Colom­bia: dife­ren­cia entre ele­gir un pre­si­den­te y cam­biar de régimen

Por Oto Higui­ta. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de noviem­bre de 2020.

De la dis­cu­sión polí­ti­ca sobre Colom­bia y el fin del gobierno y régi­men de la oli­gar­quía, del uri­bis­mo como el últi­mo alien­to que la sos­tie­ne, el día que sea derro­ta­da en las urnas masi­va­men­te por un movimiento/​ciudadanías libres; preo­cu­pa que casi siem­pre se pon­ga el énfa­sis del deba­te en la cues­tión del CANDIDATO/​A presidencial.

Enfo­car­lo todo en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es otor­gar­le una impor­tan­cia fun­da­men­tal a éstas, que no deja de ser un ele­men­to impor­tan­te den­tro de un pro­ce­so más amplio y com­ple­jo que apun­te a un cam­bio de raíz, de régi­men, en una socie­dad con las par­ti­cu­la­ri­da­des his­tó­ri­cas como la colombiana.

¿Se tra­ta de elegir/​cambiar un pre­si­den­te? ¿Eli­gir un pre­si­den­te pro­gre o alter­na­ti­va es equi­va­len­te a la derro­ta de la oli­gar­quía libe­ral-con­ser­va­do­ra? Así se aco­ja la pro­pues­ta de Gus­ta­vo Bolí­var el Sena­dor, el 5586, para obte­ner una alta repre­sen­ta­ción en el Con­gre­so y la Cáma­ra, repi­ta­mos, ¿esa sería la derro­ta de la oli­gar­quía y su pro­yec­to his­tó­ri­co en Colombia?

Lo que ha demos­tra­do la expe­rien­cia y las luchas de los pue­blos es que no es así. Pare­ce que no se han enten­di­do ni apren­di­do las lec­cio­nes de la historia.

Colom­bia a dife­ren­cia de otras nacio­nes del con­ti­nen­te, de gobier­nos repu­bli­ca­nos des­pués de la Inde­pen­den­cia, no ha cono­ci­do un régi­men dife­ren­te al de la oli­gar­quía libe­ral-con­ser­va­do­ra. En cam­bio otras nacio­nes sí. Cuba, Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Boli­via, Argen­ti­na, Bra­sil, Ecua­dor, Uru­guay son ejem­plos de ello en con­tex­tos y momen­tos his­tó­ri­cos dis­tin­tos, pero don­de se han pro­du­ci­do rup­tu­ras en la con­ti­nui­dad de los gobier­nos oligárquicos.

Lo que estos cam­bios de régi­men han demos­tra­do, es que no bas­ta ganar la pre­si­den­cia o ele­gir un pre­si­den­te no oli­gar­ca, que se reque­ría más que eso, que los pueblos/​movimientos asu­mie­ran un papel pro­ta­gó­ni­co des­de la movi­li­za­ción, la lucha per­ma­nen­te y la defen­sa de su pro­yec­to. En el caso de Cuba y Nica­ra­gua sus pue­blos logra­ron derro­tar y sacar del poder a la oligarquía/​burguesía pos­co­lo­nial, con la Revolución.

No se está dicien­do qué camino tran­si­ta­rá Colom­bia. Eso depen­de­rá de las cir­cuns­tan­cias, con­tex­to, his­to­ria, intere­ses y fuer­zas en pug­na, tan­to loca­les, regio­na­les como internacionales.

Por supues­to, la lucha elec­to­ral se defi­ne a par­tir de cómo están con­fi­gu­ra­das las fuer­zas que pug­nan y dispu­tan por el poder. Sin embar­go, será la volun­tad y madu­rez polí­ti­ca de la gen­te y el con­tex­to, los que deci­di­rán cómo se dará esa con­tien­da y no el sim­ple volun­ta­ris­mo y adhe­sión que tan­to pre­go­nan, por ejem­plo, las redes sociales.

Colom­bia hoy

A lo que se apun­ta aquí, es que qui­zá lo más impor­tan­te hoy sea empren­der un tra­ba­jo pro­fun­do, sis­te­má­ti­co y muy amplio de gene­rar cons­cien­cia en las ciu­da­da­nías y bases socia­les, de que no solo se tra­ta de cam­biar un pre­si­den­te oli­gar­ca por uno pro­gre o alter­na­ti­vo del nue­vo movi­mien­to ciudadano.

Que de lo que se tra­ta es de crear un movi­mien­to polí­ti­co de ciu­da­da­nías a par­tir de un con­sen­so de lo que se quie­re, lo sufi­cien­te­men­te sóli­do, for­ma­do y con­cien­te, no solo para par­ti­ci­par en elec­cio­nes, sino sobre todo enfo­ca­do en la tran­si­ción his­tó­ri­ca de la oli­gar­quía deca­den­te hacia un gobierno cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te, anti­oli­gár­qui­co, anti­neo­li­be­ral. Y ello pre­ci­sa de un pro­ce­so de rup­tu­ra y al mis­mo tiem­po de crea­ción, que va más allá de par­ti­ci­par en unas elec­cio­nes como cons­cien­tes y cum­pli­dos ciudadanos.

El enfo­que y deba­te de la izquier­da con otras ten­den­cias y fuer­zas polí­ti­cas debe­ría cen­trar­se en el gobierno de tran­si­ción que nece­si­ta Colom­bia, en aquel basa­do en un mode­lo que prio­ri­ce el dere­cho a la vida dig­na, el medio ambien­te sano y ener­gías lim­pias, que haga valer más por su res­pal­do mayo­ri­ta­rio y la movi­li­za­ción, no solo por su exis­ten­cia for­mal los dere­chos de la Cons­ti­tu­ción del 91, así como las liber­ta­des y los debe­res ciu­da­da­nos; en un pro­yec­to de cam­bio de régi­men que renue­ve los cimien­tos corroí­dos de la socie­dad mis­ma, cam­bio al que se lle­ga­rá a tra­vés de una dispu­ta que segu­ra­men­te se dará en dife­ren­tes nive­les y escenarios.

Y eso hay que empe­zar a hacer­lo, y ahí es don­de está el pro­ble­ma. Pues lo que hoy está al cen­tro del deba­te es la can­ti­ne­la de las elec­cio­nes, el can­di­da­to, quién es el que va, quién tie­ne más segui­do­res. De ahí que hacer creer que derro­tan­do la oli­gar­quía en las urnas ven­dría el fin de su perío­do his­tó­ri­co, lo úni­co que con­se­gui­ría sería eva­dir el pro­ble­ma y la solu­ción de fondo.

En con­cre­to, se tra­ta de pre­pa­rar­se para una ardua lucha de la cual poco sabe­mos, ni cómo será su des­en­la­ce y dura­ción; lucha que tras­cien­de la mera­men­te elec­to­ral, que tie­ne como su otro esce­na­rio, qui­zás de alcan­ce y sig­ni­fi­ca­do mayor; la lucha extra­par­la­men­ta­ria, la movi­li­za­ción y la pro­tes­ta, con­ver­tir la socie­dad, el Esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes, en manos del nar­co­go­bierno cri­mi­nal de la oli­gar­quía, en un per­ma­nen­te cam­po de bata­lla, por­que habrá que arre­ba­tár­se­lo todo si se está pen­san­do en cam­bios de fon­do y no en pañi­tos de agua tibia.

Sin alcan­zar este obje­ti­vo, no será posi­ble hablar de polí­ti­cas de Esta­do anti­neo­li­be­ra­les, del cam­bio de régi­men polí­ti­co, del cam­bio de mode­lo eco­nó­mi­co basa­do en ener­gías no contaminantes.

Todo un momen­to y una gene­ra­ción que tie­ne cla­ro que quie­re un cam­bio real y radi­cal, se dese­cha­ría si se cree que la con­quis­ta del poder del Esta­do es como encon­trar­se un Bece­rro de Oro. Y un tro­feo, ganar la pre­si­den­cia, por más que de oro sea, no garan­ti­za­ría por sí mis­mo el cam­bio de las estruc­tu­ras de un mode­lo de opre­sión basa­do en la vio­len­cia y la acu­mu­la­ción de rique­zas en pocas manos.

No bas­ta­ría, pues, en ganar el poder del Esta­do y poner un pre­si­den­te con mayor legi­ti­mi­dad y trans­pa­ren­cia que los que ha teni­do la oli­gar­quía en los últi­mos 70 años, cuan­do se sabe que las for­ma­li­da­des del poder no son un asun­to que le impor­te en el momen­to de sen­tir­se amenazada.

Lati­noa­mé­ri­ca hoy y algu­nas lec­cio­nes que aprender

En Boli­via gana­ron el poder pre­si­den­cial hace 14 años des­de un bas­to movi­mien­to y cohe­sio­na­do social, popu­lar, obre­ro, indí­ge­na y cam­pe­sino. Se han hecho cam­bios cua­li­ta­ti­vos en la Cons­ti­tu­ción, se ha mejo­ra­do las con­di­cio­nes de vida de millo­nes de pobres y cla­se media que antes esta­ban social­men­te blo­quea­dos o exclui­dos; sin embar­go, la oli­gar­quía his­tó­ri­ca no ha sido derro­ta­da y sigue pen­dien­do como una ame­na­za vio­len­ta, se vio hace un año con el gol­pe de Esta­do que Alma­gro agen­te de la CIA y la DEA hizo con­tra Evo Mora­les, acu­sán­do­lo de haber hecho frau­de sin prue­bas, derro­ca­ron su gobierno y lo obli­ga­ron a exi­liar­se. Es reco­no­ci­do, tam­bién, que hubo erro­res inter­nos pro­pios como lo han expre­sa­do Alva­ro Gar­cía Line­ra, Katu Arko­na­da, Evo y la direc­ción del MAS.

Hoy el Movi­mien­to Al Socia­lis­mo (MAS) ha vuel­to via elec­to­ral al poder con Luis Arce como pre­si­den­te, y se ha vis­to cómo pen­de la ame­na­za de una oli­gar­quía que los desa­fía en todos los terre­nos, ayer dan­do el gol­pe de Esta­do y orde­nan­do a las FF.AA. y la poli­cía masa­crar y repri­mir al pue­blo, y hoy pro­ta­go­ni­zan­do actos vio­len­tos, lo cual sig­ni­fi­ca que el gobierno del MAS gober­na­rá bajo una ame­na­za constante.

Vene­zue­la des­de la elec­ción de Chá­vez a la pre­si­den­cia en 1998, con dos déca­das en el poder, hizo cosas dis­tin­tas a las que hizo el MAS en Boli­via o el Movi­mien­to Revo­lu­ción Ciu­da­da­na con Rafael Correa en Ecua­dor, como sacar del eje­cu­ti­vo y gran par­te del apa­ra­to del Esta­do a la oli­gar­quía, segui­da­men­te cam­biar la vie­ja cons­ti­tu­ción, lo cual tam­bién hizo Boli­via, des­pués depu­rar y cohe­sio­nar y con­cien­ti­zar a su pue­blo, pero tam­bién a la Guar­dia Nacio­nal y todo el apa­ra­to mili­tar y poner­lo al ser­vi­cio de la V Repú­bli­ca y el pro­yec­to de nación sobe­ra­na y boli­va­ria­na, lo cual, esto últi­mo, no hizo ni el MAS, ni la Revo­lu­ción Ciudadana.

La oli­gar­quía vene­zo­la­na es tal vez la que más ha pro­ba­do el pol­vo de la derro­ta, por eso se revuel­ca y vomi­ta san­gre como se ha vis­to, has­ta se ridi­cu­li­za (Guai­dó). Su alia­do prin­ci­pal, el impe­ria­lis­mo yan­qui, deses­pe­ra­do por recu­pe­rar el con­trol de sus rique­zas ener­gé­ti­cas inten­ta derro­car y des­truir la Repú­bli­ca Bolivariana.

Ni Ecua­dor con Rafael Correa, ni Bra­sil con Lula-Rous­seff, ni Argen­ti­na con Kirch­ner, ni Uru­guay con Moji­ca y el Fren­te Amplio, saca­ron del poder com­ple­ta­men­te a la oli­gar­quía, solo con­quis­ta­ron el poder del Esta­do, hicie­ron cam­bios impor­tan­tes sin duda, final­men­te cada pueblo/​movimiento está en una bata­lla cons­tan­te por dispu­tar el poder total.

Quien más ha resis­ti­do la agre­sión yan­qui las últi­mas dos déca­das, a par­te de Cuba blo­quea­da hace 60 años, es el pue­blo vene­zo­lano, el mis­mo que más orga­ni­za­ción, cons­cien­cia, uni­dad y resis­ten­cia ha alcan­za­do. ¿Que hubie­ra pasa­do con la oli­gar­quía si des­de Chá­vez no se le saca de las esfe­ras del Esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes? Ése ha sido el muro de con­ten­ción con­tra el ata­que de la oli­gar­quía gol­pis­ta, los yan­quis y la oli­gar­quía colom­bia­na, para man­te­ner­los a raya, ha sido el no pasarán!

He ahí varias lec­cio­nes y hay que apren­der­las, si real­men­te se está pen­san­do en el cam­bio de régi­men oli­gár­qui­co y de mode­lo eco­nó­mi­co en Colombia.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *