Bra­sil. Los olvi­da­dos del cri­men de Maria­na y la repa­ra­ción que nun­ca llega

Por Pedro Stro­pa­so­las. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de noviem­bre de 2020.

Cer­ca de la entra­da de Barra Lon­ga, un muni­ci­pio de cin­co mil habi­tan­tes en Minas Gerais, el barrio de Vol­ta da Cape­la vive con meta­les pesa­dos y casas con grie­tas en las pare­des des­de hace cin­co años, des­de que la ciu­dad fue toma­da por el lodo de la rup­tu­ra de la pre­sa Fun­dão da Samar­co, a unos 60 kiló­me­tros de allí, en Maria­na. Muchos resi­den­tes sobre­vi­ven gra­cias a medi­ca­men­tos para con­tro­lar las enfer­me­da­des mentales.

Barra Lon­ga fue el úni­co muni­ci­pio don­de el lodo cubrió las calles, la pla­za cen­tral y casas históricas.

Cin­co años des­pués del cri­men de Samarco/​Vale/​BHP, en noviem­bre de 2015, nin­gu­na de las 78 fami­lias del barrio de Vol­ta da Cape­la fue asis­ti­da por la Fun­da­ción Reno­va. Crea­da en mar­zo de 2016, la Fun­da­ción tie­ne entre sus res­pon­sa­bi­li­da­des, la mayo­ría de ellas no cum­pli­das, la eje­cu­ción de 42 pro­gra­mas de repa­ra­ción socio­eco­nó­mi­ca y ambien­tal y la recons­truc­ción de las comu­ni­da­des des­trui­das por el barro tóxico.

«Tenía­mos una obra para tra­ba­jar, un patio para des­hier­bar, un pas­ti­zal, un ensi­la­do, hoy debi­do al cri­men de Samar­co no tene­mos nada», dice Ricar­do do Nas­ci­men­to Macha­do, que actual­men­te está desempleado.

«Nadie ha sido reco­no­ci­do [como afec­ta­do] has­ta hoy, ¿entien­des? Lle­ga­mos allí [a la Fun­dação Reno­va] para regis­trar­nos, ellos hablan ¿afec­ta­dos de qué? Por­que antes del lodo, tenía­mos muchos tra­ba­jos, hoy no tene­mos nada, hoy lo que tene­mos es pol­vo en la cara», dice Machado.

Par­te del pro­ble­ma se debe a que la recons­truc­ción y la lim­pie­za, res­pon­sa­bi­li­da­des de la Fun­da­ción Reno­va, fue­ron rea­li­za­das sin eva­cuae a los habi­tan­tes, que aún hoy se que­jan del pol­vo de barro seco que inva­de las casas. Algu­nos luga­res fue­ron más afec­ta­dos, como el barrio Vol­ta da Cape­la, una comu­ni­dad ubi­ca­da fren­te a la cons­truc­ción del nue­vo Par­que de Expo­si­cio­nes, en la con­fluen­cia de los ríos Car­mo y Gua­la­xo do Nor­te. En este lugar, se depo­si­tó una gran par­te de los resi­duos mine­ros extraí­dos de la ciudad.

Hay grie­tas en todas las casas visi­ta­das por Bra­sil de Fato en el barrio de Vol­ta da Cape­la /​Pedro Stropasolas

El pol­vo en el barrio

En la comu­ni­dad, el pol­vo seco de las obras afec­tó direc­ta­men­te a las vivien­das, some­ti­das tam­bién a los efec­tos del barro y al inten­so flu­jo de vehícu­los debi­do a las obras para recons­truir la ciudad.

«Des­pués del derra­me de lodo, el camión pesa­do pasa por enci­ma y aba­jo. Lo ha des­tro­za­do todo y está hacien­do estas grie­tas allí. Dije­ron que no fui­mos afec­ta­dos. Que sólo las per­so­nas de aba­jo lo fue­ron. Creo que es absur­do, por­que fui­mos dam­ni­fi­ca­dos. Vivo fren­te al río y cuan­do se levan­ta­ba el pol­vo lle­ga­ba todo aquí arri­ba», recuer­da Car­men Lúcia, que era cor­ta­do­ra de caña antes de que el barro tóxi­co des­tru­ye­ra la hacien­da en la que trabajaba.

La situa­ción de las her­ma­nas que tra­ba­jan en el cor­te de caña de azú­car se agra­vó aún más con el recor­te de la Ayu­da de Emer­gen­cia, que corres­pon­de a un sala­rio míni­mo, por par­te de la Fun­da­ción Reno­va en 2019. Eran las úni­cas que reci­bían la ayu­da en la par­te más alta de la comunidad.

«Habrían teni­do que venir y ave­ri­guar si tenía­mos otro tra­ba­jo para que recor­ta­ran esta ayu­da, que paga­ban por­que des­tru­ye­ron Barra Lon­ga. Ni siquie­ra vinie­ron a decír­nos­lo, nos avi­sa­ron por telé­fono», dice Zil­da, que arre­gló las grie­tas cau­sa­das por los camio­nes con el dine­ro que reci­bió de Reno­va has­ta el año pasado.

Sin tra­ba­jo, su her­ma­na Car­men no pue­de arre­glar la casa, que está en el bor­de de un barran­co a pun­to de derrum­bar­se por las grie­tas en el suelo.

«Vivía­mos de nues­tro tra­ba­jo en el cam­po, y des­pués de que el lodo entró, per­di­mos nues­tro tra­ba­jo, no tene­mos ingre­sos. Todo la gen­te está sin tra­ba­jo, la casa se está rom­pien­do, lle­na de agu­je­ros, lle­na de grie­tas, no hay for­ma de que poda­mos arre­glar­la. Les expli­qué mi situa­ción, pero no me reco­no­cie­ron [como afec­ta­da]», dice Lucía.

Car­men Lucía tra­ba­ja­ba como cor­ta­do­ra de caña antes de que el barro tóxi­co des­tru­ye­ra la hacien­da don­de tra­ba­ja­ba. /​Pedro Stropasolas

En Vol­ta da Cape­la pre­do­mi­na la infor­ma­li­dad. Muchas de las fami­lias son des­cen­dien­tes de los pri­me­ros tra­ba­ja­do­res que cons­tru­ye­ron la aldea en bus­ca de tie­rras fér­ti­les para la agri­cul­tu­ra. Ade­más de su fra­gi­li­dad socio­eco­nó­mi­ca, las fami­lias del barrio están más expues­tas a la con­ta­mi­na­ción por meta­les pesados.

Sin embar­go, Reno­va man­tie­ne en sus comu­ni­ca­dos ofi­cia­les que los rela­ves fil­tra­dos no son tóxi­cos y pro­vie­nen esen­cial­men­te de ele­men­tos del suelo.

Pero eso no es lo que dice la pobla­ción. «Es tóxi­co, sí, y hace mal no sólo a los niños, sino tam­bién a noso­tros. Por mucho que digan que no lo es. Ten­go un niño de 6 años. Tie­ne bron­qui­tis, y des­pués de ese barro tóxi­co y pol­vo, la bron­qui­tis empeo­ró. Ten­go un bebé de cua­tro meses. Inclu­so en mi emba­ra­zo, este pol­vo era muy incó­mo­do», dice la resi­den­te Adria­na Mar­tins da Silva.

El sis­te­ma muni­ci­pal de salud está sobre­car­ga­do y la pobla­ción se ha enfer­ma­do más, como seña­lan diver­sos estu­dios (véa­se al final de este repor­ta­je las res­pues­tas envia­das por Reno­va a las pre­gun­tas de BdF).

Los medi­ca­men­tos de uso con­ti­nuo se han con­ver­ti­do en par­te de la ruti­na de las pobla­cio­nes afec­ta­das por el barro tóxi­co /​Pedro Stropasolas

La salud en Barra Longa

Un infor­me envia­do al Minis­te­rio Públi­co en mar­zo de 2018, rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to de Salud y Sos­te­ni­bi­li­dad (ISS) demos­tró la con­ta­mi­na­ción por meta­les pesa­dos de once habi­tan­tes de Barra Lon­ga. Todos tenían níquel en la sangre.

Sin embar­go, el estu­dio acer­ca de los mayo­res efec­tos y daños del derra­me de rela­ves solo se dio a cono­cer en 2019, cua­tro años des­pués del cri­men de Samar­co. El Estu­dio de Eva­lua­ción de Ries­gos para la Salud Huma­na (ARSH), rea­li­za­do por la empre­sa pri­va­da Ambios, tenía por obje­ti­vo pro­du­cir datos que sir­vie­ran de apo­yo a la pla­ni­fi­ca­ción de medi­das sani­ta­rias para la pobla­ción afectada.

Los resul­ta­dos cla­si­fi­ca­ron a Maria­na – lugar de la rup­tu­ra de la pre­sa – y Barra Lon­ga como «Cate­go­ría A: Peli­gro Urgen­te para la Salud Públi­ca», debi­do a la pre­sen­cia de meta­les pesa­dos en las casas y el sue­lo. La con­ta­mi­na­ción se pro­du­ci­ría por «inges­tión, inha­la­ción o absor­ción dér­mi­ca de par­tí­cu­las de la capa supe­rior del sue­lo con­ta­mi­na­das y/​o pol­vo doméstico».

En ese momen­to, el infor­me fue envia­do a la Fun­da­ción Reno­va y a la Secre­ta­ría de Salud del Esta­do de Minas Gerais, que no divul­ga­ron los resul­ta­dos públicamente.

Obra del nue­vo Par­que de Expo­si­cio­nes, en fren­te al bai­rro de Vol­ta da Cape­la, cer­ca del depó­si­to de rela­ves mine­ros /​Pedro Stropasolas

Racis­mo ambiental

En diciem­bre, la Fun­da­ción Reno­va pre­sen­tó el «Pro­yec­to de Ges­tión Inte­gra­da de la Salud y el Medio Ambien­te (GAISMA)», una meto­do­lo­gía dife­ren­te de la pre­sen­ta­da por la empre­sa pri­va­da Ambios, para que fue­ra uti­li­za­da en las eva­lua­cio­nes y accio­nes de salud. En el infor­me, la con­clu­sión es que «no hay meta­les resul­tan­tes de la pre­sa de Fun­dão que repre­sen­ten un ries­go toxi­co­ló­gi­co para la salud humana».

La pro­pues­ta del méto­do GAISMA, de Reno­va, sin embar­go, ha sido inten­sa­men­te recha­za­da por el Minis­te­rio de Salud, el Minis­te­rio Públi­co Fede­ral (MPF) y el Gru­po Inter­de­fen­so­rial de Rio Doce (for­ma­do por fis­ca­les), pero fue acep­ta­da por el juez Mário de Pau­la Fran­co Júnior, del Tri­bu­nal de la 12º Juris­dic­ción de Belo Hori­zon­te, encar­ga­do de ana­li­zar las meto­do­lo­gías váli­das para eva­luar la expo­si­ción de las comu­ni­da­des a los contaminantes.

En abril de este año, el magis­tra­do recha­zó el uso de los estu­dios de Ambios. En la deci­sión, Fran­co Júnior cla­si­fi­có el estu­dio, así como todos los demás rea­li­za­dos has­ta el momen­to de la deci­sión, como «inú­ti­les, inser­vi­bles, inade­cua­dos». En la deci­sión, el magis­tra­do tam­bién infor­ma que hubo «incon­sis­ten­cias téc­ni­cas y meto­do­ló­gi­cas» en la inves­ti­ga­ción, sin describirlas.

Fran­co Júnior tam­bién es el res­pon­sa­ble por la deci­sión de sus­pen­der el sumi­nis­tro de agua pota­ble a la Comu­ni­dad Qui­lom­bo­la [comu­ni­dad afro­des­cen­dien­te] de Degre­do, en el muni­ci­pio de Linha­res, Espí­ri­to San­to, tras una peti­ción de la Fun­da­ción Reno­va. Actual­men­te tam­bién deter­mi­na la peri­cia en las casas que pre­sen­tan grie­tas, lo que, según el MPF, no tie­ne una fecha prevista.

En los últi­mos cin­co años, el estu­dio pre­sen­ta­do por Ambios no fue el úni­co recha­za­do por medir los impac­tos físi­cos, eco­nó­mi­cos, ambien­ta­les y sim­bó­li­cos del barro tóxi­co. El año pasa­do, otros infor­mes fue­ron envia­dos al rela­tor espe­cial sobre sus­tan­cias y dese­chos peli­gro­sos (sus­tan­cias tóxi­cas) del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de las Nacio­nes Uni­das, Bas­kut Tun­cak, duran­te su visi­ta a Belo Horizonte.

Dul­ce Maria Perei­ra, pro­fe­so­ra de Edu­ca­ción Ambien­tal de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Ouro Pre­to, con­si­de­ra que la inva­li­da­ción de los Estu­dios de Impac­to Ambien­tal es una expre­sión recu­rren­te de racis­mo ambien­tal.

Ella coor­di­na las inves­ti­ga­cio­nes sobre la con­ta­mi­na­ción de Maria­na y Barra Lon­ga, a tra­vés del Labo­ra­to­rio de Edu­ca­ción Ambien­tal, Arqui­tec­tu­ra, Urba­nis­mo, Inge­nie­ría e Inves­ti­ga­ción para la Sos­te­ni­bi­li­dad (LEA-AUEPAS), don­de iden­ti­fi­có la apa­ri­ción del Ade­no­vi­rus y los impac­tos socia­les y ambien­ta­les de la supre­sión de la vege­ta­ción debi­do a la depo­si­ción de resi­duos en Vol­ta da Capela.

«Hay una pro­fun­da prác­ti­ca de racis­mo ambien­tal allí. El empo­bre­ci­mien­to en ese pro­ce­so es inmen­so. Y es medi­ble. Se pue­de medir», dice María. Y ella sigue: «Va más allá de los lími­tes de la ley, va más allá de los lími­tes de la mora­li­dad. Y es pro­duc­to de un Apartheid, por­que Barra Lon­ga tie­ne una comu­ni­dad que vivía con mucho más equilibrio» . 

Y no sólo eso: según un infor­me ela­bo­ra­do para el MPF, por la con­sul­to­ra Ram­boll, el ingre­so pro­me­dio gene­ral de las fami­lias afec­ta­das por la cuen­ca del Río Doce pasó de R$ 2.014,60 [US$ 375.51, apro­xi­ma­da­men­te dos sala­rios míni­mos en Bra­sil] a R$ 826,00 [US$ 153.25], una caí­da del 59%. Para las fami­lias de bajos ingre­sos, la reduc­ción fue del 72%.

Nega­cio­nis­mo estratégico

Para Edmun­do Anto­nio Dias, fis­cal y miem­bro de la Fuer­za de Tarea del MPF en la región de Rio Doce, la dispu­ta judi­cial sobre la defi­ni­ción de los impac­tos en la salud de la pobla­ción es estra­té­gi­ca para que la Fun­da­ción Reno­va no reco­noz­ca a los afec­ta­dos y tam­po­co repa­re el medio ambiente.

«Fren­te a los estu­dios que apun­tan a la con­ta­mi­na­ción por meta­les pesa­dos, la pri­me­ra con­duc­ta de las empre­sas que tie­nen el míni­mo de res­pon­sa­bi­li­dad social, el míni­mo com­pro­mi­so con los dere­chos huma­nos, las empre­sas que tie­nen dine­ro para gas­tar en repa­ra­cio­nes, sería adop­tar todas las medi­das nece­sa­rias para pro­te­ger a la pobla­ción», dice Dias.

En Barra Lon­ga, al igual que en Maria­na, hay infor­mes acer­ca de los daños rea­li­za­dos por la Ase­so­ría Téc­ni­ca de los afec­ta­dos, pero que no se tie­nen en cuen­ta. De esta for­ma, los pro­ce­di­mien­tos indem­ni­za­to­rios son impues­tos por la Fun­da­ción Reno­va, con sus pro­pias metodologías.

Los ser­vi­cios de ase­so­ra­mien­to se acor­da­ron en los Tér­mi­nos de Tran­sac­ción y Ajus­te de Con­duc­ta (TTAC), con el obje­ti­vo de medir el daño cau­sa­do sin la par­ti­ci­pa­ción e influen­cia de Reno­va. A pesar de ello, sólo ope­ran en 5 de las 21 regio­nes afec­ta­das por la rup­tu­ra de la pre­sa en los muni­ci­pios de Minas Gerais y Espí­ri­to Santo.

Los argu­men­tos de la «iso­no­mía» de los cri­te­rios de «ele­gi­bi­li­dad» son las prin­ci­pa­les jus­ti­fi­ca­cio­nes para no reco­no­cer los daños gene­ra­dos a las familias. 

En agos­to de 2020, según un infor­me pre­sen­ta­do por Ram­boll al MPF, en toda la cuen­ca del Río Doce había 65.810 soli­ci­tu­des de regis­tro para reci­bir una indem­ni­za­ción o algún tipo de asis­ten­cia. Pero sólo 31.775 de ellas fue­ron inclui­das efec­ti­va­men­te en el sis­te­ma de la Fun­da­ción Reno­va en la con­di­ción de afectados.

«Este no reco­no­ci­mien­to no sólo se apli­ca a las fami­lias, a las per­so­nas que han sido espe­cí­fi­ca­men­te afec­ta­das, sino tam­bién al deber de res­tau­rar el medio ambien­te a con­di­cio­nes de vida ade­cua­das. Por­que eso es muy caro. Y la Fun­da­ción Reno­va demues­tra que fun­cio­na indu­da­ble­men­te como un ins­tru­men­to en el que las empre­sas impli­ca­das inten­tan limi­tar su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad», dice el fis­cal Dias.

Mien­tras tan­to, en el mun­do de los nego­cios, las com­pa­ñías mine­ras Vale y BHP, que con­tro­lan Samar­co, gana­ron apro­xi­ma­da­men­te 162.000 millo­nes de reales entre 2016 y 2019, según una encues­ta rea­li­za­da por el Obser­va­to­rio de la Mine­ría. Ambas son las mayo­res com­pa­ñías mine­ras del mun­do. En el segun­do tri­mes­tre de 2020 y en medio de una pan­de­mia, Vale regis­tró por sí sola bene­fi­cios netos de 5.300 millo­nes de reales (988 millo­nes de dólares).

El diag­nós­ti­co social y ambien­tal rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to Lac­tec, tras una soli­ci­tud del MPF, esti­ma una pobla­ción de alre­de­dor de 1,4 millo­nes de per­so­nas afec­ta­das. Ade­más de las 19 víc­ti­mas fata­les y las 860 hec­tá­reas del Bos­que Atlán­ti­co des­trui­das, el lodo tóxi­co de Samarco/​Vale/​BHP tam­bién afec­tó a 4 terri­to­rios indí­ge­nas, más de 43 muni­ci­pios, y con­ta­mi­nó el Río Doce y sus 113 afluen­tes. En total, se mata­ron 11 tone­la­das de peces.

El cri­men de Samar­co está lejos de encon­trar su capí­tu­lo final.

A con­ti­nua­ción repro­du­ci­mos ínte­gra­men­te las res­pues­tas de la Fun­dação Reno­va a las pre­gun­tas envia­das por Bra­sil de Fato:

-Rea­li­za­do por la empre­sa Ambios Engenha­ria e Pro­ces­sos a lo lar­go de 2018, el Estu­dio de Eva­lua­ción de Ries­gos a la Salud Huma­na (ARSH), indi­có que el pol­vo en las casas de los muni­ci­pios de Maria­na y Barra Lon­ga están con­ta­mi­na­dos con meta­les pesa­dos, así como el sue­lo de las loca­li­da­des. . En el estu­dio, que siguió la meto­do­lo­gía reco­men­da­da por el Minis­te­rio de Salud, las dos ciu­da­des fue­ron cla­si­fi­ca­das como «Ries­gos Urgen­tes para la Salud Públi­ca». ¿Por qué moti­vos la Fun­da­ción Reno­va cues­tio­na el estu­dio de Ambios Engenha­ria sobre los impac­tos en la salud a los que están expues­tas las pobla­cio­nes de Maria­na, Barra Lon­ga y Linhares?

-Fun­dação Reno­va: El Infor­me Con­so­li­da­do de Estu­dios de Eva­lua­ción de Ries­gos para la Salud Huma­na (ARSH) con­si­de­ra tan­to el estu­dio rea­li­za­do por la empre­sa Ambios como el estu­dio rea­li­za­do por la empre­sa Tec­no­hi­dro, con la inten­ción de eva­luar si exis­ten ries­gos para la salud huma­na en la región estu­dia­da como con­se­cuen­cia de la rup­tu­ra de la pre­sa de Fun­dão en noviem­bre de 2015.

Según ARSH, con base en una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da en áreas rura­les de Maria­na y Barra Lon­ga y libe­ra­da en diciem­bre de 2019, no hay meta­les resul­tan­tes de la pre­sa de Fun­dão que repre­sen­ten un ries­go toxi­co­ló­gi­co para la salud huma­na. El tema de la salud es uno de los temas prio­ri­ta­rios en dis­cu­sión en el 12º Juz­ga­do Fede­ral, en Belo Horizonte.

Linha­res- La Fun­da­ción Reno­va pre­sen­tó ante el Comi­té Inter­fe­de­ra­ti­vo (CIF), el 23 de sep­tiem­bre de 2020, el Infor­me de Con­so­li­da­ción de Eva­lua­cio­nes de Ries­gos para la Salud Huma­na (SSRA), ela­bo­ra­do a par­tir de una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da en el muni­ci­pio de Linha­res (ES). El infor­me pre­sen­ta­do indi­ca que no hay pre­sen­cia de meta­les aso­cia­dos a la rup­tu­ra de la pre­sa de Fun­dão que repre­sen­ten un ries­go toxi­co­ló­gi­co para la salud huma­na en las áreas estudiadas.

La con­clu­sión de los aná­li­sis está suje­ta a eva­lua­cio­nes téc­ni­cas por par­te de orga­nis­mos públi­cos. Tenien­do en cuen­ta los linea­mien­tos del Minis­te­rio de Salud y los CIF, los estu­dios deben divul­gar­se ade­cua­da­men­te tan pron­to como se com­ple­ten los pasos de eva­lua­ción técnica.

-Los resi­den­tes que viven en la par­te alta del barrio Vol­ta da Cape­la, en Barra Lon­ga, infor­man que aún no han sido reco­no­ci­dos como afec­ta­dos por la rup­tu­ra de la pre­sa Fun­dão, aun­que es una de las regio­nes más vul­ne­ra­bles del muni­ci­pio. La tota­li­dad de fami­lias que reci­bie­ron la visi­ta del infor­me no reci­ben la Ayu­da Finan­cie­ra de Emer­gen­cia (AFE) men­sual. ¿Cuál es la pre­ten­sión de Reno­va de no ser­vir a estas familias?

-La Fun­da­ción Reno­va infor­ma que, para el otor­ga­mien­to de Ayu­das Eco­nó­mi­cas de Emer­gen­cia (AFE), las cláu­su­las 137 y 138 del Pla­zo de Tran­sac­ción y Ajus­te de Con­duc­ta (TTAC) esta­ble­cen que se deben veri­fi­car los ingre­sos del afec­ta­do; que este com­pro­mi­so en los ingre­sos fue cau­sa­do por una inte­rrup­ción pro­ba­da de las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas o pro­duc­ti­vas; que esta pro­ba­da inte­rrup­ción se debe direc­ta­men­te al colap­so de la pre­sa Fun­dão; y que exis­te depen­den­cia eco­nó­mi­ca de la acti­vi­dad inte­rrum­pi­da. Así, has­ta el 31 de agos­to de 2020, se paga­ron R $ 30 millo­nes a 280 tene­do­res y 478 depen­dien­tes en Barra Lon­ga. Se indem­ni­zó a 252 fami­lias, tota­li­zan­do R $ 35,1 millones.

Si en todos los muni­ci­pios afec­ta­dos en el Vale do Rio Doce la esti­ma­ción es de alre­de­dor de 600 mil afec­ta­dos, por­que duran­te los 5 años de la rup­tu­ra de la pre­sa Fun­dão, sólo 33 mil per­so­nas son aten­di­das por la Ayu­da Finan­cie­ra de Emer­gen­cia (AFE)?

La Ayu­da Finan­cie­ra de Emer­gen­cia (AFE) es un pago men­sual para las per­so­nas que han sufri­do un impac­to direc­to en su acti­vi­dad eco­nó­mi­ca o pro­duc­ti­va debi­do al colap­so de la repre­sa de Fundão.

La Fun­da­ción Reno­va seña­la que has­ta el 31 de agos­to de 2020, se paga­ron R $ 2,6 mil millo­nes a 321 mil per­so­nas en indem­ni­za­cio­nes y ayu­das eco­nó­mi­cas en Minas Gerais y Espí­ri­to Santo.

-El perio­dis­ta visi­tó más de 15 casas en la comu­ni­dad de Vol­ta da Cape­la. Todos tenían grie­tas en las pare­des. Los veci­nos afir­man que los daños a las vivien­das fue­ron pro­vo­ca­dos por el cons­tan­te trán­si­to de camio­nes debi­do a las obras de recons­truc­ción y lim­pie­za de la ciu­dad duran­te estos 5 años. ¿Entien­de Reno­va que los daños repor­ta­dos por los veci­nos fue­ron pro­vo­ca­dos por camio­nes? ¿Por qué Reno­va aún no ha repa­ra­do las casas?

-La Fun­da­ción Reno­va des­ta­ca que, des­de que se hizo car­go de las accio­nes de repa­ra­ción en Barra Lon­ga, en 2016, se han entre­ga­do muchas obras y se han pues­to en prác­ti­ca ini­cia­ti­vas de apo­yo a los veci­nos. Entre las obras ter­mi­na­das, se encuen­tran las reno­va­cio­nes de 144 resi­den­cias; 93 pro­pie­da­des rura­les; 27 ofi­cios; tres escue­las, una de las cua­les fue recons­trui­da en una nue­va ubi­ca­ción; y 189 patios y sola­res renovados.

-La mis­ma comu­ni­dad en Vol­ta da Cape­la infor­ma pro­ble­mas de salud que pue­den haber sido cau­sa­dos​por el pol­vo del mine­ral de la rup­tu­ra de la pre­sa Fun­dão, tan­to por vivir fren­te a Rio do Car­mo, como por las obras del nue­vo Cen­tro de Expo­si­cio­nes. ¿Qué tie­ne que decir Reno­va sobre los pro­ble­mas de salud que plan­tean las familias?

-Según el Infor­me de Con­so­li­da­ción de Estu­dios de Eva­lua­ción de Ries­gos para la Salud Huma­na (ARSH), basa­do en una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da en áreas rura­les de Maria­na y Barra Lon­ga y publi­ca­da en diciem­bre de 2019, no hay meta­les de la repre­sa Fun­dão que repre­sen­tan un ries­go toxi­co­ló­gi­co para la salud huma­na. El tema de la salud es uno de los temas prio­ri­ta­rios en dis­cu­sión en el 12º Juz­ga­do Fede­ral, en Belo Horizonte.

La cali­dad del aire medi­da en Barra Lon­ga se encuen­tra den­tro de los pará­me­tros exi­gi­dos por la ley. Des­de febre­ro de 2016, Barra Lon­ga (MG) cuen­ta con tres esta­cio­nes de moni­to­reo auto­má­ti­co de la cali­dad del aire, una ins­ta­la­da en el cen­tro de la ciu­dad, otra en la par­te alta y la ter­ce­ra en la comu­ni­dad de Ges­tei­ra. Las esta­cio­nes miden la cali­dad del aire en tiem­po real, así como las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de direc­ción del vien­to, velo­ci­dad del vien­to, tem­pe­ra­tu­ra del aire, pre­ci­pi­ta­ción y hume­dad rela­ti­va del aire. El moni­to­reo auto­má­ti­co pro­por­cio­na 24 resul­ta­dos por día, por pará­me­tro, con un total de 5.760 medi­cio­nes por mes.

-Espe­cia­lis­tas entre­vis­ta­dos por Bra­sil de Fato infor­man que exis­te Racis­mo Ambien­tal en los fren­tes de repa­ra­ción de la Fun­da­ción Reno­va a lo lar­go del Río Doce, debi­do a la fal­ta de reco­no­ci­mien­to de muchas comu­ni­da­des mayo­ri­ta­ria­men­te negras como afec­ta­das por la tra­ge­dia. Como ejem­plo, men­cio­nan el caso de Vol­ta da Cape­la y la dis­po­si­ción de rela­ves en áreas cer­ca­nas a la comu­ni­dad. ¿Cómo eva­lúa Reno­va estas afirmaciones?

-La Fun­da­ción Reno­va acla­ra que su labor se basa en el res­pe­to a los dere­chos huma­nos de todas las per­so­nas invo­lu­cra­das en el pro­ce­so de repa­ra­ción, sin tole­rar nin­gún tipo de dis­cri­mi­na­ción por ori­gen, raza, color, géne­ro, edad, orien­ta­ción sexual, reli­gión u opi­nión polí­ti­ca, entre otros en sus pro­gra­mas, pro­yec­tos y accio­nes. La Fun­da­ción reite­ra su com­pro­mi­so con la cons­truc­ción de medi­das que con­tri­bu­yan a la pro­mo­ción del pro­ce­so de repa­ra­ción. Por este moti­vo, Reno­va pone a dis­po­si­ción su equi­po de diá­lo­go, así como los cana­les de rela­ción, en el Defen­sor del Pue­blo lla­man­do al 0800 721 0717, vía e‑mail [email protected]​fundacaorenova.​org o vía web

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *