Bra­sil. El MST va a refo­res­tar 5.000 hec­tá­reas afec­ta­das por tra­ge­dia pro­vo­ca­da por empre­sa Vale en Maria­na, Minas Gerais

Por Lud­mi­lla Bal­duino. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de noviem­bre de 2020.

Bruno Dio­go, del MST de Minas Gerais, habla sobre la recu­pe­ra­ción ambien­tal, social y eco­nó­mi­ca de las áreas afec­ta­das por el cri­men de la rup­tu­ra de la pre­sa de Fundão.

Hace exac­ta­men­te cin­co años, la rup­tu­ra de la pre­sa Fun­dão, en Ben­to Rodri­gues, en el dis­tri­to de Maria­na, en Minas Gerais, pro­vo­có una ava­lan­cha de 62 millo­nes de metros cúbi­cos de lodo tóxico.

El barro des­cen­dió con gran fuer­za y​alta velo­ci­dad por el río Doce y sus afluen­tes, pro­vo­can­do la muer­te de 19 per­so­nas e innu­me­ra­bles ani­ma­les, así como defo­res­ta­ción, des­truc­ción, caos, deses­pe­ra­ción, ham­bre y sed en toda la región, des­de Minas has­ta El espí­ri­tu san­to. La cuen­ca del río Doce cubre 230 muni­ci­pios, muchos de los cua­les abas­te­cían a su pobla­ción con agua del río.

El mayor cri­men ambien­tal en la his­to­ria de Bra­sil fue cau­sa­do por la mine­ra Samar­co, de la cual Vale do Rio Doce es uno de los pro­pie­ta­rios, en socie­dad con BHP Billi­ton. La mag­ni­tud del daño fue tan gran­de que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Bra­sil, el Con­se­jo Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos (CNDH) cla­si­fi­có este deli­to ambien­tal como vio­la­ción de dere­chos humanos.

El 25 de enero de 2019, la rup­tu­ra de pre­sa por par­te de la empre­sa mine­ra Vale, en Córre­go do Fei­jão, en Bru­ma­dinho, pro­vo­có la muer­te de 179 per­so­nas. Tra­ba­ja­do­res, madres, padres, hijos e hijas fue­ron ente­rra­dos por la ava­lan­cha de barro tóxi­co, víc­ti­mas de un cri­men, una vez más, lide­ra­do por la mayor empre­sa mine­ra de Bra­sil. Ade­más, con­ti­núan des­apa­re­ci­das otras 131 personas.

En este con­tex­to, el MST se man­tie­ne a la van­guar­dia, jun­to con la gen­te, para ase­gu­rar que se haga jus­ti­cia y que Vale pague por su cri­men, for­ta­le­cien­do el pro­yec­to de Refor­ma Agra­ria Popu­lar en las zonas afectadas.

El sitio web del MST con­ver­só con Bruno Dio­go, del sec­tor pro­duc­ti­vo de Minas Gerais, quien comen­tó la pro­pues­ta del movi­mien­to de refo­res­ta­ción, a tra­vés de tec­no­lo­gía agro­eco­ló­gi­ca, a 5.000 hec­tá­reas de asen­ta­mien­tos en la cuen­ca del Río Doce. 

-¿Cuál es el prin­ci­pal pro­ble­ma que enfren­tan las fami­lias del MST afec­ta­das por la repre­sa Fun­dão lue­go de cin­co años de este deli­to ambiental?

Bruno – El MST, a lo lar­go de estos cin­co años de impu­ni­dad, bus­có denun­ciar lo insos­te­ni­ble que es el actual mode­lo mine­ro bra­si­le­ño. Ante la des­truc­ción de unos 500 kiló­me­tros des­de la mar­gen del Río Doce, des­de la pre­sa Fun­dão en Maria­na has­ta su desem­bo­ca­du­ra en Espí­ri­to San­to, el pro­ce­so de recu­pe­ra­ción y repa­ra­ción de los daños ambien­ta­les, eco­nó­mi­cos y de salud no podía ser gran­de como se evi­den­cia. Las fami­lias afec­ta­das tie­nen mucha pri­sa por reto­mar sus for­mas de gene­rar ingre­sos y tra­ba­jo. La natu­ra­le­za tie­ne mucha pri­sa por recu­pe­rar su equi­li­brio natu­ral. La jus­ti­fi­ca­ción que da la Fun­da­ción Reno­va, de garan­ti­zar la trans­pa­ren­cia y efi­cien­cia en el uso de los recur­sos, es impor­tan­te y nece­sa­ria, pero no pue­de ser un impe­di­men­to para bus­car la reanu­da­ción de la vida de las per­so­nas y la recu­pe­ra­ción de la cuen­ca del Río Doce.

-¿Cómo es el pro­ce­so de lucha y de denun­cia con­tra Vale?

-Estos últi­mos cin­co años han sido una de muchas mar­chas, actos polí­ti­cos y ocu­pa­cio­nes de áreas impro­duc­ti­vas en el terri­to­rio de las empre­sas mine­ras. Vale es sin duda la empre­sa con mayor res­pon­sa­bi­li­dad por los deli­tos invo­lu­cra­dos y la posi­bi­li­dad de rom­per nue­vas pre­sas. Estas repre­sas repre­sen­tan un ries­go inmi­nen­te en Minas Gerais.

-¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les deman­das de los afectados?

-Nues­tras deman­das se han cen­tra­do en con­so­li­dar la refor­ma agra­ria popu­lar en los terri­to­rios afec­ta­dos. Ya sea con la demo­cra­ti­za­ción de las tie­rras mine­ras, o con un mode­lo de pro­duc­ción de ali­men­tos salu­da­bles de cali­dad y can­ti­dad, garan­ti­zan­do el for­ta­le­ci­mien­to de los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos que con­tri­bu­yan a la eman­ci­pa­ción de las per­so­nas afectadas.

-¿Qué papel jue­ga Bra­sil en el sec­tor eco­nó­mi­co del mine­ral y cuál es la rela­ción entre la rup­tu­ra de pre­sas y este papel?

-Bra­sil gober­na­do por Bol­so­na­ro no tie­ne pers­pec­ti­vas de desa­rro­llo eco­nó­mi­co que favo­rez­ca a la indus­tria nacio­nal. Regre­sa­mos al pasa­do, cuan­do éra­mos una colo­nia y solo expor­tá­ba­mos pro­duc­tos pri­ma­rios. La expor­ta­ción de agro­in­dus­trias y pro­duc­tos bási­cos de mine­ral de hie­rro solo deja la car­ga social y ambien­tal al pue­blo bra­si­le­ño. Este mode­lo de depen­den­cia de la expor­ta­ción de pro­duc­tos sin valor agre­ga­do solo garan­ti­za ganan­cias para una peque­ña por­ción de empre­sa­rios. Los que sufren son los tra­ba­ja­do­res, des­em­plea­dos e impac­ta­dos por deli­tos ambientales.

-¿Cuá­les son las alter­na­ti­vas a la mine­ría que garan­ti­za­rían el res­pe­to a los dere­chos huma­nos, la tie­rra y la naturaleza?

-Nues­tra pro­pues­ta de sus­ti­tu­ción de la mine­ría es la divi­sión de la tie­rra y la pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca. Pro­po­ne­mos reem­pla­zar el mine­ral con ali­men­tos sin pes­ti­ci­das. Pro­po­ne­mos reem­pla­zar la extrac­ción de mine­ral con el tra­ba­jo de fami­lias cam­pe­si­nas. Pro­po­ne­mos reem­pla­zar la aper­tu­ra de nue­vas ace­quias y cons­truc­cio­nes de pre­sas por la imple­men­ta­ción de sis­te­mas pro­duc­ti­vos que con­ci­lien la plan­ta­ción de árbo­les con la pro­duc­ción de ali­men­tos, como es el caso de la agroforestería.

Fuen­te: Movi­men­to dos Tra­balha­do­res Rurais Sem Terra

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *