Argen­ti­na. De chan­chos y pro­pie­dad privada

Por Euge­nio Rolón y Euge­nio Rolón(h), Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 noviem­bre de 2020.

Se pue­de cues­tio­nar casi todo, pero lo que resul­ta indis­cu­ti­ble es aque­llo que favo­re­ce a una mino­ría. Pero no a cual­quier mino­ría, a la mino­ría de quie­nes osten­tan el poder real, de quie­nes con­cen­tran la mayor par­te del capital.

Esa mino­ría tie­ne sus “repre­sen­tan­tes” loca­les, sus capa­ta­ces, aspi­ran­tes a ‑lo que nun­ca lle­ga­rán a ser-: peque­ños bur­gue­ses. Pero si, a quie­nes se apli­ca el pre­cep­to apor­ta­do por Ber­tolt Brecht: no hay nada más pare­ci­do a un fas­cis­ta que un peque­ño bur­gués asustado.

En este sen­ti­do, la pro­pie­dad pri­va­da repre­sen­ta el ele­men­to legal de mayor rele­van­cia y que por ende con más rece­lo cui­dan dichos sec­to­res. Cuan­do, en reali­dad, los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les que debie­ran pri­mar son aque­llos vin­cu­la­dos a la super­vi­ven­cia y la vida dig­na. Para ello, no debe olvi­dar­se que habi­ta­mos un mun­do fini­to, con lími­tes: geo­grá­fi­cos, de capa­ci­dad de car­ga, en defi­ni­ti­va: ambien­ta­les en gene­ral, por cuan­to la con­cen­tra­ción de rique­zas, la exis­ten­cia mis­ma de “ricos” impli­ca inelu­di­ble­men­te la de gran­des sec­to­res caren­cia­dos: “pobres”.

No pode­mos seguir sucum­bien­do a los sen­ti­dos comu­nes de: efi­cien­cia, efi­ca­cia, nece­si­dad de más desa­rro­llo, desa­rro­llo sus­ten­ta­ble o sos­te­ni­ble, más tec­no­lo­gía igual solu­ción (opti­mis­mo tec­no­ló­gi­co), “siem­pre hubo pobres y siem­pre los habrá”, pues­to que todos ellos solo con­tri­bu­yen al sos­te­ni­mien­to del mode­lo cul­tu­ral capitalista.

En defi­ni­ti­va, des­de Marx ‑y pen­san­do con la para­do­ja de Jevons[i] pre­sen­te- no pode­mos valer­nos de las herra­mien­tas de pro­duc­ción y los fines capi­ta­lis­tas, espe­ran­do cons­truir una socie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va en cuan­to a la dis­tri­bu­ción de rique­zas. Por ello, lo pri­me­ro que un mode­lo jus­to debie­ra abo­lir es: la pro­pie­dad privada.

La pro­pie­dad pri­va­da es el equi­va­len­te a lo que, en bio­lo­gía, en botá­ni­ca y en bio­geo­gra­fía se deno­mi­na: espe­cie colo­ni­za­do­ra. Aque­lla que en con­di­cio­nes leve­men­te pro­pi­cias o inclu­so des­fa­vo­ra­bles ocu­pa pri­mi­ge­nia­men­te un terri­to­rio, dan­do lugar al arri­bo y esta­ble­ci­mien­to de otras (inclu­si­ve ani­ma­les). Las con­di­cio­nes inter­nas o exter­nas vie­nen dadas por la colo­ni­za­ción cul­tu­ral y la pro­pie­dad pri­va­da da lugar al arri­bo y esta­ble­ci­mien­to del mode­lo capi­ta­lis­ta. Recor­de­mos, en una esca­la glo­bal, a qué fines ha sido útil el “hijo”[ii] de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­da (ONU): el Esta­do de Israel, que ha esta­ble­ci­do la pro­pie­dad y el con­se­cuen­te con­trol del terri­to­rio, al tiem­po que la expul­sión de quie­nes lo habi­ta­ban has­ta aquel momen­to. Y, todo ello ava­la­do con el dis­cur­so hege­mó­ni­co fun­da­do en el sen­ti­do común: “una tie­rra sin pue­blo, para un pue­blo sin tie­rra”. Cual­quier simi­li­tud con la deno­mi­na­da “cam­pa­ña del desier­to”, don­de el últi­mo tér­mino cum­plía la tarea de invi­si­bi­li­zar a los pue­blos ori­gi­na­rios de la Pata­go­nia Argen­ti­na, como en el otro caso a los habi­tan­tes de Pales­ti­na, no es mera casualidad.

Más bien corres­pon­de a una cau­sa­li­dad: los reque­ri­mien­tos de expan­sión cons­tan­te del mode­lo capi­ta­lis­ta. Don­de el papel de la ONU es el de admi­nis­trar la obe­dien­cia de los demás Esta­dos a dichos reque­ri­mien­tos, al tiem­po que esta­ble­ce un tea­tro don­de se repre­sen­ta un mun­do “demo­crá­ti­co” que tran­qui­li­za y ado­ce­na con­cien­cias, redu­cien­do los con­flic­tos no rentables.

A este res­pec­to y con­for­me a la defen­sa de la pro­pie­dad pri­va­da, la jus­ti­cia argen­ti­na ha obra­do con­for­me y cohe­ren­te­men­te con la fun­ción que bien ha des­crip­to Roque Dal­ton, en su poe­ma “Las leyes”

Las leyes son para que las cumplan

los pobres.

Las leyes son hechas por los ricos

para poner un poco de orden a la explotación.

Los pobres son los úni­cos cum­pli­do­res de leyes

de la historia.

Cuan­do los pobres hagan las leyes

ya no habrá ricos.

Otro de los efec­ti­vos ele­men­tos dis­cur­si­vos es el de “las inver­sio­nes”. Su efec­ti­vi­dad resul­ta de su trans­ver­sa­li­dad; atra­ve­san­do des­de los sec­to­res más repre­sen­ta­ti­vos de la dere­cha argen­ti­na con la men­ta­da “llu­via de inver­sio­nes” enar­bo­la­da por los falan­gis­tas de Cam­bie­mos, has­ta la bús­que­da de inver­sio­nes extran­je­ras y su pues­ta publi­ci­ta­ria como la pana­cea que resol­ve­rá la pobre­za, la mar­gi­na­li­dad y las dis­pa­ri­da­des socia­les por par­te de los tibios refor­mis­tas, eufe­mís­ti­ca­men­te deno­mi­na­dos: progresistas.

Des­de los chan­chos para Chi­na, los des­alo­jos en el Guer­ni­ca ‑que resul­tó tris­te­men­te grá­fi­ca de la obra de arte homó­ni­ma- has­ta la impul­sa­da ocu­pa­ción ‑por par­te de los sec­to­res de la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria- de los espa­cios del domi­nio públi­co defi­ni­do por las líneas de ribe­ra, en la pro­vin­cia del Cha­co (Argen­ti­na), corres­pon­den a accio­nes cohe­ren­tes con las lógi­cas de expan­sión y acu­mu­la­ción cons­tan­te y per­ma­nen­te del mode­lo cul­tu­ral capitalista.

Al res­pec­to, que­re­mos recor­dar a Alfre­do Pala­cios, res­ca­ta­do para no ser olvi­da­do por el impres­cin­di­ble Gre­go­rio Sel­ser[iii], cuan­do manifestaba:

“La pala­bra del maes­tro que pre­si­dió la comi­sión inves­ti­ga­do­ra de los fri­go­rí­fi­cos ingle­ses que roba­ban al país y jun­to a Lisan-dro de la Torre des­nu­dó sus tro­pe­lías con­tra la sobe­ra­nía nació-nal y sus intere­ses, pos­tu­la con vigor:

Cuan­do toda la polí­ti­ca inter­na­cio­nal gira alre­de­dor del petró­leo, cuan­do la lucha por la obten­ción de las zonas de pro­duc­ción petro­le­ra mue­ve a una pode­ro­sa red de orga­ni­za­cio­nes capi­ta­lis­tas, noso­tros come­te­mos la impru­den­cia de abrir de par en par las puer­tas del país a todos los impe­ria­lis­mos, olvi­dan­do el espec­tácu­lo trá­gi­co que nos pre­sen­ta el cer­cano orien­te. Me alar­ma que los hom­bres de gobierno hablen de polí­ti­ca rea­lis­ta para jus­ti­fi­car acti­tu­des con­tra­rias a la sobe­ra­nía, como si se qui­sie­ra sig­ni­fi­car que se deja de lado la éti­ca. La recu­pe­ra­ción del país debe obte­ner­se con nues­tro pro­pio esfuer­zo, así exi­ja abne­ga­ción y sacrificio.”

Cual­quier simi­li­tud de las petro­le­ras con las mul­ti­na­cio­na­les del agro­ne­go­cio y los medi­ca­men­tos, no es en abso­lu­to casua­li­dad, más bien cau­sal de con­ti­nui­dad del mode­lo de expo­lia­ción capitalista.

Lla­ma­mos al estu­dio de la his­to­ria y a una res­pon­sa­ble refle­xión. Ni tan siquie­ra EE. UU. ha sido la excep­ción, cuan­do de acen­tuar e incre­men­tar las con­di­cio­nes y poten­cia­li­da­des pro­pias, no han duda­do en cerrar sus fron­te­ras. Así mis­mo, debe reco­no­cér­se­le, resal­tar y mos­trar un pro­fun­do res­pe­to por el pue­blo cubano cuya mues­tra de abne­ga­ción fun­da­da en el con­ven­ci­mien­to por el camino del socia­lis­mo lo ha lle­va­do a sobre­lle­var el inhu­mano y cri­mi­nal blo­queo impues­to por EE. UU. y los “Esta­dos” socios y lacayos.

¿Qué apren­di­za­je pode­mos res­ca­tar de esa mara­vi­llo­sa isla y su pue­blo? Sin lugar a dudas que muchos, pero al res­pec­to de la temá­ti­ca abor­da­da: que edu­ca­ción, salud, vivien­da y tra­ba­jo pue­den lograr­se para todo el pue­blo a pesar de “estar fue­ra del mun­do”, fala­cia sos­te­ni­da por los falan­gis­tas de Cam­bie­mos en cohe­ren­te estra­te­gia con la atri­bui­da al ser­vi­dor nazi Joseph Goeb­bels: mien­te, mien­te que algo que­da. Sin embar­go, qué ser humano, comu­nis­ta, socia­lis­ta o cre­yen­te de las letras de Jesu­cris­to que enar­bo­la­ba la humil­dad y la pobre­za como vir­tud, pue­de decir que pre­fie­re el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que bene­fi­cia a unos pocos por enci­ma de los logros del pue­blo cubano; quien lo haga es poco menos que un criminal.

Seño­res, la his­to­ria nos ense­ña: ni chan­chos capi­ta­lis­tas ni cer­dos refor­mis­tas, como sos­te­nía el excep­cio­nal esta­dis­ta Fidel Cas­tro: “ni un paso atrás, ni para tomar impul­so”. En ese sen­ti­do, no se pue­de retro­ce­der en mate­ria de dere­chos gana­dos, al tiem­po que no se pue­de imi­tar otros mode­los ‑como bien lo ana­li­za­ba J. C. Mariá­te­gui- (“ni cal­co ni copia”). Por ello, ni la pri­va­ti­za­ción de los espa­cios del domi­nio públi­co impul­sa­da por la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria, ni la pro­duc­ción de mate­rias pri­mas para otros paí­ses cons­ti­tu­yen una solu­ción a la des­igual­dad rei­nan­te en Argen­ti­na. Solo una refor­ma agra­ria, la socia­li­za­ción de las tie­rras y la agro­eco­lo­gía en des­pre­cio del mode­lo agro­in­dus­trial pue­den apor­tar un camino real que dé res­pues­ta a los dere­chos huma­nos más bási­cos: salud y dignidad.

Con el enemi­go ‑el ver­da­de­ro- no se pue­de ni debe nego­ciar. No se pue­de dar bata­lla al capi­ta­lis­mo “con las armas mella­das” (Ernes­to Che Gue­va­ra) que nos ha deja­do, ni mucho menos pre­ten­der ‑inge­nua­men­te o más bien cóm­pli­ce-: un capi­ta­lis­mo “huma­ni­za­do”. Toda polí­ti­ca de ese tipo esta­rá con­de­na­da a per­pe­tuar las des­igual­da­des con­tra las que dice luchar.


[i] JEVONS, W. S. (1866); “The Coal Ques­tion”. Lon­dres: Mac­mi­llan and Co.

[ii] Defi­ni­do así por el enton­ces Minis­tro de Exte­rio­res de Israel: Moshe Sharett.

[iii] SELSER, G. (1988); “El país a pre­cio de cos­to”. Bue­nos Aires: Hyspamerica.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *