Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Fran­co Berar­di ‘Bifo’: “Tene­mos que entrar en sin­to­nía con el caos”

Por Eze­quiel Gat­to y Die­go Skliar. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de noviem­bre de 2020.

El filó­so­fo ita­liano Fran­co Berar­di Bifo pre­sen­tó su libro El umbral. Cró­ni­cas y medi­ta­cio­nes, don­de com­par­te su dia­rio duran­te la pan­de­mia y ana­li­za la situa­ción geo­po­lí­ti­ca que cris­ta­li­zó el coronavirus.

Bifo dice que el comien­zo de la pan­de­mia le pro­du­jo una sole­dad eufó­ri­ca: “Se des­ató un tiem­po tan terri­ble como útil. Escri­bir sobre mi expe­rien­cia per­so­nal ha sido una mane­ra casi invo­lun­ta­ria de ana­li­zar muchos acon­te­ci­mien­tos que pasan en el psi­quis­mo glo­bal”. Sobre la por­ta­da del libro El umbral. Cró­ni­cas y medi­ta­cio­nes (Tin­ta Limón, 2020), don­de des­ta­ca una ilus­tra­ción de su auto­ría, cuen­ta que es resul­ta­do de momen­tos don­de está “un poco ner­vio­so” y nece­si­ta conec­tar­se con “una esfe­ra menos racional”. 

Refe­ren­te del movi­mien­to de la auto­no­mía obre­ra ita­lia­na y fun­da­dor de impor­tan­tes expe­rien­cias de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­va, Bifo se trans­for­mó en una de las voces más influ­yen­tes para leer la coyun­tu­ra internacional.

¿Qué sig­ni­fi­ca que el coro­na­vi­rus pasó de ser un bio­vi­rus a un info­vi­rus y por qué eso nos colo­ca como huma­ni­dad ante un umbral?

-Ten­go que anti­ci­par el dis­cur­so a un perío­do ante­rior a la explo­sión de la pan­de­mia. Al final del año 2019, duran­te la explo­sión de revuel­tas en todo el mun­do. De Hong Kong a Qui­to, La Paz, San­tia­go de Chi­le, Bar­ce­lo­na, París, Bei­rut. En el oto­ño de 2019 me pare­ció que se esta­ba veri­fi­can­do algo de nue­vo muy espas­mó­di­co. Me pare­ció que está­ba­mos ante una con­fu­sión del cuer­po glo­bal. Como si el cuer­po de las nue­vas gene­ra­cio­nes, espe­cial­men­te de la gene­ra­ción pre­ca­ri­za­da, hubie­se naci­do en el inte­rior de la ace­le­ra­ción telemática.

Es esta cor­po­rei­dad conec­ti­va la que explo­ta sin pro­yec­to, sin estra­te­gia. Des­de mi pers­pec­ti­va, el cen­tro de la revuel­ta de oto­ño de 2019 es Chi­le. Por­que en Chi­le todo empe­zó. En Chi­le todo pue­de ter­mi­nar. La dic­ta­du­ra fas­cis­ta y neoliberal 

Esta gene­ra­ción esta­ba pro­du­cien­do un recha­zo muy vio­len­to, muy cor­pó­reo a la sofo­ca­ción. Esa sofo­ca­ción es el pun­to de par­ti­da de todo esto. La impo­si­bi­li­dad de res­pi­rar que el movi­mien­to negro expre­sa con las pala­bras “I can’t breathe”. Es el sím­bo­lo y el sín­to­ma al mis­mo tiem­po del efec­to que 40 años de dic­ta­du­ra neo­li­be­ral ha pro­du­ci­do sobre el cuer­po y el cere­bro, enten­di­do de una mane­ra neu­ro­fi­sio­ló­gi­ca casi. Es esta cor­po­rei­dad conec­ti­va la que explo­ta sin pro­yec­to, sin estra­te­gia. Des­de mi pers­pec­ti­va, el cen­tro de la revuel­ta de oto­ño de 2019 es Chi­le. Por­que en Chi­le todo empe­zó. En Chi­le todo pue­de ter­mi­nar. La dic­ta­du­ra fas­cis­ta y neoliberal.

Pero la explo­sión fue como un esta­lli­do de locu­ra, una con­vul­sión. Y la con­vul­sión anti­ci­pa­ba el colap­so que lle­gó en febre­ro con la pan­de­mia. En este momen­to es el caos lo que tene­mos que inter­pre­tar. No pode­mos inter­po­ner fór­mu­las polí­ti­cas del pasa­do. Tene­mos que entrar en sin­to­nía con el caos. Cuan­do se veri­fi­ca una situa­ción de caos es inú­til y peli­gro­so pen­sar que tene­mos que hacer la gue­rra con­tra el caos. El caos se ali­men­ta de la guerra.

Es la pri­me­ra vez que se pue­de usar la pala­bra extin­ción en un sen­ti­do polí­ti­co y no bio­ló­gi­co. Por­que la extin­ción se ha vuel­to muy pro­ba­ble. Lo que tene­mos que hacer es cap­tar un nue­vo rit­mo, a nivel sen­si­ble, a nivel de for­mas de vida. Es un pro­ce­so que pue­de ser muy lar­go y muy dolo­ro­so. Yo creo que la pan­de­mia obli­ga a la socie­dad glo­bal a bus­car un rit­mo sin­tó­ni­co con la situa­ción caó­ti­ca que 40 años de locu­ra neo­li­be­ral han pro­du­ci­do. Esta­mos en el umbral. El pasa­je de la oscu­ri­dad a la luz y de la luz a la oscuridad.

¿Y qué evi­den­ció el virus?

-Cada vez más la fuer­za domi­nan­te ha sido la abs­trac­ción tec­no­fi­nan­cie­ra que ha impues­to sus reglas y que ha des­tro­za­do unos estruc­tu­ras de la vida social. Pero duran­te la pan­de­mia nos damos cuen­ta de que el pro­ble­ma no es el dine­ro. Lo impor­tan­te son cosas muy con­cre­tas como las estruc­tu­ras sani­ta­rias, las mas­ca­ri­llas, la comi­da. Lo que nece­si­ta­mos bási­ca­men­te se impo­ne como lo que está al cen­tro de la atención.

Solo una redis­tri­bu­ción de la rique­za, de los recur­sos a nivel pla­ne­ta­rio y local podrá per­mi­tir una sali­da de la cri­sis espan­to­sa que se está desa­rro­llan­do en el mun­do. Redis­tri­bu­ción de la rique­za, fru­ga­li­dad, igualdad 

Enton­ces, la fru­ga­li­dad es la pala­bra que mejor expre­sa esta vuel­ta a lo con­cre­to. Fru­ga­li­dad no sig­ni­fi­ca pobre­za sig­ni­fi­ca una rela­ción bue­na, feliz, entre lo que nece­si­ta­mos y lo que pode­mos tener. Pero hay un pun­to que vamos a ver cla­ra­men­te en el futu­ro: solo una redis­tri­bu­ción de la rique­za, de los recur­sos a nivel pla­ne­ta­rio y local podrá per­mi­tir una sali­da de la cri­sis espan­to­sa que se está desa­rro­llan­do en el mun­do. Redis­tri­bu­ción de la rique­za, fru­ga­li­dad, igualdad.

Lejos de esta posi­bi­li­dad, las cre­cien­tes expre­sio­nes de dere­cha en el mun­do han nega­do la pan­de­mia y pujan des­de el comien­zo por vol­ver a “encen­der la máqui­na”. Lo vemos en Bra­sil y en Esta­dos Uni­dos, don­de cada vez más se habla de un pro­ce­so de gue­rra civil.

-El fenó­meno Bol­so­na­ro es tan extre­mo en su vul­ga­ri­dad que me hace pen­sar en una espe­cie de Ber­lus­co­ni en una fase de seni­li­dad extre­ma. Creo que la seni­li­dad y la impo­ten­cia son cla­ves muy impor­tan­tes para enten­der la ola de vio­len­cia machis­ta y racis­ta. En cuan­to a Esta­dos Uni­dos, la gue­rra civil se está desa­rro­llan­do. Es un poten­cial que no se desa­rro­lla en las calles, se desa­rro­lla en las gran­des ins­ti­tu­cio­nes del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se. Pero exis­te tam­bién una gue­rra racial y social que ha explo­ta­do en los últi­mos cua­tro meses y no para­rá con las elec­cio­nes. Es una cri­sis psíquica.

Un dato esen­cial es la subi­da inin­te­rrum­pi­da del con­su­mo de dro­gas ofi­cia­les que lle­va a una into­xi­ca­ción masi­va, sobre todo de la pobla­ción blan­ca seni­li­zan­te. En junio se ven­die­ron tres millo­nes de armas de fue­go, que fue una de las mer­can­cías más ven­di­das duran­te la pan­de­mia: hay 300 millo­nes de armas de fue­go bajo los col­cho­nes. La insu­rrec­ción del movi­mien­to nor­te­ame­ri­cano des­pués del ase­si­na­to de Geor­ge Floyd se expli­ca en tér­mi­nos de reac­ti­va­ción psí­qui­ca del orga­nis­mo pen­san­te de la orga­ni­za­ción colec­ti­va. Un inten­to sub­cons­cien­te por evi­tar una depre­sión sui­ci­da en el lar­go plazo.

¿Cómo vivir ante la posi­bi­li­dad de la extin­ción en el horizonte?

-El pro­ble­ma es que el colap­so no pue­de ser supe­ra­do al inte­rior del para­dig­ma neo­li­be­ral. La cues­tión prin­ci­pal que yo me pon­go es la siguien­te: ¿se pue­de ima­gi­nar vida feliz en el hori­zon­te de la extin­ción? La res­pues­ta es sí. Es la úni­ca mane­ra para esca­par de la extin­ción. Seguir ima­gi­nan­do ter­nu­ra, ima­gi­nan­do ero­tis­mo, ima­gi­nan­do aventura.

Enla­ces para ver la video­con­fe­ren­cia com­ple­ta y escu­char­la en for­ma­to pod­cast.

Fuen­te: El Salto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *