Argen­ti­na. La mode­ra­ción garpa

Por Juan Gua­ján, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de noviem­bre de 2020.

El Pre­si­den­te com­pren­dió el jue­go del sis­te­ma de poder y deci­dió dejar­se ganar por la idea que “la mode­ra­ción gar­pa”. Este hecho jun­to a otras varia­bles como la vacu­na rusa, la con­ten­ción del dólar para­le­lo y el fallo de la Cor­te, han recon­for­ta­do al gobierno, pero otros peli­gros ace­chan. Elec­cio­nes en EEUU, el “Plan A” de Trump está per­di­do, el “B” ago­ni­za y al “C” nadie lo conoce.

El gobierno pare­ce haber supe­ra­do algu­nos de los sin­sa­bo­res de días pasados.

Hechos como los home­na­jes a Nés­tor, al cum­plir­se otro ani­ver­sa­rio de su falle­ci­mien­to, que ten­drían que haber for­ta­le­ci­do al gobierno, ter­mi­na­ron jugan­do en con­tra. Tal situa­ción, jun­to al dólar para­le­lo a $ 195, la “car­ta” de Cris­ti­na y las crí­ti­cas –algu­nas del pro­pio espa­cio ofi­cia­lis­ta- a la repre­sión por el des­alo­jo a las “tomas de tie­rra”, deja­ron bas­tan­te mal para­do al Pre­si­den­te y su equipo.

Ese con­jun­to de hechos se cons­ti­tu­ye­ron en un pun­to de infle­xión para el gobierno.

Jun­to al círcu­lo de sus lugar­te­nien­tes más cer­ca­nos el Pre­si­den­te deci­dió dar seña­les que el gobierno esta­ba toman­do rum­bos más afi­nes a lo que la pren­sa, en nom­bre del poder real, le venía exi­gien­do. Era una for­ma muy con­cre­ta –a su vez- de res­pon­der a las crí­ti­cas de Cris­ti­na en el sen­ti­do que “hay fun­cio­na­rios que no fun­cio­nan”. Más que con­tes­tar con una mejo­ra de la ges­tión, el Pre­si­den­te resol­vió aten­der de ese modo lo que el poder eco­nó­mi­co ve como “debi­li­da­des” o “con­ce­sio­nes al popu­lis­mo”. Los hechos que cer­ti­fi­ca­ban la con­so­li­da­ción de esa ten­den­cia estén vin­cu­la­dos al modo que se uti­li­zó –repre­sión median­te- para rati­fi­car la defen­sa irres­tric­ta de la pro­pie­dad pri­va­da, una cues­tión sagra­da para los due­ños del poder.

El pro­pio Pre­si­den­te lo reco­no­ció ante sus ínti­mos con la con­tun­den­te fra­se “la mode­ra­ción gar­pa”. Ser “mode­ra­do”, tra­du­ci­do al len­gua­je vul­gar, quie­re decir apro­xi­mar­se a un pen­sa­mien­to más con­ser­va­dor. La expre­sión “gar­pa” es un por­te­ñis­mo que sig­ni­fi­ca que eso reditúa.

En ese espa­cio el Pre­si­den­te se sien­te más cómo­do y es un buen lugar para amor­ti­guar las crí­ti­cas de su vice. Más allá que Cris­ti­na ava­ló el accio­nar de Axel Kici­llof y Ser­gio Ber­ni, en las men­cio­na­das accio­nes repre­si­vas, que –por otra par­te- se mul­ti­pli­can ante varia­dos recla­mos reivindicativos.

LAS VARIABLES QUE RECONFORTAN AL GOBIERNO

Ya fue seña­la­do que ‑duran­te estos días- se han pro­du­ci­do infor­ma­cio­nes, ade­lan­tos o hechos que han con­tri­bui­do a que un gobierno ali­caí­do pudie­ra recu­pe­rar un poco de aire.

La vacu­na rusa y la posi­bi­li­dad que pue­da comen­zar su apli­ca­ción duran­te diciem­bre es una noti­cia más que impor­tan­te. Ya se anun­ció ofi­cial­men­te tal pers­pec­ti­va, siem­pre que los estu­dios de la ter­ce­ra fase de inves­ti­ga­ción resul­ten posi­ti­vos. El gobierno apues­ta gran par­te de su futu­ro en el éxi­to en esta mate­ria. Las rela­cio­nes de Cris­ti­na con Putin ayu­da­ron a con­cre­tar esta ope­ra­ción, cerra­da por el Presidente.

Los intere­sa­dos voce­ros de las vacu­nas de empre­sas occi­den­ta­les están ele­van­do al cie­lo sus crí­ti­cas por esta pers­pec­ti­va. Un gigan­tes­co nego­cio se le pue­de esca­par de las manos.

La vacu­na rusa es la car­ta en la man­ga con la que el gobierno aspi­ra comen­zar un ciclo que –por el COVID 19- nun­ca pudo empe­zar. El mis­mo esta­rá guia­do, casi un año des­pués, por la idea expli­ci­ta­da por Alber­to: “Ni se me cru­za por la cabe­za per­der las elec­cio­nes del año que viene”.

El impre­sio­nan­te bajón del dólar para­le­lo, que pasó de 195 a menos de 160 pesos por dólar, es otro favo­ra­ble impac­to. Sus efec­tos inme­dia­tos son cla­ra­men­te bene­fi­cio­sos para el gobierno. Los de mediano pla­zo son más complejos.

El fallo de la Cor­te orde­nan­do que jue­ces cues­tio­na­dos fue­ran rein­te­gra­dos a sus pues­tos, que solo apa­ren­te­men­te favo­re­ce a la opo­si­ción, tie­ne como con­tra­par­ti­da que los mis­mos y otros 70 jue­ces pue­den que­dar fue­ra de carre­ra, en un perío­do no muy lejano, en vir­tud de usua­les traslados.

DESAFÍOS Y PROBLEMAS QUE SE AGRAVAN

Entre los desa­fíos se pue­den des­ta­car aque­llos que están vin­cu­la­dos a las polí­ti­cas finan­cie­ras. En ese sen­ti­do cabe des­ta­car que, a pesar de drás­ti­ca dis­mi­nu­ción de la bre­cha entre el dólar para­le­lo y el ofi­cial (pasó del 150 a menos del 100%), sobre­vi­ven gra­ves pro­ble­mas: Las caí­das de reser­vas y depó­si­tos en dóla­res y pesos. 

A los seña­la­dos desa­fíos finan­cie­ros se pue­den de agre­gar otros nue­vos pro­ble­mas ‑que se están pro­fun­di­zan­do- y que todos los argen­ti­nos paga­re­mos muy caro. Ellos están refe­ri­dos a los agro­ne­go­cios, la mega­mi­ne­ría y el frac­king. Todo lo cual rati­fi­ca que el extrac­ti­vis­mo es polí­ti­ca del gobierno aun­que ello pro­vo­que des­gra­cias colectivas. 

Disi­mu­la­do detrás de un dis­cur­so sobre “sobe­ra­nía ali­men­ta­ria” (cada vez menos usa­do y poco creí­ble) el gobierno aca­ba de apro­bar, en el recien­te mes de octu­bre, la pro­duc­ción del tri­go trans­gé­ni­co. Unos mil cien­tí­fi­cos y 30 uni­ver­si­da­des públi­cas mani­fes­ta­ron su opo­si­ción. Pero como “bille­te­ra mata galán” el gobierno cedió a las con­ve­nien­cias del mer­ca­do y los bene­fi­cios de quie­nes pro­du­cen semi­llas gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­das. Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel y Hugo Sig­man ‑una vez más- pro­fun­da­men­te agra­de­ci­dos. Con ello cre­ce­rá el uso de los agro­tó­xi­cos y el enve­ne­na­mien­to de nues­tras comidas.

Bajo el man­to de “una mine­ría más ver­de” o “res­pon­sa­bi­li­dad social empre­sa­ria” el Secre­ta­rio de Mine­ría, pre­sen­tó el Plan Estra­té­gi­co Mine­ro para los pró­xi­mos 30 años. Éste pone el eje en la mega­mi­ne­ría y las inver­sio­nes en extran­je­ras en el sec­tor, sin preo­cu­par­se por el avan­ce sobre la pro­tec­ción legal que tie­nen los terri­to­rios de pue­blo indí­ge­nas (Artícu­lo 75 inc. 17 de la Cons­ti­tu­ción). Movi­mien­tos socio-ambien­ta­les y comu­ni­da­des indí­ge­nas –asu­mien­do intere­ses colec­ti­vos- están recla­man­do por sus dere­chos: su agua y su tierra.

En mate­ria de frac­king, el pro­pio Pre­sien­te fue a Vaca Muer­ta, hace un par de sema­nas atrás, para dar su aval a esa explo­ta­ción. Nada dijo sobre la vein­te­na de sis­mos que se regis­tra­ron en las pro­xi­mi­da­des de ese yaci­mien­to entre el 1 y 6 de junio, cuan­do se reto­ma­ron las acti­vi­da­des de Shell, que duran­te los meses de mayor ais­la­mien­to social se habían redu­ci­do. A los ries­gos sís­mi­cos hay que agre­gar­le las fabu­lo­sas inver­sio­nes y sub­si­dios para explo­tar com­bus­ti­bles fósi­les, en áreas don­de exis­ten gran­des posi­bi­li­da­des de desa­rro­llar ener­gías alter­na­ti­vas, como la eóli­ca, por ejemplo.

Todo esto prue­ba la dis­tan­cia exis­ten­te entre las pala­bras defen­so­ras del medio ambien­te y la prác­ti­ca extrac­ti­vis­ta del gobierno, que sigue ata­do a una polí­ti­ca que se ha pro­ba­do inefi­caz, insos­te­ni­ble y que favo­re­ce el saqueo de bie­nes comu­nes, la mul­ti­pli­ca­ción de enfer­me­da­des y ponien­do en peli­gro al planeta.

COVID 19 Y DEUDAS: PROBLEMA ARGENTINO Y DEL MUNDO 

En el mes de setiem­bre el gobierno ter­mi­nó de nego­ciar con los tene­do­res de bonos. Aho­ra se pro­po­ne tener cerra­dos los acuer­dos con las deu­das que tene­mos con el FMI. Es sabi­do que el pro­ble­ma de fon­do de estas nego­cia­cio­nes, no es que se haya nego­cia­do bien o mal. El pro­ble­ma es dis­tin­to y mucho más gra­ve. El pro­ble­ma es con­ti­nuar con la bici­cle­ta de siem­pre. Ello hacen como que nos pres­tan, noso­tros arre­gla­mos pagar, pero en el fon­do lo que el mun­do finan­cie­ro per­si­gue es que siga­mos endeu­da­dos. ¿Por­qué? Por esa es la mane­ra de man­te­ner­nos ata­dos y con­tro­la­dos. Por eso la “sali­da” era recu­pe­rar sobe­ra­nía y hacer que la deu­da fue­ra un pro­ble­ma para los acree­do­res y no una soga al cue­llo de nues­tro pue­blo. Lo dicho no es un “inven­to ideo­ló­gi­co” sino que sur­ge de las razo­nes para la fun­da­ción y fun­cio­na­mien­to del FMI, a fines de la Segun­da Gue­rra Mundial.

Ello sur­ge de su fun­ción de regu­la­dor del sis­te­ma mone­ta­rio mun­dial, median­te el con­di­cio­na­mien­to y vigi­lan­cia sobre las polí­ti­cas de sus paí­ses miembros.

De allí que la impor­tan­cia del arre­glo con el FMI, no es tan­to cuán­do y cómo pagar, en lo cual no habrá muchas difi­cul­ta­des, sino en los con­di­cio­na­mien­tos a nues­tra sobe­ra­nía economía.

Mien­tras el gobierno ‑des­pués de arre­glar con los bonis­tas- pre­pa­ra el segun­do error, al nego­ciar con el FMI, es bueno tener pre­sen­te que la deu­da se ha trans­for­ma­do en un pro­ble­ma mun­dial, agra­va­do por el COVID 19.

La deu­da de Argen­ti­na y el mun­do ade­más de insos­te­ni­ble es eter­na y sigue aumen­tan­do. Como una prue­ba del poder cre­cien­te del sec­tor finan­cie­ro inter­na­cio­nal y de cómo con­tro­la la eco­no­mía mun­dial, hoy la deu­da mun­dial alcan­za los 298 billo­nes de dóla­res. Es decir más de tres veces el PBI mun­dial. Alcan­zan­do, en medio de esta pan­de­mia, su pun­to más alto con un aumen­to del 40% res­pec­to a la del 2008.

Esto pone al mun­do al bor­de de una cri­sis glo­bal de deu­da, que se incre­men­ta­rá en los pró­xi­mos meses cuan­do se conoz­can y publi­quen las caí­das pro­vo­ca­da por el COVID 19 en mate­ria de PBI, pro­duc­ción y comer­cio mun­dial. Todo ello en medio de una rece­sión que, según el Ban­co Mun­dial, abar­ca al 90% de los paí­ses y según la OIT con pér­di­das equi­va­len­tes a 495 millo­nes de suel­dos de tiem­po completo.

El “arran­que” de la eco­no­mía bajo estas con­di­cio­nes tie­ne a la deu­da como un las­tre que hará aún más difí­cil y cos­to­so supe­rar esta situación.

Lo dicho vale para nues­tro país y la eco­no­mía mun­dial, sal­vo que se tomen impen­sa­bles y drás­ti­cas medi­das sobre las con­se­cuen­cias del actual accio­nar de los sec­to­res financieros. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *