Argen­ti­na. Falle­ce Víc­tor Bas­te­rra: El mili­tan­te que ayu­dó a des­en­mas­ca­rar el horror de la ESMA

Por Fer­nan­do Tebe­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 7 de noviem­bre de 2020

Foto de Por­ta­da: Bas­te­rra en pleno tes­ti­mo­nio ante el TOCF Nº4 , por Fabia­na Montenegro

Sobre­vi­vien­te de la ESMA, su apor­te a la memo­ria his­tó­ri­ca es, aún hoy, de un valor incal­cu­la­ble. Duran­te su cau­ti­ve­rio, enga­ñó a sus cap­to­res para obte­ner algu­na liber­tad de movi­mien­tos den­tro del cam­po de con­cen­tra­ción, lo que le per­mi­tió foto­gra­fiar docu­men­tos de inte­li­gen­cia que son fun­da­men­ta­les en esta cau­sa. En sólo cua­ren­ta y cin­co minu­tos, apor­tó datos úni­cos, como la chan­ce que tuvo de ver con vida a varios mili­tan­tes de la Con­tra­ofen­si­va que están desaparecidos/​as, entre quie­nes se cuen­tan Alci­ra Machi Duran­te, Sara Isa­bel Pon­ti, Jor­ge Alber­to Pared, Orlan­do Ruiz y Sil­via Dame­ri. (Por El Dia­rio del Juicio*) 

Es una suer­te de cele­bri­dad de los jui­cios de lesa huma­ni­dad, si cabe esa cali­fi­ca­ción muchas veces uti­li­za­da para per­so­na­jes dema­sia­do bana­les. Víc­tor Bas­te­rra es, tal vez corres­pon­da más seña­lar, una suer­te de héroe de nues­tro tiem­po. No por haber con­se­gui­do sobre­vi­vir a cua­tro años de tor­tu­ras de todo tipo en la ESMA; a esta altu­ra ya sabe­mos ‑y este jui­cio lo rati­fi­ca con mucha pre­ci­sión y cer­te­za- que la super­vi­ven­cia o no den­tro de lo que Pilar Cal­vei­ro lla­mó sis­te­ma con­cen­tra­cio­na­rio, siem­pre estu­vo en manos de los geno­ci­das, nun­ca en las de sus víc­ti­mas. Es un héroe de nues­tro tiem­po por la éti­ca con la que se movió en ese camino fan­go­so del secues­tro y la des­apa­ri­ción, por el arro­jo con el que se jugó la vida para foto­gra­fiar todo tipo de prue­bas duran­te su cau­ti­ve­rio, y por su obse­sión pos­te­rior dedi­ca­da a “per­se­guir a los ñatos”, como sue­le lla­mar­les a los geno­ci­das. “Es la per­so­na más valien­te que cono­cí en mi vida”, dijo algu­na vez Car­los Lord­ki­pa­nid­se, otro sobre­vi­vien­te de la ESMA que “con­vi­vió” con él “en la mis­ma escue­la”, como sue­len decir­se, pisan­do una línea risue­ña sobre aque­llos hechos que sólo ellos pue­den tran­si­tar.
Es tal cele­bri­dad Bas­te­rra, que se le pue­de atri­buir res­pon­sa­bi­li­dad en que, por pri­me­ra vez en este jui­cio, un impu­tado haya soli­ci­ta­do que­dar­se en la sala. Es Mar­ce­lo Cin­to Cour­taux, el úni­co que está pre­so en cár­cel común por haber esta­do pró­fu­go varios años. Nadie sabe por qué eli­gió que­dar­se esta vez. No es una locu­ra pen­sar que pudie­ra ser por su tes­ti­mo­nio en par­ti­cu­lar. Cin­to Cour­taux es un “peso pesa­do” de la inte­li­gen­cia. Y Bas­te­rra siem­pre recuer­da, lo hará más tar­de, que cuan­do le anun­cia­ron su liber­tad, en diciem­bre de 1983, “Me dije­ron: ‘te vas, pero no te hagas el pelo­tu­do por­que los gobier­nos pasan, pero la comu­ni­dad infor­ma­ti­va siem­pre que­da’. Cosa que corro­bo­ré y se pue­de corro­bo­rar aho­ra”, dirá. Esta­mos a pun­to de cer­ti­fi­car, una vez más, a tra­vés de su tes­ti­mo­nio, cuán­ta ver­dad hay en lo que él mis­mo dijo hace pocos meses en una visi­ta a la ESMA: “No me hice el pelo­tu­do, me hice el re-pelotudo”.

***

Bas­te­rra lle­gó con la audien­cia ya comen­za­da. Pro­ba­ble­men­te por su pre­sen­cia, el trán­si­to de públi­co salien­do y entran­do de la sala es mayor al habi­tual. Todos y todas quie­ren char­lar con él. Algu­nas per­so­nas vinie­ron por pri­me­ra vez al jui­cio sólo para poder dar­le un abra­zo, como Lilia­na Pelle­grino, tam­bién sobre­vi­vien­te de la ESMA, que vive en Sue­cia y, de paso por Bue­nos Aires, no qui­so per­der­se la oca­sión. El tes­ti­go está habi­tua­do a pasar lar­gas horas ante los jue­ces. Su decla­ra­ción en el Jui­cio a las Jun­tas duró más de cin­co horas. Algu­na vez con­tó que, cuan­do fue­ron a decla­rar a Espa­ña ante el juez Bal­ta­sar Gar­zón, por­que aquí había impu­ni­dad, Enri­que Cachi­to Fuk­man, otro sobre­vi­vien­te de la ESMA, le dijo: “esta vez no me vas a cagar. Entro yo pri­me­ro y me vas a tener que espe­rar vos”. En esta oca­sión se sabe que no dura­rá tan­to. No es un jui­cio por la ESMA, don­de los docu­men­tos apor­ta­dos por Bas­te­rra prác­ti­ca­men­te sos­tie­nen, por sí mis­mos, la prue­ba docu­men­tal del jui­cio ente­ro (“Sólo con su tes­ti­mo­nio podría con­de­nar­se a casi la tota­li­dad de los 60 impu­tados”, dijo algu­na vez Mer­ce­des Soi­za Reilly, fis­cal del tra­mo III de esa mega­cau­sa, el jui­cio más impor­tan­te de la his­to­ria argen­ti­na). Su pre­sen­cia en la cau­sa por la repre­sión a la Con­tra­ofen­si­va sor­pren­de a muchas per­so­nas. El tes­ti­mo­nio será bre­ve , la espe­ra no. Cuan­do uno de los secre­ta­rios del tri­bu­nal sale a bus­car­lo, él cami­na con segu­ri­dad, pero tam­bién con esa car­ga que impli­ca tener que recor­dar todo otra vez, no olvi­dar­se de nin­gún nom­bre, de nada impor­tan­te. Tie­ne la colum­na hecha tri­zas. Esta­ba casi impo­si­bi­li­ta­do de cami­nar, pero una ope­ra­ción que le rea­li­za­ron en 2007 le ayu­dó a ende­re­zar el rum­bo, aun­que toda­vía lo ago­bian esos dolo­res. Si no fue­ra con­se­cuen­cia de las tor­tu­ras, no esta­ría mal supo­ner que ese pade­ci­mien­to podría obe­de­cer al peso de la res­pon­sa­bi­li­dad de recor­dar todo con su memo­ria envi­dia­ble. Pero el geno­ci­dio can­ce­la todo tipo de metáforas. 

Bas­te­rra ingre­sa a la sala y se sien­ta fren­te al tri­bu­nal. apo­ya deba­jo de la mesa una suer­te de male­tín infor­mal de color negro. Hace un rato nos mos­tró lo que traía allí: unas publi­ca­cio­nes de aque­lla épo­ca del Pero­nis­mo de Base. Se lo ve en ellas trein­ta­ñe­ro, con su cabe­llo lle­gan­do a los hom­bros. “En la foto esta­mos El Tor­do Mars, José Osval­do Villa­flor, Jor­ge Di Pas­qua­le y yo. No sé qué fue de El Tor­do. Villa­flor se sui­ci­dó en julio del ‘92, Di Pas­qua­le está des­apa­re­ci­do. Y yo, ya sabéis…”, dice con com­pli­ci­dad, y lar­ga una risotada.A pun­to de cum­plir 75 años el 1 de diciem­bre, tie­ne una cal­vi­cie pro­li­ja­men­te afei­ta­da. Está igual de peti­so que siem­pre, aun­que su accio­nar le agi­gan­ta la figu­ra. Una cam­pe­ra bei­ge tapa casi por com­ple­to la cami­sa blan­ca, pero no impi­de que se vea la rosa roja teji­da a mano, el sello sim­bó­li­co de este jui­cio, que pidió duran­te la espe­ra y que sobre­sa­le de su pecho. “Ten­go inte­rés en que se acla­re esta his­to­ria. Siem­pre he apo­ya­do la Memo­ria ‚la Ver­dad y la Jus­ti­cia”, dice a modo de pre­sen­ta­ción. Tam­bién pide dis­cul­pas por el tono de su voz. Due­ño de un voza­rrón de can­tor de tan­gos, des­de hace un año lo per­si­gue una dis­fo­nía que le gene­ra inco­mo­di­dad. Ense­gui­da, el abo­ga­do que­re­llan­te Pablo Llon­to le da pie para que resu­ma su his­to­ria per­so­nal. “El vier­nes 10 de agos­to de 1979, en horas de la maña­na, un gru­po de per­so­nas ingre­só a mi domi­ci­lio de Valen­tín Alsi­na por los techos de casas veci­nas. Yo esta­ba con­va­le­cien­te de una ope­ra­ción de her­nia. Me atra­pa­ron y me toma­ron pri­sio­ne­ro. Ahí esta­ba mi com­pa­ñe­ra Lau­ra Seoa­ne. En esa maña­na, en la calle Tuyú 1244, me die­ron una gran pali­za. Ese fue el pri­mer avi­so de lo que se venía. Ahí me tras­la­da­ron a lo que, me ente­ré des­pués, era la Escue­la de Mecá­ni­ca de la Arma­da (ESMA)”, arran­ca. “Ahí hubo mucha vio­len­cia, me lle­va­ron a un lugar que se lla­ma­ba ‘La Hue­ve­ra’ por­que era una habi­ta­ción muy gran­de, forra­da con enva­ses de hue­vos para que no pase el rui­do”. El rui­do era, por lo gene­ral, gri­tos de las per­so­nas tor­tu­ra­das. “Había una cama, me des­nu­da­ron, me ata­ron las muñe­cas y los tobi­llos, y me tor­tu­ra­ron por horas y horas. 20 o 25 horas estu­ve así”. En ese lap­so tuvo dos paros car­día­cos pro­vo­ca­dos por la pica­na eléc­tri­ca. “Me subie­ron a otro lugar que era el alti­llo, des­pués supe que le decían Capu­cha. Des­pués de unas horas, me baja­ron de nue­vo y más pali­zas”. 
Eva y La Bety
En las peo­res cir­cuns­tan­cias, siem­pre hay lugar para peque­ñas resis­ten­cias, o gran­des actos de soli­da­ri­dad, como el que impi­dió que Eva, la peque­ña hija de Bas­te­rra, tam­bién fue­ra tor­tu­ra­da. “Uno de los inte­gran­tes era un ofi­cial naval, (Fer­nan­do) Enri­que Peyón. Dijo que iban a traer a mi hija y me la iban a poner sobre el pecho si no les decía lo que que­rían. Sen­tí que des­pués se abría otra puer­ta don­de había un gri­te­río de una cria­tu­ra que era mi hija, evi­den­te­men­te. Había toda una lucha en la habi­ta­ción de al lado. Esta­ba mi hija al cui­da­do de una pri­sio­ne­ra que se lla­ma­ba Blan­ca Fir­po, La Bety. Ella aga­rró a mi hija y la pro­te­gió en su pecho, la apre­tó fuer­te. Hubo todo un tiro­neo entre el ofi­cial y Blan­ca, y no se la pudie­ron sacar. Yo esta­ba escu­chan­do todo eso y les dije algu­nas de las cosas que los tipos que­rían saber. Igual me siguie­ron dan­do dos o tres días más o menos, has­ta que me deja­ron en Capu­cha, que era en el ter­cer piso. Ahí estu­ve mucho tiem­po. Tres meses espo­sa­do, tres días sin tomar agua, todos los extre­mos que se pasa­ban en estos luga­res. Esta­ba rodea­do de otros com­pa­ñe­ros que pasa­ron por las mis­mas cir­cuns­tan­cias. A todos nos tenían ase­gu­ra­da una gran dosis de dolor y de sufri­mien­to”, expli­ca con la mis­ma tran­qui­li­dad sor­pren­den­te que per­ci­bió Jor­ge Luis Bor­ges cuan­do lo escu­chó en el Jui­cio a las Jun­tas, y que lo moti­vó a escri­bir uno de sus tex­tos genia­les.
Mano de obra escla­va
Bas­te­rra era obre­ro grá­fi­co. Había tra­ba­ja­do para la fami­lia Cic­co­ne. Cuen­ta que allí apren­dió el ofi­cio de “mane­jar todos los ele­men­tos de impre­sión de segu­ri­dad que des­pués iban a pasar a la docu­men­ta­ción Argen­ti­na en el ‘79/’80”. Narra que, en ese ir y venir de cru­ces con los geno­ci­das, en los que ya era obli­ga­do a tra­ba­jar como mano de obra escla­va, se dio un diá­lo­go, con com­pa­ñe­ros, que lo mar­ca­ría has­ta el día de hoy. “Una tar­de de abril me habían saca­do de Capu­cha y me habían pues­to al lado, en una cama. Me lla­man los que habían sido mis com­pa­ñe­ros de cau­ti­ve­rio y ahí me pre­gun­ta­ron si tenía noti­cias de ellos. Yo les dije que no, que no me daban nin­gún tipo de noti­cia. Enton­ces me dije­ron ‘Negro, si zafás de esta, que no se la lle­ven de arri­ba’». Quien le dijo esa fra­se fue El Gor­do, Enri­que Ardet­ti, que con­ti­núa des­apa­re­ci­do. Para Bas­te­rra, esa máxi­ma se con­vir­tió casi en la razón de su vida por venir. “Eso fue un man­da­to para mí. A par­tir de ese momen­to yo empe­cé a obser­var y a mirar todo, de tal for­ma de cono­cer todos los movi­mien­tos habi­dos y por haber, los cam­bios y la fle­xi­bi­li­dad que se iban hacien­do en esos luga­res, a pesar de lo rigu­ro­so que eran”, seña­la.
Enton­ces le empe­za­ron a pedir que foto­gra­fia­ra a per­so­nas para fal­si­fi­car­les docu­men­tos. Pasa­ron por su len­te des­de Alfre­do Astiz has­ta el jefe de la Logia masó­ni­ca ita­lia­na Pro­pa­gan­da Due (P2), Licio Gelli. “Me pedían que saque cua­tro fotos, yo saca­ba cin­co. Esa quin­ta la guar­da­ba en el papel foto­sen­si­ble. Yo tuve así una colec­ción de fotos. En algún momen­to me per­mi­tie­ron ir a visi­tar a mi fami­lia y lo podía ir sacan­do de a poqui­to”. En esas sali­das vigi­la­das, que con­ta­ban con la obli­ga­ción de regre­sar cada noche a dor­mir en la ESMA, Bas­te­rra colo­ca­ba los nega­ti­vos entre los tes­tícu­los y el ano. Pro­me­tía vol­ver con algu­na bote­lla de alcohol para los guar­dias que evi­ta­ban revi­sar­lo. “Todo ese mate­rial que yo había jun­ta­do, tuve que espe­rar un tiem­po lar­go has­ta que se die­ron las con­di­cio­nes para publi­car­lo. Si bien en mayo del ‘84 yo lo pre­sen­té a la Cona­dep, a fines de julio lo pre­sen­té en una con­fe­ren­cia de pren­sa en el Cen­tro de Estu­dios Lega­les y Socia­les (CELS) y ante el juez (Juan Car­los) Car­di­na­li. Así que esos fue­ron los pri­me­ros pasos que abrie­ron la posi­bi­li­dad de que los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad en la ESMA comen­za­ran a ser revi­sa­dos”, explica.

El víncu­lo con la Con­tra­ofen­si­va
Des­pués de haber resu­mi­do su his­to­ria per­so­nal, Bas­te­rra, apo­ya­do segu­ra­men­te en su vas­ta expe­rien­cia como tes­ti­go, se mete, sin nece­si­dad de pre­gun­tas, en los datos que pue­de apor­tar en esta cau­sa en par­ti­cu­lar. “Estoy acá por otra cau­sa, pero ten­go que decir que yo fui, de algu­na for­ma, secues­tra­do en mi domi­ci­lio en el tiem­po de la pri­me­ra Con­tra­ofen­si­va. Yo per­te­ne­cía al Pero­nis­mo de Base y a las Fuer­zas Arma­das Pero­nis­tas, que no comul­ga­ban con los Mon­to­ne­ros , pero sabía­mos que había una deci­sión de lla­mar­le pri­me­ra o segun­da Con­tra­ofen­si­va en el año ‘79 y ‘80”. Bas­te­rra con­si­de­ra que su caí­da, tras haber sor­tea­do la feroz repre­sión de los pri­me­ros años de la dic­ta­du­ra, estu­vo vin­cu­la­da a un recru­de­ci­mien­to de la repre­sión que el gobierno mili­tar se dio como estra­te­gia para arra­sar la ope­ra­ción de Mon­to­ne­ros. Si bien todos los tes­ti­mo­nios y los docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos dan cuen­ta de que el epi­cen­tro de la repre­sión actuó des­de el Bata­llón de Inte­li­gen­cia 601 y ope­ró en Cam­po de Mayo, pudo dia­lo­gar con algu­nas per­so­nas par­ti­ci­pan­tes de la Con­tra­ofen­si­va, tam­bién secues­tra­das en la ESMA. “Eso fue a media­dos del ‘80. Entre ellos esta­ban (Jor­ge Alber­to) Pata Pared, Sara Isa­bel Pon­ti,Alci­ra Machi Duran­te. No recuer­do quién fue antes, quien fue des­pués. Yo tuve la posi­bi­li­dad de hablar con Alci­ra. En algún momen­to le lle­vé una copa de Coca Cola, y me con­tó que la habían lle­va­do a Cam­po de Mayo y había vis­to mucha gen­te, cal­cu­la­ba que había 50 per­so­nas y entre ellas esta­ba Petrus. ‘¿Petrus?’, le dije yo, ‘y quién es Petrus?’. Y ella me dijo ‘Cam­pi­glia’. Yo recor­dé Petrus por­que en el tiem­po en que me tor­tu­ra­ron, me pre­gun­ta­ron por Petrus y yo no sabía quién era, pero me tor­tu­ra­ron mucho. Nun­ca supe, has­ta que me lo dijo esta chi­ca”. Hora­cio Cam­pi­glia, Petrus, era inte­gran­te de la con­duc­ción de Mon­to­ne­ros y fue secues­tra­do en Río de Janei­ro jun­to a Móni­ca Pinus de Bins­tock.
La mesa vacía, la memo­ria lle­na
En todas las oca­sio­nes, la mesa que tie­nen delan­te quie­nes dan tes­ti­mo­nio se cubre de pape­les. En algu­nos casos, con docu­men­tos que se han apor­ta­do a la cau­sa; car­tas o fotos, si se tra­ta de las hijas e hijos; en otras, apun­tes, ayu­das para la memo­ria. El escri­to­rio de Bas­te­rra está vacío. Casi que ni siquie­ra se apo­yan sus bra­zos, que vue­lan por el aire en ges­tos que acom­pa­ñan sus recuer­dos intac­tos. Todo está en su cabe­za. En el mis­mo lugar don­de el man­da­to del Gor­do Ardet­ti lo saca siem­pre para ade­lan­te. El abo­ga­do que­re­llan­te Pablo Llon­to le pide pre­ci­sio­nes sobre el diá­lo­go con La Grin­ga Alci­ra Machi. El cro­quis exac­to está dibu­ja­do en esa memo­ria indi­vi­dual pri­vi­le­gia­da que cons­tru­ye memo­ria colec­ti­va. “Ella esta­ba ubi­ca­da en una de las peque­ñas cel­das que, cuan­do uno entra­ba por el sec­tor 4, dobla­ba a la dere­cha y había una espe­cie de pasi­llo. Del lado dere­cho esta­ba la par­te de docu­men­ta­ción y a la izquier­da ‘La Hue­ve­ra’. Des­pués esta­ba el come­dor. Lue­go, al fon­do, había tres peque­ñas habi­ta­cio­nes. Y una habi­ta­ción un poqui­to más gran­de don­de, en algún momen­to, estu­vo el Pata Pared y en otro momen­to se con­vir­tió en la sala de inte­li­gen­cia, que de ahí robé una lla­ve en el año ‘83. Alci­ra esta­ba en la habi­ta­ción peque­ña, en el fon­do. 
—¿El nom­bre lo supis­te en ese momen­to? —con­sul­ta Llon­to. — No, pos­te­rior­men­te. Ahí le decían María. Era una chi­ca con cara relle­ni­ta, con el ros­tro enro­je­ci­do, como si fue­ra muy blan­ca y tuvie­ra la piel muy sen­si­ble. La vi dos o tres veces. Yo hablé con la Grin­ga por­que le hacían lim­piar el piso, enton­ces tenía­mos un con­tac­to. En cam­bio al Pata lo tenían en la habi­ta­ción.
La lla­ve de inte­li­gen­cia
La haza­ña más recor­da­da de Bas­te­rra es la de las foto­gra­fías de geno­ci­das, pero en esta cau­sa hay otra más sig­ni­fi­ca­ti­va. “Suce­de que en algún momen­to de prin­ci­pios del ‘83, yo pude robar una lla­ve de inte­li­gen­cia y a la madru­ga­da, a la una o dos de la maña­na, pre­pa­ra­ba tra­ba­jo, decía que iba a hacer tal cosa o tal otra. Enton­ces ahí apro­ve­ché para entrar con esa lla­ve en el sótano don­de esta­ba fun­cio­nan­do la ofi­ci­na de inte­li­gen­cia. Tra­je unas cuan­tas car­pe­tas y les fui sacan­do fotos. Con el tiem­po escon­dí el rollo y lo pude reve­lar. No salió bien por­que era en un labo­ra­to­rio muy arte­sa­nal, y el agua esta­ba muy fría, pero algu­nas de esas fotos pudie­ron ser res­ca­ta­das. La mayo­ría de esas fotos de estos nega­ti­vos fue­ron per­di­dos por la jus­ti­cia mili­tar, en el ‘84”. En esas imá­ge­nes, apa­re­ce un lis­ta­do que se agre­ga a la gran can­ti­dad de prue­ba docu­men­tal que tie­ne este jui­cio. “Esas fotos son las de todos los lis­ta­dos de com­pa­ñe­ros que habían sido secues­tra­dos en Cam­po de Mayo, fun­da­men­tal­men­te. Apa­re­cían dis­tin­tos deta­lles. La mayo­ría de estos nega­ti­vos fue­ron sus­traí­dos por las Fuer­zas Arma­das”. 
—¿Qué recor­dás de esos lis­ta­dos? —le pre­gun­ta Llon­to. — Había algu­nos que decían el nom­bre de algu­na per­so­na, el lugar, una L o una T. Las L eran muy poqui­tas; las T, la mayo­ría. En algún momen­to apor­té eso. Lo que había podi­do apor­tar con las copias, otras no las pude hacer por­que era mucho mate­rial.
La L y la T, supo lue­go, serían para dis­tin­guir a libe­ra­dos de tras­la­da­dos. A sobre­vi­vien­tes, de des­apa­re­ci­dos.
—¿Hicis­te algún tipo de tra­ba­jo de recons­truc­ción con algún equi­po pro­fe­sio­nal? — Sí. Con el Equi­po de Antro­po­lo­gía y algún com­pa­ñe­ro abo­ga­do. Algu­nas cosas se hicie­ron, el nom­bre Alci­ra Machi Duran­te lo des­cu­brió el Equi­po Argen­tino de Antro­po­lo­gía Foren­se (EAAF). — ¿Esta docu­men­ta­ción per­te­ne­ce a la Arma­da o algu­na otra fuer­za? — Era un inter­cam­bio per­ma­nen­te que había entre las dis­tin­tas fuer­zas, que se pasa­ban lis­ta­dos de la gen­te que había sido secues­tra­da. Ellos le ponían «dete­ni­dos», como si hubie­ra algún tipo de lega­li­dad y eso era total­men­te ile­gal. Des­pués, era gen­te que había pasa­do por Cam­po de Mayo. — Mien­tras estu­vis­te secues­tra­do, ¿tuvis­te cono­ci­mien­to del accio­nar de inte­li­gen­cia? —con­ti­núa Llon­to. —Sabía que había enla­ces, así les decían. Un tal Cas­tell­ví, uno de los enla­ces de la Arma­da en el Ejér­ci­to. Ade­más había un tal Dan­te, que era de la Poli­cía Fede­ral con la Arma­da, había todo un entra­ma­do entre ellos de inter­cam­bio de infor­ma­ción. 
Car­los Mario Cas­tell­ví enfren­ta en estos momen­tos un jui­cio por haber sido par­te de la estruc­tu­ra de la ESMA. Antes de fin de año podría ser con­de­na­do por pri­me­ra vez. El apor­te de Bas­te­rra en ese caso, como siem­pre, no fue menor. 
Vigi­la­do en demo­cra­cia
El Jui­cio a las Jun­tas, téc­ni­ca­men­te cono­ci­do como la Cau­sa 1384, fue un hecho his­tó­ri­co. Es impo­si­ble pen­sar los jui­cios de hoy des­en­gan­cha­dos de aquel. Si todo fue un duro pro­ce­so de cons­truc­ción, una pul­sea­da per­ma­nen­te entre la impu­ni­dad y la jus­ti­cia que con­ti­núa inclu­so hoy, ese pun­to ini­cial tie­ne un valor inne­ga­ble. Sin embar­go Bas­te­rra tie­ne algu­nos repa­ros con el Jui­cio a las Jun­tas. Y sus razo­nes no son meno­res. En aque­lla sen­ten­cia, sobre su caso en par­ti­cu­lar, se dan por pro­ba­dos el secues­tro y las tor­tu­ras, pero tam­bién se dice que su liber­tad fue en 1981. Dice la sen­ten­cia: “Según Bas­te­rra, obtu­vo su liber­tad defi­ni­ti­va en el mes de diciem­bre de 1983. Sin embar­go, tam­bién afir­ma que a par­tir de media­dos de 1981 comen­zó a gozar de per­mi­sos de sali­das, al pun­to de lle­gar a con­tar con un pase de entra­da y sali­da que posi­bi­li­ta­ba su liber­tad de movi­mien­tos. Sobre la base de esta admi­sión y por los indi­cios que pue­den extraer­se de la pose­sión por par­te suya de tan abun­dan­te mate­rial docu­men­tal que ‑como él mis­mo lo dice- fue reti­ran­do de a poco, debe dar­se por pro­ba­do que la fecha en que se pro­du­jo su libe­ra­ción fue julio de 1981 y no diciem­bre de 1983”. Aquel error en la sen­ten­cia le pro­du­jo a Bas­te­rra algu­nos sin­sa­bo­res impor­tan­tes. La mira­da de sos­pe­cha sobre quie­nes sobre­vi­vie­ron duró muchos años. Y aque­lla jus­ti­cia de la demo­cra­cia recien­te, de algu­na mane­ra res­pal­da­ba esa sos­pe­cha. Para el tri­bu­nal, Bas­te­rra había ido duran­te dos años a la ESMA de mane­ra volun­ta­ria. Hoy, una sen­ten­cia así sería impen­sa­da, pero la per­ver­sión par­ti­cu­lar de la ESMA con­si­guió inclu­so enga­ñar a los jue­ces León Ars­la­nian, Ricar­do Gil Lave­dra, Gui­ller­mo Ledes­ma, Jor­ge Valer­ga Aráoz, Andrés D’Alessio y Jor­ge Tor­las­co. Con varios de ellos, Bas­te­rra pudo reír­se de la situa­ción déca­das des­pués, cuan­do ya los fallos de la mega­cau­sa habían repa­ra­do seme­jan­te dis­pa­ra­te. Víc­tor no sólo fue libe­ra­do recién en diciem­bre de 1983, sino que siguió reci­bien­do “visi­tas”, que impli­ca­ban una vigi­lan­cia per­ma­nen­te y que sólo se ter­mi­na­ron cuan­do deci­dió escon­der­se via­jan­do a la pro­vin­cia de Neu­quén. “Cuan­do lle­vo las fotos a la Cona­dep les doy la adver­ten­cia de que no publi­quen nada por­que yo esta­ba sien­do con­tro­la­do en ese momen­to, has­ta agos­to del ‘84. Venían a mi domi­ci­lio tres o cua­tro veces por mes. Yo vivía en José C Paz en ese momen­to”. En julio de ese mis­mo año, ya las fotos habían sido publi­ca­das en el Dia­rio La Voz, que Mon­to­ne­ros finan­cia­ba en la pri­ma­ve­ra democrática. 

Algu­nas pre­ci­sio­nes
A esta altu­ra de la jor­na­da, Víc­tor ha deja­do atrás su temor de que la dis­fo­nía le impi­die­ra ser escu­cha­do. Sufre enor­me­men­te la situa­ción, a pun­to tal que pre­fie­re man­te­ner sus­pen­di­da su par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma radial Oral Y Públi­co, en el que a tra­vés de Radio La Reta­guar­dia, se infor­ma acer­ca de los jui­cios y con su pre­sen­cia este­lar. “Es como hacer un pro­gra­ma de radio de fút­bol con la par­ti­ci­pa­ción de Mara­do­na”, dijo al res­pec­to alguien, algu­na vez. Segu­ra­men­te ten­ga razón. Antes del cie­rre, le piden pre­ci­sar algu­na data que ya entre­gó. La fis­cal Sos­ti pre­gun­ta cómo era la ofi­ci­na de inte­li­gen­cia en la que foto­gra­fió los docu­men­tos. “No era gran­de. Había tres o cua­tro escri­to­rios. Habia un mon­ton de con­te­ne­do­res de libros, de pape­les. Había un orga­ni­gra­ma muy gran­de y otro, yo les saque fotos pero salie­ron muy mal. Estu­vie­ron publi­ca­das en algún momen­to, Ahí yo pude entrar en una noche de mucha tor­men­ta y sacar fotos con flash por los rayos. Ahí saqué lo que me intere­sa­ba a mí”. Reco­no­ce haber saca­do “tres rollos, o sea cien fotos”, pero que no todo ese mate­rial pudo reve­lar­se correc­ta­men­te y par­tes impor­tan­tes se per­die­ron en el medio de sus denun­cias. “En algún momen­to, en los pri­me­ros tra­mos de la demo­cra­cia, la jus­ti­cia mili­tar tenía inter­ven­ción en la inves­ti­ga­ción de sus pro­pias fuer­zas. Enton­ces tenía acce­so al mate­rial y había mucho. Lo nota­ble del caso es que que­da­ron muy pocos de los rollos que a mí me intere­sa­ba tener. En el CELS lo había teni­do que entre­gar al juz­ga­do y eso se per­dió jus­ta­men­te en la jus­ti­cia mili­tar”. Increí­ble, pero real. 
Final
Han pasa­do cua­ren­ta y cin­co minu­tos. Podría decir­se que ha sido un tes­ti­mo­nio bre­ve. Sin embar­go, el apor­te se cons­ti­tu­ye como fun­da­men­tal. No hay tes­ti­mo­nios direc­tos de sobre­vi­vien­tes que hayan toma­do con­tac­to con per­so­nas des­apa­re­ci­das en la Con­tra­ofen­si­va, lue­go de que fue­ran secues­tra­das. Sólo Bas­te­rra y Sil­via Tol­chinsky, que toda­vía no decla­ró en el jui­cio. En reali­dad sí hay muchas otras per­so­nas que las vie­ron: sus des­apa­re­ce­do­res, que siguen pre­fi­rien­do callar. Bas­te­rra sale. Quien pue­da pen­sar que por acos­tum­bra­do, estar allí no le gene­ra con­mo­ción, se equi­vo­ca. Sus ojos están hume­de­ci­dos. Lo hizo de nue­vo. Y esta vez le cos­tó un poco más, por la cues­tión de la voz. Entre los salu­dos que reci­be, se le acer­ca Este­la Cere­se­to, una de las sobre­vi­vien­tes de la Con­tra­ofen­si­va que estu­vo al cui­da­do de los niños y niñas en la Guar­de­ría de La Haba­na. Sin saber­lo, está ponién­do­le títu­lo a esta cró­ni­ca mien­tras se des­pi­de de Víc­tor. “Bueno, que estés bien. Y espe­ro que pron­to recu­pe­res esa voz, que es la voz de tan­tos otros”. 

*Este dia­rio del jui­cio por la repre­sión a quie­nes par­ti­ci­pa­ron de la Con­tra­ofen­si­va de Mon­to­ne­ros, es una herra­mien­ta de difu­sión lle­va­da ade­lan­te por inte­gran­tes de La Reta­guar­dia, medio alter­na­ti­vo, comu­ni­ta­rio y popu­lar, jun­to a comu­ni­ca­do­res inde­pen­dien­tes. Tie­ne la fina­li­dad de difun­dir esta ins­tan­cia de jus­ti­cia que tan­to ha cos­ta­do con­se­guir. Agra­de­ce­mos todo tipo de difu­sión y reen­vío, de modo total­men­te libre, citan­do la fuen­te. Segui­nos dia­ria­men­te enhttps://​jui​cio​con​tra​ofen​si​va​.blogs​pot​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *