Colom­bia. Otro excom­ba­tien­te es ase­si­na­do en Cal­dono, Cauca

Por Car­los Qui­lin­do. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de noviem­bre de 2020.

Cuan­do se encon­tra­ba a pocos metros del Espa­cio Terri­to­rial de Capa­ci­ta­ción y Rein­cor­po­ra­ción (ETCR) de Los Monos en el muni­ci­pio de Cal­dono (nor­te del Cau­ca), fue ase­si­na­do Her­nan­do Ramos Men­za, un excom­ba­tien­te de las Farc en pro­ce­so de reincorporación.La vic­ti­ma per­te­ne­cía a las comu­ni­da­des indí­ge­nas y se aco­gió al acuer­do de paz, ade­más era miem­bro acti­vo de la Coope­ra­ti­va Mul­ti­ac­ti­va ECOMÚN “La Espe­ran­za del Pue­blo”. El homi­ci­dio se regis­tra horas des­pués de la reu­nión de los fir­man­tes del acuer­do con Iván Duque.

Auto­ri­da­des igual­men­te indi­ca­ron que Ramos tra­ba­ja­ba en el pro­yec­to pro­duc­ti­vo colec­ti­vo de agua­ca­te hass, el cual es desa­rro­lla­do por excom­ba­tien­tes en esa pobla­ción del Cau­ca, tam­bién cola­bo­ra­ba en un pro­yec­to de por­ci­cul­tu­ra y en algu­nos momen­tos hacia ofi­cios como domi­ci­lia­rio en el cas­co urbano de Caldono.

El homi­ci­dio se regis­tró en la vere­da San­ta Rosa, solo horas des­pués de la reu­nión entre los fir­man­tes del acuer­do y el pre­si­den­te Iván Duque, en la capi­tal de la república.

El ase­si­na­to fue eje­cu­ta­do por hom­bres arma­dos que inter­cep­ta­ron a la víc­ti­ma cuan­do se movi­li­za­ba en su moto­ci­cle­ta el día 6 de noviem­bre. Una vez se regis­tra­ron los hechos, la guar­dia indí­ge­na ini­ció con ope­ra­ti­vos para tra­tar de dar con el para­de­ro de los responsables.

“El ase­si­na­do era del res­guar­do indí­ge­na de Pio­yá, tra­ba­ja­ba como moto­ta­xis­ta y una vez cono­ci­mos del homi­ci­dio, sali­mos con la comu­ni­dad a los cami­nos y tro­chas para tra­tar de dar con el para­de­ro de los res­pon­sa­bles”, mani­fes­tó un líder indí­ge­na de la zona.

Según un infor­me del par­ti­do polí­ti­co de las Frac con este nue­vo caso son 40 los excom­ba­tien­tes los que han sido ase­si­na­dos en el depar­ta­men­to del Cau­ca des­de la fir­ma del acuer­do de Paz, mien­tras que uno per­ma­ne­ce desaparecido.

De igual mane­ra, se ha regis­tra­do el des­pla­za­mien­to de los fir­man­tes, debi­do a las ame­na­zas y pre­sen­cia de gru­pos arma­dos que los han decla­ra­do como obje­ti­vo en varios muni­ci­pios en los que tuvie­ron que aban­do­nar los Espa­cios Terri­to­ria­les de Capa­ci­ta­ción y Rein­cor­po­ra­ción (ETCR).

Fuen­te: PaCoCol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *