Puer­to Rico. Alian­zas, sí o sí

Por Dama­ris Suá­rez*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de noviem­bre de 2020.

Hace años que obser­vo una trans­for­ma­ción social y polí­ti­ca en Puer­to Rico. El his­tó­ri­co resul­ta­do elec­to­ral de esta últi­ma jor­na­da no debió tomar por sor­pre­sa a nadie debi­do al cada vez más evi­den­te has­tío de la ciu­da­da­nía con déca­das de ciclos elec­to­ra­les de leal­tad a los, has­ta aho­ra, dos par­ti­dos prin­ci­pa­les sin que se hayan logra­do cam­bios de peso en polí­ti­ca públi­ca, ade­cen­ta­mien­to en la ges­tión públi­ca ni trans­pa­ren­cia en los pro­ce­sos de gobernanza. 

No ha dis­mi­nui­do la pobre­za en el país, el dete­rio­ro de la infra­es­truc­tu­ra públi­ca es cada vez más nota­ble, los ser­vi­cios públi­cos men­gua­dos, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des y de tra­ba­jo, la corrup­ción, la ausen­cia de ini­cia­ti­vas de desa­rro­llo eco­nó­mi­co local de peso que impul­sen al país en una nue­va direc­ción. Nin­guno de los par­ti­dos que han teni­do el turno al bate han logra­do aten­der estos pro­ble­mas estructurales.

De ahí sale la diver­si­dad que sur­ge en la nue­va Asam­blea Legis­la­ti­va, con dece­nas de caras nue­vas que hacen evi­den­te el cam­bio de lide­ra­to des­de el Movi­mien­to Vic­to­ria Ciu­da­da­na (MVC), el Par­ti­do Inde­pen­den­tis­ta Puer­to­rri­que­ño (PIP) y el Pro­yec­to Dig­ni­dad (PD), tras lograr en con­jun­to el voto del 35.14% del elec­to­ra­do. Resul­ta que no sola­men­te han roto el para­dig­ma polí­ti­co tra­di­cio­nal en Puer­to Rico, sino que son un pun­to de no regre­so para que el nue­vo gobierno ven­ga obli­ga­do a admi­nis­trar des­de el con­sen­so para poder ser fun­cio­nal. Tal pare­ce que ten­drán que que­dar atrás los tiem­pos del “ban­que­te total”, de la arro­gan­cia y la arbi­tra­rie­dad de las mayo­rías abso­lu­tas o de los gobier­nos com­par­ti­dos entre par­ti­dos que se ras­can las espaldas. 

Si bien es cier­to que según las encues­tas era anti­ci­pa­ble un gobierno com­par­ti­do, con­tra­rio a otras oca­sio­nes, los resul­ta­dos pre­li­mi­na­res apun­tan a que a par­tir del 2 de enero de 2021 el nue­vo gober­nan­te ten­drá que admi­nis­trar con­tan­do con los par­ti­dos nue­vos, así como el PPD y el PIP para poder apro­bar legis­la­ción, esta­ble­cer polí­ti­cas públi­cas y nego­ciar la rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da, entre otros asun­tos que apremian.

Esto, suma­do a la reali­dad de la Jun­ta de Con­trol Fis­cal que con­tro­la el pre­su­pues­to del país, hará que quien gobier­ne ten­ga que manio­brar como nun­ca para ade­lan­tar una agen­da de gobierno. El lide­ra­to elec­to nece­si­ta­rá cons­truir con­fian­za y legi­ti­mi­dad entre sus adver­sa­rios políticos.

El pro­ce­so de con­teo de los votos fue retra­sa­do por fallas en las máqui­nas de escru­ti­nio elec­tró­ni­co en varios cole­gios don­de no se leye­ron digi­tal­men­te las pape­le­tas y debi­do tam­bién a una gran can­ti­dad de sufra­gios ade­lan­ta­dos que tam­bién tuvie­ron que ser con­ta­dos a mano. Esto cau­só que a cua­tro días de haber­se cerra­do los cole­gios toda­vía se des­co­noz­ca el resul­ta­do final de algu­nas contiendas. 

Ganó la gober­na­ción el can­di­da­to del PNP, Pedro Pier­lui­si Urru­tia, con una mayo­ría del PPD en el Sena­do. Se pro­yec­ta ade­más, que esa colec­ti­vi­dad tam­bién obten­dría los 26 esca­ños en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes. De no lograr­lo, el PPD ten­dría que hacer alian­zas con el PIP, el MVC y el PD, inclu­so para ele­gir quié­nes diri­gi­rán ese cuer­po legislativo. 

Hubo cam­bios en el table­ro, al menos en lo que has­ta aho­ra se ha infor­ma­do: más muje­res salie­ron elec­tas, más esca­ños a par­ti­dos nue­vos y mayor repre­sen­ta­ción de can­di­da­tos abier­ta­men­te LGBTT. Según Nata­lie Cara­ba­llo del Pro­yec­to 85, de 22 muje­res elec­tas en el 2016, al momen­to van 34 muje­res elec­tas este año. El can­di­da­to inde­pen­dien­te José Var­gas Vidot reva­li­da en las pri­me­ras posi­cio­nes. El PIP, por su par­te, con un cre­ci­mien­to de más de 500% en las urnas, pare­ce que comien­za a supe­rar el las­tre de la repre­sión y la per­se­cu­ción polí­ti­ca que his­tó­ri­ca­men­te ha expe­ri­men­ta­do y que había sido un disua­si­vo para muchos que no vota­ban bajo su insig­nia, para lograr una pro­yec­ción efec­ti­va como un par­ti­do con posi­bi­li­da­des reales de admi­nis­trar el país. 

*Fuen­te: Perio­dis­mo Investigativo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *