Para­guay. Los pue­blos dan men­sa­jes cuan­do rechazan

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 9 de noviem­bre de 2020.

En un poco más de dos sema­nas, los pue­blos de Boli­via, Chi­le y EEUU, logra­ron ofi­cia­li­zar su rotun­do recha­zo a la polí­ti­ca auto­ri­ta­ria, supre­ma­cis­ta y corrup­ta expre­sa­das en el gol­pis­mo boli­viano, la cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta de Chi­le y el nefas­to gobierno de Donald Trump. En Para­guay, duran­te estas últi­mas sema­nas, tam­bién se ha expre­sa­do el fuer­te recha­zo al saqueo, la corrup­ción y la impo­si­ción de un orden abso­lu­ta­men­te auto­ri­ta­rio, des­igual e injus­to, ins­ta­la­do por el stro­nis­mo, al cues­tio­nar las tie­rras mal­ha­bi­das de mane­ra exten­di­da, en todo nues­tro país.

El triun­fo de Luis Arce como Pre­si­den­te en Boli­via, es el triun­fo de las mayo­rías tra­ba­ja­do­res que pade­cie­ron la per­se­cu­ción y el terror con bru­ta­li­dad racis­ta des­de que la dere­cha reali­zó el gol­pe con­tra Evo Mora­les. El arra­sa­dor voto del pue­blo chi­leno para sepul­tar la cons­ti­tu­ción del tirano fas­cis­ta Pino­chet repre­sen­ta la into­le­ran­cia popu­lar a la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la exclu­sión eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca. Y la derro­ta de Donald Trump es el gri­to del pue­blo nor­te­ame­ri­cano para fre­nar el dis­cur­so y las accio­nes de odio supre­ma­cis­ta con­tra afro­des­cen­dien­tes, lati­nos y demás nacio­na­li­da­des que ten­gan en común su con­di­ción de tra­ba­ja­do­res, ade­más de la bús­que­da de todos los pue­blos, por supe­rar esta enor­me cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, agu­di­za­da por la pan­de­mia de la COVID-19.

El pue­blo para­gua­yo reto­mó una impor­tan­te y fun­da­men­tal pre­sión sobre las patro­na­les al repu­diar a los usur­pa­do­res de tie­rras mal­ha­bi­das, iden­ti­fi­can­do al stro­nis­mo como lo que es: un régi­men auto­ri­ta­rio y terro­ris­ta dis­pues­to a entre­gar nues­tros recur­sos a patro­na­les extran­je­ras y enri­que­cer, de mane­ra frau­du­len­ta, a miem­bros y ami­gos corruptos.

Cuan­do muje­res y hom­bres lucha­mos con dig­ni­dad y cora­je, debe­mos cele­brar­nos, reco­no­cer­nos, esti­mu­lar­nos, por­que para con­ti­nuar defen­dien­do sus pri­vi­le­gios, los millo­na­rios quie­ren que sea­mos obe­dien­tes y resig­na­dos. Nece­si­tan hacer­nos creer que no sere­mos capa­ces de juz­gar y con­de­nar el robo, la vio­len­cia, la injus­ti­cia para poder sos­te­ner su sis­te­ma de saqueo y explo­ta­ción. Demos­trar que eso no es ver­dad es un paso impor­tan­te de nues­tra fuerza.

Las cri­sis pro­fun­das sue­len des­per­tar sen­ti­mien­tos defen­si­vos posi­ti­vos y nega­ti­vos. Los posi­ti­vos están rela­cio­na­dos con la soli­da­ri­dad, la capa­ci­dad de ubi­car­se en el lugar de la otra per­so­na, el exi­gir que quie­nes más tie­nen y más con­su­men, más deben dar en tér­mi­nos de impues­tos, rei­vin­di­car dere­chos que se deben garan­ti­zar, como el de la salud y la edu­ca­ción gra­tui­tas y de cali­dad, e inclu­si­ve cues­tio­nar­se los orí­ge­nes de la mis­ma cri­sis para inten­tar una sali­da supe­ra­do­ra que sea huma­nis­ta. Por otro lado, los sen­ti­mien­tos y con­duc­tas nega­ti­vas se sue­len expre­sar en la mez­quin­dad, la com­pe­ten­cia en la carre­ra del “sál­ve­se quien pue­da”, la total des­es­pe­ran­za en la huma­ni­dad para defen­der el dere­cho a la vida, o en aque­llas ideas nacio­na­lis­tas que colo­can a algu­nos pue­blos como supe­rio­res, res­pec­to a otros.

Las mayo­rías tra­ba­ja­do­ras del Para­guay, Chi­le, Boli­via, EEUU y de todo el mun­do, tene­mos en común nues­tro esfuer­zo en el tra­ba­jo, nues­tros anhe­los de jus­ti­cia, nues­tra dis­po­si­ción para luchar. Todos los pue­blos somos valien­tes, como ya lo hemos men­cio­na­do en otros docu­men­tos de nues­tro Par­ti­do y en dife­ren­tes espa­cios socia­les y polí­ti­cos. Los pro­ble­mas para expre­sar esa fuer­za, esa valen­tía, se ubi­can en la des­con­fian­za pro­duc­to de la cul­tu­ra capi­ta­lis­ta que se empe­ña en escon­der la explo­ta­ción de las patro­na­les con­tra los tra­ba­ja­do­res y ubi­car como prin­ci­pal y nece­sa­ria aspi­ra­ción el con­su­mis­mo, mer­ca­ti­li­zan­do todos los aspec­tos de la vida y la dig­ni­dad huma­na, natu­ra­li­zan­do la explo­ta­ción en la rela­ción entre el patrón y el emplea­do, por­que es la úni­ca lógi­ca en la que nos educaron.

Las y los comu­nis­tas tene­mos ple­na cer­te­za de que exis­ten otras for­mas de orga­ni­zar­nos para pro­du­cir y vivir mejor, superan­do esta lógi­ca per­ver­sa, como tam­bién somos cons­cien­tes de la nece­si­dad de fre­nar los inten­tos de peo­res y más peli­gro­sos retro­ce­sos, colo­can­do gobier­nos más auto­ri­ta­rios, corrup­tos y defen­so­res de ese nacio­na­lis­mo racis­ta que dis­cri­mi­na y menos­pre­cia a otros pueblos.

Al cla­ro men­sa­je de los pue­blos en repu­dio a la explo­ta­ción, repre­sión y al saqueo, debe­mos con­tri­buir ali­men­tan­do un razo­na­ble deba­te sobre la cri­sis del capi­ta­lis­mo y la nece­si­dad-posi­bi­li­dad de supe­rar­lo como orden eco­nó­mi­co, social y cultural.

Es difí­cil pro­nos­ti­car lo que pasa­rá con el nue­vo gobierno nor­te­ame­ri­cano, con Biden al fren­te, pero su tra­yec­to­ria de gue­rras y menos­pre­cio de pro­ce­sos orga­ni­za­ti­vos de otros paí­ses, ade­más de su posi­ción de cla­se al ser­vi­cio de las patro­na­les, nos mues­tran que la iner­cia explo­ta­do­ra, gue­rre­ris­ta y depre­da­do­ra del capi­ta­lis­mo con­ti­nua­rá, con un dis­cur­so lava­do pero sin cam­biar su esencia.

Es por esto que las tareas para las mayo­rías tra­ba­ja­do­ras se con­cen­tran en madu­rar su uni­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal, imúl­san­do la emer­gen­cia de pro­yec­tos y lide­raz­gos que trans­mi­tan de mane­ra cohe­ren­te esa trans­pa­ren­cia y hones­ti­dad en defen­sa real de los intere­ses colec­ti­vos que logren con­ge­niar con los indi­vi­dua­les, para deri­var en un pro­yec­to de nue­va socie­dad que garan­ti­ce el desa­rro­llo de nues­tros talen­tos y la pre­ser­va­ción de nues­tro mundo.

*Fuen­te: Ade­lan­te! | Nota edi­to­rial
**Ilus­tra­ción de por­ta­da: David Euse­bio 



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *