Vene­zue­la. ¿Qué está hacien­do PDVSA para recu­pe­rar su cir­cui­to refinador?

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de noviem­bre de 2020.

Si hay un fac­tor his­tó­ri­co que deter­mi­na el lar­go ciclo de gol­pe con­ti­nua­do con­tra Vene­zue­la, des­de 2002 has­ta la actua­li­dad, es sin lugar a dudas el fac­tor petro­le­ro. Y, más espe­cí­fi­ca­men­te, ha sido deci­si­vo el amplio cir­cui­to de refi­na­ción de la esta­tal petro­le­ra PDVSA, cen­tro de las bata­llas polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas más impor­tan­tes de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de nues­tro país.

Podría­mos decir que el sabo­ta­je petro­le­ro de los años 2002 – 2003, que for­zó la para­li­za­ción la acti­vi­dad de toda la indus­tria en aque­llos años con un ele­va­dí­si­mo cos­to social y eco­nó­mi­co para el país, se ha reac­tua­li­za­do con las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les del gobierno de los Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la, apli­ca­das des­de el año 2014.

En últi­ma ins­tan­cia se tra­ta del mis­mo prin­ci­pio, cor­ta­do por casi las mis­mas moti­va­cio­nes, solo que bajo la apli­ca­ción de meca­nis­mos muchos más direc­tos y agre­si­vos: las «san­cio­nes» han sus­ti­tui­do a la «Gen­te del Petró­leo«.

Como duran­te el sabo­ta­je, la línea maes­tra de la ope­ra­ción de «cam­bio de régi­men» trans­cu­rre por el cir­cui­to refi­na­dor, y por una sim­ple razón: la esca­sez indu­ci­da de gaso­li­na median­te tác­ti­cas de sabo­ta­je y gue­rra eco­nó­mi­ca, es una fuen­te inago­ta­ble de incer­ti­dum­bre y males­tar social que ali­men­ta a los fac­to­res y acto­res del gol­pe y la inter­ven­ción extran­je­ra con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

Otro atri­bu­to común que mar­ca una línea de con­ti­nui­dad entre el sabo­ta­je ope­ra­ti­vo de 2002 – 2003 y la para­li­za­ción for­za­da del cir­cui­to refi­na­dor por el uso de armas eco­nó­mi­cas de EEUU, es la apues­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra petro­le­ra para man­te­ner el fun­cio­na­mien­to de esta infra­es­truc­tu­ra en medio de un cua­dro de des­ven­ta­jas sig­na­do por la depen­den­cia tec­no­ló­gi­ca, la migra­ción de mano de obra espe­cia­li­za­da y la impo­si­bi­li­dad de adqui­rir los repues­tos nece­sa­rios para reani­mar las ope­ra­cio­nes de refi­na­ción nacional.

Una épi­ca poco conocida

El esfuer­zo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de PDVSA por recu­pe­rar las refi­ne­rías vene­zo­la­nas ha sido una de las gran­des obras polí­ti­cas del año 2020. Es una bata­lla estra­té­gi­ca e inte­gral, con alti­ba­jos, avan­ces y retro­ce­sos, que aún hoy sigue definiéndose.

Los tra­ba­ja­do­res de PDVSA se han vis­to en la obli­ga­ción de dupli­car sus roles y horas de tra­ba­jo, cubrir car­gos estra­té­gi­cos debi­do a la migra­ción de per­so­nal, levan­tar infor­ma­ción pre­ci­sa sobre las áreas crí­ti­cas de las refi­ne­rías y reade­cuar los pro­ce­sos ope­ra­ti­vos para alcan­zar solu­cio­nes inme­dia­tas a una infra­es­truc­tu­ra dete­rio­ra­da por los obs­tácu­los deri­va­dos del bloqueo.

La cla­se obre­ra de PDVSA tra­ba­ja en la recu­pe­ra­ción de refi­ne­rías (Foto: PDVSA)

Así lo ha deja­do ver el tes­ti­mo­nio de Juan Cahuao, tra­ba­ja­dor de la indus­tria petro­le­ra en PDVSA Occi­den­te e inte­gran­te de la Comi­sión de los Con­se­jos Pro­duc­ti­vos de los Tra­ba­ja­do­res, al refe­rir­se a los tra­ba­jos de recu­pe­ra­ción de las refi­ne­rías de Car­dón y Amuay:

«En la refi­ne­ría esta­mos hacien­do un levan­ta­mien­to de todas las áreas que son prio­ri­ta­rias para pro­du­cir el com­bus­ti­ble y los lubri­can­tes. (…) En el caso del CRP ya encen­di­mos las dos refi­ne­rías y esta­mos envian­do cru­do por vía de oleo­duc­to (…) Es pro­duc­to de las san­cio­nes y el blo­queo, ade­más de la situa­ción inter­na y el mal mane­jo de algu­nas cosas».

En un repor­ta­je de Sput­nik Mun­do, un tra­ba­ja­dor de PDVSA tam­bién comen­tó la difi­cul­tad, pero tam­bién los logros alcan­za­dos en la recu­pe­ra­ción de las refi­ne­rías de Paraguaná:

«Te pue­do hablar de un logro espe­cí­fi­co y vic­to­ria de la cla­se obre­ra que, aun­que no apor­ta al arran­que de cata­lí­ti­ca, sí favo­re­ce a su esta­bi­li­za­ción, y es la pues­ta en fun­cio­na­mien­to del com­pre­sor k1001. De hecho, este com­pre­sor es el cora­zón de la Refi­ne­ría Car­dón y de él depen­de no solo cata­lí­ti­ca sino otras plan­tas pro­duc­to­ras de gaso­li­na y diésel».

La refi­ne­ría El Pali­to ha sido otro esce­na­rio impor­tan­te en la bata­lla de la cla­se tra­ba­ja­do­ra petro­le­ra para recu­pe­rar la capa­ci­dad de refi­na­ción nacio­nal. A prin­ci­pios de sep­tiem­bre, los tra­ba­ja­do­res de la refi­ne­ría logra­ron reac­ti­var la plan­ta de frac­cio­na­mien­to de cra­queo cata­lí­ti­co (FCC), cla­ve para la pro­duc­ción de gaso­li­na y gas, lue­go de varias sema­nas de paralización.

Este esfuer­zo ha teni­do alti­ba­jos debi­do a la inexis­ten­cia de repues­tos, pero ha pues­to a prue­ba la capa­ci­dad de los tra­ba­ja­do­res para reini­ciar las ope­ra­cio­nes de refi­na­ción ape­lan­do a su pro­pia expe­rien­cia y cono­ci­mien­to de la infraestructura.

El esfuer­zo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra ha teni­do sal­dos posi­ti­vos. Actual­men­te la refi­ne­ría El Pali­to está pro­du­cien­do 35 mil barri­les dia­rios de gaso­li­na, mien­tras que Car­dón está pro­du­cien­do entre 25 mil y 35 mil barri­les dia­rios de com­bus­ti­ble, lo que ha per­mi­ti­do rever­tir el agu­do pano­ra­ma de des­abas­te­ci­mien­to de los últi­mas sema­nas y meses.

Esto ha sido posi­ble tras una estra­te­gia com­bi­na­da de recon­ver­sión de algu­nos pro­ce­sos ope­ra­ti­vos, mane­jo efi­cien­te y cal­cu­la­do de las diver­sas plan­tas, y su arran­que par­cial y con­tro­la­do, bajo una visión inte­gral, para no for­zar la infra­es­truc­tu­ra y con­se­guir un incre­men­to pro­gre­si­vo de la pro­duc­ción en el mediano y lar­go plazo.

Los esfuer­zos y la emu­la­ción de los pro­le­ta­rios petro­le­ros ha sido tan impor­tan­te como las alian­zas que han per­mi­ti­do bur­lar cier­tos obs­tácu­los del blo­queo esta­dou­ni­den­se con­tra Vene­zue­la, tra­du­cién­do­se en el reim­pul­so de la indus­tria vene­zo­la­na. En esta sen­da, Irán bri­lla como un alia­do esen­cial para la Repú­bli­ca Bolivariana.

Un fac­tor foráneo

En el año 2020, la aso­cia­ción estra­té­gi­ca entre Vene­zue­la y la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán se ha amplia­do y refor­za­do como par­te de la nue­va ecua­ción geo­po­lí­ti­ca mul­ti­po­lar que se abre un espa­cio pro­pio en medio de una gran trans­for­ma­ción del sis­te­ma inter­na­cio­nal, pro­fun­di­za­da por la cri­sis de hege­mo­nía de Esta­dos Unidos.

Un ámbi­to esen­cial de esta aso­cia­ción inte­gral de alto nivel ha sido el ener­gé­ti­co. Irán y Vene­zue­la com­par­ten una natu­ra­le­za común como paí­ses petro­le­ros: depen­den amplia­men­te este rubro expor­ta­ción y de los ingre­sos que gene­ra para cubrir sus nece­si­da­des bási­cas. Ade­más, ambos Esta­dos son víc­ti­mas de una cam­pa­ña de «máxi­ma pre­sión» enca­be­za­da por Washing­ton, don­de el sec­tor petro­le­ro se ha con­ver­ti­do en un blan­co estra­té­gi­co de ata­que, embar­gos, «san­cio­nes» y contragolpes.

La Admi­nis­tra­ción Trump ha inten­ta­do aba­tir la pro­duc­ción petro­le­ra y la capa­ci­dad de refi­na­ción de deri­va­dos en los dos paí­ses cla­ve de la OPEP, con la inten­ción expre­sa de ganar nue­vas cuo­tas de mer­ca­do y bene­fi­ciar a otros gran­des pro­duc­to­res tra­di­cio­na­les arti­cu­la­dos al sis­te­ma del petrodólar.

Este eje con­fi­gu­ra la imple­men­ta­ción gene­ral de las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les, orien­ta­das, prin­ci­pal­men­te, a gene­rar un quie­bre de la aso­cia­ción estra­té­gi­ca entre los paí­ses petro­le­ros invo­lu­cra­dos en la reor­ga­ni­za­ción mul­ti­po­lar del sis­te­ma internacional.

En este mar­co, Irán y Vene­zue­la han pues­to a prue­ba su coope­ra­ción de alto nivel, impul­san­do un con­jun­to de acuer­dos de ven­ta de com­bus­ti­ble (gaso­li­na, prin­ci­pal­men­te) y trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca para recom­po­ner el cir­cui­to refi­na­dor vene­zo­lano y paliar la esca­sez de gaso­li­na en el mer­ca­do interno pre­ci­pi­ta­da por las «san­cio­nes» estadounidenses.

Vene­zue­la e Irán pro­ba­ron su capa­ci­dad de resis­ten­cia fren­te al blo­queo esta­dou­ni­den­se (Foto: Reuters)

El comer­cio ener­gé­ti­co entre ambos paí­ses tam­bién resu­me la gue­rra geo­po­lí­ti­ca actual, y dado que impli­ca una frac­tu­ra tan­gi­ble del embar­go esta­dou­ni­den­se apli­ca­do con­tra ambos paí­ses, el envío de buques ira­níes car­ga­dos con gaso­li­na a media­dos de este año estu­vo en el cen­tro de la dispu­ta de poder a esca­la mun­dial. Repa­se­mos bre­ve­men­te cómo ha sido bene­fi­cia­do Vene­zue­la de la alian­za con Irán.

Entre fina­les de mayo y prin­ci­pios de junio, cin­co buques ira­níes car­ga­dos con 1,5 millo­nes de barri­les de gaso­li­na, adi­ti­vos para la pro­duc­ción de com­bus­ti­ble en las refi­ne­rías vene­zo­la­nas y per­so­nal téc­ni­co para cola­bo­rar con la revi­ta­li­za­ción de dicha infra­es­truc­tu­ra lle­ga­ron a cos­tas vene­zo­la­nas, a pesar de las ame­na­zas esta­dou­ni­den­ses de tor­pe­dear esta rela­ción comercial.

En una publi­ca­ción a fina­les de mayo, la agen­cia Reuters comen­tó que un gru­po de téc­ni­cos ira­níes se encon­tra­ba tra­ba­jan­do en la repa­ra­ción de las refi­ne­rías vene­zo­la­nas. Esto en el mar­co de la trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca que vie­ne hacien­do la Repú­bli­ca Islá­mi­ca en favor de Venezuela.

Por ejem­plo, los téc­ni­cos ira­níes han par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te en la reac­ti­va­ción de la uni­dad de cra­queo cata­lí­ti­co de la refi­ne­ría Car­dón, un paso cla­ve para reani­mar la pro­duc­ción de gaso­li­na en el mer­ca­do nacional.

Aun­que por razo­nes de segu­ri­dad el tra­ba­jo de estos téc­ni­cos no ha sido infor­ma­do con pre­ci­sión, algu­nas agen­cias dedi­ca­das al segui­mien­to del mer­ca­do de ener­gía intu­yen que los espe­cia­lis­tas ira­níes esta­rían tra­ba­jan­do para recu­pe­rar otras refi­ne­rías dete­rio­ra­das por el bloqueo.

A fina­les de sep­tiem­bre, tres tan­que­ros ira­níes car­ga­dos con más de 800 mil barri­les de gaso­li­na atra­ca­ron en las cos­tas de Vene­zue­la con des­tino al cir­cui­to refi­na­dor de Paraguaná.

En el mes de octu­bre, un avión ira­ní (línea Mahan Air, en la «lis­ta negra» de EEUU) ate­rri­zó en Vene­zue­la con mate­ria­les y repues­tos para las refi­ne­rías vene­zo­la­nas, según infor­mó Reuters.

El con­tun­den­te sumi­nis­tro de gaso­li­na y la adqui­si­ción de repues­tos para las refi­ne­rías, más el acom­pa­ña­mien­to del per­so­nal téc­ni­co del país per­sa, han via­bi­li­za­do la recu­pe­ra­ción par­cial de la capa­ci­dad refi­na­do­ra del país y tam­bién ha favo­re­ci­do el abas­te­ci­mien­to del mer­ca­do interno de combustibles.

La recu­pe­ra­ción pau­la­ti­na de la indus­tria petro­le­ra vene­zo­la­na, en espe­cí­fi­co lo que com­pren­de la refi­na­ción de com­bus­ti­bles para con­su­mo interno, está movién­do­se en estos dos tiem­pos: la emu­la­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra nati­va y la alian­za ener­gé­ti­ca de alto nivel con acto­res forá­neos. Estos dos fac­to­res desa­rro­llan todas sus capa­ci­da­des para que las infra­es­truc­tu­ras ener­gé­ti­cas de Vene­zue­la vuel­van a un ciclo regu­la­ri­za­do de pro­duc­ción y refinación.

Los tiem­pos están en nues­tras manos, aun con la gue­rra mul­ti­for­me (forá­nea y local) pesán­do­se sobre los hom­bros del país.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *