Colom­bia. Otro excom­ba­tien­te es ase­si­na­do en Cal­dono, Cauca

Por Car­los Qui­lin­do. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de noviem­bre de 2020.

Cuan­do se encon­tra­ba a pocos metros del Espa­cio Terri­to­rial de Capa­ci­ta­ción y Rein­cor­po­ra­ción (ETCR) de Los Monos en el muni­ci­pio de Cal­dono (nor­te del Cau­ca), fue ase­si­na­do Her­nan­do Ramos Men­za, un excom­ba­tien­te de las Farc en pro­ce­so de reincorporación.La vic­ti­ma per­te­ne­cía a las comu­ni­da­des indí­ge­nas y se aco­gió al acuer­do de paz, ade­más era miem­bro acti­vo de la Coope­ra­ti­va Mul­ti­ac­ti­va ECOMÚN “La Espe­ran­za del Pue­blo”. El homi­ci­dio se regis­tra horas des­pués de la reu­nión de los fir­man­tes del acuer­do con Iván Duque.

Auto­ri­da­des igual­men­te indi­ca­ron que Ramos tra­ba­ja­ba en el pro­yec­to pro­duc­ti­vo colec­ti­vo de agua­ca­te hass, el cual es desa­rro­lla­do por excom­ba­tien­tes en esa pobla­ción del Cau­ca, tam­bién cola­bo­ra­ba en un pro­yec­to de por­ci­cul­tu­ra y en algu­nos momen­tos hacia ofi­cios como domi­ci­lia­rio en el cas­co urbano de Caldono.

El homi­ci­dio se regis­tró en la vere­da San­ta Rosa, solo horas des­pués de la reu­nión entre los fir­man­tes del acuer­do y el pre­si­den­te Iván Duque, en la capi­tal de la república.

El ase­si­na­to fue eje­cu­ta­do por hom­bres arma­dos que inter­cep­ta­ron a la víc­ti­ma cuan­do se movi­li­za­ba en su moto­ci­cle­ta el día 6 de noviem­bre. Una vez se regis­tra­ron los hechos, la guar­dia indí­ge­na ini­ció con ope­ra­ti­vos para tra­tar de dar con el para­de­ro de los responsables.

“El ase­si­na­do era del res­guar­do indí­ge­na de Pio­yá, tra­ba­ja­ba como moto­ta­xis­ta y una vez cono­ci­mos del homi­ci­dio, sali­mos con la comu­ni­dad a los cami­nos y tro­chas para tra­tar de dar con el para­de­ro de los res­pon­sa­bles”, mani­fes­tó un líder indí­ge­na de la zona.

Según un infor­me del par­ti­do polí­ti­co de las Frac con este nue­vo caso son 40 los excom­ba­tien­tes los que han sido ase­si­na­dos en el depar­ta­men­to del Cau­ca des­de la fir­ma del acuer­do de Paz, mien­tras que uno per­ma­ne­ce desaparecido.

De igual mane­ra, se ha regis­tra­do el des­pla­za­mien­to de los fir­man­tes, debi­do a las ame­na­zas y pre­sen­cia de gru­pos arma­dos que los han decla­ra­do como obje­ti­vo en varios muni­ci­pios en los que tuvie­ron que aban­do­nar los Espa­cios Terri­to­ria­les de Capa­ci­ta­ción y Rein­cor­po­ra­ción (ETCR).

Fuen­te: PaCoCol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.