Colom­bia. Medi­ci­na ances­tral: una for­ma de resis­tir al con­flic­to arma­do en el Pacífico

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de noviem­bre de 2020.

El con­flic­to arma­do ha oca­sio­na­do por muchos años serias afec­ta­cio­nes al sec­tor de la salud en los dife­ren­tes terri­to­rios de Colom­bia. Los sabe­do­res ances­tra­les y médi­cos tra­di­cio­na­les han sufri­do 86 actos de vio­len­cia por su tra­ba­jo con­sa­gra­do a las comunidades.

La Comi­sión de la Ver­dad dio a cono­cer tes­ti­mo­nios e his­to­rias de médi­cos y líde­res de la región del Pací­fi­co a tra­vés del audio­vi­sual ‘Medi­ci­na tra­di­cio­nal: un lega­do que resis­te el conflicto’.

Feli­pe Cue­ro, líder social de Gua­pi, Cau­ca, expre­só que “los sabios o común­men­te cono­ci­dos como médi­cos tra­di­cio­na­les son quie­nes res­guar­dan las prác­ti­cas y sabe­res ances­tra­les tra­di­cio­na­les de las comu­ni­da­des negras. Se tra­ta de un cono­ci­mien­to no codi­fi­ca­do, que es trans­mi­ti­do de gene­ra­ción en gene­ra­ción, que refle­ja la resi­lien­cia de las comu­ni­da­des y la pre­sen­cia en los terri­to­rios que es la base y lo que nos cons­ti­tu­ye como pue­blo negro”.

De igual mane­ra, Rosa Angé­li­ca Teno­rio, direc­to­ra de cul­tu­ra de Tuma­co, afir­mó que “la medi­ci­na tra­di­cio­nal es el pri­mer recur­so con el que con­ta­mos en lo que tie­ne que ver casos o situa­cio­nes de salud. Antes de acu­dir al médi­co noso­tros esta­mos muy cer­ca de nues­tras par­te­ras, nues­tros reme­die­ros, de nues­tros sabe­do­res, son nues­tra pri­mer alter­na­ti­va en los dife­ren­tes sec­to­res tan­to en la zona urba­na como en la zona rural del distrito”.

El sis­te­ma de salud Colom­biano fue con­for­ma­do entre 1968 y 1984, robus­te­cien­do la infra­es­truc­tu­ra para la pres­ta­ción del ser­vi­cio. Actual­men­te fun­cio­na por medio de un régi­men con­tri­bu­ti­vo y un régi­men sub­si­dia­do. Esto impli­ca que el desa­rro­llo hos­pi­ta­la­rio no se dé igual en todas las regio­nes. La región del Pací­fi­co es una de las más per­ju­di­ca­das en este sen­ti­do, ya sea por la corrup­ción o el con­flic­to arma­do que la golpea.

“Hemos vis­to como muchas comu­ni­da­des, muchos médi­cos, yer­ba­te­ros, rezan­de­ros, par­te­ras, fue­ron ase­si­na­dos por pres­tar su labor, esa medi­ci­na ances­tral fue afec­ta­da y fue atro­pe­lla­da por cum­plir una labor”, denun­ció Ley­ner Pala­cios Aspri­lla, Comi­sio­na­do de la Verdad.

Los gru­pos al mar­gen de la ley y para­mi­li­ta­res han roba­do los recur­sos del sec­tor salud hacién­do­se de con­tra­tos o del sala­rio de los tra­ba­ja­do­res; pro­vo­can­do con esto una pres­ta­ción del ser­vi­cio pau­pé­rri­ma en las zonas rura­les don­de estos gru­pos tie­nen inje­ren­cia. Las vic­ti­mas colec­ti­vas de estas afec­ta­cio­nes van en 423 y las vic­ti­mas indi­vi­dua­les sobre­pa­san los dos mil dam­ni­fi­ca­dos has­ta la fecha.

En el año 2000, las y los habi­tan­tes de Bue­na­ven­tu­ra pade­cie­ron la masa­cre per­pe­tra­da por el Blo­que Pací­fi­co de las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia –AUC‑, con la aquies­cen­cia y com­pli­ci­dad de tro­pas de los bata­llo­nes Pichin­cha y Pala­cé ads­cri­tas a la Bri­ga­da 3 del Ejér­ci­to Nacional.

“Des­pués de la incur­sión del gru­po mili­tar suce­di­da el 11 de mayo del 2000 cuan­do mata­ron al pro­mo­tor de salud de Llano Bajo, el com­pa­ñe­ro Lucio Cama­cho (…) Noso­tros sen­tía­mos físi­co mie­do y eso nos limi­ta­ba para cum­plir los efec­tos de nues­tras labo­res”, expre­só Rubén Nei­ra, ex pro­mo­tor de salud rural en Buenaventura.

Rubén Nei­ra, con­ti­nuó “cuan­do algu­nas per­so­nas pedían el auxi­lio de noso­tros en algún cam­po de la salud enton­ces sin saber­lo podían haber algu­nos ele­men­tos, por ejem­plo de la gue­rri­lla, enton­ces fui­mos estig­ma­ti­za­dos y seña­la­dos como que éra­mos unos auxi­lia­res de la gue­rri­lla, cuan­do eso nun­ca fue así”.

En Puer­to Sai­ja, corre­gi­mien­to de Tim­bi­quí, cuen­tan con un rudi­men­ta­rio pues­to de salud, solo una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va y cin­co horas de ener­gía eléc­tri­ca al día. Los gru­pos arma­dos ile­ga­les hacen pre­sen­cia en esta zona. A pesar de las con­di­cio­nes, el sabio Maca­rio Ale­gría ayu­da a su comu­ni­dad a ali­viar los daños psi­co­ló­gi­cos y espi­ri­tua­les con ritua­les ancestrales.

“El tema del con­flic­to arma­do y todo lo demás pues, hay gen­te que se ha des­pla­za­do por tales cosas y lo ha bus­ca­do a uno: ¡hom­bre, estoy con un espan­to, estoy mal, me sien­to mal! Yo como médi­co tra­di­cio­nal lo que he hecho es ayu­dar­les, dar­les tomi­tas que les saque el tema de espan­to, de ansie­dad, de muchas otras cosas que tam­bién le aque­ja a la gen­te”, mani­fes­tó Maca­rio Ale­gría Hur­ta­do, médi­co tra­di­cio­nal de Puer­to Saija.

Cifras de la red nacio­nal de infor­ma­ción regis­tran que des­de el año 1985 has­ta 2019, en los depar­ta­men­tos de Cho­có, Valle del Cau­ca, Cau­ca y Nari­ño se han repor­ta­do cer­ca de 1’800.233 per­so­nas víc­ti­mas del con­flic­to arma­do, lo que ubi­ca a la región paci­fi­ca como una de las más gol­pea­das del país.

“Sí mucho, mucha ame­na­za. Por ambas y ambas. Enton­ces esas situa­cio­nes a veces pues se pone como muy duro. No hay tran­qui­li­dad, ni hay armo­nía en la comu­ni­dad, por­que la comu­ni­dad tam­bién preo­cu­pa­da y todo eso, pues uno no se sien­te bien (…) Lo que noso­tros que­re­mos es con­vi­vir en una armo­nía fami­liar, paci­fi­co, en nues­tro terri­to­rio”, afir­mó Luis Fer­nan­do Velás­quez, sabe­dor Embe­ra Cha­mí de Quibdó.

Es impor­tan­te resal­tar que, el reco­no­ci­mien­to de la medi­ci­na tra­di­cio­nal y alter­na­ti­va es par­te vital del pro­ce­so de aten­ción a la salud inte­gral de las comu­ni­da­des que han vivi­do el fla­ge­lo del con­flic­to arma­do colombiano.

“Par­te­ras, soban­de­ros, curan­de­ros y reme­die­ros son los médi­cos y médi­cas tra­di­cio­na­les, guar­dia­nes de la sabi­du­ría ances­tral que, en muchas oca­sio­nes son la úni­ca alter­na­ti­va que tie­nen las comu­ni­da­des de la cos­ta pací­fi­ca para ali­viar el dolor y sanar los daños psi­co­ló­gi­cos y espi­ri­tua­les que deja el impac­to del con­flic­to arma­do en esta zona”, pun­tua­li­zó la Comi­sión de la Verdad.

Fuen­te: Colom­bia Informa

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *