Arme­nia. Ter­mi­nó la guerra

Resu­men Medio Orien­te, 11 de noviem­bre de 2020-.

Decla­ra­ción de la Unión Cul­tu­ral Arme­nia y su Juven­tud por el fin de las hos­ti­li­da­des en Artsaj: «Hon­ra­mos la memo­ria de los miles de jóve­nes que ofren­da­ron sus vidas».

Decla­ra­ción completa:

El 27 de sep­tiem­bre, Azer­bai­yán ata­có Artsaj. El Ejér­ci­to aze­rí y sus mer­ce­na­rios, en alian­za polí­ti­co-mili­tar con Tur­quía (OTAN) e Israel, avan­za­ron sobre la región come­tien­do innu­me­ra­bles crí­me­nes de gue­rra y bom­bar­dean­do posi­cio­nes mili­ta­res y asen­ta­mien­tos civi­les. Esto pro­vo­có la resis­ten­cia del pue­blo arme­nio y una esca­la­da béli­ca en el Cáu­ca­so Sur, sin pre­ce­den­tes en los últi­mos trein­ta años.

En tres opor­tu­ni­da­des se decla­ró el cese a las hos­ti­li­da­des por razo­nes huma­ni­ta­rias. Pri­me­ro en Mos­cú, el 10 de octu­bre. Des­pués en Bru­se­las, el 17. Y por últi­mo en Washing­ton, el 26 del mis­mo mes. Pero estos fue­ron vio­la­dos sis­te­má­ti­ca­men­te por el gobierno de Ali­yev, cau­san­do más muer­tes, heri­dos y daños de todo tipo.

Este 10 de noviem­bre se fir­mó un acuer­do entre el pri­mer minis­tro de Arme­nia y los pre­si­den­tes de Azer­bai­yán y Rusia. Nikol Pashi­nian, Ilham Ali­yev y Vla­di­mir Putin decla­ra­ron “un alto el fue­go com­ple­to en la zona del con­flic­to de Nagorno-Kara­baj”, don­de “se des­plie­ga un con­tin­gen­te de man­te­ni­mien­to de la paz de la Fede­ra­ción de Rusia”.

Des­pués de 44 días de gue­rra, se logró la paz. Se fre­nó otro geno­ci­dio. Se sal­vó la vida de miles de jóve­nes. Se garan­ti­zó la exis­ten­cia arme­nia en Artsaj.

Es un momen­to difí­cil para el pue­blo arme­nio, par­ti­cu­lar­men­te para los habi­tan­tes de Artsaj, para quie­nes per­die­ron a sus seres que­ri­dos, para quie­nes per­die­ron sus hoga­res y per­te­nen­cias, para quie­nes tuvie­ron que pasar seis sema­nas sin saber qué sería de su futuro.

No alcan­za con bus­car res­pon­sa­bi­li­da­des en ter­ce­ros, sino hacer­se car­go de los erro­res come­ti­dos y tener con­cien­cia que lo suce­di­do y el des­en­la­ce recien­te son con­se­cuen­cia direc­ta de las accio­nes y deci­sio­nes de los suce­si­vos gobier­nos, que en los últi­mos trein­ta años con­du­je­ron los des­ti­nos de Artsaj y Armenia.

No hare­mos leña del árbol caí­do. Sin embar­go, tam­po­co sere­mos quie­nes lave­mos las cul­pas de los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de haber con­du­ci­do al pue­blo arme­nio a la actual situa­ción, ni quie­nes bus­que­mos sal­va­do­res en quie­nes a lo lar­go de las déca­das demos­tra­ron su accio­nar sec­ta­rio y anti­pa­trió­ti­co, y hoy quie­ren pre­sen­tar­se ante noso­tros como “inma­cu­la­dos” pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria armenia.

En la diás­po­ra, es nece­sa­rio refle­xio­nar cómo cons­truir la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal para con el pue­blo arme­nio. La soli­da­ri­dad es recí­pro­ca y cre­ce des­de el pie. Nues­tra comu­ni­dad se debe un pro­fun­do deba­te en torno a cómo ubi­car­nos como par­te de un pue­blo que sigue sien­do per­se­gui­do y que debe bus­car alian­za con los pue­blos que sufren al mis­mo enemigo.

Se logró la paz. Pero no deja­re­mos de denun­ciar los ata­ques arte­ros de los Esta­dos de Azer­bai­yán, Tur­quía e Israel ‑con la com­pli­ci­dad de mer­ce­na­rios y terro­ris­tas- sobre el pue­blo arme­nio de Artsaj, que sim­ple­men­te luchó y resis­tió para poder seguir auto­de­ter­mi­nán­do­se. No deja­re­mos de denun­ciar el pro­yec­to neo­to­mano del auto pro­cla­ma­do sul­tán Erdo­gan, que per­si­gue al pue­blo kur­do, ni tam­po­co la agre­sión del Esta­do sio­nis­ta de Israel, enca­be­za­do por Netan­yahu, sobre el pue­blo palestino.

La his­to­ria nos ense­ñó que con­fun­dir patrio­tis­mo con nacio­na­lis­mo devie­ne en la xeno­fo­bia y el fas­cis­mo, y la úni­ca for­ma de enfren­tar­lo es con paz, soli­da­ri­dad y amis­tad entre los pue­blos, es con memo­ria, ver­dad y justicia.

Des­de la Unión Cul­tu­ral Arme­nia y su Juven­tud (JUCA) nos incli­na­mos res­pe­tuo­sa­men­te y hon­ra­mos la memo­ria de los miles de jóve­nes que ofren­da­ron sus vidas, no sólo para que se res­pe­te el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo de Artsaj, sino tam­bién para ase­gu­rar su exis­ten­cia en las tie­rras que habi­ta­ron des­de hace milenios.

La cau­sa de los pue­blos es una sola

Unión Cul­tu­ral Arme­nia y su Juventud

Ciu­dad de Bue­nos Aires, 11 de noviem­bre de 2020

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *