Chi­le. 7 años de cár­cel dic­tan con­tra un mucha­cho de 19 años que par­ti­ci­pó en las pro­tes­tas socia­les /​Acto por los pre­sos polí­ti­cos (video)

Por Andrés Figue­roa Cor­ne­jo, Kaos en la Red, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de noviem­bre de 2020.

La medi­da per­si­gue inten­tar fre­nar a una gene­ra­ción ente­ra que ha per­di­do el mie­do a las Fuer­zas Arma­das, Cara­bi­ne­ros y auto­ri­da­des del orden establecido

Este 5 de noviem­bre, el tri­bu­nal oral en lo penal de Puer­to Montt cas­ti­gó con más de 7 años de cár­cel al joven Feli­pe San­ta­na de 19 años, tras su deten­ción y pri­sión en el mar­co de la revuel­ta social que ini­ció el 18 de octu­bre de 2019.

Feli­pe, pro­ve­nien­te de la ciu­dad puer­to­mont­ti­na, al sur de Chi­le, fue acu­sa­do de des­ór­de­nes y la que­ma de una ban­ca de la cate­dral cató­li­ca de esa cabe­za regio­nal, hechos cifra­dos el 14 de noviem­bre de 2019.

El fis­cal Mar­cos Muñoz, de la Uni­dad SACFI de la Fis­ca­lía Regio­nal de Los Lagos, con­de­nó a Feli­pe sobre la base de «prue­bas» y «dili­gen­cias» de Cara­bi­ne­ros. Esa ins­ti­tu­ción mili­ta­ri­za­da des­de los tiem­pos de la dic­ta­du­ra que lide­ró Augus­to Pino­chet, ha sido cues­tio­na­da lar­ga­men­te, tan­to en Chi­le como en el extran­je­ro, debi­do a una dila­ta­da y sis­te­má­ti­ca cade­na de mon­ta­jes, robos mul­ti­mi­llo­na­rios y vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos. Casi un 70 por cien­to de la socie­dad chi­le­na, de acuer­do a son­deos de opi­nión, cali­fi­can nega­ti­va­men­te a la enti­dad uniformada.

Feli­pe San­ta­na negó haber teni­do par­ti­ci­pa­ción en los inci­den­tes que se le impu­tan. El joven, veni­do de las cla­ses popu­la­res, como cien­tos de miles de mucha­chos y mucha­chas, ha hecho par­te de las movi­li­za­cio­nes del esta­lli­do social. Como es habi­tual en Chi­le, la jus­ti­cia, que es par­te de las ins­ti­tu­cio­nes repre­si­vas del Esta­do oli­gar­ca, auto­ri­ta­rio y con­ser­va­dor del país andino, des­car­gó con todas sus fuer­zas las leyes anti­so­cia­les sobre el muchacho.

Para el mun­do de los dere­chos huma­nos está cla­ro que, «la altí­si­ma con­de­na con­tra un joven de 19 años tie­ne carác­ter ejem­plar, y per­si­gue inten­tar fre­nar a una gene­ra­ción ente­ra que ha per­di­do el mie­do a las Fuer­zas Arma­das, Cara­bi­ne­ros, y auto­ri­da­des del orden esta­ble­ci­do. Lo que el régi­men de Piñe­ra quie­re des­co­no­cer es que la revuel­ta o esta­lli­do social es resul­ta­do de una acu­mu­la­ción de injus­ti­cias mul­ti­di­men­sio­na­les, abu­sos repe­ti­dos duran­te casi medio siglo y explo­ta­ción. Las y los jóve­nes se insu­bor­di­nan a cau­sa de un sis­te­ma que no sólo les impi­de desa­rro­llar­se inte­gral­men­te, sino que los ha con­ver­ti­do en una gene­ra­ción sin alter­na­ti­vas ni por­ve­nir. Hoy Feli­pe es un pri­sio­ne­ro polí­ti­co, tal cual como en la dictadura».

La medi­da adop­ta­da por la jus­ti­cia chi­le­na está cobran­do fuer­tes reper­cu­sio­nes en amplios sec­to­res del país. Sola­men­te el pasa­do 25 de octu­bre, la pobla­ción votó en casi un 80 por cien­to, cam­biar la Cons­ti­tu­ción de la tira­nía. Esto es, casi un 80 por cien­to se mani­fes­tó anti pino­che­tis­ta, anti­fas­cis­ta, y en con­tra de un pro­yec­to de socie­dad fun­da­do en el lucro pri­va­do y el libe­ra­lis­mo ortodoxo.

Orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas que tie­nen en común la lucha por la con­quis­ta de dere­chos socia­les, polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, ambien­ta­les, de géne­ro, indí­ge­nas, labo­ra­les y cul­tu­ra­les, han expre­sa­do que, «urge crear una pla­ta­for­ma polí­ti­ca uni­ta­ria lo más amplia posi­ble, capaz de con­te­ner en sí la diver­si­dad del movi­mien­to social y popu­lar, pero a la vez habi­li­ta­da demo­crá­ti­ca­men­te para orga­ni­zar los dis­tin­tos momen­tos que deman­da la lucha resuel­ta y con con­vic­ción de poder de las gran­des mayo­rías. La úni­ca con­di­ción debie­ra ser la inde­pen­den­cia de los intere­ses his­tó­ri­cos de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y popu­la­res res­pec­to de los pode­res esta­ble­ci­dos. Has­ta que no lle­gue­mos a ese pun­to de infle­xión y uni­dad polí­ti­ca y éti­ca, el régi­men piñe­ris­ta y sus alia­dos tie­ne todo el espa­cio dis­po­ni­ble para gol­pear­nos una y otra vez».

Video. Acto por la liber­tad de las y los pre­sos polí­ti­cos en Santiago.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *