Colom­bia. Eri­ka Prie­to: «Las masa­cres bus­can dis­ci­pli­nar por el terror»

Por Car­los Azná­rez. Resu­men Lati­noam­ri­cano, 9 de noviem­bre de 2020.

Eri­ka Prie­to es inte­gran­te del Con­gre­so de los Pue­blos de Colom­bia y una acti­va defen­so­ra de los dere­chos huma­nos. Con ella tra­ta­mos de bus­car una res­pues­ta a la esca­la­da de crí­me­nes con­tra la pobla­ción, a tra­vés de masa­cres o de ase­si­na­tos indi­vi­dua­les de líde­res y lide­re­sas socia­les o de mili­tan­tes opo­si­to­res al gobierno de Ivan Duque.

-¿Cómo estás vien­do esta dura situa­ción que se está dando?

-En Colom­bia se está vivien­do una situa­ción muy com­ple­ja de recru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia en cuen­to a un ejer­ci­cio de reor­ga­ni­za­ción y recon­so­li­da­ción del para­mi­li­ta­ris­mo. Esto, vie­ne de la mano del actual Gobierno de Iván Duque y es una reali­dad que se vive en las comu­ni­da­des más empo­bre­ci­das. Esto, tam­bién nos da cuen­ta de que en Colom­bia se está per­pe­tran­do un geno­ci­dio que va a lle­var, o pre­ten­den lle­var, al exter­mi­nio de per­so­nas de carác­ter opo­si­tor a las for­mas del gobierno como tal y de este mode­lo capitalista. 

En esa medi­da, tam­bién vemos como la figu­ra de las masa­cres va toman­do mayor fuer­za y se va recon­so­li­dan­do como una for­ma de accio­nar del para­mi­li­ta­ris­mo, que siem­pre fue una de sus for­mas his­tó­ri­cas de gene­rar terror en la pobla­ción. Noso­tros vemos que eso tie­ne como fin gene­rar un esta­do de terror que le per­mi­ta a estos gru­pos entrar a cam­biar la situa­ción pro­duc­ti­va y el uso eco­nó­mi­co de los terri­to­rios a tra­vés de ese ejer­ci­cio de la fuer­za mili­tar que ellos osten­tan. Este accio­nar no tie­ne nin­gún tipo de con­trol o de freno por par­te del Gobierno colombiano.

Eri­ka Prieto

-Lo que ocu­rre es que bajo el bar­niz de que esto es una demo­cra­cia, se apro­ve­cha para gol­pear a los sec­to­res de la pobla­ción que disien­ten del mode­lo. ¿Es inevi­ta­ble que esto ocurra?

-En la actua­li­dad, hemos teni­do ya, des­de el con­cep­to que mane­ja­mos de masa­cre, 71 de estos crí­me­nes en el país has­ta prin­ci­pios de noviem­bre. Esto nos da cuen­ta de una situa­ción muy gra­ve por­que son hechos que se repi­ten en todo el país. Enten­de­mos que masa­cre es el ase­si­na­to colec­ti­vo de más de tres per­so­nas que serían suje­tos de pro­tec­ción por medio del dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio. Así es que nos encon­tra­mos en esta lis­ta 71 masa­cres, come­ti­das inclu­so por la Poli­cía Nacio­nal en el mar­co de agre­dir a mani­fes­tan­tes desarmados.

Enton­ces, hay unas situa­cio­nes muy com­ple­jas que se vie­nen dan­do con el recru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia, gene­ra­da a tra­vés de diná­mi­cas de un Esta­do que actúa des­de la oscu­ri­dad. Los víncu­los y las for­mas en las que el para­mi­li­ta­ris­mo se reor­ga­ni­za están liga­das direc­ta­men­te con la pre­sen­cia del Ejér­ci­to en los terri­to­rios, por­que es pre­ci­sa­men­te allí, don­de se dan esos ejer­ci­cios con más fuer­za. Por otro lado, las for­mas de pro­tec­ción que el Esta­do colom­biano le ofre­ce a los líde­res y lide­re­sas socia­les, a los defen­so­res y defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos, no pro­te­gen realmente. 

O sea que las per­so­nas con o sin esque­ma de pro­tec­ción son ase­si­na­das, y esos ase­si­na­tos res­pon­den a una sis­te­ma­ti­ci­dad. Gene­ral­men­te son per­so­nas que se están opo­nien­do a intere­ses de explo­ta­ción de los recur­sos, que se están inter­po­nien­do al ingre­so de las mul­ti­na­cio­na­les, a dife­ren­tes for­mas de explo­ta­ción del pue­blo. Cuan­do ocu­rren estos ase­si­na­tos, la Fis­ca­lía y los entes del gobierno res­pon­den de igual mane­ra en cual­quier par­te del país, lo que nos da cuen­ta tam­bién de una sis­te­ma­ti­ci­dad por par­te del Esta­do en la mane­ra en la que nos enfren­ta­mos a este pro­ble­ma. Enton­ces, resul­ta poco creí­ble tra­tar de decir que no hay una rela­ción direc­ta del Gobierno colom­biano con lo que está pasan­do actualmente.

-¿El pue­blo colom­biano tie­ne con­cien­cia de esto y reac­cio­na ante estos hechos?

-El pue­blo colom­biano tie­ne una carac­te­rís­ti­ca muy com­ple­ja y es que acá siem­pre los Esta­dos Uni­dos han man­te­ni­do una inje­ren­cia muy fuer­te en la idea de que esto debe pare­cer una demo­cra­cia y como esto siem­pre «ha pare­ci­do una demo­cra­cia”, la gen­te no com­pren­de las fal­tas que tie­ne nues­tro sis­te­ma en cuan­to a acer­car­se a un mode­lo de este tipo. La gen­te no es muy cons­cien­te de esto y aun­que está muy poli­ti­za­da en muchí­si­mos aspec­tos, ocu­rre que la infor­ma­ción que trans­mi­ten los medios masi­vos de infor­ma­ción mues­tran estos ase­si­na­tos de la pobla­ción como si fue­ran unas cifras más. Lo tra­tan de una mane­ra muy des­car­na­da, en la que pre­ten­den que la gen­te no se indig­ne y esto tie­ne unos efec­tos en una gran par­te de la pobla­ción colombiana.

-Sin embar­go, en los últi­mos meses se han dado gran­des protestas.

-Así es. Veni­mos vien­do un ejer­ci­cio tam­bién de un esta­lli­do social que da cuen­ta de que la gen­te se está des­per­tan­do y está enten­dien­do que, si bien aquí nos han man­te­ni­do bajo la idea de la figu­ra demo­crá­ti­ca, hemos vivi­do real­men­te en unas con­di­cio­nes de opre­sión muy com­pli­ca­das. Estos hechos que se pro­du­cen a dia­rio pue­den dar cuen­ta per­fec­ta­men­te de que no esta­mos ante un ejer­ci­cio de carác­ter demo­crá­ti­co, y que en esa medi­da han veni­do abrién­do­se cam­po estas otras ver­da­des. Esas ver­da­des que ha pade­ci­do el pue­blo duran­te tan­to tiem­po, y que antes eran des­co­no­ci­das com­ple­ta­men­te. A

ntes. el prin­ci­pal pro­ble­ma del país era la gue­rri­lla y todos los males eran cul­pa de las FARC, pero aho­ra la gen­te ha teni­do la posi­bi­li­dad de cues­tio­nar­se, de entrar y mirar que, en la mis­ma pági­na del Gobierno, don­de cuen­tan las víc­ti­mas, la mayo­ría de ellas las gene­ró el para­mi­li­ta­ris­mo. Eso hace que la gen­te aho­ra se inquie­ta y está la posi­bi­li­dad de ente­rar­se de mucha infor­ma­ción a tra­vés de los medios alter­na­ti­vos, que tras­mi­ten a tra­vés de las redes socia­les y demás, y, enton­ces, se va rom­pien­do un poco con ese silencio. 

Aho­ra enten­de­mos que, si bien gran par­te de la pobla­ción sigue alie­na­da en lo que los medios trans­mi­ten, tam­bién vie­nen gene­rán­do­se una gran ola de per­so­nas que están indig­na­das por el ase­si­na­to, por las masa­cres. Gen­tes que se han levan­ta­do a pro­tes­tar, inde­pen­dien­te si esta­mos o no esta­mos en la pan­de­mia, y que segui­mos en un ejer­ci­cio de lucha y de movi­li­za­ción para denun­ciar el geno­ci­dio que ocu­rre en el país, para denun­ciar las rela­cio­nes que tie­ne el Gobierno colom­biano con el nar­co­trá­fi­co y con el para­mi­li­ta­ris­mo, y para trans­for­mar el mode­lo en el que vivimos. 

Aquí la gen­te está can­sa­da del gobierno de Duque y veni­mos enton­ces en un ejer­ci­cio en el que todos estos ase­si­na­tos, toda esta ola de vio­len­cia, la enten­de­mos tam­bién como par­te de lo que vino a hacer su gobierno y lo recha­za­mos com­ple­ta­men­te. Hay un ejer­ci­cio de las dos cosas, si bien sigue habien­do mucha indi­fe­ren­cia, no es la mis­ma indi­fe­ren­cia a la que nos enfren­tá­ba­mos duran­te el gobierno de Álva­ro Uri­be. Hay una par­te de la pobla­ción que des­co­no­ce lo que ocu­rre, pero hay un gran núme­ro de per­so­nas en el país que están dis­pues­tas a denun­ciar­lo, hablar­lo y a tra­ba­jar para que cambie.

-Recien­te­men­te se dio la lle­ga­da de la Min­ga a Bogo­tá, des­pués de reco­rrer varias pro­vin­cias. ¿Qué sal­do dejó esta pre­sen­cia allí? ¿se han logra­do resol­ver algu­na de las rei­vin­di­ca­cio­nes que esta­ba plan­tean­do el cam­po y el movi­mien­to indígena?

-La Min­ga es una expre­sión de uni­dad de cons­truc­ción colec­ti­va, de reco­no­ci­mien­to de nues­tros sabe­res y de nues­tro ser. Enton­ces, esto par­te de que la Min­ga no es indí­ge­na, hace par­te del movi­mien­to indí­ge­na, pero tam­bién hace par­te la pobla­ción negra, la cam­pe­si­na, la urba­na y es una suma de sabe­res y de pode­res popu­la­res que camina. 

Ya la Min­ga se había vivi­do en otros momen­tos y aho­ra reto­ma ese cami­nar, para exi­gir­le al Gobierno que se sen­ta­ra, para que hablá­ra­mos del tema de los homi­ci­dios, de los acuer­dos incum­pli­dos, de las masa­cres, de la situa­ción tan gra­ve de vio­len­cia que se vive actual­men­te en el terri­to­rio nacio­nal. Más pre­ci­sa­men­te, de don­de vie­ne la Min­ga, que es el Cau­ca, uno de los depar­ta­men­tos don­de hay un mayor núme­ro de ase­si­na­tos a diario.

Noso­tros, des­de el movi­mien­to popu­lar, veni­mos des­co­no­cien­do la figu­ra del pre­si­den­te Duque como jefe de Esta­do o Jefe de Gobierno, no cree­mos que ten­gan nin­gu­na gober­na­bi­li­dad, sin embar­go, en el mar­co de pro­te­ger la vida y la apues­ta por esta pro­tec­ción, se deci­de que la Min­ga quie­re hablar con el pre­si­den­te Duque y se bus­can gene­rar unos acuer­dos para pro­te­ger la vida. 

El pre­si­den­te Duque se nie­ga a esto, pri­me­ro se le cita en Popa­yán, que es la capi­tal del depar­ta­men­to del Cau­ca, pos­te­rior­men­te se le cita en Cali y, nue­va­men­te, se le pide que se reúna en Bogo­tá. Cada paso que iba dan­do la Min­ga se espe­ra­ba que el pre­si­den­te lle­ga­ra al ejer­ci­cio de con­ver­sa­ción con los pue­blos, con las comu­ni­da­des, y nun­ca pasó. 

Lo que nos dice cla­ra­men­te este ejer­ci­cio es que ante un des­plie­gue como el de la Min­ga, en el que están suma­das tan­tas expre­sio­nes del poder popu­lar, el pre­si­den­te no reco­no­ce a ese pue­blo y en esa medi­da nos da más razo­nes para enten­der que él no es quien nos gobier­na actual­men­te, y que segui­mos enton­ces en un ejer­ci­cio de bús­que­da de cam­bio de este gobierno.

Cuan­do la Min­ga lle­ga a Bogo­tá nun­ca se reúne con el pre­si­den­te y a cau­sa de que esta­mos con lo de la pan­de­mia, se deci­de que se regre­sen al Cau­ca y des­de ahí se siguen hacien­do ejer­ci­cios de lucha, de resis­ten­cia y de denun­cia de lo que está ocu­rrien­do, ya basa­dos en nues­tras for­mas orga­ni­za­ti­vas de pro­tec­ción como son las guar­dias cam­pe­si­nas, cima­rro­nas e indí­ge­nas, y así avan­zar en otras diná­mi­cas que vimos que al Gobierno no le interesa.

-Otro tema que tam­bién tie­ne vigen­cia en Colom­bia, siem­pre ha sido así, pero aho­ra me pare­ce que hay una vuel­ta de tuer­ca, es la pre­sen­cia, no sola­men­te de las bases nor­te­ame­ri­ca­nas en el país, sino, tam­bién, el envío de tro­pas que ha hecho Trump hace muy poco. ¿Cómo está reper­cu­tien­do eso en las pobla­cio­nes don­de esos sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos se mueven?

-La reali­dad que vive el pue­blo colom­biano es que le toca codear­se direc­ta­men­te con las fuer­zas mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas y ese es un hecho real y muy com­ple­jo. Noso­tros des­de el 2007 veni­mos denun­cian­do una serie de vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos por par­te de las per­so­nas y de los sol­da­dos nor­te­ame­ri­cano, tam­bién de las per­so­nas que vie­nen den­tro de esas comi­ti­vas que envía el Gobierno esta­dou­ni­den­se, y a pesar de ello ha sido impo­si­ble encon­trar justicia. 

Esas per­so­nas gozan de una inmu­ni­dad diplo­má­ti­ca, de un carác­ter casi abso­lu­to, que no per­mi­te nin­gún tipo de acción penal o de nin­gún tipo de acción con­tra ellas. Es como el caso del sar­gen­to del Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano, Michael Coen, y el con­tra­tis­ta César Ruiz que es una denun­cia que veni­mos tra­yen­do des­de el 2007, que no ha teni­do posi­bi­li­dad de justicia.

-Recuer­do el caso, ¿de que los acusan?

-Se tra­ta de una niña que vio­lan sien­do menor de edad, tenien­do 13 años. Hoy ella es mayor de edad, tie­ne un mon­tón de trau­mas y pro­ble­mas, y no ha sido posi­ble hacer jus­ti­cia. Estos tipos hacen y des­ha­cen, se creen los due­ños del espa­cio terri­to­rial al que lle­gan, afec­tan terri­ble­men­te la for­ma de vida de la pobla­ción, tie­nen un mon­tón de exce­sos en fies­tas y en con­su­mos que son total­men­te invi­si­bi­li­za­dos y acallados. 

Tam­bién cuen­tan los efec­tos que eso tie­ne en tér­mi­nos mili­ta­res y estra­té­gi­cos, por­que, ade­más de los efec­tos que tie­ne para la pobla­ción a la que ellos lle­gan a habi­tar, tam­bién están los efec­tos que tie­nen den­tro de la gue­rra que vive actual­men­te el país. Es enten­der que todo este resur­gi­mien­to, for­ta­le­ci­mien­to, de estos gru­pos para­mi­li­ta­res no podría estar pasan­do si no fue­se con el vis­to bueno de quie­nes osten­tan, tam­bién, tener el poder en el país, que son los Esta­dos Unidos. 

A tra­vés de la his­to­ria hemos vis­to, como es un ejer­ci­cio de la cons­truc­ción de estas for­mas para­mi­li­ta­res, de «la con­tra», como lo hicie­ron en Nica­ra­gua y en otras par­tes del mun­do, lo repi­tie­ron en Colom­bia y aho­ra están redi­ri­gien­do hacia sus obje­ti­vos. Eso, tam­bién, da cuen­ta de las for­mas que va tenien­do el espa­cio que se supon­dría es nues­tro Ejér­ci­to Nacio­nal y es que empie­za a prac­ti­car for­mas ope­ra­cio­na­les liga­das a los intere­ses de los Esta­dos Uni­dos. No es que empie­ce, por­que ya tene­mos una pre­sen­cia de sus bases hace muchos años, pero que a medi­da que tie­ne más pre­sen­cia, más fuer­za y más inje­ren­cia, va tor­nán­do­se en un asun­to más visi­ble, más carac­te­rís­ti­co, en las per­so­nas que con­for­man las fuer­zas armadas.

Por últi­mo, recien­te­men­te hubo un ata­que del Ejér­ci­to a un cam­pa­men­to del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN), allí ase­si­na­ron a un coman­dan­te muy cono­ci­do, Uriel. ¿Cómo ven uste­des que se pue­de resol­ver la situa­ción de una gue­rri­lla que quie­re nego­ciar y un gobierno que se tapa los oídos y ape­la, sola­men­te, a la represión.

Noso­tros, des­de el movi­mien­to social, lamen­ta­mos que el país siga sumi­do en una gue­rra, como es la que vivi­mos. Si bien noso­tros no com­par­ti­mos el méto­do del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal, enten­de­mos que las razo­nes que die­ron ori­gen al con­flic­to siguen vigen­tes y que, en esa medi­da, no exis­ten en este momen­to las posi­bi­li­da­des de irse total­men­te en con­tra y de repro­char­les su exis­ten­cia mis­ma como la gue­rri­lla más vie­ja del mun­do actualmente. 

ambién, esa vio­len­cia sis­te­má­ti­ca de la que veni­mos con­ver­san­do, es un asun­to his­tó­ri­co del país, ha sido la for­ma siem­pre de abor­dar aquí los pro­ble­mas, y esas razo­nes, no sola­men­te las estruc­tu­ra­les de carác­ter social, sino las de la vio­len­cia que ejer­ce el Esta­do, son las que lle­van a que, final­men­te, los pue­blos se armen.

-¿Qué se plan­tean como movi­mien­to social ante la situa­ción de estan­ca­mien­to pro­du­ci­da por el gobierno, tan­to a las nego­cia­cio­nes con el ELN como al des­co­no­ci­mien­to de los acuer­dos de paz con las FARC?

-Ya en el mar­co de lo que ocu­rre, noso­tros tene­mos como movi­mien­to social dos preo­cu­pa­cio­nes. Una, alre­de­dor de la mesa de paz, y es que siem­pre hemos sido vehe­men­tes en mani­fes­tar que el con­flic­to en Colom­bia no es el silen­cio de los fusi­les. El con­flic­to en Colom­bia se resuel­ve a tra­vés de ejer­ci­cios en los que se les reco­noz­ca al pue­blo, por fin, su poder y sus nece­si­da­des. Que la oli­gar­quía suel­te todo lo que tie­ne, por­que, real­men­te, las con­di­cio­nes de mise­ria y de pobre­za son muy hon­das y son históricas. 

Esa situa­ción no es algo que esté en manos de dos acto­res arma­dos de sen­tar­se a hablar­lo sola­men­te, sino de todos los acto­res socia­les que con­flui­mos en el terri­to­rio nacio­nal, esa ha sido una de las gran­des barre­ras que ha teni­do el avan­ce en los diá­lo­gos con el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal. Noso­tros a tra­vés de la Mesa Social para la Paz y varios ejer­ci­cios, bus­ca­mos tener una inje­ren­cia direc­ta en este espa­cio, eso fue bien reci­bi­do por la dele­ga­ción del ELN, sin embar­go, por par­te del Gobierno siem­pre hubo muchas tra­bas y muchos fre­nos a que pudié­se­mos par­ti­ci­par como socie­dad y a des­co­no­cer lo que se pac­ta con noso­tros como socie­dad que nun­ca se ha arma­do y que está dis­pu­tán­do­se en un ejer­ci­cio de legi­ti­mi­dad en los territorios. 

Pero, no ha sido posi­ble y eso es uno de los gran­des fre­nos que se dio en el mar­co del gobierno de Juan Manuel San­tos. Pen­sá­ba­mos que íba­mos a poder seguir con esa diná­mi­ca de al menos tener cier­tas inje­ren­cias, de poder decir, poder opi­nar, y nos encon­tra­mos con que la Mesa se cie­rra ante el des­co­no­ci­mien­to del gobierno de Duque de lo que ha pac­ta­do el Esta­do colombiano. 

Es impor­tan­te enten­der que el Esta­do colom­biano pac­tó unas for­mas de cons­truir la Mesa, de des­ar­mar­la, de garan­tías para las per­so­nas nego­cia­do­ras, y que, a tra­vés de un ejer­ci­cio de gobierno, pre­ten­den des­co­no­cer esos acuer­dos de Esta­do. Eso es muy com­ple­jo por­que a la luz del Dere­cho Inter­na­cio­nal es una arbi­tra­rie­dad, pero, ade­más, blo­quea la posi­bi­li­dad de que otras orga­ni­za­cio­nes en el mun­do ten­gan con­fian­za en lo que pac­tan con los Esta­dos, por­que ante un cam­bio de gobierno todo podría variar y eso no es así en el mar­co del Dere­cho Internacional. 

Ha sido otra de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes, por­que no sola­men­te en el caso de la Mesa que no avan­za y que no quie­re reto­mar el Gobierno colom­biano, sino tam­bién es en el mar­co del cum­pli­mien­to de los Acuer­dos con las FARC que no se imple­men­tan, que no avan­zan, que siguen ase­si­nan­do a los excom­ba­tien­tes y que esto es a todas luces un asun­to de una polí­ti­ca orga­ni­za­da por par­te del gobierno.

Des­de algu­nas visio­nes, se entien­de que el ase­si­na­to que se da con­tra Uriel, va en con­tra del Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio (DIH). A Uriel lo matan des­ar­ma­do y con su hija, lo mata un fran­co­ti­ra­dor y un ejer­ci­cio de inte­li­gen­cia muy fuer­te del Ejér­ci­to y la poli­cía del terri­to­rio en el que fue asesinado. 

En Colom­bia no exis­te la pena de muer­te, si esa era ya la con­di­ción actual fren­te a ese insur­gen­te lo que tenía que ocu­rrir era la judi­cia­li­za­ción, pro­ce­der a la cap­tu­ra y avan­zar en estás diná­mi­cas, no es el asun­to de matar. Esta for­ma ope­ra­cio­nal del fran­co­ti­ra­dor es una for­ma que ya se vie­ne usan­do de mane­ra per­ma­nen­te por par­te del Ejér­ci­to en el país, y noso­tros con­si­de­ra­mos que es otra vul­ne­ra­ción al Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio. Nos encon­tra­mos que esto ya es una cons­tan­te y que la Cruz Roja Inter­na­cio­nal no se pro­nun­cia fren­te a esta situación. 

Noso­tros estu­vi­mos ocu­pan­do la sede de la Cruz Roja antes de que la Poli­cía mata­ra a 13 per­so­nas una noche en Bogo­tá por pro­tes­tar, dicién­do­le a las per­so­nas civi­les que en el mar­co de un con­flic­to las esta­ban tra­tan­do como obje­ti­vo mili­tar, y no le impor­tó. Asi­mis­mo, vemos como fren­te a las insur­gen­cias tam­bién hay vio­la­cio­nes al DIH, como lo pue­de ser la situa­ción ope­ra­cio­nal del fran­co­ti­ra­dor o como lo pue­de ser una vio­la­ción de los DDHH como una agre­sión a la Naturaleza. 

Tam­bién se da el ejer­ci­cio de los bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos en lo que mue­re abso­lu­ta­men­te todo lo que hay ahí, los ani­ma­les, la fau­na, la flo­ra, y que es un ejer­ci­cio tam­bién que uno com­pren­de por­que no hay nin­gún tipo de pro­nun­cia­mien­to, ni nin­gún tipo de repro­che al Esta­do colom­biano por estas for­mas ope­ra­cio­na­les. De esta situa­ción en la que mue­re este insur­gen­te en el Cho­có, había­mos encon­tra­do ya denun­cias en el pasa­do, en el que dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes, en el nor­te antio­que­ño en el año 2017 habían denun­cia­do, tam­bién, que median­te este ejer­ci­cio de fran­co­ti­ra­do­res se ase­si­na­ba tan­to a insur­gen­tes como a pobla­ción civil, y des­de ese año está la denun­cia de la orga­ni­za­ción social y no ocu­rre nada.

Esas son las dos situa­cio­nes que mira­mos ahí con preo­cu­pa­ción y hace­mos un lla­ma­do tan­to al Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal como al Gobierno colom­biano, a que se sien­ten y se dé de inme­dia­to cese bila­te­ral al fue­go y poda­mos sacar a la pobla­ción del conflicto.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *