Bra­sil. Otro comen­ta­rio homo­fó­bi­co del pre­si­den­te: «Bra­sil tie­ne que dejar de ser un país de maricones»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de noviem­bre de 2020.

El man­da­ta­rio bra­si­le­ño ata­có a quie­nes lo cri­ti­can por sus dis­cur­sos de odio, recor­dó la derro­ta elec­to­ral de Macri e insis­tió en que se deje de hablar del coronavirus.

El pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro pro­ta­go­ni­zó este mar­tes un nue­vo escán­da­lo al afir­mar que Bra­sil «tie­ne que dejar de ser un país de mari­co­nes», en rela­ción a los cui­da­dos que asu­me la pobla­ción para pro­te­ger­se del coro­na­vi­rus. Ade­más, el man­da­ta­rio fus­ti­gó a quie­nes le piden que gobier­ne «sin odio» y com­pa­ró su pér­di­da de popu­la­ri­dad con la derro­ta elec­to­ral del expre­si­den­te Mau­ri­cio Macri.

«Todo aho­ra es pan­de­mia, hay que ter­mi­nar con eso. Lamen­to por los muer­tos. Todos vamos a morir algún día, aquí todo el mun­do mori­rá. No sir­ve esca­par­le a la reali­dad. Hay que dejar de ser un país de mari­co­nes. Tene­mos que enfren­tar a la pan­de­mia de pecho abier­to, luchar», afir­mó el man­da­ta­rio, quien no asu­me nin­gún tipo de res­pon­sa­bi­li­dad por los 163 mil bra­si­le­ños muer­tos por la Covid-19.

El man­da­ta­rio for­mu­ló estas polé­mi­cas decla­ra­cio­nes en el Pala­cio del Pla­nal­to duran­te un acto para el relan­za­mien­to de polí­ti­cas de turis­mo fren­te a la tem­po­ra­da de verano. «Uste­des se fue­ron a la lona en esta pan­de­mia que fue super­di­men­sio­na­da», les seña­ló a los empre­sa­rios del sec­tor turístico.

«Maña­na los dia­rios dirán ‘ah, no tie­ne cari­ño, no tie­ne sen­ti­mien­to con quien murió’. Sien­to mucho por los que murie­ron pero fue super­di­men­sio­na­da (la pan­de­mia)», enfa­ti­zó el pre­si­den­te, quien había afir­ma­do en mar­zo que se tra­ta­ba de una «gri­pe­ci­ta» o un «res­fria­di­to» que podía matar a máxi­mo 800 personas.

El exca­pi­tán del Ejér­ci­to y ultra­de­re­chis­ta tam­bién cri­ti­có las alian­zas polí­ti­cas de cen­tro­de­re­cha que bus­can com­pe­tir­le en 2022 y com­pa­ró su situa­ción con la estre­pi­to­sa derro­ta elec­to­ral del expre­si­den­te argentino.

«Macri no logró imple­men­tar sus polí­ti­cas. Comen­zó a reci­bir zan­ca­di­llas de sus segui­do­res, como me pasa a mi aho­ra. Y lo que ocu­rrió es el regre­so del gru­po de Cris­ti­na Kirch­ner, Dil­ma Rous­seff, (Nico­lás) Madu­ro y Evo (Mora­les)».

En ese mar­co, apun­tó que si sus segui­do­res lo aban­do­nan no podrá eje­cu­tar las polí­ti­cas por las cua­les fue ele­gi­do en 2018. «Aho­ra vie­nen que­rien­do un cen­tro, sin odio para allá, sin odio para allá. Odio es cosa de mari­cón. En mi épo­ca, el bull­ying en la escue­la ter­mi­na­ba en pelea. Aho­ra, decir­le gor­do a alguien es bull­ying. Tene­mos cómo cam­biar el des­tino del país», sub­ra­yó con su carac­te­rís­ti­co tono homofóbico.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *