Argen­ti­na. Falle­ció Ester El Kadri, tenía 97 años y su nom­bre se aso­cia a la lucha his­tó­ri­ca del pue­blo pero­nis­ta /​Era la madre del mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio Envar El Kadri

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de noviem­bre de 2020.

Pode­mos decir que con la par­ti­da de Ester El Kadri se va un peda­zo impor­tan­te de la his­to­ria del pero­nis­mo revo­lu­cio­na­rio y tam­bién la madre peleo­na de muchos de noso­tros y noso­tras. Quie­nes la cono­ci­mos nun­ca la pudi­mos sepa­rar de lo que fue tam­bién la mili­tan­cia de su hijo Cacho, a quien le incul­có las ideas eman­ci­pa­to­rias del mejor pero­nis­mo y la bra­vu­ra para defen­der­las en todos los terre­nos. Dul­ce y tre­men­da­men­te afec­ti­va, siem­pre con una son­ri­sa y ges­tos cari­ño­sos para quie­nes eran los com­pa­ñe­ros de Cacho. Cuan­do este falle­ce y nos deja sumi­dos en una gran tris­te­za, nos ima­gi­na­mos que Ester se iba a apa­gar, pero a pesar de sopor­tar ese durí­si­mo gol­pe, supo sacar fuer­zas de don­de sea, y ayu­da­da por toda su fami­lia se man­tu­vo de pie, tier­na y lucha­do­ra como siempre.

Ya sabe­mos que son tiem­pos difí­ci­les los que tran­si­ta­mos, por varias cir­cuns­tan­cias pero sobre todo por­que se están yen­do varios de los y las mejo­res de una épo­ca un poco más glo­rio­sa ‑en todos los aspec­tos- que este pre­sen­te, pero con Ester, no lo duda­mos, se mar­cha un peda­ci­to impor­tan­te de la fami­lia de cada mili­tan­te de los 70. Chau com­pa­ñe­ra, que tu son­ri­sa de mujer bue­na y com­ba­ti­va nos siga ilu­mi­nan­do. /​Carlos Aznárez/

A las 14.30 hs de hoy vier­nes falle­ció a los 97 años de edad Esther El Kadri la mara­vi­llo­sa mili­tan­te de la Resis­ten­cia Pero­nis­ta y dul­ce mamá del fun­da­dor de las FAP y el Pero­nis­mo de base, Envar Cacho El Kadri Su fami­lia rezo en ára­be por su alma y le can­to la mar­cha peronista.

ENTREVISTA CON ESTER EL KADRI.

Frag­men­tos de una entre­vis­ta rea­li­za­da por Gise­la Car­pi­ne­ta a Ester, don­de habla de su hijo Cacho El Kadri, al que siem­pre acom­pa­ñó y defen­dió en su árdua militancia.

Nació en Cór­do­ba el 8 de julio de 1923. Su hijo, Envar el Kadri, fue uno de los fun­da­do­res del Movi­mien­to Juven­tud Pero­nis­ta y de las Fuer­zas Arma­das Pero­nis­tas. Tras la muer­te de Envar en 1998 de un ata­que al cora­zón, Ester con­ti­núa tra­ba­jan­do por recor­dar, pro­lon­gar y rei­vin­di­car su lucha. Un retra­to des­de los días de la resis­ten­cia a los de Cám­po­ra, y de la dic­ta­du­ra a la demo­cra­cia. Ester el Kadri tie­ne 87 años y una infi­ni­dad de momen­tos dolo­ro­sos a cues­tas. Al igual que su hijo Envar, sien­te la nece­si­dad de dar tes­ti­mo­nio, de con­tar su his­to­ria, la de los años pero­nis­tas, la de la dic­ta­du­ra y el exi­lio, la del flo­re­ci­mien­to de la demo­cra­cia. Cuan­do ve a la nue­va gene­ra­ción de jóve­nes en la calle o vuel­ve a escu­char la pala­bra mili­tan­cia, dice sen­tir que el lega­do de su hijo aún está pre­sen­te y que él defi­ni­ti­va­men­te ganó la lucha por la memo­ria, por que­rer cam­biar el mun­do.
Envar Cacho el Kadri nació en Río Cuar­to un 1° de mayo de 1941 con el soni­do de los actos polí­ti­cos de fon­do. Eran las bom­bas de estruen­do del Par­ti­do Socia­lis­ta las que se hacían oír mien­tras él venía al mun­do. Hijo de Kha­led el Kadri, un inmi­gran­te liba­nés que en 1945 fue nom­bra­do comi­sio­na­do muni­ci­pal de La Lagu­na, un pue­bli­to de Cór­do­ba, Envar se crió en un hogar pero­nis­ta.
“Recuer­do que cuan­do tenía tres o cua­tro años, antes de venir­nos a Bue­nos Aires, mi hijo iba a la pla­za del pue­blo y habla­ba como si fue­se Perón, lo imi­ta­ba. Es que noso­tros fui­mos pero­nis­tas des­de que ten­go noción.”
–¿Cuán­do comen­zó a mili­tar?
–Al empe­zar a estu­diar en el Nacio­nal Urqui­za, en Flo­res, des­pués de que lo echa­ron del Liceo Mili­tar Gene­ral San Mar­tín. A los 14 años esta­ba en el Liceo y sufrió mucho cuan­do que­ma­ron La Razón de mi vida por­que ade­más se le reían en la cara.
–¿Cómo fue­ron para su hijo los pri­me­ros años de la Resis­ten­cia?
–Recuer­do que se jun­ta­ban en la esqui­na de Corrien­tes y Esme­ral­da con Jor­ge Rulli, Gus­ta­vo Rear­te, Car­li­tos y Susa­na Cari­de, Héc­tor Spi­na, y tan­tos otros. Hacían pin­ta­das, tira­ban glo­bos gigan­tes con la ima­gen de Perón, saca­ban el perió­di­co Trin­che­ra…
–¿Cuán­do fue dete­ni­do por pri­me­ra vez?
–Con el plan Conin­tes, bajo el gobierno de Fron­di­zi. Pri­me­ro balea­ron a Gus­ta­vo Rear­te y des­pués lo metie­ron pre­so. Pos­te­rior­men­te secues­tra­ron a Feli­pe Valle­se y al poco tiem­po lo vinie­ron a bus­car a Envar y lo man­da­ron a Case­ros.
–¿Cómo eran las visi­tas a la cár­cel?
–Para mí era muy duro. Noso­tros íba­mos siem­pre por­que era nues­tra mane­ra de demos­trar­le nues­tro apo­yo. Esa pri­me­ra vez lo sen­ten­cia­ron a cin­co años y lo man­da­ron a Neu­quén. Estan­do allá para su cum­plea­ños, uno de los últi­mos días que fui a visi­tar­lo, el nene ya no esta­ba. Vol­ví a Bue­nos Aires y supe por otras per­so­nas del par­ti­do que esta­ba en San­ta Rosa, La Pam­pa. En ese ínte­rin, a Omar­ci­to, mi hijo más chi­co que tenía 11 años, se le detec­tó un pro­ble­ma en el riñón y repen­ti­na­men­te murió el 25 de mayo. Ahí sen­tí por pri­me­ra vez el dolor de lle­var a un hijo al cemen­te­rio. ¡Cuán­tas cosas en tan poco tiem­po! La Comi­sión de Fami­lia­res Dete­ni­dos que yo inte­gra­ba, el papa de Spi­na y de Rulli, habla­ron con Mate­ra y logra­mos que deja­ran venir a Envar al vela­to­rio. Son cosas que he pasa­do y no es fácil. Cues­ta seguir ade­lan­te pero hay que luchar. Hace dos sema­nas estu­ve en la des­pe­di­da de año de la Oes­terheld don­de des­de hace 14 años se lo recuer­da cada lunes. Estu­ve con mi ami­ga Eli­sa, su seño­ra, en el Tor­cua­to Tas­so, don­de había unas 500 per­so­nas. Yo me reía, dis­fru­ta­ba y me di cuen­ta que eso les sor­pren­dió: “¿Uste­des no sabían que yo era diver­ti­da tam­bién?”, les pre­gun­té. A veces uno ha sufri­do tan­to que se olvi­da de sen­tir­se bien.
–¿Lue­go del vela­to­rio del her­mano, Envar vol­vió a La Pam­pa?
–Sí, pero final­men­te sale al poqui­to tiem­po, en el ’63, con la Ley de Amnis­tía de Artu­ro Illia. Para noso­tros fue como un pre­mio por­que se fue un hijo pero vol­vió otro. Una vez en liber­tad, Envar con­ti­nuó con la carre­ra de Dere­cho y fun­da con Car­li­tos Cari­de el Movi­mien­to Juven­tud Pero­nis­ta (MJP).
–Ese mis­mo año via­jó a Madrid y se reu­nió con Perón. ¿Qué cosas con­ta­ba de ese encuen­tro?
–Al fina­li­zar la reu­nión, Perón le dijo: “Bueno, aho­ra haga­mos la foto”, a lo que mi hijo res­pon­dió: “No, Gene­ral. Yo no ven­go a sacar­me la foto para la pos­te­ri­dad sino a que me dé ins­truc­cio­nes para la resis­ten­cia”. ¡Envar esta­ba eno­ja­do por­que el Gene­ral no le decía nada! Ellos iban con la pre­ci­sa. Habían hecho mucho sacri­fi­cio para ir, no era fácil, noso­tros le había­mos saca­do el pasa­je pagán­do­lo por mes por­que él tam­po­co que­ría que se lo paga­se cual­quie­ra y que des­pués lo qui­sie­ran mane­jar.
Taco Ralo. Tras el fra­ca­so del Ope­ra­ti­vo Retorno de 1964, inte­gran­tes del MJP fun­da­ron las Fuer­zas Arma­das Pero­nis­tas (FAP) a fines de 1967 y un año des­pués inten­ta­ron ins­ta­lar un foco gue­rri­lle­ro en Taco Ralo, Tucu­mán.
–Yo creía que esta­ba en Cuba. Mi mari­do me con­tó varios años des­pués que él sí sabía que esta­ba en Taco Ralo. Los des­cu­bren el 19 de sep­tiem­bre del ’68 e inme­dia­ta­men­te nos toma­mos un avión, gra­cias a que mis hijas Sara y Susa­na nos die­ron sus suel­dos para cos­tear el via­je. Nos tuvie­ron como tres o cua­tro horas y nos decían que ya lo íba­mos a ver. Al final sólo nos deja­ron ver­lo des­de una ven­ta­ni­ta. Esta­ba sen­ta­do en el sue­lo. Yo lo vi des­trui­do, levan­tó la mano y nada más. Lue­go vol­vi­mos al hotel y Dios me libre, todo dado vuel­ta. ¡Esa era la inten­ción de la espe­ra! Nos habían revi­sa­do has­ta el últi­mo pañue­lo.
–¿Con­si­de­ra a Taco Ralo como una de las pri­me­ras accio­nes de la resis­ten­cia arma­da?
–Si bien ante­rior­men­te hubo otros gue­rri­lle­ros en el mon­te, como Jor­ge Maset­ti, Fede­ri­co Mén­dez o Héc­tor Jou­vet, sin­ce­ra­men­te yo no sé por qué no empie­zan la his­to­ria des­de Taco Ralo.
–¿Cómo vivió los cons­tan­tes tras­la­dos por las dis­tin­tas cár­ce­les?
–Era muy tris­te. Sé que ape­nas entra­ban a un lugar nue­vo les daban con todo. Mi hijo nun­ca nos con­tó nada pero sé por David Ramos que una vez que lo tor­tu­ra­ron a Cacho que­dó casi muer­to en la parri­lla. David esta­ba en la habi­ta­ción de al lado y escu­chó cuan­do decían que al siguien­te no lo iban a tor­tu­rar tan­to por lo que les había pasa­do con Envar. Gra­cias a Dios logra­ron revi­vir­lo.
–¿Cuán­do con­si­guió nue­va­men­te la liber­tad?
–En mayo del ’73, con la Ley de Amnis­tía cuan­do asu­me Cám­po­ra. ¡No sabés la belle­za que fue la Uni­dad 9 de La Pla­ta! Des­de la puer­ta has­ta la vere­da lo lle­va­ron en andas, todos can­tan­do, gri­tan­do. Fue algo impre­sio­nan­te.
–¿Cómo sur­gie­ron las dife­ren­cias con Mon­to­ne­ros?
–Una vez en liber­tad, Envar tuvo reunio­nes con los dis­tin­tos gru­pos. Ahí se divi­die­ron las aguas por­que algu­nos opta­ron por seguir luchan­do y él no estu­vo de acuer­do. Él era de la idea de que al tener un gobierno cons­ti­tu­cio­nal y popu­lar no se debía com­ba­tir, pero ellos qui­sie­ron con­ti­nuar la lucha arma­da. David Ramos lo reem­pla­zó en la repre­sen­ta­ción de las FAP y él creó las FAP 17 de Octu­bre. Se puso a dis­po­si­ción del gobierno elec­to y tra­ba­jó como ase­sor del decano de la Facul­tad de Dere­cho de la UBA duran­te unos meses.
El exi­lio. Lue­go de la muer­te de Perón y de las cons­tan­tes per­se­cu­cio­nes de la Tri­ple A con­tra él y sus com­pa­ñe­ros, Envar deci­dió exi­liar­se en 1975. Ante esa cir­cuns­tan­cia des­cu­brió un nue­vo moti­vo de lucha: los dere­chos huma­nos y la cul­tu­ra. Acom­pa­ñó las pri­me­ras accio­nes de las Madres de Pla­za de Mayo y fue miem­bro fun­da­dor de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal para la Defen­sa de los Artis­tas, víc­ti­mas de la repre­sión del mun­do (Aida). Ade­más publi­có el libro Argen­ti­na: cómo matar a la cul­tu­ra, con tes­ti­mo­nios sobre la repre­sión cul­tu­ral y reali­zó una auto­crí­ti­ca muy pro­fun­da en Diá­lo­gos en el exi­lio, obra que reúne sus con­ver­sa­cio­nes con Jor­ge Rulli.
Ester atra­ve­só una infi­ni­dad de momen­tos difí­ci­les jun­to a su hijo y recor­dar cier­tas eta­pas de su vida la lle­va a dejos de tris­te­za. Uno de los recuer­dos es el ase­si­na­to en manos de la Tri­ple A de Julio Trox­ler, ami­go y com­pa­ñe­ro de Envar, en 1974. A esta nue­va pér­di­da se le sumó la ver­sión de que en la Pre­si­den­cia había una lis­ta don­de figu­ra­ba que su hijo sería el siguien­te. Poco des­pués las lar­gas horas de via­je para las visi­tas en la cár­cel a las que Ester esta­ba acos­tum­bra­da, debie­ron reem­pla­zar­se por espa­cia­dos lla­ma­dos des­de el exi­lio pari­sino.
–Se fue clan­des­ti­na­men­te. Pri­me­ro a Uru­guay, lue­go a Bra­sil y de allí al Líbano don­de se que­dó menos de un año por­que empe­zó la inva­sión de Israel. Des­pués fue a Madrid don­de lo detu­vie­ron pero sin dar­lo por pre­so. Tan­to hicie­ron sus ami­gos que final­men­te lo lar­ga­ron en la fron­te­ra con Fran­cia. Ahí Nor­man Bris­ki le dio lugar para vivir. La vez pasa­da me lo encon­tré y le agra­de­cí tan­to. “Pero el agra­de­ci­do era yo, si me traía comi­da”, me dijo rién­do­se. Resul­ta que Envar había empe­za­do a tra­ba­jar lim­pian­do un res­tau­rant, la due­ña lo que­ría tan­to –él se hacía que­rer con todo el mun­do- y les daba de todo.
–Al pedir asi­lo polí­ti­co y que­dar­se en París, ¿con­ti­nuó su mili­tan­cia?
–Des­de allá luchó fuer­te­men­te por los dere­chos huma­nos. Par­ti­ci­pó en el Comi­té Con­tra la Orga­ni­za­ción del Mun­dial de Fut­bol en la Argen­ti­na (Coba), fue orga­ni­za­dor de la famo­sa Mar­cha por los Cien Artis­tas Argen­ti­nos Des­apa­re­ci­dos de 1979, y par­ti­ci­pó en infi­ni­dad de actos por la apa­ri­ción con vida de los dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos. En 1984 publi­có Diá­lo­gos en el exi­lio que fue una auto­crí­ti­ca muy impor­tan­te. Envar se dio cuen­ta que habían sido derro­ta­dos como pero­nis­tas, como gene­ra­ción. Con­si­de­ra­ba que tenían que recom­po­ner­se para tra­tar de vol­ver al país algún día y poder con­tar su his­to­ria.
El retorno. Cacho regre­só el 24 de mar­zo de 1984. Con la idea de dar tes­ti­mo­nio para que las gene­ra­cio­nes futu­ras no tro­pe­za­ran dos veces con la mis­ma pie­dra, hizo un gran apor­te al libro La Volun­tad, de Eduar­do Angui­ta y Mar­tín Capa­rrós.
–Recuer­do que yo me levan­ta­ba y él esta­ba en la compu­tado­ra todo el día, escri­bien­do y escri­bien­do. Otras veces iba a lo de Capa­rrós. Tenía tan­to para con­tar, tan­to dolor… Y tan­ta volun­tad. Sien­to que se murió muy joven –tenía 57 años– por­que tenía muchas ganas de plas­mar su his­to­ria en un libro. Ese era su deseo. Pero por suer­te hay muchí­si­mo de él y de sus com­pa­ñe­ros regis­tra­do en esos mara­vi­llo­sos tomos de La Voluntad.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *