Cuba. Empo­de­ra­mien­to feme­nino, abrir cami­nos sobre la marcha

Por Dixie Edith, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de noviem­bre de 2020. 

Entre las ten­sas y apre­ta­das manio­bras del orde­na­mien­to eco­nó­mi­co y el enfren­ta­mien­to a la COVID-19 ‑que ni de lejos ha deja­do de ser ame­na­za para este archipiélago‑, otro tema fue titu­lar de pren­sa en la isla hace poco más de una sema­na: Cuba cuen­ta con un nue­vo docu­men­to pro­gra­má­ti­co para el empo­de­ra­mien­to femenino.

El Pro­gra­ma Nacio­nal para el Ade­lan­to de las Muje­res (PAM) fue apro­ba­do por el Con­se­jo de Minis­tros el 30 de octu­bre, tras su pre­sen­ta­ción por la secre­ta­ria gene­ral de la Fede­ra­ción de Muje­res Cuba­nas (FMC), Tere­sa Ama­re­lle Boué.

Una cole­ga sur­ame­ri­ca­na, exper­ta en temas de géne­ro y cóm­pli­ce de muchos deba­tes sobre comu­ni­ca­ción y sexis­mo mediá­ti­co, me pre­gun­ta­ba vía WhatsApp qué cam­bia este docu­men­to en un país don­de hace más de 60 años se han esta­do apli­can­do medi­das efec­ti­vas en favor de la equi­dad e igual­dad de la par­te feme­ni­na de la población.

Con cono­ci­mien­to de cau­sa de la reali­dad cuba­na, la inte­rro­gan­te de esta ami­ga perio­dis­ta diri­ge la vis­ta hacia algu­nas de las esen­cias que sig­nan la nue­va pro­pues­ta. Efec­ti­va­men­te, los avan­ces alcan­za­dos por las muje­res en este lado del mun­do, en mate­ria de reco­no­ci­mien­to de dere­chos y meca­nis­mos de empo­de­ra­mien­to, son hechos indis­cu­ti­bles. Y par­ten de un pro­yec­to de país que arran­có en los albo­res del pro­pio sacu­dón que tra­jo el triun­fo ver­de oli­vo de 1959. Así lo reco­no­ció la comu­ni­dad inter­na­cio­nal en 1995, duran­te la IV Con­fe­ren­cia Mun­dial de la ONU sobre la Mujer de Bei­jing, a don­de Cuba lle­gó con muchos pasos ganados.

A pesar de la evi­den­cia del terreno con­quis­ta­do, de aque­lla con­cer­ta­ción inter­na­cio­nal que mar­có un antes y un des­pués en la aten­ción a los desa­fíos de géne­ro en el mun­do, que­dó para esta nación un Plan de Acción Nacio­nal, cuyo cum­pli­mien­to ha sido eva­lua­do for­mal­men­te de mane­ra sis­te­má­ti­ca en 1999, 2002 y 2013.

Sin embar­go, los tiem­pos han cam­bia­do. Y con ellos, las bre­chas y los desa­fíos. Las heren­cias patriar­ca­les, que no se sacu­den de un plu­ma­zo, siguen vivas y acti­vas; aso­man la ore­ja pelu­da tras los mitos sexis­tas natu­ra­li­za­dos en nues­tro día a día y, en con­se­cuen­cia, tras las mani­fes­ta­cio­nes de dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia de todo tipo con las que convivimos.

En ese sen­ti­do, una vir­tud del PAM es que se posi­cio­na en el espí­ri­tu de esa reco­men­da­ción de Isa­be­li­ta Moya de no “creer­nos que todo está logra­do”. Otra, que se inser­ta en el sen­de­ro reno­va­dor y de inte­gra­ción que dejó abier­ta la apro­ba­ción de la más recien­te Cons­ti­tu­ción cuba­na, en 2019.

“Este pro­gra­ma no es algo que se hace por pri­me­ra vez, pero en este caso es mucho más abar­ca­dor, amplio y su alcan­ce es mayor”, con­fir­mó a Cuba­de­ba­te Tere­sa Amarelle.

En ese con­tex­to, el docu­men­to pro­gra­má­ti­co se pro­po­ne pro­mo­ver el avan­ce de las muje­res y la igual­dad de dere­chos, opor­tu­ni­da­des y posi­bi­li­da­des; pero asu­mien­do como pun­to cla­ve el reco­no­ci­mien­to de las limi­tan­tes que for­man par­te del pano­ra­ma actual del país. Por eso, uno de los prin­ci­pa­les obje­ti­vos con­sis­te en pro­fun­di­zar en los fac­to­res obje­ti­vos y sub­je­ti­vos ‑como expre­sio­nes de dis­cri­mi­na­ción laten­tes en la socie­dad cubana‑, que obs­ta­cu­li­zan un mayor resul­ta­do eco­nó­mi­co, polí­ti­co, social y familiar.

No es menor que su apro­ba­ción esté engra­na­da con todo el esfuer­zo reno­va­dor que impul­sa Cuba en bus­ca del per­fec­cio­na­mien­to de su esce­na­rio eco­nó­mi­co, social, polí­ti­co, legislativo.

Así, el docu­men­to reco­ge obs­tácu­los rela­cio­na­dos con la igual­dad de géne­ro; las accio­nes edu­ca­ti­vas, for­ma­ti­vas y divul­ga­ti­vas que con­duz­can a for­ta­le­cer las rela­cio­nes inter­per­so­na­les basa­das en la igual­dad, res­pe­to y res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da, jun­to a la nece­si­dad de un enfo­que trans­ver­sal de géne­ro en pla­nes y pro­gra­mas de estu­dio de todas las for­mas y nive­les de enseñanza.

Otras metas pro­pues­tas aspi­ran a con­ver­tir las fami­lias, comu­ni­da­des, medios de comu­ni­ca­ción, orga­ni­za­cio­nes de masas, polí­ti­cas, estu­dian­ti­les, y cen­tros labo­ra­les en espa­cios don­de el deba­te acer­ca del tra­ta­mien­to del papel de las muje­res a nivel públi­co y domés­ti­co sea frecuente.

Incor­po­rar el tema de géne­ro en todo el sis­te­ma de for­ma­ción y capa­ci­ta­ción de cua­dros, ase­so­rar el dise­ño, ela­bo­ra­ción, eje­cu­ción, segui­mien­to y eva­lua­ción de impac­tos de la legis­la­ción, de las polí­ti­cas públi­cas y de las estra­te­gias de géne­ro, son otras medi­das con­cre­tas con­tem­pla­das en el plan.

A nivel gene­ral, el PAM con­tem­pla sie­te áreas de tra­ba­jo: el empo­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co de las muje­res; el tra­ba­jo con la comu­ni­ca­ción públi­ca; la edu­ca­ción, pre­ven­ción y tra­ba­jo social; el acce­so a esce­na­rios cla­ve de toma de deci­sio­nes; el esce­na­rio legis­la­ti­vo que inclu­ye el aná­li­sis del mar­co nor­ma­ti­vo y los sis­te­mas de pro­tec­ción con­tra todas las for­mas de dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia; la salud sexual y repro­duc­ti­va y la nece­sa­ria pro­duc­ción de esta­dís­ti­cas e investigaciones.

En el plano con­cep­tual, lla­man la aten­ción la trans­ver­sa­li­dad de los enfo­ques de géne­ro y dere­cho, y el reco­no­ci­mien­to explí­ci­to de la per­sis­ten­cia de mani­fes­ta­cio­nes de vio­len­cia en la socie­dad cuba­na, arti­cu­la­das con esas rela­cio­nes des­igua­les de poder here­da­das del machis­mo. O sea, posi­cio­na los desa­fíos de las muje­res –inclui­da la vio­len­cia- como un asun­to de toda la socie­dad y, al hablar de polí­ti­cas de igual­dad de géne­ro, reco­no­ce el valor rela­cio­nal de esta pro­pues­ta teórica.

Tam­po­co es casual que, inte­gra­do al Plan, se haya apro­ba­do un obser­va­to­rio de géne­ro que toma­rá el pul­so a la situa­ción del país en el tema. Por otra par­te, repre­sen­ta una pro­pues­ta con ampli­tud de mira­das al con­tex­to actual, deri­va­da de eva­lua­cio­nes y con­sul­tas rea­li­za­das a muje­res de todos los rin­co­nes del país, como con­fir­mó Amarrelle.

“Esta­mos tenien­do en cuen­ta todos los temas rela­cio­na­dos con los desa­fíos en la auto­no­mía de las muje­res”, deta­lló a Cuba­de­ba­te la tam­bién inte­gran­te del Buró Polí­ti­co del Partido.

En ese sen­ti­do, iden­ti­fi­có el empleo feme­nino como ele­men­to cla­ve y expli­có que se tra­ba­ja­rá con los Orga­nis­mos de la Orga­ni­za­ción Cen­tral del Esta­do (OACE) para aten­der­lo, “tam­bién en aque­llos casos de com­pa­ñe­ras que pre­sen­tan obs­tácu­los deri­va­dos del ejer­ci­cio del cui­da­do de otras per­so­nas, tan­to de adul­tos mayo­res como meno­res”, precisó.

En opi­nión de la secre­ta­ria gene­ral de la FMC, otra área cla­ve del PAM es la rela­cio­na­da con la “auto­no­mía físi­ca de las muje­res” y el ejer­ci­cio de los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos. Tam­bién urge aten­der “mani­fes­ta­cio­nes de vio­len­cia de géne­ro que están laten­tes en el ámbi­to fami­liar y el ámbi­to públi­co”, alertó.

En ese mis­mo camino, Ama­re­lle posi­cio­na el desa­fío del emba­ra­zo tem­prano. “Tene­mos una tasa de fecun­di­dad ado­les­cen­te que no tie­ne que ver con las con­di­cio­nes del país en edu­ca­ción y aten­ción de salud y nos toca inves­ti­gar las cau­sas de esa situa­ción. Eso tam­bién está inclui­do en las accio­nes del PAM”, reconoció.

En pala­bras más lla­nas, el Pro­gra­ma legi­ti­ma prác­ti­cas posi­ti­vas ya exis­ten­tes para el avan­ce las muje­res e ins­ti­tu­cio­na­li­za las polí­ti­cas de igual­dad de géne­ro. O sea, se posi­cio­na como una agen­da gubernamental.

Entre las for­ta­le­zas, igual­men­te se inclu­ye el hecho de que las accio­nes tie­nen res­pon­sa­bles explí­ci­tos que lue­go ten­drán que ren­dir cuen­tas de su cum­pli­mien­to a la direc­ción del país.

Lo expli­ca­ba el pre­si­den­te cubano Miguel Díaz Canel al refe­rir­se al PAM en la sesión de tra­ba­jo don­de fue apro­ba­do. Para él, repre­sen­ta un com­pro­mi­so de Gobierno y un reco­no­ci­mien­to a todo lo que hizo Vil­ma para ense­ñar­nos cómo res­pe­tar real­men­te el rol que jue­gan las muje­res en nues­tro país y en la Revolución.

Díaz Canel tam­bién lla­mó la aten­ción sobre la nece­si­dad de que el Pro­gra­ma ten­ga visi­bi­li­dad en las sesio­nes del Par­la­men­to, a tra­vés del segui­mien­to de la Comi­sión de Aten­ción a la Niñez, la Juven­tud y la Igual­dad de Dere­chos de la Mujer. Y advir­tió de la impor­tan­cia de man­te­ner la denun­cia a la vio­len­cia con­tra las mujeres.

Con­si­de­ra­do como pie­dra angu­lar en el desa­rro­llo de polí­ti­cas para las cuba­nas, el PAM tam­bién es una expre­sión de con­ti­nui­dad que habrá que seguir de cerca.

Para Ama­re­lle, que el Gobierno cubano haya apro­ba­do ese plan en estos momen­tos no es casual.

“El prin­ci­pal pro­gra­ma de igual­dad que hemos dis­fru­ta­do las cuba­nas es la pro­pia Revo­lu­ción y todo lo que haya que hacer lo hare­mos den­tro de la Revo­lu­ción. Pero este plan amplía e inte­gra la volun­tad polí­ti­ca con metas, con tareas con­cre­tas, para avanzar”.

Fuen­te: Cuba en Resumen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *