Esta­dos Uni­dos. Vive la pesa­di­lla del con­teo de votos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de noviem­bre de 2020. 

El lar­go con­teo de votos en Esta­dos Uni­dos es, en opi­nión de exper­tos, una pesa­di­lla admi­nis­tra­ti­va que ali­men­tan hoy varias razo­nes, sobre todo, el pro­ce­so con­da­do a con­da­do y el aumen­to de sufra­gios por correo debi­do a la Covid-19.

A ello se suma el sis­te­ma de Cole­gio Elec­to­ral, que no tie­ne en cuen­ta la medi­da más sen­ci­lla del total a nivel nacional.

En gran­des ins­ta­la­cio­nes habi­li­ta­das para la oca­sión, dece­nas de fun­cio­na­rios dedi­can los últi­mos dos días a abrir cada uno de los dos sobres por­ta­do­res de los votos por correo, apla­nar las pape­le­tas y ali­men­tar las máqui­nas que auto­má­ti­ca­men­te esca­nean y regis­tran el sufragio.

El con­teo en áreas como Allegheny, Fila­del­fia (Pen­sil­va­nia), Mari­co­pa o Ful­ton (Geor­gia) es segui­do con aten­ción por todo el país, ya que, debi­do a su can­ti­dad de habi­tan­tes, deci­di­rán si los sufra­gios elec­to­ra­les de su res­pec­ti­vos esta­dos se adju­di­can al can­di­da­to demó­cra­ta, Joe Biden, o al pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Donald Trump.

La impo­si­bi­li­dad de pro­yec­tar un gana­dor de las elec­cio­nes sin que se deci­dan algu­nos terri­to­rios cla­ve (que en su mayo­ría se acer­can o supe­ran hoy el 90 por cien­to del escru­ti­nio) se debe al sis­te­ma de Cole­gio Elec­to­ral, que adju­di­ca un núme­ro defi­ni­do de com­pro­mi­sa­rios al gana­dor del voto popu­lar en cada estado.

Pese a que Biden lide­ra cómo­da­men­te el recuen­to del voto popu­lar, ese medi­dor no sir­ve para pro­yec­tar la vic­to­ria sin que ter­mi­ne el escru­ti­nio en cada esqui­na del país y por lo tan­to impo­si­bi­li­ta una cer­te­za tem­pra­na sobre quién asu­mi­rá la pre­si­den­cia por los pró­xi­mos cua­tro años.

En otras nacio­nes, tam­bién exis­ten cálcu­los que tie­nen en cuen­ta de algún modo la dis­tri­bu­ción de la pobla­ción, pero una vez comien­zan a lle­gar los datos de escru­ti­nio, estos se aglu­ti­nan a nivel nacio­nal y la foto, tan­to en una demo­cra­cia pre­si­den­cial, como par­la­men­ta­ria, comien­za a emer­ger rápidamente.

Ade­más, en muchos paí­ses la jor­na­da elec­to­ral tie­ne lugar en un día fes­ti­vo (nor­mal­men­te un domin­go), por lo que la afluen­cia a las urnas se facilita.

En Esta­dos Uni­dos, que este año aumen­tó los días de voto por anti­ci­pa­do pre­sen­cial debi­do a la pan­de­mia, siem­pre cae en el pri­mer mar­tes des­pués del pri­mer lunes de noviembre.

Las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses pre­su­men que la des­cen­tra­li­za­ción elec­to­ral e inde­pen­den­cia fede­ra­da de cada esta­do a la hora de ges­tio­nar el recuen­to es la base de la salud de la demo­cra­cia aquí.

Sin embar­go, dicha des­cen­tra­li­za­ción no es igual de efec­ti­va cuan­do se cen­tra­li­za el escru­ti­nio den­tro de sus vas­tos terri­to­rios, ase­gu­ran estudiosos.

En esta nación los cole­gios solo vigi­lan la iden­ti­fi­ca­ción y el acce­so a la cabi­na de vota­ción y no rea­li­zan el cómpu­to de los votos.

Las pape­le­tas que fue­ron relle­na­das con mar­ca­dor y papel se envían a un cen­tro de escru­ti­nio del con­da­do, don­de tam­bién lle­gan los votos por correo y se pro­ce­de a un cómpu­to de pape­le­tas; un pro­ce­so que ade­más pue­de ser vis­to en per­so­na, por web­cam y por los com­pro­mi­sa­rios de los partidos.

Ello no sería un gran pro­ble­ma en un año nor­mal, pues gran par­te de la eje­cu­ción de ese dere­cho se hace en cabi­nas digi­ta­les conec­ta­das a cen­tros de datos.

Pero en 2020 el voto de papel tomó un pro­ta­go­nis­mo espe­cial con 64 millo­nes de sufra­gios reci­bi­dos por vía pos­tal antes del 3 de noviembre.

‘Les lle­va tiem­po a los con­da­dos pro­ce­sar tan­to voto en ausen­cia’, expli­có el encar­ga­do de la imple­men­ta­ción del sis­te­ma de vota­ción en Geor­gia, Gabriel Sterling.

Pese al tra­ba­jo enco­mia­ble, de lar­gas jor­na­das y deta­lla­do de los emplea­dos de las ofi­ci­nas elec­to­ra­les, el can­san­cio hace mella.

Ster­ling pun­tua­li­zó que algu­nos retra­sos se debie­ron a que en algu­nos con­da­dos se olvi­da­ron pre­sio­nar el botón de ‘subir’ los datos.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *