Bra­sil. Con apo­yo del MST, la comu­ni­dad urba­na ini­cia un huer­to agro­eco­ló­gi­co en el gran Curitiba

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de noviem­bre de 2020

Cele­bra­da en este Día de los Difun­tos, la acción home­na­jeó a la con­ce­ja­la Marie­lle Fran­co y al mili­tan­te del MST Ênio Pas­qua­lin, ambos asesinados.

En la ocu­pa­ción de Nova Espe­ra­nça, en Cam­po Magro (PR), la tie­rra don­de 1.200 fami­lias luchan por el dere­cho a la vivien­da es tam­bién sue­lo fér­til para la pro­duc­ción de ali­men­tos agro­eco­ló­gi­cos. El lunes 2, la comu­ni­dad con­so­li­dó un jar­dín comu­ni­ta­rio de 15 mil metros cua­dra­dos, que garan­ti­za­rá una ali­men­ta­ción salu­da­ble y refor­za­rá la gene­ra­ción de ingre­sos para los resi­den­tes. El área está ubi­ca­da a unos 10 kiló­me­tros de Curi­ti­ba, la capi­tal del estado.

Uno a uno, más de 20 mil plan­tas de hor­ta­li­zas, ade­más de semi­llas de maní, fri­jol, maíz y cala­ba­za, cubrie­ron el terreno ya pre­pa­ra­do en los días ante­rio­res. El tra­ba­jo fue posi­ble gra­cias a un esfuer­zo con­jun­to con la par­ti­ci­pa­ción de apro­xi­ma­da­men­te 150 veci­nos, entre adul­tos, jóve­nes, ancia­nos y niños.

La orien­ta­ción téc­ni­ca del tra­ba­jo estu­vo a car­go de agró­no­mos, cam­pe­si­nos, téc­ni­cos y estu­dian­tes de agro­eco­lo­gía inte­gran­tes del Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Tie­rra (MST). Están vin­cu­la­dos a la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na (ELAA) y la Coope­ra­ti­va Terra Livre, ambas ubi­ca­das en el asen­ta­mien­to Con­tes­ta­do en Lapa. Tam­bién fue de allí de don­de pro­ce­dían las plán­tu­las y el abono uti­li­za­do para la siem­bra. Las semi­llas fue­ron dona­das por Rede Semen­tes da Agro­eco­lo­gia – RESA, for­ma­da por “guar­dia­nes” de las semi­llas criollas.

Adriano Lima dos San­tos, agró­no­mo y pro­fe­sor de la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Agro­eco­lo­gía (ELAA), infor­ma la satis­fac­ción de ser par­te de la trans­for­ma­ción de la tie­rra. «Son ali­men­tos agro­eco­ló­gi­cos que abas­te­ce­rán a la pobla­ción de la comu­ni­dad de Nova Espe­ra­nça en este perío­do tan crí­ti­co en el que las per­so­nas tie­nen diver­sas nece­si­da­des, la peor de las cua­les es el hambre».

Ade­más del apor­te a las fami­lias de Cam­po Magro, ELAA ha esta­do tra­ba­jan­do en con­jun­to para sem­brar ali­men­tos que se suman a las dona­cio­nes rea­li­za­das por el MST des­de el ini­cio de la pan­de­mia. Los esfuer­zos con­jun­tos cuen­tan con la par­ti­ci­pa­ción del colec­ti­vo Mar­mi­tas da Terra, orga­ni­za­do por el MST para la pro­duc­ción de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos a los más nece­si­ta­dos duran­te este perío­do pandémico.

Para Val­de­cir Ferrei­ra, vecino de la ocu­pa­ción y miem­bro de la coor­di­na­ción del Movi­mien­to Popu­lar por la Vivien­da (MPM), la crea­ción del huer­to colec­ti­vo “es un paso de gigan­te”, una señal del avan­ce de la unión entre el cam­po y la ciu­dad y el for­ta­le­ci­mien­to de la lucha de las familias. .

Al recor­dar el Día de los Difun­tos, Ferrei­ra des­ta­có el sim­bo­lis­mo de la siem­bra: «En lugar de que la gen­te adop­te una pos­tu­ra tris­te, esta­mos adop­tan­do una pos­tu­ra ale­gre, por­que aquí en esta tie­rra está rena­cien­do nues­tra espe­ran­za, nues­tro sueño».

La inau­gu­ra­ción de la acti­vi­dad estu­vo mar­ca­da por los home­na­jes a la con­ce­ja­la Marie­lle Fran­co, ase­si­na­da en 2018, y al cam­pe­sino y acti­vis­ta del MST en Para­ná Ênio Pas­qua­lin, falle­ci­do el 24 de octu­bre. “Esta es la prue­ba de que nues­tra lucha y la lucha de nues­tros com­pa­ñe­ros se ha ido en vano y nun­ca será”, refi­rién­do­se a Marie­lle y Ênio.

Man­da­la

Ade­más de las dece­nas de par­te­rres ali­nea­dos, tam­bién tomó for­ma un jar­dín de man­da­las de la mano de los hai­tia­nos que for­man par­te de la comu­ni­dad. La téc­ni­ca de la siem­bra cir­cu­lar e inter­ca­la­da (com­bi­nan­do dife­ren­tes varie­da­des de plan­tas) ya es apli­ca­da en otra peque­ña zona de la comu­ni­dad por inmi­gran­tes, quie­nes tam­bién se encar­ga­rán del man­da­la del jar­dín comu­ni­ta­rio. Cer­ca de 1.700 hai­tia­nos viven en la ocu­pa­ción de Nova Espe­ra­nça, ade­más de vene­zo­la­nos y cubanos.

San­dra Regi­na Colom­be­li se encuen­tra entre los muchos resi­den­tes de la comu­ni­dad que ya tie­nen el hábi­to de cul­ti­var ali­men­tos en la casa y aho­ra están con­tri­bu­yen­do a la siem­bra comu­ni­ta­ria. “Este huer­to me ser­vi­rá para cuan­do nece­si­te cose­char para comer y para todas las per­so­nas de la comu­ni­dad que lo nece­si­ten. Es una gran satis­fac­ción for­mar par­te de este jar­dín jun­to con el barrio y el Movi­mien­to ”. Ella, su hija y su nie­to han vivi­do en la ocu­pa­ción duran­te cua­tro meses: “Solía​vivir de alqui­ler. Vine aquí y me reci­bie­ron, me sien­to bien aquí, ten­go mi casa ”, relata.

Accio­nes en todo Paraná

Las fami­lias del MST, resi­den­tes de asen­ta­mien­tos y cam­pa­men­tos en todo Para­ná tam­bién mar­ca­ron el Día de Muer­tos con la plan­ta­ción de árbo­les en honor a mili­tan­tes del Movi­mien­to y fami­lia­res falle­ci­dos. La mayo­ría de las accio­nes recor­da­ron el ase­si­na­to de Ênio Pas­qua­lin, ocu­rri­do el 24 de octubre.

El agri­cul­tor y miem­bro del Movi­mien­to vivía en el asen­ta­mien­to de Ireno Alves dos San­tos, en Rio Boni­to do Iguaçu, y ha sido par­te de la lucha por la refor­ma agra­ria des­de 1996, espe­cial­men­te en áreas públi­cas ile­ga­les. Las accio­nes tuvie­ron lugar en Lon­dri­na, Pla­nal­ti­na do Para­ná, Lapa, Cas­ca­vel, Laran­jal, Quin­ta do Sol y Cru­zei­ro do Sul, en dece­nas de comunidades.

Fuen­te: Movi­men­to dos Tra­balha­do­res Rurais Sem Terra

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *