Argen­ti­na. Ali­cia Jrap­ko: “Cuba es mi esca­pe para reno­var la esperanza”

Por Yasel Tole­do Gar­na­che, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de noviem­bre de 2020.

Vivió su infan­cia cer­ca de un arro­yo en un lugar de la serra­nía en Argen­ti­na, don­de todo trans­cu­rría con nor­ma­li­dad, pero sien­do ape­nas una niña per­dió a su papá. La fami­lia se tras­la­dó a la ciu­dad de Cór­do­ba, y allí rea­li­za­ba esfuer­zos para subsistir.

A los 14 años de edad la pro­ta­go­nis­ta de esta his­to­ria empe­zó a tra­ba­jar para ayu­dar a los suyos, y tiem­po des­pués ocu­rrió otro suce­so que la mar­có para siem­pre: el gol­pe mili­tar de 1976. Per­dió así a sus mejo­res ami­gos, a gen­te muy que­ri­da, y tuvo que salir del país. “Era una épo­ca de terror, de sál­ve­se quien pue­da”, dice ella aho­ra, 44 años des­pués, y uno ima­gi­na aque­llos momen­tos de tris­te­za y dolor. El padre de su enton­ces espo­so vivía en Esta­dos Uni­dos, y ambos se tras­la­da­ron a esa nación.

Ali­cia Jrap­ko es su nom­bre, y actual­men­te es una des­ta­ca­da acti­vis­ta social por la paz, la dig­ni­dad y los sue­ños. Su soli­da­ri­dad con Cuba trans­cien­de cual­quier dimen­sión. Fue inte­gran­te de la Cara­va­na de Pas­to­res por la Paz y coor­di­na­do­ra del Comi­té Inter­na­cio­nal por la Liber­tad de los Cin­co. Actual­men­te impul­sa la cam­pa­ña a favor del Pre­mio Nobel de la Paz para los médi­cos de la bri­ga­da Henry Reeve.

Esta mujer de ojos ver­des y hablar sereno trans­mi­te una con­fian­za inusual. Con ella con­ver­sa­mos median­te video­lla­ma­das y, en varias oca­sio­nes, a tra­vés de WhatsApp.

Ase­gu­ra que nun­ca pen­só salir de su país natal. Duran­te sus pri­me­ros años en Esta­dos Uni­dos se sen­tía mal, sin poder hacer nada para evi­tar la muer­te de los suyos. Envia­ba y reci­bía men­sa­jes con fre­cuen­cia. El car­te­ro se con­vir­tió en un ami­go fun­da­men­tal al que espe­ra­ba con ansias cada día. “Argen­ti­na es par­te de mi iden­ti­dad. Salir de la tie­rra que uno ama es trau­má­ti­co. Me vie­ne a la men­te la can­ción de Mer­ce­des Sosa que dice ‘Solo le pido a Dios/​que el futu­ro no me sea indi­fe­ren­te. Desahu­cia­do está el que tie­ne que marchar/​a vivir una cul­tu­ra diferente’”.

Cuba y la esperanza

Ali­cia Jrap­ko narra que cre­ció sin­tien­do amor por Cuba, pues todos los años iba jun­to a su her­mano a las sie­rras de Cór­do­ba, un sitio muy rela­cio­na­do con Ernes­to Gue­va­ra, don­de niños y jóve­nes de varias par­tes del país par­ti­ci­pa­ban en acti­vi­da­des socia­les y cul­tu­ra­les. Allí apren­dió sobre Cuba, Fidel y el Che.

Para mí Cuba era un con­cep­to lejano, una fan­ta­sía, pero fue­ron cre­cien­do en noso­tros valo­res de soli­da­ri­dad que lue­go me ayu­da­ron a com­pren­der mejor la reali­dad. Ya en Esta­dos Uni­dos tra­ba­ja­mos en la soli­da­ri­dad con Chi­le y Argen­ti­na, y des­pués de unos cuan­tos años aquí escu­ché sobre un gru­po que desa­fia­ba el blo­queo para ayu­dar a Cuba.

Era la Cara­va­na de Pas­to­res por la Paz. Cuan­do cono­cí al Reve­ren­do Lucius Wal­ker, con gran­des valo­res huma­nis­tas, sen­tí haber reen­con­tra­do a com­pa­ñe­ros que había per­di­do en Argen­ti­na. Mi pri­mer via­je desa­fian­do el blo­queo fue impor­tan­te, por­que pude ver todo con mis pro­pios ojos y con­fir­mar cómo los medios de comu­ni­ca­ción aquí mien­ten des­ca­ra­da­men­te sobre el país de uste­des. Tam­bién pude com­par­tir con el pue­blo cubano. Fue la ense­ñan­za más gran­de. Cuba me robó el cora­zón, y des­de enton­ces siem­pre he esta­do conec­ta­da a dife­ren­tes pro­yec­tos de soli­da­ri­dad con esa nación y su gente.

La Revo­lu­ción Cuba­na es una luz que ilu­mi­na nues­tro camino, un ejem­plo de heroís­mo que nun­ca esca­ti­ma al exten­der su mano amo­ro­sa a otros pue­blos. Es el país de la dig­ni­dad que con­ti­núa luchan­do por defen­der su sobe­ra­nía, y mues­tra con su ejem­plo los mejo­res valo­res. Pobre de espí­ri­tu el que no pue­da o no quie­ra ver­lo. El ejem­plo de resis­ten­cia es enor­me, bajo un cri­mi­nal blo­queo por más de sesen­ta años.

Es bueno recor­dar que den­tro de Esta­dos Uni­dos hay muchas per­so­nas que reco­no­cen la con­tri­bu­ción de Cuba en el mun­do, espe­cial­men­te en los sec­to­res de la edu­ca­ción y la salud. Cuan­do visi­té La Haba­na y otras ciu­da­des de allá por pri­me­ra vez com­pren­dí que real­men­te hubo una revo­lu­ción, un cam­bio muy pro­fun­do, algo que no suce­dió en nin­gún otro país de la región. Esa es la razón fun­da­men­tal por la que dife­ren­tes admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses nun­ca le per­do­nan ser un mal ejem­plo, o mejor, un buen ejem­plo para los pue­blos que luchan y resisten.

Ali­cia siem­pre habla de una mane­ra muy espe­cial sobre nues­tro país. En el tono de su voz, en los ges­tos y la mira­da se reco­no­ce a una ami­ga de con­vic­ción profunda.

Mani­fies­ta que hace bas­tan­te tiem­po apren­dió que no impor­ta don­de este­mos, lo impor­tan­te es sen­tir­nos útiles.

Nues­tra par­ti­ci­pa­ción en la lucha por el regre­so de los Cin­co nos hizo apren­der más deta­lla­da­men­te la his­to­ria de terro­ris­mo con­tra Cuba, y nos dio la opor­tu­ni­dad de cono­cer per­so­nas sen­ci­llas y mara­vi­llo­sas, como son ellos y sus fami­lia­res. Su humil­dad, su valen­tía y entre­ga son impre­sio­nan­tes, un ver­da­de­ro ejem­plo de amor que nos lle­nó de satis­fac­ción el alma.

Gerar­do Her­nán­dez, a quien visi­tá­ba­mos con fre­cuen­cia en la pri­sión, mar­có nues­tras vidas, y la de mis hijos. Nun­ca ima­gi­né cono­cer un ser tan extra­or­di­na­rio, que has­ta en los peo­res momen­tos o cir­cuns­tan­cias nos reci­bía como si estu­vié­se­mos en su casa y nos hacía reír al pun­to de que más de una vez los guar­dias nos lla­ma­ron la atención.

Le decían Cuba, y real­men­te eso era Gerar­do, toda Cuba den­tro de una pri­sión de alta segu­ri­dad, con su dig­ni­dad, su orgu­llo, su ale­gría, sus sue­ños y espe­ran­zas. Per­ci­bía­mos el gran res­pe­to hacia él por par­te de los otros pre­sos, y has­ta de los guar­dias. Fue­ron muchos años de bata­llar, pero siem­pre tuvi­mos la cer­te­za de que ellos regre­sa­rían a su patria, por­que eso nos tras­mi­tía Gerardo.

Fue muy gra­ti­fi­can­te la expe­rien­cia con los Cin­co, y ten­go muchí­si­mas anéc­do­tas para com­par­tir. Ade­más de tener la opor­tu­ni­dad de visi­tar a Gerar­do y de cono­cer a los fami­lia­res de los Cin­co, tam­bién com­par­ti­mos con otras per­so­nas mara­vi­llo­sas: sin­di­ca­lis­tas, inte­lec­tua­les, artis­tas, abo­ga­dos e inte­gran­tes de comi­tés de soli­da­ri­dad de todas par­tes del mundo.

Duran­te las Jor­na­das en Washing­ton por la libe­ra­cion de los Cin­co héroes cubanos

La soli­da­ri­dad es algo que se sien­te, se hace par­te de la vida de uno. Pien­so que eso se lo debe­mos a Cuba tam­bién, por­que apren­di­mos de su ejem­plo. No es difí­cil man­te­ner la labor de res­pal­do a Cuba des­de Esta­dos Uni­dos. Hay muchas per­so­nas que han visi­ta­do ese país, y regre­san trans­for­ma­das con la expe­rien­cia. Lo difí­cil es sopor­tar tan­ta hipo­cre­sía y tan­tas men­ti­ras que se dicen sobre la Isla aquí.

Esta mujer amo­ro­sa actual­men­te dedi­ca muchos esfuer­zos a la cam­pa­ña en favor del Pre­mio Nobel de la Paz para los médi­cos de la bri­ga­da Henry Reeve. Ella expli­ca que el obje­ti­vo más impor­tan­te no es lograr el Nobel, sino con­tri­buir a que se conoz­ca la ver­dad, el huma­nis­mo de una isla peque­ña, blo­quea­da duran­te más de seis déca­das, capaz de ayu­dar desin­te­re­sa­da­men­te a otros paí­ses y de com­par­tir lo que tiene.

Has­ta el momen­to, 36.000 per­so­nas se han adhe­ri­do a la cam­pa­ña en Esta­dos Uni­dos. Qui­sié­ra­mos que fue­sen más, y esta­mos hacien­do mucho en ese sen­ti­do. Aho­ra esta­mos tra­ba­jan­do para lograr que pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios unan sus nom­bres a la nomi­na­ción. Ya tene­mos casi 200, y nues­tra meta es de 250. Creo que lo logra­re­mos y eso habla del gran pres­ti­gio de Cuba y su per­so­nal médico.

He visi­ta­do Cuba muchí­si­mas veces. Es mi esca­pe para reno­var la ale­gría y la espe­ran­za, y no hay expe­rien­cia más rica y bella que con­vi­vir con ese pue­blo y con los muchos ami­gos que hemos hecho a tra­vés del tiempo.

El pano­ra­ma esta­dou­ni­den­se actual

Coor­di­na­do­ra de la Red de Inte­lec­tua­les en Defen­sa de la Huma­ni­dad en Esta­dos Uni­dos, Ali­cia refie­re que el pano­ra­ma actual en aque­lla nación resul­ta aterrador.

La polí­ti­ca de Trump es racis­ta, xeno­fó­bi­ca y dis­cri­mi­na­to­ria. Tene­mos en la Casa Blan­ca un inqui­lino que es res­pon­sa­ble de la muer­te de cien­tos de miles de per­so­nas por su polí­ti­ca equi­vo­ca­da para enfren­tar la Covid-19; que está en con­tra de la cien­cia y ni siquie­ra abo­ga por el uso de las mas­ca­ri­llas y el dis­tan­cia­mien­to social. Solo le impor­ta él mis­mo. Care­ce de com­pa­sión, y está dis­pues­to a sacri­fi­car las vidas has­ta de quie­nes lo apoyan.

Duran­te estos meses de cam­pa­ña elec­to­ral, nos vie­nen bom­bar­dean­do con pro­pa­gan­da, un des­per­di­cio de recur­sos que podrían solu­cio­nar pro­ble­mas bási­cos como son la fal­ta de ali­men­tos y vivien­da. Miles de per­so­nas, sobre todo niños, no tie­nen acce­so a una bue­na ali­men­ta­ción. Hay miles y miles de per­so­nas dur­mien­do en car­pas deba­jo de auto­pis­tas para pro­te­ger­se del frío; esta­mos hablan­do de fami­lias ente­ras. Eso es lo que lla­man demo­cra­cia aquí.

Aun­que hubo ante­rior­men­te supre­sión de votos, aho­ra con Trump se ha hecho evi­den­te. Él no quie­re que la gen­te vote. Por ejem­plo, en Geor­gia o India­na la gen­te debe per­ma­ne­cer lar­gas horas para poder votar; en otros luga­res hay pocos sitios asig­na­dos para que la gen­te lo haga. En Texas, los votan­tes deben reco­rrer gran­des dis­tan­cia. Es algo ridícu­lo, cuan­do votar por un can­di­da­to es un dere­cho que todas las per­so­nas debe­rían tener.

Si gana será un terri­ble gol­pe para la huma­ni­dad, y si pier­de no se que­rrá ir tan fácil. La ver­dad es que no sabe­mos cómo ter­mi­na­rán las elec­cio­nes ni cuán­do se cono­ce­rán los resul­ta­dos. Lamen­ta­ble­men­te, el peor virus de este país es el de la ignorancia.

La sepa­ra­ción de los niños y niñas inmi­gran­tes fue un des­per­tar para muchos. Es muy difí­cil pre­sen­ciar cosas así, y no poder hacer nada para evi­tar­las. Requie­re de per­so­nas que sien­tan el dolor ajeno como propio.

Sue­ños

Casi al final de nues­tro diá­lo­go, ase­gu­ra que sue­ña con el levan­ta­mien­to del blo­queo y con que el terri­to­rio ocu­pa­do por la Base Naval de Guan­tá­na­mo vuel­va a ser pro­pie­dad cuba­na. Anhe­la un mun­do más jus­to, sin egoís­mo, un futu­ro en el que todos los pue­blos pue­dan coexis­tir pací­fi­ca­men­te. “Creo en la feli­ci­dad ple­na de todos los seres huma­nos, espe­cial­men­te los niños y niñas. Agra­dez­co a Cuba por su ejemplo”.

Fuen­te: Resu­men en Cuba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *