Perú. Veró­ni­ka Men­do­za se pos­tu­la a la pre­si­den­cia y sólo hay cua­tro muje­res de 33 precandidaturas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de noviem­bre de 2020

Veró­ni­ka Men­do­za lan­zó su pre­can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial por Jun­tos por el Perú, en Cus­co, al con­me­mo­rar­se los 240 años de la rebe­lión de Túpac Ama­ru y Micae­la Bastidas.

A tra­vés de un video publi­ca­do en sus redes socia­les, la pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial exhor­tó a la pobla­ción a sumar esfuer­zos para hacer cam­bios en el país.

“La tarea aún no está con­clui­da. El abu­so, la explo­ta­ción y la dis­cri­mi­na­ción per­sis­ten. Los corrup­tos y mafio­sos siguen lle­nán­do­se los bol­si­llos a cos­ta de nues­tro tra­ba­jo, de nues­tros dere­chos, rema­tan­do nues­tras rique­zas, con­ta­mi­nan­do nues­tras aguas, depre­dan­do nues­tros bos­ques” seña­ló la pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial de Jun­tos por el Perú.

Men­do­za reali­zó un reco­rri­do por las pro­vin­cias cus­que­ñas de Canas, Can­chis y Quis­pi­can­chis, don­de se diri­gió a los pobla­do­res con men­sa­jes en espa­ñol y quechua.

Ha lle­ga­do el momen­to de poner­nos nue­va­men­te de pie
De reen­con­trar­nos y unir­nos
De alzar la voz
De recu­pe­rar lo que es nuestro

Con la fuer­za de nues­tra his­to­ria, de nues­tros pueblos

Haku, huñu­na­ri­kus­pa puri­ri­sun
musuq suyu­ta paqa­ri­chi­sun#ARe­fun­da­rEl­Pe­rú#Cus­co#4Nov pic​.twit​ter​.com/​a​h​4​r​x​h​Y​5Vk

— Veró­ni­ka Men­do­za (@Vero_Mendoza_F) Novem­ber 4, 2020

Asi­mis­mo, con­vo­có a la ciu­da­da­nía a cons­truir un nue­vo país y “vacar a la cla­se polí­ti­ca que le da la espal­da al pueblo”.

“Con la fuer­za de nues­tra his­to­ria, de nues­tros pue­blos, de nues­tra gen­te. Por nues­tras madres y por nues­tros hijos, por nues­tro pre­sen­te y nues­tro futu­ro. Ya es tiem­po de cons­truir un Perú con jus­ti­cia, igual­dad, sobe­ra­nía”, aseveró.

Andi­na


Pari­dad y alter­nan­cia: ¿Cómo lle­ga­mos en mate­ria de igual­dad de géne­ro a las Elec­cio­nes 2021?

En los últi­mos 20 años y de cara a las pró­xi­mas Elec­cio­nes Gene­ra­les, la par­ti­ci­pa­ción de muje­res en polí­ti­ca se ha man­te­ni­do en un 38% en pro­me­dio, de acuer­do al Jura­do Nacio­nal de Elec­cio­nes (JNE). La recien­te­men­te apro­ba­da refor­ma elec­to­ral de pari­dad y alter­nan­cia bus­ca que dicha esta­dís­ti­ca aumen­te al 50% en los pró­xi­mos comi­cios del 2021.

La pari­dad exi­ge a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas que inclu­yan el mis­mo núme­ro de hom­bres y muje­res en sus fór­mu­las pre­si­den­cia­les y con­gre­sa­les, mien­tras que la alter­nan­cia dic­ta que las can­di­da­tas y los can­di­da­tos se ubi­quen de for­ma inter­ca­la­da en dichas lis­tas. A pocos días de pre­sen­tar a sus pre­can­di­da­tos ofi­cia­les, empe­za­mos a ver el pano­ra­ma: solo 4 muje­res ten­ta­rán la pre­si­den­cia en el 2021 (de un total de 34 can­di­da­tos) y la ONPE aún debe pro­nun­ciar­se sobre si las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas han cum­pli­do con la men­cio­na­da refor­ma que bus­ca refor­zar la igual­dad de géne­ro en política.

Pilar Tello, res­pon­sa­ble del Área de Géne­ro para Lati­noa­mé­ri­ca de IDEA Inter­na­cio­nal, des­ta­ca que la refor­ma de pari­dad y alter­nan­cia “es impor­tan­te por­que per­mi­ti­rá que haya un mayor núme­ro de muje­res pos­tu­lan­do a car­gos [públi­cos] de toma de deci­sión. Ade­más, las muje­res no solo serán el 50 por cien­to, sino que esta­rán ubi­ca­das en luga­res expec­tan­tes que incre­men­ten sus opcio­nes de ser elegidas”.

Si bien las muje­res repre­sen­tan la mitad del elec­to­ra­do, el ejer­ci­cio de sus dere­chos polí­ti­cos aún se encuen­tra en un terreno dis­pa­re­jo en com­pa­ra­ción con los hom­bres. En las pasa­das elec­cio­nes extra­or­di­na­rias 2020, don­de se eli­gie­ron a los nue­vos miem­bros del Con­gre­so, solo el 10% de par­ti­dos polí­ti­cos inclu­yó a muje­res en sus fór­mu­las, de acuer­do con el Jura­do Nacio­nal de Elecciones.

Adria­na Urru­tia, pre­si­den­ta de Trans­pa­ren­cia, sos­tie­ne que lograr la pari­dad y la alter­nan­cia no es un tema solo de muje­res, sino de refor­za­mien­to de nues­tra demo­cra­cia. “Si que­re­mos hacer un Par­la­men­to más repre­sen­ta­ti­vo debe­mos optar por­que sea el refle­jo de la socie­dad, y la mane­ra más sen­ci­lla debe­ría ser par­tien­do de que la mitad ten­ga una repre­sen­ta­ción femenina”.

MACHISMO EN POLÍTICA

Si la par­ti­ci­pa­ción de muje­res en polí­ti­ca es de 38% en pro­me­dio, el por­cen­ta­je de muje­res ele­gi­das es inclu­so menor. Según el últi­mo repor­te elec­to­ral del JNE, des­de el año 2001, las can­di­da­tas elec­tas no han supe­ra­do el 29% de repre­sen­ta­ción nacio­nal. Sin embar­go, lo más gra­ve es que las muje­res que logran ocu­par un car­go públi­co tie­nen que enfren­tar­se al machis­mo que domi­na el jue­go polí­ti­co. Así lo afir­ma Adria­na Urrutia.

“Las muje­res que ingre­san en la polí­ti­ca, a dife­ren­cia de sus pares hom­bres, sufren aco­so polí­ti­co. Eso impli­ca que no pue­den desem­pe­ñar­se con la mis­ma segu­ri­dad que sus com­pa­ñe­ros [por­que] son deni­gra­das en el espa­cio públi­co por ser madres, por su tra­yec­to­ria… de mane­ra que ellas no se sien­tan capa­ces de ejer­cer esa fun­ción públi­ca”, dijo.

Para la poli­tó­lo­ga Kathe­ri­ne Zega­rra, las muje­res en polí­ti­ca tam­bién son cons­tan­te­men­te “estig­ma­ti­za­das” por su vida social. “Nece­si­ta­mos tener otro tipo de mira­da, que no dife­ren­cie cómo vemos a un can­di­da­to o can­di­da­ta. Pero tam­bién se nece­si­ta un cam­bio cul­tu­ral y de prác­ti­cas. Debe­mos dejar de pen­sar en una mujer como ‘la espo­sa de’, ‘la hija de’ o la her­ma­na de alguien. La ciu­da­da­nía tie­ne que cues­tio­nar­se cómo esta­mos vien­do a las muje­res can­di­da­tas y elec­tas, y cómo esa visión se con­tra­po­ne con lo que hace­mos con los can­di­da­tos hom­bres”, agregó.

Cabe men­cio­nar que, a media­dos de año, el JNE infor­mó que vie­ne tra­ba­jan­do ‑jun­to a la ONPE, Reniec, Minis­te­rio de la Mujer, Defen­so­ría del Pue­blo y orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil- en la ela­bo­ra­ción de un pro­to­co­lo inter­ins­ti­tu­cio­nal para pre­ve­nir, aten­der, san­cio­nar y erra­di­car el aco­so polí­ti­co con­tra las mujeres.

EL VOTO PREFERENCIAL

La pari­dad y la alter­nan­cia se encuen­tra vigen­te para las Elec­cio­nes 2021 y las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas están obli­ga­das a cum­plir­la. Sin embar­go, que­da pen­dien­te la eli­mi­na­ción del voto pre­fe­ren­cial, que his­tó­ri­ca­men­te no ha sido favo­ra­ble a las mujeres.

El JNE ha repor­ta­do que el por­cen­ta­je de con­gre­sis­tas elec­tas por voto pre­fe­ren­cial, por lo gene­ral, per­ma­ne­ce por deba­jo del 50%. Inclu­so, se lle­gó al por­cen­ta­je más bajo en las Elec­cio­nes Gene­ra­les de 2016 con solo 19% de muje­res ele­gi­das. Este año, en las elec­cio­nes extra­or­di­na­rias para el Con­gre­so, el por­cen­ta­je se incre­men­tó, pero solo a 32%.

“Si se hubie­ra eli­mi­na­do el voto pre­fe­ren­cial en 2016, seis muje­res más hubie­ran sido con­gre­sis­tas. En 2020, ocho muje­res más hubie­ran sido con­gre­sis­tas”, aña­dió el JNE en su Repor­te Elec­to­ral Nº 9.

Adria­na Urru­tia agre­ga que “la refor­ma de pari­dad y alter­nan­cia está incon­clu­sa por­que está supe­di­ta­da a la eli­mi­na­ción del voto pre­fe­ren­cial, o sea que las muje­res pue­dan estar en las lis­tas a la par que los hom­bres y que a su vez sean elec­tas con la mis­ma pro­ba­bi­li­dad. Al no eli­mi­nar­se el voto pre­fe­ren­cial, el elec­tor car­ga­do de las repre­sen­ta­cio­nes tra­di­cio­na­les de la polí­ti­ca podría tener una pro­cli­vi­dad a votar por un repre­sen­tan­te masculino”.

Lograr la igual­dad de géne­ro en el Perú es una ardua tarea de cara al Bicen­te­na­rio. Por ello, es nece­sa­rio garan­ti­zar la par­ti­ci­pa­ción igua­li­ta­ria de muje­res y hom­bres en las Elec­cio­nes 2021.

FUENTE: NODAL



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *