El entram­pa­mien­to de la paz

El dia­rio El Espec­ta­dor ha deve­la­do cómo, de mane­ra insen­sa­ta, el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de los Esta­dos Uni­dos, la Fis­ca­lía Gene­ral de Colom­bia y la DEA, actuan­do en con­cier­to para delin­quir eje­cu­ta­ron el horro­ro­so cri­men de lesa huma­ni­dad de hacer volar por los aires el Acuer­do de Paz de La Habana.

Kevin Whi­ta­ker, ex emba­ja­dor de Washing­ton en Bogo­tá, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, ex fis­cal gene­ral de la nación y agen­tes de la DEA, son los res­pon­sa­bles del fra­ca­so de la paz de Colom­bia. Fue­ron ellos, jun­to a los que hicie­ron el tor­ci­do lobby en los Esta­dos Uni­dos, quie­nes des­tro­za­ron el más her­mo­so sue­ño de los colombianos.

¿Habrá cas­ti­go judi­cial para un cri­men tan nove­do­so como el de hacer tri­zas un Acuer­do de paz, cri­men no regis­tra­do aun en los códi­gos? Ese deli­to no está tipi­fi­ca­do ‑excla­ma­rán cier­tos legu­le­yos y legis­la­do­res uri­bis­tas-. Nadie duda que Uri­be, Duque y el par­ti­do de gobierno colo­ca­ron en el cen­tro de su estra­te­gia la des­truc­ción de la paz y el regre­so a la gue­rra. El regre­so a la gue­rra por­que saben que sólo ella pue­de sal­va­guar­dar su impu­ni­dad; por­que solo ella pue­de eclip­sar momen­tá­nea­men­te los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad que arras­tra Uribe.

Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez pasa­rá a la his­to­ria como el más des­pre­cia­ble fis­cal que ha teni­do Colom­bia. Con moti­vo de la imple­men­ta­ción nor­ma­ti­va del Acuer­do de La Haba­na vola­ba en el Con­gre­so como un bui­tre carro­ñe­ro dis­pues­to a des­pe­da­zar la espe­ran­za de paz de un pueblo.

Sal­ta­ba aquí y allá bus­can­do qui­tar­le com­pe­ten­cias a la JEP para colo­car tras las rejas de la jus­ti­cia ordi­na­ria a los nego­cia­do­res de paz de la insur­gen­cia y al mis­mo tiem­po pro­cu­ran­do el máxi­mo de impu­ni­dad para los deter­mi­na­do­res de la vio­len­cia des­de las más altas posi­cio­nes del Esta­do. A ese sabo­tea­dor de la paz (y al gobierno Duque por acción o por omi­sión) se debe la masa­cre de más de 1.000 líde­res socia­les y de excom­ba­tien­tes des­de la fir­ma del Acuer­do de Paz has­ta hoy, por­que siem­pre obs­tru­yó la pues­ta en mar­cha de la Uni­dad Espe­cial de lucha con­tra las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les con­ve­ni­da por las par­tes, en el pun­to 74 de la JEP.

Aho­ra que El Espec­ta­dor ha des­ta­pa­do la olla podri­da del entram­pa­mien­to jurí­di­co urdi­do con­tra Jesús San­trich, impor­tan­te ple­ni­po­ten­cia­rio de las FARC en la mesa, de repen­te, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez se ha con­ver­ti­do en un ex fis­cal amné­si­co. No recuer­da el bella­co que el pri­me­ro de noviem­bre de 2017 la fis­ca­lía hizo una entre­ga con­tro­la­da de cocaí­na a agen­tes encu­bier­tos para entram­par a San­trich. Tam­po­co cono­cía la exis­ten­cia de 24 mil audios, que reve­lan el mon­ta­je de la fis­ca­lía y sus socios grin­gos en el jue­go sucio con­tra la paz, y que por tra­tar­se de «prue­bas» incon­sis­ten­tes, no qui­so entre­gar a la JEP, por­que que­da­ría des­nu­do, con una mano ade­lan­te y otra atrás. Tam­po­co recuer­da los 1.391 audios de las inter­cep­ta­cio­nes orde­na­das por la Fis­ca­lía al telé­fono de Iván Már­quez, jefe de la dele­ga­ción de paz de las FARC, ni que esta­ban invo­lu­cran­do al gene­ral Naran­jo, por enton­ces vice­pre­si­den­te de Colom­bia, en la recep­ción de un car­ga­men­to enor­me de cocaí­na pro­ce­den­te del sur del país, que iban a uti­li­zar para res­pal­dar su fal­so posi­ti­vo; un nove­lón sin pies ni cabe­za. Los agen­tes de la DEA deben ser estú­pi­dos o delin­cuen­tes con cha­pa, y Mar­tí­nez Nei­ra nece­si­ta la asis­ten­cia de un espe­cia­lis­ta para que le ayu­de a reco­brar su memo­ria fal­sa­men­te extra­via­da. Tal vez no recuer­de que renun­ció a la Fis­ca­lía no por la deter­mi­na­ción de la JEP de libe­rar a San­trich, sino para ten­der una cor­ti­na de humo sobre la corrup­ción de Ode­brecht, que lo envuel­ve a él y a su amo Sar­mien­to Angulo.

Aun recor­da­mos que en torno al caso San­trich el pre­si­den­te San­tos con­vo­có a Pala­cio a los emba­ja­do­res de los paí­ses garan­tes y a la ONU para decir­les que había prue­bas con­tun­den­tes con­tra el nego­cia­dor de paz de las FARC. Los enga­ñó hacién­do­les creer a algu­nos que eso era cier­to. Las más absur­das fan­ta­sías. Lo que que­rían era sacar a sus más incó­mo­dos inter­lo­cu­to­res en la mesa de con­ver­sa­cio­nes y que habla­ban del com­pro­mi­so inter­na­cio­nal de cum­pli­mien­to que obli­ga­ba al gobierno, y de la nece­si­dad de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te abier­to para sen­tar en fir­me las bases de la paz, de la paz que no se con­sul­ta… Que­rían aca­llar nues­tra voz en el sena­do y en la Cáma­ra. A San­trich le nega­ron todos sus dere­chos mien­tras que, para Uri­be, el mayor delin­cuen­te que ha teni­do Colom­bia inves­ti­do con ban­da pre­si­den­cial, fun­da­dor del nar­co-Esta­do, cri­mi­nal de gue­rra, coman­dan­te en jefe del para­mi­li­ta­ris­mo, autor de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, cere­bro des­qui­cia­do de los fal­sos posi­ti­vos, del des­po­jo vio­len­to de tie­rras, y ladrón de los dine­ros públi­cos, pedían pre­sun­ción de ino­cen­cia y defen­sa en liber­tad. Que­rían lle­var­nos con San­trich extra­di­ta­dos a los Esta­dos Uni­dos con un mon­ta­je judi­cial, como lo hicie­ron con Simón Trinidad.

Colom­bia ente­ra tie­ne que reac­cio­nar, movi­li­zar­se para defen­der su prin­ci­pal dere­cho que es el de la vida garan­ti­za­do por la paz como dere­cho sín­te­sis, el más ele­va­do de todos ellos. Es de sen­ti­do común que sin vida de nada sir­ven los demás dere­chos. ¿De qué sir­ve alcan­zar la demo­cra­cia avan­za­da, la refor­ma agra­da, la edu­ca­ción gra­tui­ta en todos los nive­les, el dere­cho al empleo, a vida dig­na, a la vivien­da, si esta­mos muer­tos, si no se res­pe­ta el dere­cho a la vida? Los dere­chos son via­bles solo si hay vida y ésta la garan­ti­za la paz.

Nos diri­gi­mos a los más des­ta­ca­dos y con­se­cuen­tes lucha­do­res por la paz de Colom­bia, como Álva­ro Ley­va, Iván Cepe­da, el expre­si­den­te Sam­per, Pie­dad Cór­do­ba, Roy Barre­ras, Juan Fer­nan­do Cris­to, Gus­ta­vo Petro, a esa cons­te­la­ción de con­gre­sis­tas y al movi­mien­to social y polí­ti­co en su con­jun­to que le apues­ta a la con­cor­dia, a no des­fa­lle­cer en el esfuer­zo de devol­ver­le a Colom­bia el dere­cho a la paz, a la paz com­ple­ta, sin trai­cio­nes y sin perfidia.

Somos FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaNoviem­bre 11 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *