Bra­sil. Con apo­yo del MST, la comu­ni­dad urba­na ini­cia un huer­to agro­eco­ló­gi­co en el gran Curitiba

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de noviem­bre de 2020

Cele­bra­da en este Día de los Difun­tos, la acción home­na­jeó a la con­ce­ja­la Marie­lle Fran­co y al mili­tan­te del MST Ênio Pas­qua­lin, ambos asesinados.

En la ocu­pa­ción de Nova Espe­ra­nça, en Cam­po Magro (PR), la tie­rra don­de 1.200 fami­lias luchan por el dere­cho a la vivien­da es tam­bién sue­lo fér­til para la pro­duc­ción de ali­men­tos agro­eco­ló­gi­cos. El lunes 2, la comu­ni­dad con­so­li­dó un jar­dín comu­ni­ta­rio de 15 mil metros cua­dra­dos, que garan­ti­za­rá una ali­men­ta­ción salu­da­ble y refor­za­rá la gene­ra­ción de ingre­sos para los resi­den­tes. El área está ubi­ca­da a unos 10 kiló­me­tros de Curi­ti­ba, la capi­tal del estado.

Uno a uno, más de 20 mil plan­tas de hor­ta­li­zas, ade­más de semi­llas de maní, fri­jol, maíz y cala­ba­za, cubrie­ron el terreno ya pre­pa­ra­do en los días ante­rio­res. El tra­ba­jo fue posi­ble gra­cias a un esfuer­zo con­jun­to con la par­ti­ci­pa­ción de apro­xi­ma­da­men­te 150 veci­nos, entre adul­tos, jóve­nes, ancia­nos y niños.

La orien­ta­ción téc­ni­ca del tra­ba­jo estu­vo a car­go de agró­no­mos, cam­pe­si­nos, téc­ni­cos y estu­dian­tes de agro­eco­lo­gía inte­gran­tes del Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Tie­rra (MST). Están vin­cu­la­dos a la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na (ELAA) y la Coope­ra­ti­va Terra Livre, ambas ubi­ca­das en el asen­ta­mien­to Con­tes­ta­do en Lapa. Tam­bién fue de allí de don­de pro­ce­dían las plán­tu­las y el abono uti­li­za­do para la siem­bra. Las semi­llas fue­ron dona­das por Rede Semen­tes da Agro­eco­lo­gia – RESA, for­ma­da por “guar­dia­nes” de las semi­llas criollas.

Adriano Lima dos San­tos, agró­no­mo y pro­fe­sor de la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Agro­eco­lo­gía (ELAA), infor­ma la satis­fac­ción de ser par­te de la trans­for­ma­ción de la tie­rra. «Son ali­men­tos agro­eco­ló­gi­cos que abas­te­ce­rán a la pobla­ción de la comu­ni­dad de Nova Espe­ra­nça en este perío­do tan crí­ti­co en el que las per­so­nas tie­nen diver­sas nece­si­da­des, la peor de las cua­les es el hambre».

Ade­más del apor­te a las fami­lias de Cam­po Magro, ELAA ha esta­do tra­ba­jan­do en con­jun­to para sem­brar ali­men­tos que se suman a las dona­cio­nes rea­li­za­das por el MST des­de el ini­cio de la pan­de­mia. Los esfuer­zos con­jun­tos cuen­tan con la par­ti­ci­pa­ción del colec­ti­vo Mar­mi­tas da Terra, orga­ni­za­do por el MST para la pro­duc­ción de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos a los más nece­si­ta­dos duran­te este perío­do pandémico.

Para Val­de­cir Ferrei­ra, vecino de la ocu­pa­ción y miem­bro de la coor­di­na­ción del Movi­mien­to Popu­lar por la Vivien­da (MPM), la crea­ción del huer­to colec­ti­vo “es un paso de gigan­te”, una señal del avan­ce de la unión entre el cam­po y la ciu­dad y el for­ta­le­ci­mien­to de la lucha de las familias. .

Al recor­dar el Día de los Difun­tos, Ferrei­ra des­ta­có el sim­bo­lis­mo de la siem­bra: «En lugar de que la gen­te adop­te una pos­tu­ra tris­te, esta­mos adop­tan­do una pos­tu­ra ale­gre, por­que aquí en esta tie­rra está rena­cien­do nues­tra espe­ran­za, nues­tro sueño».

La inau­gu­ra­ción de la acti­vi­dad estu­vo mar­ca­da por los home­na­jes a la con­ce­ja­la Marie­lle Fran­co, ase­si­na­da en 2018, y al cam­pe­sino y acti­vis­ta del MST en Para­ná Ênio Pas­qua­lin, falle­ci­do el 24 de octu­bre. “Esta es la prue­ba de que nues­tra lucha y la lucha de nues­tros com­pa­ñe­ros se ha ido en vano y nun­ca será”, refi­rién­do­se a Marie­lle y Ênio.

Man­da­la

Ade­más de las dece­nas de par­te­rres ali­nea­dos, tam­bién tomó for­ma un jar­dín de man­da­las de la mano de los hai­tia­nos que for­man par­te de la comu­ni­dad. La téc­ni­ca de la siem­bra cir­cu­lar e inter­ca­la­da (com­bi­nan­do dife­ren­tes varie­da­des de plan­tas) ya es apli­ca­da en otra peque­ña zona de la comu­ni­dad por inmi­gran­tes, quie­nes tam­bién se encar­ga­rán del man­da­la del jar­dín comu­ni­ta­rio. Cer­ca de 1.700 hai­tia­nos viven en la ocu­pa­ción de Nova Espe­ra­nça, ade­más de vene­zo­la­nos y cubanos.

San­dra Regi­na Colom­be­li se encuen­tra entre los muchos resi­den­tes de la comu­ni­dad que ya tie­nen el hábi­to de cul­ti­var ali­men­tos en la casa y aho­ra están con­tri­bu­yen­do a la siem­bra comu­ni­ta­ria. “Este huer­to me ser­vi­rá para cuan­do nece­si­te cose­char para comer y para todas las per­so­nas de la comu­ni­dad que lo nece­si­ten. Es una gran satis­fac­ción for­mar par­te de este jar­dín jun­to con el barrio y el Movi­mien­to ”. Ella, su hija y su nie­to han vivi­do en la ocu­pa­ción duran­te cua­tro meses: “Solía​vivir de alqui­ler. Vine aquí y me reci­bie­ron, me sien­to bien aquí, ten­go mi casa ”, relata.

Accio­nes en todo Paraná

Las fami­lias del MST, resi­den­tes de asen­ta­mien­tos y cam­pa­men­tos en todo Para­ná tam­bién mar­ca­ron el Día de Muer­tos con la plan­ta­ción de árbo­les en honor a mili­tan­tes del Movi­mien­to y fami­lia­res falle­ci­dos. La mayo­ría de las accio­nes recor­da­ron el ase­si­na­to de Ênio Pas­qua­lin, ocu­rri­do el 24 de octubre.

El agri­cul­tor y miem­bro del Movi­mien­to vivía en el asen­ta­mien­to de Ireno Alves dos San­tos, en Rio Boni­to do Iguaçu, y ha sido par­te de la lucha por la refor­ma agra­ria des­de 1996, espe­cial­men­te en áreas públi­cas ile­ga­les. Las accio­nes tuvie­ron lugar en Lon­dri­na, Pla­nal­ti­na do Para­ná, Lapa, Cas­ca­vel, Laran­jal, Quin­ta do Sol y Cru­zei­ro do Sul, en dece­nas de comunidades.

Fuen­te: Movi­men­to dos Tra­balha­do­res Rurais Sem Terra

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.