gua­te­ma­la el col­mo no tie­ne tope, el lazo jamás ter­mi­na de reven­tar­se, el cuer­po siem­pre aguan­ta, el cue­ro sigue sacan­do más correas, es una pobla­ción a la que las cua­dri­llas de ban­do­le­ros de las oli­gar­quías han deja­do en los puros hue­sos y en ham­bru­na peren­ne los expri­men con­tan­do las gotas de san­gre, mien­tras ellos jam­po­nes se hin­chan de lo roba­do y explotado. 

Es una pobla­ción heri­da de muer­te. No es posi­ble que el Esta­do no ten­ga los recur­sos para afron­tar la emer­gen­cia de una tor­men­ta, que no pue­da lle­gar la ayu­da a las comu­ni­da­des en nece­si­dad, que ade­más sean inso­len­tes y menos­pre­cien a las áreas rura­les tra­tán­do­las como infe­rio­res lan­zán­do­les la comi­da en bol­sas plás­ti­cas des­de un heli­cóp­te­ro del ejér­ci­to que en tiem­pos de dic­ta­du­ra ate­rri­za­ban muy bien en don­de fue­ra y hacía lo que fue­ra para vio­len­tar pobla­cio­nes. No es posi­ble. ¿Por qué para vio­len­tar sí hay estra­te­gia y no para res­ca­tar? Si es una enti­dad medio­cre e inca­paz que no fun­cio­na a bene­fi­cio de la pobla­ción debe ser eliminada. 

No es posi­ble que el verano deje a padres sin sus hijos y a nie­tos sin abue­los debi­do a la sequía y a la ham­bru­na. No es posi­ble que un virus colap­se el país cuan­do lo que debe­ría ser, es que ese gobierno res­pon­da a la bre­ve­dad a las nece­si­da­des de la pobla­ción. Por­que Gua­te­ma­la tie­ne los recur­sos lo que suce­de es que se los roban, la saquean, la hacen colap­sar, la soca­ban, la aho­gan los corrup­tos que des­de pun­tos estra­té­gi­cos en el gobierno la atan de pies y manos, la amor­da­zan, la vio­len­tan has­ta dejar­la sin sen­ti­do para dar­le con­ti­nui­dad a la impunidad. 

Como tam­po­co es posi­ble que los gran­des pro­fe­sio­nes de las uni­ver­si­da­des, los gran­des gra­dua­dos, los gran­des estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, los gran­des ana­lis­tas e inte­lec­tua­les, los gran­des artis­tas solo sir­van para des­po­tri­car en redes socia­les y demos­trar gallar­día y cere­bro don­de pue­den pavo­near­se, don­de otros les tiran flo­res, don­de unos a otros se ponen alfom­bras, don­de pue­den ser reco­no­ci­dos y aplau­di­dos por los mis­mos que medio­cre­men­te jamás cami­na­rán a la par de los cam­pe­si­nos y de los obre­ros y jamás abra­za­rán sus luchas. Por­que antes que el bien­es­tar de la pobla­ción están sus egos, sus ínfu­las y su ham­bre de luz, de acep­ta­ción y de reco­no­ci­mien­to indi­vi­dual así sea a cau­sa de las tri­pas de los pobres. 

No, no es res­pon­sa­bi­li­dad sola­men­te de los atra­ca­do­res que lle­gan a la pol­tro­na, ni de las oli­gar­quías, es la tibie­za de los que tie­nen el cono­ci­mien­to y les gana el ego, el racis­mo, el cla­sis­mo que expe­len. Les gana la ambi­ción, la nece­si­dad de que­rer lle­var el con­trol de todo, de ser el foco de aten­ción. Les gana el asco que sien­ten por quie­nes son dife­ren­tes, por quie­nes ven como infe­rio­res por­que no tie­nen el mis­mo esta­tus social, el mis­mo car­tón uni­ver­si­ta­rio, el mis­mo color de piel, la mis­ma etnia. Es res­pon­sa­bi­li­dad en gran media de las masas jac­tan­cio­sas que se creen el últi­mo vaso de agua en el desier­to solo por­que son urba­nas, o por­que hablan un idio­ma extran­je­ro o por­que han via­ja­do a otros paí­ses de vaca­cio­nes. Por­que creen que tie­nen una capa­ci­dad de aná­li­sis supe­rior que no les sir­ve de nada por­que no lo pasan a la acción por­que para pasar­lo a la acción y sacar­lo de la como­di­dad de las redes socia­les se nece­si­tan aga­llas y las aga­llas no las dan ni la etnia, ni el esta­tus social ni edu­ca­ti­vo y mucho menos la pere­za y chambonada. 

Es la fal­ta de com­pro­mi­so de quien pue­de dar la mano y deci­de poner el pie. No nece­si­ta estar en una posi­ción de poder para ver el otro a los ojos y poner­le el hom­bro. Lo que suce­de es que nos cree­mos supe­rio­res, inmer­sos en bur­bu­jas, escla­vi­za­dos en un pen­sa­mien­to míse­ro que no nos per­mi­te ver que los bra­zos que tene­mos son para ayu­dar­nos a noso­tros mis­mos y a los demás. Por­que boni­to es tirar la pie­dra y escon­der la mano. Por­que los que ponen la san­gre, el ham­bre, el pecho, el can­san­cio y la vida son siem­pre los de siem­pre, mile­na­ria­men­te: los pue­blos originarios. 

A Gua­te­ma­la la hemos heri­do de muer­te todos los que hemos podi­do hacer algo y con chi­la­te en las venas nos hemos sen­ta­do a ver cómo otros pre­pa­ran la mortaja. 

Fuen­te: Blog de la autora

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *