Perú. Mora­les Ber­mú­dez ex Pre­si­den­te, acu­sa­do por deli­tos de Lesa Huma­ni­dad come­ti­dos en el mar­co de la Ope­ra­ción Cón­dor: ¿Sal­va­do por la campana?

Gus­ta­vo Espi­no­za M./​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de noviem­bre de 2020

Expre­si­den­te Fran­cis­co Mora­les Ber­mú­dez y expre­mier Pedro Rich­ter Pra­da, impli­ca­dos en el Plan Cóndor.

Cuan­do un boxea­dor se encuen­tra al bor­de del Nocaut y espe­ra ape­nas que un últi­mo toque lo lan­ce al piso, sue­na la cam­pa­na y ter­mi­na el round. Enton­ces se pue­de decir que el pro­ta­go­nis­ta de la riña, fue “sal­va­do por la cam­pa­na”. Cabría pre­gun­tar­se en esta cir­cuns­tan­cia si el gene­ral Fran­cis­co Mora­les Ber­mú­dez Cerru­ti –“El felón”, como lo lla­ma­ra Jor­ge Basa­dre- fue, final­men­te, sal­va­do por la campana.

Ocu­rre, en efec­to que el pasa­do mar­tes 15 de sep­tiem­bre, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de nues­tro país, reu­ni­do sin la pre­sen­cia de su titu­lar Maria­ne­la Ledes­ma, deci­dió poner fin, y archi­var, el pro­ce­so penal soli­ci­ta­do por la Fis­ca­lía de Lima con­tra el ex Pre­si­den­te, sus­ten­tan­do acu­sa­cio­nes por deli­tos de Lesa Huma­ni­dad come­ti­dos en el mar­co de la Ope­ra­ción Cón­dor. Sólo en los últi­mos días se ha cono­ci­do esta deci­sión, man­te­ni­da por la pren­sa gran­de bajo un sigi­lo­so ‑y más bien cóm­pli­ce- silencio.

El bene­fi­cia­do con esta deci­sión fue ‑como se recuer­da- Jefe de Esta­do en el Perú entre agos­to de 1975, cuan­do derro­có al gene­ral Juan Velas­co Alva­ra­do, y julio de 1980, cir­cuns­tan­cia en la que entre­gó el Poder a “los civi­les”, repre­sen­ta­dos por Fer­nan­do Belaun­de Terry.

El mili­tar en cues­tión se vio invo­lu­cra­do en un jui­cio que cul­mi­nó el año pasa­do, en los Tri­bu­na­les de Roma, y que con­clu­yó con una sen­ten­cia de Cade­na Per­pe­tua en per­jui­cio de 23 acu­sa­dos, uno de los cua­les fue pre­ci­sa­men­te el “Caba­lle­ro de los Bares” como joco­sa­men­te lo bau­ti­za­ra un sema­na­rio humo­rís­ti­co lime­ño en las últi­mas déca­das del siglo pasado.

Esta sen­ten­cia fue dic­ta­da ori­gi­nal­men­te con­tra reos ausen­te, sal­vo el ofi­cial ita­lo-uru­gua­yo Jor­ge Tróc­co­li, ex capi­tán de navío y posee­dor de pasa­por­te ita­liano, quien asis­tió a la pri­me­ra audien­cia del jui­cio cele­bra­do en febre­ro del 2015 y que era el úni­co que resi­día en ese enton­ces en Ita­lia. Más recien­te­men­te, la deci­sión judi­cial, fue confirmada

El tema de fon­do en esta cau­sa fue el sinies­tro esque­ma repre­si­vo pues­to en prác­ti­ca en la par­te sur de nues­tro con­ti­nen­te entre 1976 y 1982, bajo el nom­bre de “Plan Cón­dor”, idea­do y eje­cu­ta­do con el pro­pó­si­to de ani­qui­lar a los adver­sa­rios de las dic­ta­du­ras fas­cis­tas de la región en aque­llos años. 

La his­to­ria recuer­da que la par­ti­da de naci­mien­to de este engen­dro dia­bó­li­co fue sus­cri­ta el 28 de noviem­bre de 1975 en la sede de la Aca­de­mia de Gue­rra Aérea de San­tia­go de Chi­le, lue­go de una reu­nión en la que par­ti­ci­pa­ron repre­sen­tes de los Ser­vi­cios Secre­tos de cin­co paí­ses: Argen­ti­na, Uru­guay, Para­guay, Boli­via y Chi­le. Aun­que el Perú no for­mó par­te de este núcleo ini­cial, si se vio com­pro­me­ti­do con sus accio­nes sobre todo a par­tir de 1977, pre­ci­sa­men­te cuan­do el Jefe de Esta­do era el gene­ral Mora­les Bermúdez.

Por lo menos tres epi­so­dios mar­ca­ron la par­ti­ci­pa­ción perua­na en este sal­va­je pro­gra­ma de exter­mi­nio. Ellos estu­vie­ron direc­ta­men­te vin­cu­la­dos al gobierno mili­tar argen­tino de Jor­ge Rafael Vide­la, y se vie­ron favo­re­ci­dos –entre otras razo­nes- por la pre­sen­cia, en el entorno del régi­men peruano de enton­ces, del gene­ral Luis Cis­ne­ros Viz­que­rra, cono­ci­do como “el gau­cho” por haber estu­dia­do su carre­ra mili­tar en el país del Pla­ta, y ser afín a los uni­for­ma­dos que derro­ca­ron a María Este­la Mar­tí­nez de Perón, en mar­zo de 1976

El pri­me­ro de estos ope­ra­ti­vos tuvo que ver con la deten­ción y pos­te­rior secues­tro de Car­los Alber­to Maguid, un argen­tino refu­gia­do en el Perú. El, fue ini­cial­men­te cap­tu­ra­do en los pri­me­ros días de mar­zo de 1977, cuan­do se anun­ció en el Perú la visi­ta del Pre­si­den­te Vide­la. Libe­ra­do algu­nos días más tar­de, fue inter­ve­ni­do el 12 de abril del mis­mo año en el cru­ce de las ave­ni­das Javier Pra­do y Petit Thouars. Nun­ca vol­vió a ser vis­to con vida. Aun­que el minis­tro del Inte­rior de enton­ces, el gene­ral Ricther Pra­da ‑otro de los con­de­na­dos en Roma– reco­no­ció la cap­tu­ra de Maguid y sos­tu­vo que fue entre­ga­do con vida a la poli­cía boli­via­na en la fron­te­ra para ser tras­la­da­do a su país; el inter­ve­ni­do jamás apareció

Inde­pen­dien­te­men­te del lugar, y las cir­cuns­tan­cias de su muer­te, el hecho evi­den­cia el nivel de coor­di­na­ción entre los ser­vi­cios secre­tos del Perú y Argen­ti­na para estos efec­tos. Y ella, sólo tie­ne un nom­bre: Plan Cón­dor 

Pero ese fue aún más evi­den­te en mayo de 1978, cuan­do un gru­po hete­ro­gé­neo de perua­nos fue cap­tu­ra­do en nues­tro país y depor­ta­do a Argen­ti­na. Javier Diez Can­se­co, Valen­tín Pacho, Ricar­do Letts, a más de otros, fue­ron tras­la­da­dos ori­gi­nal­men­te a Jujuy y lue­go envia­dos a Bue­nos Aires. Sema­nas des­pués pudie­ron ser res­ca­ta­dos, logran­do retor­nar, lue­go de con­fir­ma­da violencia.

Y el ter­cer epi­so­dio, suce­dió en junio de 1980 cuan­do un des­ta­ca­men­to de mili­ta­res argen­ti­nos reali­zó un ope­ra­ti­vo en las calles de Lima en coor­di­na­ción con efec­ti­vos perua­nos, y secues­tró a un núcleo de ciu­da­da­nos a los que cali­fi­ca­ra de “pero­nis­tas”. Esther Gia­not­ti de Mol­fino, Fede­ri­co Frías y María Inés Raver­ta ‑ntre otros- fue­ron cap­tu­ra­dos y tras­la­da­dos a su país, lue­go de per­ma­ne­cer en Pla­ya Hon­da, un Cen­tro de Reclu­sión de los ser­vi­cios secre­tos perua­nos. La Gia­not­ti, apa­re­ció muer­te en Madrid sema­nas después.

Estos tres ele­men­tos fue­ron pie­zas cla­ves para sus­tan­ciar la sen­ten­cia de los tri­bu­na­les ita­lia­nos. Y debie­ron ser aco­gi­dos por la jus­ti­cia perua­na y aún el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. ¿Por qué no ocu­rrió? Alguien tocó la cam­pa­na. y sal­vó a algu­nos reos que ya se halla­ban al bor­de del Nocaut

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *