Para­guay. Un día para enten­der el stronismo

Por Miguel H. López*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de noviem­bre de 2020.

Hace días (3 para ser exac­to) las memo­rias de la dic­ta­du­ra stro­nis­ta asal­ta­ron con inusi­ta­da agre­si­vi­dad algu­nas esce­nas de la vida públi­ca, prin­ci­pal­men­te las redes socia­les que se con­vir­tie­ron en esce­na­rios vir­tua­les de fra­go­ro­sa dispu­ta por esta­ble­cer ver­da­des his­tó­ri­cas sobre lo que fue­ron y deja­ron casi 35 años de opro­bio y terro­ris­mo de Esta­do. Un régi­men que de estar vigen­te no hubie­ra per­mi­ti­do ese deba­te. Hace tres días se cum­plía un ani­ver­sa­rio más del naci­mien­to de Alfre­do Stroess­ner Matiau­da, a la sazón tirano del Para­guay (1954−1989). Una fecha ya ins­ta­la­da como un hito con­vo­can­te de recuer­dos –enfren­ta­dos y con­tra­dic­to­rios- sobre aque­llos años de plomo.

El 3 de noviem­bre, des­de que los de mi gene­ra­ción tene­mos memo­ria, cons­ti­tuía un día fun­dan­te para des­ple­gar las más abyec­tas expre­sio­nes de ser­vi­lis­mo, opor­tu­nis­mo de la peor ralea y des­ti­lar can­ti­da­des inme­di­bles de mise­ria y obse­cuen­cia huma­nas. Había per­so­na­jes, habi­tan­tes de cual­quier lugar y fun­cio­na­rios públi­cos, que se pre­pa­ra­ban todo el año, exclu­si­va­men­te, para inten­tar ir a salu­dar al Pri­mer Ciu­da­dano del Para­guay, al Pri­mer Esta­dis­ta, al Pri­mer Magis­tra­do, al Pri­mer Tra­ba­ja­dor, al Pri­mer Depor­tis­ta, al Pri­mer Todo…

Era un momen­to cen­tral y deter­mi­nan­te para medir quié­nes esta­ban para reci­bir des­de la más alta dádi­va (pre­ben­da) has­ta la más mise­ra­ble miga­ja (con la que igual se sola­za­ban); y quié­nes debían for­mar par­te de la lis­ta opro­bio­sa, caer en des­gra­cia, sufrir el palo del sis­te­ma repre­si­vo y mere­cer la per­se­cu­ción, el encie­rro ile­gal, injus­ti­fi­ca­do, la tor­tu­ra, la muer­te social y físi­ca, el des­po­jo mate­rial y moral, la des­apa­ri­ción y el exilio.

No era cual­quier día. Había sere­na­tas, músi­cas dedi­ca­das (famo­sas, indis­pen­sa­bles para el ritual de la adu­lo­ne­ría), ropas de gala, per­las y oro­pe­les, mues­tras de ner­vio­sis­mo en cier­tos gru­pos socia­les por ser los pri­me­ros y no los últi­mos en ren­dir plei­te­sía y salu­do… Un des­fa­cha­ta­do des­fi­le de lam­bis­co­nes, obse­cuen­tes y gara­ba­tos políticos.

Era para noso­tros un día en el que podía­mos ver cómo iban pasan­do los salu­dan­tes, exten­der la mano, o sen­ci­lla­men­te poner­se en fren­te unos segun­dos sin levan­tar en lo posi­ble la mira­da y susu­rrar medio­cres fra­ses de lison­ja. Entre­gar sus pre­sen­tes. Ofre­cer a sus hijas niñas-ado­les­cen­tes para la las­ci­via del anciano dic­ta­dor; o sen­ci­lla­men­te poner­se a tiro de la mira­da del Arti­lle­ro del Cha­co, que ya era sufi­cien­te para no caer en des­gra­cia. Todo se trans­mi­tía en direc­to por la radio y la TV. A veces en cade­na, a veces en dife­ri­do, a veces en repe­ti­cio­nes, pero nun­ca deja­ban de mos­trar­nos el ritual de aque­lla su infe­liz Fecha Feliz.

Aquel día del calen­da­rio se había con­ver­ti­do en una ins­ti­tu­ción de Esta­do. En un asun­to ofi­cial. En una cues­tión de reli­gio­si­dad polí­ti­ca en el uni­ver­so del dic­ta­dor y sus secua­ces (por acción u omi­sión). Las emi­so­ras de radio –algu­nas por obli­ga­ción, muy pocas, casi nin­gu­na; otras por gus­to y que­ren­cia- siem­pre tenían en un lugar espe­cial, bajo todo cui­da­do, el dis­co con la músi­ca Don Alfre­do (más cono­ci­da como Gene­ral Stroess­ner, de Aní­bal Love­ra). Era tema obli­ga­do en las trans­mi­sio­nes varias veces duran­te las 24 horas. No difun­dir­la podía cos­tar­le no solo el empleo a alguno.

En cier­tos barrios tam­bién había “cele­bra­ción”. Petar­dos (bom­bas, aun­que el nar­co­trá­fi­co ya era una pro­duc­ti­va indus­tria bajo man­to y pro­tec­ción del León Gua­ra­ní), músi­ca, bai­le, atuen­dos colo­ra­dos, hurras, vivas… Todo lo ima­gi­na­ble para ren­dir plei­te­sía al Sal­va­dor de la Patria, al Segun­do Recons­truc­tor, al que en sus dis­cur­sos siem­pre se ufa­na­ba –como sín­te­sis de sus cri­mi­na­les actos- de su Gobierno de Paz y Pro­gre­so, de su Demo­cra­cia sin comu­nis­mo ni comunistas…

El nata­li­cio del Sol­da­do Gue­rre­ro se había con­ver­ti­do en un acto cen­tral para la vida de la Repú­bli­ca, ese día. No había cosa más impor­tan­te. El Cora­zón de Ace­ro del Para­guay cele­bra­ba su naci­mien­to. Nada ni nadie debía per­tur­bar la jor­na­da. Todos los actos ofi­cia­les tenían esa impron­ta y que­da­ban rele­ga­dos bajo su influjo.

El ejér­ci­to de blan­co (con­fi­gu­ra­dor y repro­duc­tor de la dic­ta­du­ra), los músi­cos y com­po­si­to­res del sis­te­ma, los empre­sa­rios y gana­de­ros del régi­men, los polí­ti­cos del stro­nis­mo, los habi­tan­tes dela­to­res (pyra­gue)… Todo el espec­tro del arte de la dic­ta­du­ra, sus legi­ti­ma­do­res, jus­ti­fi­ca­do­res y sos­te­ne­do­res socia­les, eco­nó­mi­cos, indus­tria­les, esta­ban allí, en pre­sen­cia o en pen­sa­mien­to. Tenían que estar para no per­der leal­tad y para dar mues­tra de sumi­sión, no vaya a inter­pre­tar­se su ausen­cia como trai­ción o un peli­gro­so desin­te­rés hacia ÉL.

Un día al año era sufi­cien­te para tener a ojos vis­ta y enten­der de qué iba la cosa. Lo que decía la pren­sa del régi­men y los ala­ba­do­res de tras­tes, era todo aque­llo que la pobla­ción debía y nece­si­ta­ba escu­char, según el sis­te­ma de infor­ma­ción, con­trol y cen­su­ra. Un día que sin­te­ti­za­ba los 365 días de casi 35 años de un régi­men que entro­ni­zó la corrup­ción, el robo y el latro­ci­nio; la des­truc­ción de la vida de cien­tos de miles de para­gua­yos y para­gua­yas; el que ins­ti­tu­cio­na­li­zó la vena­li­dad, la mise­ra­bi­li­dad, la felo­nía, el robo, las deten­cio­nes extra­ju­di­cia­les, el inter­cam­bio ile­gal de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, el rega­lo de tie­rras públi­cas para la refor­ma agra­ria a empre­sa­rios, tunan­tes y lea­les; el de las vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas de los DDHH, la per­se­cu­ción y secues­tro por ideas y pen­sa­mien­tos; el del ase­si­na­to por razo­nes ideo­ló­gi­cas y la eje­cu­ción suma­ria por asun­tos políticos…

Un día era sufi­cien­te para entender…

Ima­gen de ini­cio: Ecli­pe de sol, de Geor­ge Grosz, 1926.

*Fuen­te: Ade­lan­te Noticias

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *