Bra­sil. Elec­cio­nes muni­ci­pa­les: pier­den fuer­za las can­di­da­tu­ras apo­ya­das por Bolsonaro

Por Pedro Rafael Vile­la. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de noviem­bre de 2020.

Espe­cia­lis­tas seña­lan que mili­tan­cia bol­so­na­ris­ta per­dió fuer­za de cara a las elec­cio­nes municipales.

Pro­ta­go­nis­ta y prin­ci­pal ins­tru­men­to elec­to­ral de la ascen­sión de la extre­ma dere­cha en Bra­sil duran­te las elec­cio­nes de 2018, el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro ve caer drás­ti­ca­men­te su influen­cia en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de este año.

Sin un par­ti­do polí­ti­co que pudie­ra orga­ni­zar más cla­ra­men­te su base de apo­yo, el pre­si­den­te poco inci­dió en la crea­ción de alian­zas. Ni siquie­ra el ímpe­tu de la mili­tan­cia bol­so­na­ris­ta en las redes socia­les, que fue ava­sa­lla­dor hace dos años, pare­ce ejer­cer un papel deter­mi­nan­te en el esce­na­rio actual. 

«El bol­so­na­ris­mo no está fuer­te en los muni­cí­pios, defi­ni­ti­va­men­te. Si toma­mos las encues­tas en las prin­ci­pa­les capi­ta­les, los que se han pre­sen­ta­do fuer­te­men­te como nom­bres de Bol­so­na­ro no lide­ran por eso y no han con­se­gui­do impul­sar una mili­tan­cia de redes socia­les, de gru­pos de WhatsApp, como hicie­ron en 2018», ana­li­za el cien­tis­ta polí­ti­co Fran­cis­co Tava­res, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Goiás (UFG).

En las prin­ci­pa­les capi­ta­les del país, los can­di­da­tos apo­ya­dos por Bol­so­na­ro, de for­ma más o menos explí­ci­ta, pati­nan en las encues­tas. Entre los nom­bres aso­cia­dos a Bol­so­na­ro, está el de Cel­so Rus­so­manno (Repu­bli­ca­nos), can­di­da­to a alcal­de de São Paulo.

De líder dis­pa­ra­do, Rus­so­manno comien­za a repe­tir su desem­pe­ño en elec­cio­nes ante­rio­res, en las que fue per­dien­do apo­yo y ni siquie­ra lle­gó a la segun­da vuel­ta. En Manaus, Coro­nel Mene­zes (Patrio­ta) está ape­nas en sex­to lugar, con cer­ca de 6% de la inten­ción de voto, según encues­tas recientes.

En For­ta­le­za, Capi­tão Wag­ner (Pros) apa­re­ce en segun­do lugar, pero está en una dispu­ta muy cerra­da con los can­di­da­tos Sar­to (PDT), alia­do de Ciro Gomes, y Lui­zia­ne Lins, del PT.

Ade­más de eso, el alia­do de Bol­so­na­ro en la capi­tal cea­ren­se ha evi­ta­do vin­cu­lar su nom­bre al del pre­si­den­te, por cau­sa de su baja popu­la­ri­dad en el esta­do, que tie­ne ampla influen­cia de sec­to­res de izquierda.

En Belo Hori­zon­te, don­de el actual alcal­de Ale­xan­dre Kalil (PSD) cami­na con ven­ta­ja hacia la reelec­ción, el can­di­da­to que tie­ne la sim­pa­tía de Bol­so­na­ro, Bruno Engler (PRTB), tie­ne poco más de 3% de las inten­cio­nes de voto, según encues­tas recientes.

Para Tava­res, aún es muy tem­prano para seña­lar cual­quier ten­den­cia para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2022, pero lo que la dispu­ta muni­ci­pal pue­de estar seña­lan­do es jus­ta­men­te una cam­bio socio­po­lí­ti­co con rela­ción a lo que se vio hace dos años. El cree que las redes bol­so­na­ris­tas «pue­den estar encon­tran­do algu­na fatiga».

Lea tam­bién: Bol­so­na­ro nom­bra como rec­tor de la UFPB can­di­da­to con menos de 10% de los votos

«Aque­lla explo­sión de extre­ma dere­cha que se vio en 2018, que comien­za a enrai­zar­se en la socie­dad, que sale a la calle, que apun­ta a la rut­pu­ra ins­ti­tu­cio­nal, no está tan acti­va­da en este momen­to. Las redes de extre­ma dere­cha del bol­so­na­ris­mo no están dan­do la demos­tra­ción de fuer­za que die­ron en 2018», evalúa.

Tava­res seña­la que la mili­tan­cia más ague­rri­da que ayu­dó a ele­gir a Bol­so­na­ro, «que iba a la calle y a las redes socia­les», comien­za a aban­do­nar la defen­sa del gobierno por no ver solu­ción para cues­tio­nes como la cri­sis eco­nó­mi­ca y el desempleo.

«Cuan­do la extre­ma dere­cha apues­ta por las mis­mas polí­ti­cas de aus­te­ri­dad con­tra las cua­les las per­so­nas vota­ron cre­yen­do que era un pro­yec­to dis­rup­ti­vo, esta va per­dien­do el ímpe­tu. Y lo pier­de pri­me­ro en la mili­tan­cia, des­pués en la popu­la­ri­dad», analiza.

Lea tam­bién: Ata­ques de Bol­so­na­ro legi­ti­mam agre­sio­nes con­tra perio­dis­tas, dicen organizaciones

Para Car­los Macha­do, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Ciên­cia Polí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Bra­si­lia, esa mili­tan­cia bol­so­na­ris­ta fue cons­ti­tui­da no de for­ma espon­tá­nea, sino a par­tir de intere­ses que con­ver­gie­ron en 2018, y que no se repro­du­cen nue­va­men­te en la dispu­ta actual. «Una par­te de esos acto­res migró al per­ci­ber que no habría un ganan­cia nece­sa­ria al unir su ima­gen a la de Bol­so­na­ro en el con­tex­to actual», señala.

Según el docen­te, una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la mili­tan­cia bol­so­na­ris­ta que actuó en la cam­pa­ña pre­si­den­cial tenía un inte­rés eco­nó­mi­co vin­cu­la­do al pro­ce­so elec­to­ral, «sea del pun­to de vis­ta de reci­bi­mien­to que obtu­vie­ron a tra­vés de las estruc­tu­ras de cam­pa­ña onli­ne, pero tam­bién de varias per­so­nas que se pusie­ron en una pers­pec­ti­va de anti-polí­ti­ca y, no por casua­li­dad, aca­ba­ron par­ti­ci­pan­do y sien­do elegidos».

A pesar de haber con­se­gui­do man­te­ner una cier­ta esta­bi­li­dad en su popu­la­ri­dad, alre­de­dor del 40%, Macha­do resal­ta que el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro vio que el per­fil de su base de apo­yo se modi­fi­có des­de que tomó pose­sión en 2019, lo que aña­de más incer­ti­dum­bre a los pronósticos.

Si por un lado sec­to­res de la cla­se alta que ayu­da­ron a ele­gir al capi­tán dado de baja en 2018 comien­zan a salir de su base de apo­yo al per­ci­bir «las accio­nes del gobierno como inefi­ca­ces para abor­dar la cri­sis actual», la ayu­da de emer­gen­cia resul­tó en una adhe­sión de sec­to­res popu­la­res al gobierno. «Con el fin de la ayu­da de emer­gen­cia, la con­fi­gu­ra­ción de esa base pue­de sufrir nue­vos cam­bios», pre­vé Machado.

Fran­cis­co Tava­res con­si­de­ra que la deci­sión de Bol­so­na­ro de man­te­ner­se a cier­ta dis­tan­cia de la dispu­ta muni­ci­pal tam­bién fue una for­ma de no expo­ner las fisu­ras en su popularidad.

«Su no par­ti­ci­pa­ción osten­si­va en los pro­ce­sos elec­to­ra­les, al menos en la pri­me­ra vuel­ta, no pue­de ser inter­pre­ta­da como impro­vi­sa­ción. El sabe lo que está hacien­do y debe tener sus inves­ti­ga­cio­nes, prin­ci­pal­men­te cua­li­ta­ti­vas, que le dicen que no es ade­cua­do invo­lu­crar­se expre­sa­men­te en el pro­ce­so elec­to­ral», afirma.

Otro pun­to que obser­va el cien­tis­ta polí­ti­co tie­ne que ver con los temas que más movi­li­zan el deba­te públi­co en las elec­cio­nes actuales.

«Des­de 2018 para acá, muchas cosas cam­bia­ron. Cuan­do se le pre­gun­ta al elec­to­ra­do aquí cual es su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción, apa­re­cen salud, empleo e ingre­so, y eso se ha pro­yec­ta­do fue­ra del país», obser­va Tavares.

Lea tam­bién: «160 mil vidas per­di­das no fue­ron acci­den­te», dice dipu­tada que pro­po­ne ren­ta básica

En las encues­tas sobre elec­cio­nes que con­du­ce la UFG en Goiâ­nia, un encla­ve con­ser­va­dor en el cen­tro-oes­te, los temas de cos­tum­bres casi no apa­re­cen ya entre las preo­cu­pa­cio­nes de la populación.

«Las per­so­nas no estão se pau­tan­do por ele­men­tos como escue­la sin par­ti­do, guar­dia muni­ci­pal con más armas, no es eso lo que está dan­do el tono, al con­tra­rio. Esa agen­da con­ser­va­do­ra en ape­nas dos años pare­ce haber per­di­do mucho de su ímpe­tu tam­bién», concluye.

Tra­duc­ción: Pilar Troya

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *