Cuba. Invo­lu­crar­nos todxs en el pro­gre­so de la mujer

Por Mar­ga­ri­ta Barrios, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de noviem­bre de 2020.

El Pro­gra­ma Nacio­nal para el Ade­lan­to de las Muje­res debe sig­ni­fi­car un pun­to de la con­ti­nui­dad, avan­ce y desa­rro­llo de la igual­dad de géne­ro en la nación, se coin­ci­dió este jue­ves en la Mesa Redon­da que abor­dó el tema

«Esta­mos en un momen­to supe­rior en la agen­da de géne­ro, que nos per­mi­te con­tex­tua­li­zar todo lo que se ha rea­li­za­do en nues­tro país des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción, con la actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co y social que rea­li­za­mos hoy», expre­só en el espa­cio radio­te­le­vi­si­vo Mesa Redon­da, Tere­sa Ama­re­lle Boué, inte­gran­te del Buró Polí­ti­co del Par­ti­do y secre­ta­ria gene­ral de la Fede­ra­ción de Muje­res Cuba­nas (FMC).

Al refe­rir­se al Pro­gra­ma Nacio­nal para el Ade­lan­to de las Muje­res —apro­ba­do recien­te­men­te por el Con­se­jo de Minis­tros — , pre­ci­só que el docu­men­to tie­ne sie­te áreas de aten­ción y 44 medi­das, las cua­les están refe­ri­das a temas actua­les, que fue­ron preo­cu­pa­ción duran­te el 10mo. Con­gre­so de la FMC y que están pre­sen­tes en los deba­tes en la base, «pero no quie­re decir que esto sea ina­mo­vi­ble, pues esta­rá siem­pre en refe­ren­cia al con­tex­to de la nación», agregó.

Ama­re­lle Boué sig­ni­fi­có que el Pro­gra­ma cons­ti­tu­ye un home­na­je a todas las patrio­tas cuba­nas, que des­de siglos atrás lucha­ron por la eman­ci­pa­ción de las muje­res, y en espe­cial reco­ge el pen­sa­mien­to del líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción Cuba­na Fidel Cas­tro Ruz, y de la eter­na pre­si­den­ta de la FMC, Vil­ma Espín Gui­llois, quie­nes tra­za­ron un camino y des­de el pro­pio triun­fo de enero de 1959 comen­za­ron a defen­der la igual­dad de género.

Ade­más, argu­men­tó que el Pro­gra­ma está acor­de con todo el tra­ba­jo legis­la­ti­vo que se rea­li­za en la nación y en con­cor­dan­cia con la labor inter­na­cio­nal que ha desa­rro­lla­do des­de hace varias déca­das la Fede­ra­ción como para­dig­ma en la defen­sa de los dere­chos de la mujer en la región y en el mundo.

La diri­gen­te recor­dó que esa orga­ni­za­ción es refe­ren­te teó­ri­co y meto­do­ló­gi­co para todas las accio­nes que vin­cu­la­das con la mujer se rea­li­zan en el país, así como sig­ni­fi­có que el obje­ti­vo del nue­vo Pro­gra­ma es pre­ser­var todo lo logra­do has­ta el momen­to y avan­zar en aspec­tos obje­ti­vos y sub­je­ti­vos que toda­vía con­di­cio­nan con­duc­tas que irres­pe­tan la igual­dad entre las personas.

Para ello, dijo, es pre­ci­so que todos se invo­lu­cren. Los orga­nis­mos de la Admi­nis­tra­ción Cen­tral del Esta­do, orga­ni­za­cio­nes y quie­nes desa­rro­llan nue­vas for­mas eco­nó­mi­cas. «Hay que tener en cuen­ta que para con­ti­nuar impul­san­do polí­ti­cas públi­cas no bas­tan las legis­la­cio­nes, es tam­bién pre­ci­so influir en la sub­je­ti­vi­dad de las per­so­nas y fomen­tar la edu­ca­ción en este sentido».

La Secre­ta­ria Gene­ral de la FMC afir­mó que el tema de la vio­len­cia de géne­ro y fami­liar trans­ver­sa­li­za todos los obje­ti­vos del Pro­gra­ma y tam­bién el empe­ño de res­ca­tar la his­to­ria de las muje­res que han lucha­do duran­te siglos en el país para lograr muchas de las cosas que hoy son comu­nes. Ade­más, expre­só, un tema impor­tan­te es el tra­ba­jo, la auto­no­mía eco­nó­mi­ca, por­que eso impli­ca ele­var la autoestima.

La legis­la­ción nos acom­pa­ña, sobre todo en el dere­cho a la salud sexual y repro­duc­ti­va, pero toda­vía que­da mucho por hacer, prin­ci­pal­men­te en lo sub­je­ti­vo. Hay sellos que hemos car­ga­do, por ejem­plo el cui­da­do de los ancia­nos y de los meno­res, es pre­ci­so que como algo natu­ral se com­par­tan las tareas en el hogar, añadió.

Leyes que son necesarias

La vice­mi­nis­tra pri­me­ra de Jus­ti­cia, Rosa­bel Gamón Ver­de, expli­có que la nue­va Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca tie­ne un impac­to en el orde­na­mien­to jurí­di­co del país, y que se cuen­ta con un cro­no­gra­ma legis­la­ti­vo que desa­rro­lla nor­mas de ran­go supe­rior, en las cua­les está inclui­do garan­ti­zar que las nor­mas que se ela­bo­ren ten­gan un len­gua­je inclu­si­vo con pers­pec­ti­vas de género.

«Este Pro­gra­ma segui­rá desa­rro­llan­do polí­ti­cas que comen­za­ron des­de el mis­mo triun­fo de la Revo­lu­ción, y que se inclu­yan en el docu­men­to sis­te­mas de pro­tec­ción con­tra la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia pro­pi­cia un papel pro­ta­gó­ni­co del Minis­te­rio de Jus­ti­cia en la imple­men­ta­ción de accio­nes que impul­sen el empo­de­ra­mien­to de la mujer», destacó.

Ade­más, refi­rió que es pre­ci­so per­fec­cio­nar la legis­la­ción vigen­te para enfren­tar la vio­len­cia de géne­ro e intra­fa­mi­liar, así como garan­ti­zar la labor ins­ti­tu­cio­nal y la cul­tu­ra jurí­di­ca de nues­tra socie­dad, que debe comen­zar des­de los niños en las escue­las, los jóve­nes y tam­bién los adul­tos mayo­res. «Pero no solo se resuel­ve con la legis­la­ción, si no somos capa­ces de lograr que se imple­men­ten con con­cien­cia y con­trol efec­ti­vo», subrayó.

Al abor­dar la impli­ca­ción inter­na­cio­nal que ha teni­do Cuba en pro­gra­mas vin­cu­la­dos con la defen­sa de la mujer, Mar­ga­ri­ta Valle Camino, exper­ta del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res, pun­tua­li­zó que nues­tro país tie­ne com­pro­mi­sos más allá de sus fron­te­ras y un lide­raz­go en el tema.

Recor­dó que la Mayor de las Anti­llas fue la pri­me­ra nación en fir­mar y la segun­da en rati­fi­car la Con­ven­ción sobre la eli­mi­na­ción de todas las for­mas de dis­cri­mi­na­ción con­tra la mujer, apro­ba­da en 1979, la cual entró en vigor en 1981. «Actual­men­te tie­ne 189 Esta­dos par­te y debe­mos pre­sen­tar infor­mes y ren­dir cuen­tas de la apli­ca­ción de la Con­ven­ción, dar­le segui­mien­to a todas las reco­men­da­cio­nes que nos for­mu­la el Comi­té de ese órgano, en el cual hemos teni­do exper­tas cuba­nas», puntualizó.

Entre otros aspec­tos vin­cu­la­dos con nues­tro lide­raz­go inter­na­cio­nal, des­ta­có que una amplia dele­ga­ción de nues­tro país —enca­be­za­da por Vil­ma — , par­ti­ci­pó en 1995 en la Con­fe­ren­cia Mun­dial sobre la Mujer, rea­li­za­da en Bei­jing. «La pla­ta­for­ma de acción de ese encuen­tro, con­si­de­ra­do el más impor­tan­te rea­li­za­do has­ta el momen­to en rela­ción con la defen­sa de la igual­dad de géne­ro, es tam­bién un com­pro­mi­so que tie­ne la FMC con otras orga­ni­za­cio­nes de diver­sas par­tes del mun­do, pues­to que se eri­ge como ejem­plo en muchos cam­pos vin­cu­la­dos con las mujeres.

«Aho­ra tam­bién tene­mos un com­pro­mi­so con la Agen­da 2030 y los obje­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble de Nacio­nes Uni­das (en este caso el obje­ti­vo núme­ro cin­co) a tra­vés de meca­nis­mos que deben eva­luar­se en cada país y se pre­sen­tan infor­mes volun­ta­rios para valo­rar los avan­ces», puntualizó.

Fuen­te: Juven­tud Rebelde

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *