Perú. Veró­ni­ka Men­do­za se pos­tu­la a la pre­si­den­cia y sólo hay cua­tro muje­res de 33 precandidaturas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de noviem­bre de 2020

Veró­ni­ka Men­do­za lan­zó su pre­can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial por Jun­tos por el Perú, en Cus­co, al con­me­mo­rar­se los 240 años de la rebe­lión de Túpac Ama­ru y Micae­la Bastidas.

A tra­vés de un video publi­ca­do en sus redes socia­les, la pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial exhor­tó a la pobla­ción a sumar esfuer­zos para hacer cam­bios en el país.

“La tarea aún no está con­clui­da. El abu­so, la explo­ta­ción y la dis­cri­mi­na­ción per­sis­ten. Los corrup­tos y mafio­sos siguen lle­nán­do­se los bol­si­llos a cos­ta de nues­tro tra­ba­jo, de nues­tros dere­chos, rema­tan­do nues­tras rique­zas, con­ta­mi­nan­do nues­tras aguas, depre­dan­do nues­tros bos­ques” seña­ló la pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial de Jun­tos por el Perú.

Men­do­za reali­zó un reco­rri­do por las pro­vin­cias cus­que­ñas de Canas, Can­chis y Quis­pi­can­chis, don­de se diri­gió a los pobla­do­res con men­sa­jes en espa­ñol y quechua.

Ha lle­ga­do el momen­to de poner­nos nue­va­men­te de pie
De reen­con­trar­nos y unir­nos
De alzar la voz
De recu­pe­rar lo que es nuestro

Con la fuer­za de nues­tra his­to­ria, de nues­tros pueblos

Haku, huñu­na­ri­kus­pa puri­ri­sun
musuq suyu­ta paqa­ri­chi­sun#ARe­fun­da­rEl­Pe­rú#Cus­co#4Nov pic​.twit​ter​.com/​a​h​4​r​x​h​Y​5Vk

— Veró­ni­ka Men­do­za (@Vero_Mendoza_F) Novem­ber 4, 2020

Asi­mis­mo, con­vo­có a la ciu­da­da­nía a cons­truir un nue­vo país y “vacar a la cla­se polí­ti­ca que le da la espal­da al pueblo”.

“Con la fuer­za de nues­tra his­to­ria, de nues­tros pue­blos, de nues­tra gen­te. Por nues­tras madres y por nues­tros hijos, por nues­tro pre­sen­te y nues­tro futu­ro. Ya es tiem­po de cons­truir un Perú con jus­ti­cia, igual­dad, sobe­ra­nía”, aseveró.

Andi­na


Pari­dad y alter­nan­cia: ¿Cómo lle­ga­mos en mate­ria de igual­dad de géne­ro a las Elec­cio­nes 2021?

En los últi­mos 20 años y de cara a las pró­xi­mas Elec­cio­nes Gene­ra­les, la par­ti­ci­pa­ción de muje­res en polí­ti­ca se ha man­te­ni­do en un 38% en pro­me­dio, de acuer­do al Jura­do Nacio­nal de Elec­cio­nes (JNE). La recien­te­men­te apro­ba­da refor­ma elec­to­ral de pari­dad y alter­nan­cia bus­ca que dicha esta­dís­ti­ca aumen­te al 50% en los pró­xi­mos comi­cios del 2021.

La pari­dad exi­ge a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas que inclu­yan el mis­mo núme­ro de hom­bres y muje­res en sus fór­mu­las pre­si­den­cia­les y con­gre­sa­les, mien­tras que la alter­nan­cia dic­ta que las can­di­da­tas y los can­di­da­tos se ubi­quen de for­ma inter­ca­la­da en dichas lis­tas. A pocos días de pre­sen­tar a sus pre­can­di­da­tos ofi­cia­les, empe­za­mos a ver el pano­ra­ma: solo 4 muje­res ten­ta­rán la pre­si­den­cia en el 2021 (de un total de 34 can­di­da­tos) y la ONPE aún debe pro­nun­ciar­se sobre si las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas han cum­pli­do con la men­cio­na­da refor­ma que bus­ca refor­zar la igual­dad de géne­ro en política.

Pilar Tello, res­pon­sa­ble del Área de Géne­ro para Lati­noa­mé­ri­ca de IDEA Inter­na­cio­nal, des­ta­ca que la refor­ma de pari­dad y alter­nan­cia “es impor­tan­te por­que per­mi­ti­rá que haya un mayor núme­ro de muje­res pos­tu­lan­do a car­gos [públi­cos] de toma de deci­sión. Ade­más, las muje­res no solo serán el 50 por cien­to, sino que esta­rán ubi­ca­das en luga­res expec­tan­tes que incre­men­ten sus opcio­nes de ser elegidas”.

Si bien las muje­res repre­sen­tan la mitad del elec­to­ra­do, el ejer­ci­cio de sus dere­chos polí­ti­cos aún se encuen­tra en un terreno dis­pa­re­jo en com­pa­ra­ción con los hom­bres. En las pasa­das elec­cio­nes extra­or­di­na­rias 2020, don­de se eli­gie­ron a los nue­vos miem­bros del Con­gre­so, solo el 10% de par­ti­dos polí­ti­cos inclu­yó a muje­res en sus fór­mu­las, de acuer­do con el Jura­do Nacio­nal de Elecciones.

Adria­na Urru­tia, pre­si­den­ta de Trans­pa­ren­cia, sos­tie­ne que lograr la pari­dad y la alter­nan­cia no es un tema solo de muje­res, sino de refor­za­mien­to de nues­tra demo­cra­cia. “Si que­re­mos hacer un Par­la­men­to más repre­sen­ta­ti­vo debe­mos optar por­que sea el refle­jo de la socie­dad, y la mane­ra más sen­ci­lla debe­ría ser par­tien­do de que la mitad ten­ga una repre­sen­ta­ción femenina”.

MACHISMO EN POLÍTICA

Si la par­ti­ci­pa­ción de muje­res en polí­ti­ca es de 38% en pro­me­dio, el por­cen­ta­je de muje­res ele­gi­das es inclu­so menor. Según el últi­mo repor­te elec­to­ral del JNE, des­de el año 2001, las can­di­da­tas elec­tas no han supe­ra­do el 29% de repre­sen­ta­ción nacio­nal. Sin embar­go, lo más gra­ve es que las muje­res que logran ocu­par un car­go públi­co tie­nen que enfren­tar­se al machis­mo que domi­na el jue­go polí­ti­co. Así lo afir­ma Adria­na Urrutia.

“Las muje­res que ingre­san en la polí­ti­ca, a dife­ren­cia de sus pares hom­bres, sufren aco­so polí­ti­co. Eso impli­ca que no pue­den desem­pe­ñar­se con la mis­ma segu­ri­dad que sus com­pa­ñe­ros [por­que] son deni­gra­das en el espa­cio públi­co por ser madres, por su tra­yec­to­ria… de mane­ra que ellas no se sien­tan capa­ces de ejer­cer esa fun­ción públi­ca”, dijo.

Para la poli­tó­lo­ga Kathe­ri­ne Zega­rra, las muje­res en polí­ti­ca tam­bién son cons­tan­te­men­te “estig­ma­ti­za­das” por su vida social. “Nece­si­ta­mos tener otro tipo de mira­da, que no dife­ren­cie cómo vemos a un can­di­da­to o can­di­da­ta. Pero tam­bién se nece­si­ta un cam­bio cul­tu­ral y de prác­ti­cas. Debe­mos dejar de pen­sar en una mujer como ‘la espo­sa de’, ‘la hija de’ o la her­ma­na de alguien. La ciu­da­da­nía tie­ne que cues­tio­nar­se cómo esta­mos vien­do a las muje­res can­di­da­tas y elec­tas, y cómo esa visión se con­tra­po­ne con lo que hace­mos con los can­di­da­tos hom­bres”, agregó.

Cabe men­cio­nar que, a media­dos de año, el JNE infor­mó que vie­ne tra­ba­jan­do ‑jun­to a la ONPE, Reniec, Minis­te­rio de la Mujer, Defen­so­ría del Pue­blo y orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil- en la ela­bo­ra­ción de un pro­to­co­lo inter­ins­ti­tu­cio­nal para pre­ve­nir, aten­der, san­cio­nar y erra­di­car el aco­so polí­ti­co con­tra las mujeres.

EL VOTO PREFERENCIAL

La pari­dad y la alter­nan­cia se encuen­tra vigen­te para las Elec­cio­nes 2021 y las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas están obli­ga­das a cum­plir­la. Sin embar­go, que­da pen­dien­te la eli­mi­na­ción del voto pre­fe­ren­cial, que his­tó­ri­ca­men­te no ha sido favo­ra­ble a las mujeres.

El JNE ha repor­ta­do que el por­cen­ta­je de con­gre­sis­tas elec­tas por voto pre­fe­ren­cial, por lo gene­ral, per­ma­ne­ce por deba­jo del 50%. Inclu­so, se lle­gó al por­cen­ta­je más bajo en las Elec­cio­nes Gene­ra­les de 2016 con solo 19% de muje­res ele­gi­das. Este año, en las elec­cio­nes extra­or­di­na­rias para el Con­gre­so, el por­cen­ta­je se incre­men­tó, pero solo a 32%.

“Si se hubie­ra eli­mi­na­do el voto pre­fe­ren­cial en 2016, seis muje­res más hubie­ran sido con­gre­sis­tas. En 2020, ocho muje­res más hubie­ran sido con­gre­sis­tas”, aña­dió el JNE en su Repor­te Elec­to­ral Nº 9.

Adria­na Urru­tia agre­ga que “la refor­ma de pari­dad y alter­nan­cia está incon­clu­sa por­que está supe­di­ta­da a la eli­mi­na­ción del voto pre­fe­ren­cial, o sea que las muje­res pue­dan estar en las lis­tas a la par que los hom­bres y que a su vez sean elec­tas con la mis­ma pro­ba­bi­li­dad. Al no eli­mi­nar­se el voto pre­fe­ren­cial, el elec­tor car­ga­do de las repre­sen­ta­cio­nes tra­di­cio­na­les de la polí­ti­ca podría tener una pro­cli­vi­dad a votar por un repre­sen­tan­te masculino”.

Lograr la igual­dad de géne­ro en el Perú es una ardua tarea de cara al Bicen­te­na­rio. Por ello, es nece­sa­rio garan­ti­zar la par­ti­ci­pa­ción igua­li­ta­ria de muje­res y hom­bres en las Elec­cio­nes 2021.

FUENTE: NODAL



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.