Esta­dos Uni­dos. Con­tra­di­cen acu­sa­cio­nes de frau­de de Trump

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de noviem­bre de 2020.

Fun­cio­na­rios elec­to­ra­les en Esta­dos Uni­dos con­tra­di­cen hoy las afir­ma­cio­nes del pre­si­den­te Donald Trump de que exis­tió frau­de en las elec­cio­nes del 3 de noviem­bre, infor­ma The New York Times.
El perió­di­co neo­yor­quino con­tac­tó a fun­cio­na­rios de todos los esta­dos y no hay evi­den­cia de frau­de elec­to­ral, subraya.

El pre­si­den­te y sus alia­dos afir­man sin fun­da­men­to que el frau­de elec­to­ral desen­fre­na­do le robó la vic­to­ria, en con­tra de la opi­nión gene­ra­li­za­da de los con­tac­ta­dos, ase­ve­ra el periódico.

Por ejem­plo, cita el Times, Frank LaRo­se, un repu­bli­cano que sir­ve como secre­ta­rio de Esta­do de Ohio, no repor­tó nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad seria con la vota­ción en las elec­cio­nes de la sema­na pasada.

La posi­ción de esas per­so­nas en doce­nas de esta­dos que repre­sen­tan a ambos par­ti­dos polí­ti­cos equi­va­le a una con­tun­den­te repri­men­da al retra­to del man­da­ta­rio de una elec­ción frau­du­len­ta, indi­ca el diario.

Has­ta aho­ra Trump se nie­ga a reco­no­cer su derro­ta y tor­pe­dea las accio­nes del equi­po del ven­ce­dor demó­cra­ta, Joe Biden, para el pro­ce­so de tran­si­ción hacia la Casa Blanca.

Pese a las ale­ga­cio­nes de frau­de, altos fun­cio­na­rios elec­to­ra­les de todo el país dije­ron en entre­vis­tas y decla­ra­cio­nes que el pro­ce­so fue un éxi­to nota­ble a pesar de la par­ti­ci­pa­ción récord y las com­pli­ca­cio­nes de una peli­gro­sa pandemia.

‘Hay una gran capa­ci­dad huma­na para inven­tar cosas que no son cier­tas en las elec­cio­nes’, dijo Frank LaRo­se, un repu­bli­cano que sir­ve como secre­ta­rio de Esta­do de Ohio. ‘Las teo­rías de cons­pi­ra­ción y los rumo­res y todas esas cosas corren desen­fre­na­das. Por algu­na razón, las elec­cio­nes engen­dran ese tipo de mito­lo­gía’, precisó.

El New York Times se puso en con­tac­to con las ofi­ci­nas de los prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios elec­to­ra­les de todos los esta­dos el lunes y el mar­tes para pre­gun­tar si sos­pe­cha­ban o tenían prue­bas de vota­ción ilegal.

Pero, el pro­ble­ma cau­sa­do por el can­di­da­to repu­bli­cano sigue en aumen­to y el mar­tes el vice­go­ber­na­dor repu­bli­cano de Texas, Dan Patrick, anun­ció un fon­do de un millón de dóla­res para sufra­gar las denun­cias de frau­de electoral.

El fin de sema­na Rudolph W. Giu­lia­ni, el abo­ga­do per­so­nal del pre­si­den­te, dio una con­fe­ren­cia de pren­sa en Fila­del­fia y afir­mó que la elec­ción en la ciu­dad había esta­do pla­ga­da de frau­de. Sin embar­go, la ofi­ci­na del prin­ci­pal ofi­cial de la ley del esta­do dijo que no había prue­bas que apo­ya­ran esas afir­ma­cio­nes y que la elec­ción fue ‘jus­ta y segura’.

El Times sub­ra­yó que el ata­que al sis­te­ma elec­to­ral de este año se basó en una pura inven­ción o en una exa­ge­ra­ción fla­gran­te que impli­ca el tipo de peque­ños pro­ble­mas que sue­len sur­gir en las elecciones.

Corey Sta­ple­ton, un repu­bli­cano exse­cre­ta­rio de Esta­do de Mon­ta­na, fue cate­gó­ri­co en un Twet­ter al expre­sar que siem­pre apo­yó a Trump, pero ese tiem­po ya se acabó.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *