Nación Mapu­che. Héc­tor Llai­tul, voce­ro de la CAM: “No tene­mos una visión terro­ris­ta, sino todo lo contrario”

Tomás Gon­zá­lez F./ Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de noviem­bre de 2020

En exclu­si­va para nues­tro medio, Llai­tul des­car­tó la par­ti­ci­pa­ción de la Coor­di­na­do­ra Arau­co-Malle­co en el homi­ci­dio del cara­bi­ne­ro Euge­nio Naim, así como otros hechos de vio­len­cia que ter­mi­na­ron con víc­ti­mas fata­les, y ase­gu­ró que el movi­mien­to mapu­che auto­no­mis­ta «está más for­ta­le­ci­do que nunca».

A quie­nes inte­gran la Coor­di­na­do­ra de Comu­ni­da­des en Con­flic­to Arau­co Malle­co ‑mejor cono­ci­da como Coor­di­na­do­ra Arau­co Malle­co o CAM-se les ha til­da­do de terro­ris­tas, de gru­pos para­mi­li­ta­res, de gue­rri­lle­ros entre­na­dos en el extran­je­ro e inclu­so de nar­co­tra­fi­can­tes. Sin embar­go, lo cier­to es que, has­ta aho­ra, nin­gu­na de estas acu­sa­cio­nes ha sido com­pro­ba­da ni res­pal­da­da por evi­den­cia con­tun­den­te. En el últi­mo tiem­po han sido varias las voces – sobre todo des­de la dere­cha polí­ti­ca- que, fren­te a una evi­den­te agu­di­za­ción del con­flic­to en la Región de La Arau­ca­nía, han apun­ta­do sus sos­pe­chas hacia la CAM como res­pon­sa­bles de lamen­ta­bles situa­cio­nes como la suce­di­da el pasa­do 30 de octu­bre, con el ase­si­na­to del cara­bi­ne­ro Euge­nio Naim (24).

En una decla­ra­ción dada a cono­cer al día siguien­te de la muer­te del uni­for­ma­do, la Coor­di­na­do­ra Arau­co Malle­co res­pon­sa­bi­li­zó al Esta­do de Chi­le por el hecho. Ante una evi­den­te agu­di­za­ción del con­flic­to en el Wall­ma­pu, en entre­vis­ta exclu­si­va con Radio Uni­ver­si­dad de Chi­le, el líder y voce­ro de la Coor­di­na­do­ra Arau­co-Malle­co (CAM), Héc­tor Llai­tul, res­pon­dió a quie­nes, para él, “cari­ca­tu­ri­zan” a la orga­ni­za­ción atri­bu­yén­do­les cual­quier hecho de vio­len­cia, ase­gu­ran­do que no se con­si­de­ra una orga­ni­za­ción terrorista.

“En pri­mer lugar quie­ro acla­rar, por la vía de la voce­ría que yo repre­sen­to, que ese es un comu­ni­ca­do váli­do de nues­tra orga­ni­za­ción, a pro­pó­si­to de que hubo algu­nas voces que cues­tio­na­ron que este fue­se un comu­ni­ca­do legítimo”.

¿De dón­de sur­ge la refle­xión que hacen en el comu­ni­ca­do, que ter­mi­na con la con­clu­sión de que es el Esta­do de Chi­le el cul­pa­ble del cara­bi­ne­ro Euge­nio Naim?

Es el Esta­do el que, des­de hace un tiem­po a la fecha, nos decla­ró la gue­rra al pue­blo-nación mapu­che, cuan­do empe­za­mos a recla­mar res­pec­to de terri­to­rio y auto­no­mía; en cir­cuns­tan­cias en que esta recla­ma­ción o rei­vin­di­ca­ción de tipo terri­to­rial toca­ba los intere­ses del gran empre­sa­ria­do com­pro­me­ti­do en esta zona. Por lo tan­to, aquí hay un cho­que con­tra esos intere­ses y de algu­na mane­ra se plan­tea­ba una solu­ción o una nula solu­ción a un con­flic­to de este tipo, por­que cho­ca­ba con­tra prác­ti­ca­men­te un muro del gran empre­sa­ria­do. Así el Esta­do deci­de desa­rro­llar la lógi­ca de decla­rar al pue­blo-nación mapu­che como un enemi­go interno y desa­rro­llar lo que se cono­ce como un “con­flic­to de baja inten­si­dad”; de ahí vie­ne la mili­ta­ri­za­ción de la zona, toda vez que habían con­flic­tos que afec­ta­ban los intere­ses del mun­do empre­sa­rial, y la repre­sión. Esto ha impli­ca­do cos­tos en nues­tra gen­te, ase­si­na­tos, pri­sión polí­ti­ca, vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos que afec­tan a nues­tras comu­ni­da­des indis­tin­ta­men­te; a ancia­nos, muje­res o niños.

¿En eso no hay res­pon­sa­bi­li­dad de movi­mien­tos como la CAM?

Es el actuar de los agen­tes del Esta­do. Se ha gene­ra­do un cua­dro de beli­ge­ran­cia que no lo ins­ta­la­mos noso­tros, lo ins­ta­ló dere­cha­men­te el Esta­do al no bus­car una solu­ción polí­ti­ca a estas recla­ma­cio­nes o a estas rei­vin­di­ca­cio­nes. Apues­ta por una polí­ti­ca de tipo poli­cial y mili­tar pos­te­rior­men­te, gene­ran­do un cua­dro que favo­re­ce este recru­de­ci­mien­to de la lucha.

Obvia­men­te que, fren­te a eso, de for­ma con­se­cuen­te y cohe­ren­te con nues­tros plan­tea­mien­tos de recu­pe­rar el terri­to­rio y la auto­no­mía, noso­tros hemos plan­tea­do la auto­de­fen­sa, hemos plan­tea­do la resis­ten­cia y tam­bién hemos plan­tea­do estra­te­gias, pro­pues­tas, que tie­nen que ver con acu­mu­lar la fuer­za nece­sa­ria para la recu­pe­ra­ción de nues­tros dere­chos polí­ti­cos y terri­to­ria­les. Y ahí se ha dado esta situa­ción de bajas y de cos­tos que tene­mos que asu­mir en for­ma bila­te­ral de uno y otro lado. Pero deja­mos muy en cla­ro que la res­pon­sa­bi­li­dad es del Esta­do, toda vez que se man­tie­ne este esce­na­rio prác­ti­ca­men­te de gue­rra hacia el pue­blo-nación mapuche.El pasado viernes 30 de octubre desconocidos dispararon con armas de fuego a una patrulla de Carabineros, quedando herido el cabo segundo Eugenio Naim (24), quien luego falleció en el hospital. Foto: Archivo.

El pasa­do vier­nes 30 de octu­bre des­co­no­ci­dos dis­pa­ra­ron con armas de fue­go a una patru­lla de Cara­bi­ne­ros, que­dan­do heri­do el cabo segun­do Euge­nio Naim (24), quien lue­go falle­ció en el hos­pi­tal. Foto: Archi­vo.

Cuan­do habla de “bajas”, ¿se refie­re a que todas las muer­tes que han ocu­rri­do en los últi­mos meses, en este recru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia en la zona? ¿Para ti éstas serían una suer­te de “daño cola­te­ral” de esta gue­rra que le ha decla­ra­do el Esta­do al pue­blo mapuche?

“Exac­to, es así. Por­que tie­ne que ver con esta lógi­ca de gue­rra que esta­ble­ce el Esta­do, que a noso­tros nos da cuen­ta inclu­so de la con­ti­nui­dad del anda­mia­je colo­nial que exis­te hacia los mapu­ches en gene­ral. Por lo tan­to, mili­ta­ri­za­ción que impli­ca blin­da­dos, que impli­ca fuer­zas de eli­te, que impli­ca dro­nes, heli­cóp­te­ros, avio­nes, espías; en fin, es una situa­ción de con­fron­ta­ción tal, que tene­mos que tomar una posi­ción al res­pec­to. Y muchas comu­ni­da­des, muchos del movi­mien­to en lucha, han toma­do la posi­ción de la auto­de­fen­sa y la resis­ten­cia para seguir man­te­nien­do nues­tras conquistas.

Por­que ya des­de hace un tiem­po a la fecha, se ha empe­za­do un pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas en aras de recu­pe­rar el terri­to­rio y recu­pe­rar nues­tra liber­tad como pue­blo. Ese es el pun­to que no hemos transa­do y, más allá de que se esta­blez­can estos efec­tos y estas con­se­cuen­cias de la posi­ción del Esta­do, es tam­bién el desa­rro­llo de nues­tra lucha. Sin embar­go, aquí la res­pon­sa­bi­li­dad últi­ma tie­ne que ver con la posi­ción del Estado”.

¿De algu­na mane­ra la CAM se hace car­go de estas “bajas”? Por ejem­plo de la muer­te del cara­bi­ne­ro en Padre Las Casas, la del joven ase­si­na­do en Cañe­te o el tra­ba­ja­dor fores­tal de Collipulli…

“Bueno noso­tros, en estric­to rigor, como expre­sión orgá­ni­ca no tene­mos nada que ver con esos hechos. De hecho, por lo mis­mo, noso­tros plan­tea­mos den­tro de nues­tra pro­pues­ta una estra­te­gia bien cla­ra. Des­de los ini­cios de la CAM esta­ble­ci­mos nues­tra pro­pues­ta de la resis­ten­cia mapu­che que, de for­ma muy amplia, tie­ne que ver con dis­tin­tas expre­sio­nes que se opon­gan o que de algu­na mane­ra dis­pu­ten la terri­to­ria­li­dad del enemi­go y ante­pon­gan nues­tras for­mas pro­pia­men­te mapu­che. En el ámbi­to social y polí­ti­co hay expre­sio­nes; pero en el ámbi­to mate­rial o mili­tar tam­bién hay sus expre­sio­nes, por eso exis­ten los Órga­nos de Resis­ten­cia Terri­to­rial (ORT), que son expre­sio­nes de lucha que lle­van ade­lan­te accio­nes direc­tas. Éstas son rei­vin­di­ca­das y son cla­ra­men­te deli­nea­das en quié­nes son sus enemi­gos, el cam­po de acción; inclu­so hay una moral detrás, una éti­ca de la acción polí­ti­ca, cla­ra­men­te defi­ni­da: que no se ata­ca a agri­cul­to­res pobres, que no se bus­ca el efec­to cola­te­ral, que no se bus­can bajas y que la idea de fon­do es el sabo­ta­je a los insu­mos y al méto­do del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, con el obje­ti­vo de que se replie­guen para noso­tros así lograr la recu­pe­ra­ción de esos espa­cios territoriales.

En ese mar­co, habla­mos de la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la lucha en ese terreno, que lo lle­van ade­lan­te ORT que ope­ran inclu­so en dis­tin­tas zonas: laf­ken­chewilli­che, en fin. Es decir, hay una res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca en el ámbi­to de las rei­vin­di­ca­cio­nes, se dejan car­te­les, se dejan esta­ble­ci­dos los fines y vie­ne des­pués un comu­ni­ca­do; todo bien claro.La comunidad de Temulemu, en Traiguén, se encuentra en medio de un proceso de recuperación territorial en un predio de la forestal Cautín, Foto: Radio UChile.

La comu­ni­dad de Temu­le­mu, en Trai­guén, se encuen­tra en medio de un pro­ce­so de recu­pe­ra­ción terri­to­rial lide­ra­do por la Coor­di­na­do­ra Arau­co-Malle­co en un pre­dio de la fores­tal Cau­tín, Foto: Radio UChile.

Hay otras expre­sio­nes que, bueno, ten­drán que dar cuen­ta ellos de cómo lo lle­van ade­lan­te este ámbi­to de lucha. Pero con los casos que usted comen­ta, noso­tros no tene­mos par­ti­ci­pa­ción orgá­ni­ca direc­ta. Sin embar­go, si noso­tros nos invo­lu­cra­mos en una con­cep­ción de lucha gene­ral de la resis­ten­cia mapu­che, obvia­men­te hay un com­pro­mi­so, que tie­ne que ver con cómo se vie­ne desa­rro­llan­do la lucha. Y ahí noso­tros tam­po­co vamos a des­co­no­cer que ese cua­dro exis­te. Pero esto es por­que el Esta­do lle­va ade­lan­te una polí­ti­ca de geno­ci­dio, de Esta­do cri­mi­nal, que lle­va a gran par­te del movi­mien­to mapu­che a reac­cio­nar de for­mas que muchas veces no pue­den estar bajo el con­trol de sus pro­pias expresiones”.

Es decir, ¿las “bajas” o la muer­te de una per­so­na no están den­tro de los linea­mien­tos éti­cos del accio­nar de la CAM?

“No, para nada, noso­tros rei­vin­di­ca­mos accio­nes en con­tra de fae­nas fores­ta­les, en con­tra del gran capi­tal que ope­ra nues­tra terri­to­ria­li­dad y en zonas de con­flic­to, es decir, en el Wall­ma­pu ances­tral mapu­che que que­re­mos reivindicar.

En ese con­tex­to de sabo­ta­je no bus­ca­mos bajas de par­te del enemi­go o efec­tos cola­te­ra­les que ten­gan que ver con muer­tes, por­que noso­tros lucha­mos por la vida. Tene­mos un sen­ti­do de enten­der la vida mapu­che como prio­ri­dad, pero tam­bién de recons­truc­ción del itro­fill mogen (todos sin excep­ción), de los espa­cios, de la natu­ra­le­za, la defen­sa de la mapu. Somos aman­tes de la vida y entra­ría­mos en con­tra­dic­ción si nos enfras­cá­ra­mos en una lucha fra­tri­ci­da en que poda­mos tener cos­tos en nues­tras vidas o en las de la con­tra­par­te. Por eso se ha ins­ta­la­do la lógi­ca del sabo­ta­je con una éti­ca de acción polí­ti­ca muy defi­ni­da y muy clara”.

Se ha dicho, prin­ci­pal­men­te des­de la dere­cha, que la CAM es un gru­po terro­ris­ta, inclu­so nar­co­tra­fi­can­te, finan­cia­do por la gue­rri­lla colom­bia­na o los gobier­nos de Vene­zue­la y Cuba. ¿Cómo toman estas acusaciones?

“La dere­cha de la zona es una muy enquis­ta­da en la cul­tu­ra occi­den­tal y racis­ta del poder. Por lo tan­to, se entien­de en la defen­sa irres­tric­ta de sus patro­nes, en este caso el ámbi­to del empre­sa­ria­do com­pro­me­ti­do en zonas de con­flic­to. Esa defen­sa tam­bién tie­ne que ver con los medios de comu­ni­ca­ción que son cajas de reso­nan­cia y que empie­zan a hablar cada cari­ca­tu­ra en rela­ción a lo que es la CAM.

Fren­te a esas acu­sa­cio­nes, algu­nas pare­cie­ran un poqui­to más serias pero igual se cae por sí mis­mo esto de mos­trar­nos como una orga­ni­za­ción cri­mi­nal, en cir­cuns­tan­cias en que noso­tros no somos terro­ris­tas ni cri­mi­na­les. Nues­tra lucha es muy cla­ra y muy defi­ni­da como pro­pues­ta polí­ti­ca, esta­mos bajo un deno­mi­na­dor común que es la lucha por el terri­to­rio y la auto­no­mía. Por lo tan­to, gran par­te de nues­tra expre­sión tie­ne que ver con la lucha de tipo terri­to­rial y polí­ti­ca en ese sen­ti­do. No hace­mos otras prác­ti­cas, enton­ces no nos decla­ra­mos terroristas”.La Coordinadora Arauco-Malleco y su vocero, Héctor Llaitul, han estado constantemente en la mira de las autoridades. En 2017 fue detenido junto a otros siete comuneros, en el que terminó siendo un montaje denominado "Operación Huracán". Foto: ATON.

La Coor­di­na­do­ra Arau­co-Malle­co y su voce­ro, Héc­tor Llai­tul, han esta­do cons­tan­te­men­te en la mira de las auto­ri­da­des. En 2017 fue dete­ni­do jun­to a otros sie­te comu­ne­ros, en el que ter­mi­nó sien­do un mon­ta­je deno­mi­na­do “Ope­ra­ción Hura­cán”. Foto: ATON.

Pero eso es lo que más se escu­cha ¿Por qué dice que no se sien­ten terroristas?

“Por­que noso­tros lucha­mos por la recons­truc­ción del mun­do mapu­che, que es un tipo de socie­dad muy sana, muy jus­ta, que tie­ne que ver con nues­tra rela­ción hom­bre-tie­rra; ése es el pun­to. Y den­tro de ese cua­dro, noso­tros pode­mos rei­vin­di­car hechos polí­ti­cos muy sus­tan­cia­les. Por ejem­plo, la lucha en la zona laf­ken­che, des­de Cañe­te a Tirúa, que es una cara de la cor­di­lle­ra de Nahuel­bu­ta y bas­tión his­tó­ri­co de la cau­sa mapu­che. Hoy día no exis­te la indus­tria fores­tal, des­de casi una déca­da que no exis­ten las polí­ti­cas extrac­ti­vis­tas en dema­sía, de carác­ter depre­da­to­rio como se cono­cían anta­ño, y eso se debe al movi­mien­to mapu­che auto­no­mis­ta, en don­de la CAM ha inci­di­do muy fuer­te­men­te. Es decir, hay una con­ca­te­na­ción de esfuer­zos de dis­tin­tas comu­ni­da­des y dis­tin­tas expre­sio­nes, pero la polí­ti­ca de la CAM fue la base de esa lucha. De modo que pode­mos hablar, y con mucho orgu­llo, de que tene­mos una zona prác­ti­ca­men­te libe­ra­da de nues­tro enemi­go prin­ci­pal, que es la repro­duc­ción del poder de domi­na­ción colo­nial de un Esta­do capi­ta­lis­ta cen­tra­li­zan­te que des­truía el Wall­ma­pu. Ese hecho polí­ti­co a noso­tros nos da a enten­der que nues­tra lucha es emi­nen­te­men­te polí­ti­ca, de carác­ter huma­ni­ta­rio, para la recons­truc­ción de la socie­dad mapu­che. Al evi­tar la repro­duc­ción del capi­tal esta­mos recons­tru­yen­do un mun­do mucho y abso­lu­ta­men­te mejor del que existía.

El lago Lleu­lleu ha sido defi­ni­do como uno de los lagos más lim­pios de Amé­ri­ca, esto fue y es obra del movi­mien­to mapu­che auto­no­mis­ta, que lo empe­zó a defen­der des­de el momen­to de la irrup­ción del capi­tal y del mun­do win­ka. Es decir, hoy día el sis­te­ma win­ka y el sis­te­ma extrac­ti­vis­ta prác­ti­ca­men­te no ope­ran en torno al lago. Por lo mis­mo, ese lago man­tie­ne esa con­di­ción de ser un lago lim­pio y muy sano des­de nues­tra con­cep­ción mapu­che. Ese logro no lo obtie­ne el pue­blo mapu­che por­que noso­tros sea­mos hip­pies o eco­lo­gis­tas, se logró por­que hemos recons­trui­do el mun­do mapu­che, el mapu­che kimun, el mapu­che raki­duam, el feyen­tun y el newen mapu­che, que nos liga a esa con­cep­ción del agua y la tie­rra como par­te de nues­tro mundo.

Eso da cuen­ta de que noso­tros no tene­mos una visión terro­ris­ta, no tene­mos una con­cep­ción de gene­rar el terror. Todo lo con­tra­rio, esta­mos por la recons­truc­ción del teji­do social, polí­ti­co e ideo­ló­gi­co para tener una socie­dad como la que nos here­da­ron nues­tros füta­ke­che, nues­tros anti­guos, una socie­dad de mun­do mapu­che don­de pue­dan, inclu­so, ser par­te algu­nos no-mapu­che que res­pe­ten nues­tro mun­do, nues­tra cul­tu­ra, nues­tra cos­mo­vi­sión. Ese es el fin de nues­tra lucha”.

En ese esce­na­rio, ¿la CAM se ha for­ta­le­ci­do en el últi­mo tiem­po con la adhe­sión al movi­mien­to mapu­che autonomista?

“Como CAM sen­ti­mos que esta­mos más for­ta­le­ci­dos que antes, por­que no sola­men­te somos una orgá­ni­ca muy com­pac­ta, sino que somos una expre­sión muy váli­da y legí­ti­ma que se ha ins­ta­la­do en el cua­dro de lucha en gene­ral ‑por lo mis­mo tam­bién hay un reco­no­ci­mien­to de par­te de la socie­dad no mapu­che al irrum­pir el esta­lli­do social‑, y que tie­ne que ver con levan­tar aque­llas ban­de­ras que son de lucha, de resis­ten­cia. No la de los otros movi­mien­tos más de reac­ción, sino que una lucha de pro­pues­ta polí­ti­ca, que es una pro­pues­ta de transformación.

El movi­mien­to mapu­che se ha tor­na­do cada vez más anti­ca­pi­ta­lis­ta, el movi­mien­to mapu­che auto­no­mis­ta está más fuer­te que nun­ca y la CAM ha con­tri­bui­do a eso. Es decir, noso­tros no nos sen­ti­mos fuer­tes por ser una orga­ni­za­ción gran­de, noso­tros nos sen­ti­mos fuer­tes por­que nues­tras ideas se dise­mi­na­ron y se ins­ta­la­ron en el con­jun­to del movimiento”.

Foto en por­ta­da: Dra­go­mir Yan­ko­vic /​Aton Chile.

FUENTE: dia­rioU­chi­le

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *