Argen­ti­na. Guer­ni­ca antes y des­pués (un aná­li­sis de la coyu­tu­ra política)

Por Jor­ge “Abas­to” Baro­ne, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de noviem­bre de 2020.

Las imá­ge­nes de las lar­gas filas de fami­lias lle­van­do sus humil­des bar­tu­los, con los col­cho­nes sobre sus cabe­zas ale­ján­do­se de un sue­ño sim­ple, tener un peda­zo de tie­rra pro­pio, más que la bru­tal repre­sión, cons­ti­tu­yen un sím­bo­lo difí­cil de igno­rar a la hora de ana­li­zar el esce­na­rio polí­ti­co actual.

Kici­llof, a quien vota­mos y de quien espe­ra­mos polí­ti­cas dife­ren­tes a las desa­rro­lla­das en este con­flic­to, tenía la dis­yun­ti­va y la opor­tu­ni­dad de ele­gir entre el nego­cio inmo­bi­lia­rio en la pro­vin­cia y los sin tie­rra y sin techo. Eli­gió, y eli­gió mal lamen­ta­ble­men­te.
El argu­men­to que hemos escu­cha­do has­ta el har­taz­go estos días es simi­lar, al que en ausen­cia de tes­ti­gos nos ofre­cen como tes­ti­mo­nio de racio­na­li­dad, los fun­cio­na­rios Macris­tas de la CABA. ¿Sabes por qué no cons­trui­mos vivien­da? nos pre­gun­tó con des­par­pa­jo una vez un sub­se­cre­ta­rio, por­que si hace­mos 100 nos van a pedir 1000 y si hace­mos 1000 nos van a pedir 10.000. La deman­da es inagotable.

Cor­ta y bru­tal des­crip­ción del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo en el con­tex­to del deba­te de una cues­tión urba­na. Las nece­si­da­des en este des­pia­da­do régi­men son tan­tas, que la bur­gue­sía no se atre­ve a abrir la cani­lla de solu­cio­nes par­cia­les, por­que sabe que será desbordada.

Pero ¿Pue­de ser este el argu­men­to de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros del cam­po popu­lar?
– Si deja­mos que tomen tie­rras, rápi­da­men­te se van a pro­du­cir tomas en toda la pro­vin­cia y no está la situa­ción para enfren­tar algo así – nos ofre­ce como argu­men­to la racio­na­li­dad de los fun­cio­na­rios pro­vin­cia­les.
La pre­gun­ta es si el cam­po popu­lar pue­de gober­nar con la mis­ma lógi­ca de fon­do que la gran bur­gue­sía. La defen­sa de la pro­pie­dad pri­va­da mono­pó­li­ca, que pri­va de pro­pie­dad a la mayo­ría de los argen­ti­nos. La adhe­sión a un dere­cho civil y penal que pone en la prác­ti­ca el dere­cho de pro­pie­dad, inclu­so por enci­ma de la vida. El res­pal­do en sín­te­sis a los gran­des nego­cia­dos por enci­ma de las nece­si­da­des popu­la­res. La sacro­san­ta corre­la­ción de fuer­zas ¿nos obli­ga a tan­to?
Un gobierno popu­lar ¿No debe­ría apro­ve­char las luchas de los de aba­jo, por ejem­plo las tomas de tie­rras, como fuen­te de ener­gía para impul­sar trans­for­ma­cio­nes más pro­fun­das? Recuer­do que Cha­vez en el mar­co de un lar­go con­flic­to, con la ocu­pa­ción por par­te de los tra­ba­ja­do­res de una plan­ta indus­trial pro­pie­dad de Techint, se mon­tó en esa lucha y nacio­na­li­zó la empre­sa. Nes­tor tuvo que inter­ce­der a pedi­do de Roca, para que los intere­ses del gru­po sean con­si­de­ra­dos por el gobierno Boli­va­riano.
Si cla­ro, enten­de­mos que Axel no es Cha­vez y que las cir­cuns­tan­cias son otras. Lo que recla­ma­mos es el lugar des­de don­de parar­se, la lógi­ca del accio­nar, los resul­ta­dos con­cre­tos depen­den de la capa­ci­dad de lide­raz­go y el momen­to polí­ti­co.
Lo que recla­ma­mos es que había que tomar par­ti­do por los sin tie­rra y sin techo.
Lejos de salir a decla­rar que las tomas son ile­ga­les y que se repri­mi­ría a quie­nes las rea­li­zan (admi­ra­ble con­se­cuen­cia de Ber­ni entre el decir y el hacer, dig­na eso sí de mejo­res cau­sas). Hubié­se­mos que­ri­do escu­char de boca del gobierno de la pro­vin­cia, la defen­sa enér­gi­ca delossintierraytecho,laexplicaciónclaraycontundente,quelastomasdejanal des­cu­bier­to la tra­ma de la des­igual­dad y la pobre­za en la pro­vin­cia y el país. Hubié­se­mos que­ri­do ver como con deci­sión polí­ti­ca se fre­na­ba el des­alo­jo. Este camino segu­ro hubie­se sido duro, difí­cil, le hubie­se pues­to a la dere­cha en con­tra, pero no hay otra for­ma de cons­truir con­cien­cia, volun­tad y orga­ni­za­ción popu­lar, que luchan­do y enfren­tan­do al

enemi­go. Lo com­ple­jo es escu­char a com­pa­ñe­ros hacer­se car­go de argu­men­tos impor­ta­dos de otras cla­ses socia­les y otras ideo­lo­gías.
El esta­do pro­vin­cial podría haber usa­do su poder para impo­ner una solu­ción nego­cia­da favo­ra­ble a los veci­nos. Esto hubie­se sido ban­ca­do masi­va­men­te y for­ta­le­ci­do enor­me­men­te a la mili­tan­cia popu­lar, hoy gol­pea­da, debi­li­ta­da y con­fun­di­da por el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos.​El cul­to a la corre­la­ción de fuer­zas actúa siem­pre como un ele­men­to de con­so­li­da­ción de esa corre­la­ción, en una espi­ral per­ver­sa que nos debi­li­ta y hace retroceder.

Inter­ve­nir enér­gi­ca­men­te a favor de los sin techo no está por fue­ra de las posi­bi­li­da­des “ins­ti­tu­cio­na­les” aún en el mar­co del esta­do bur­gués. Si el esta­do pro­vin­cial rea­li­za, a tra­vés de los orga­nis­mos per­ti­nen­tes, una pre­sen­ta­ción con­tun­den­te en el juz­ga­do y pide un año de sus­pen­sión de la medi­da, no es lo mis­mo que esa pre­sen­ta­ción la reali­ce la defen­sa o una ONG. Si esto se acom­pa­ña con nego­cia­cio­nes “con­vin­cen­tes” con los pri­va­dos todos flo­ji­tos de pape­les. Si a la Inten­den­ta se la per­sua­de de la incon­ve­nien­cia de des­alo­jar con los “bue­nos argu­men­tos” que tie­ne una gober­na­ción para hacer­lo, el con­flic­to se hubie­se enca­mi­na­do de otra manera.

No esta­mos hablan­do de hacer nin­gu­na revo­lu­ción, sino de usar el prag­ma­tis­mo y las herra­mien­tas polí­ti­cas al alcan­ce de un gober­na­dor, que usual­men­te se usan para garan­ti­zar los pri­vi­le­gios, al menos una vez para hacer valer los dere­chos de los de aba­jo. Que el poder eje­cu­ti­vo y que el Fren­te de Todos y el PJ cuan­do quie­ren o les intere­sa, ejer­cen fuer­tes pre­sio­nes inter­po­de­res todos lo sabe­mos, de Jun­tos por el Cam­bio ni hablar, se lle­va­ron pues­to al poder judi­cial como qui­sie­ron duran­te su ges­tión, pero cuan­do se tra­ta de defen­der a los pobres apa­re­ce una “pure­za” insos­pe­cha­da en la defen­sa de la divi­sión de poderes.

– El des­alo­jo lo orde­nó la jus­ti­cia – dice el eje­cu­ti­vo pro­vin­cial, sin acla­rar que el juez y el fis­cal res­pon­den a sus alia­dos Masis­tas. Si a esto le suma­mos el spot pro­fas­cis­ta del Minis­tro de Segu­ri­dad don­de se jac­ta del ope­ra­ti­vo en tér­mi­nos mili­ta­ris­tas, tene­mos un com­bo muy com­ple­jo, pero el gober­na­dor dice en pági­na 12 mini­mi­zan­do el hecho, cada minis­tro tie­ne su per­fil y en sus redes publi­ca lo que quiere.

Posi­cio­nar­se fir­me­men­te jun­to a los sin tie­rra y sin techo, impli­ca­ba una deci­sión polí­ti­ca, basa­da en un posi­cio­na­mien­to ideo­ló­gi­co fir­me, en una visión del mun­do deter­mi­na­da, evi­den­te­men­te eso hoy no exis­te, el pos­mo­der­nis­mo, la vola­ti­li­dad y el tra­ves­tis­mo ideo­ló­gi­co carac­te­ri­zan a muchos de los cua­dros popu­la­res actuales.

Esa deci­sión hubie­se sido acom­pa­ña­da con una amplia movi­li­za­ción popu­lar y eso nos hubie­se for­ta­le­ci­do, nos hubie­se pues­to en mejo­res con­di­cio­nes para seguir avan­zan­do, para eso no hay que temer­le a la movi­li­za­ción y hay que con­vo­car a la mili­tan­cia a la lucha y no sim­ple­men­te a aguan­tar indefinidamente.

Las expli­ca­cio­nes que des­pués abun­da­ron demo­ni­zan­do a gru­pos de izquier­da y res­pon­sa­bi­li­zán­do­los del fra­ca­so de las nego­cia­cio­nes, sólo agre­gan bochorno a la situa­ción, dema­sia­do pare­ci­do a los argu­men­tos de la dere­cha cuan­do enfren­ta con­flic­tos populares.

La reali­dad y quien esto escri­be cono­ce de cer­ca esos pro­ce­sos, por­que he esta­do dece­nas de veces en esas nego­cia­cio­nes, es que la gen­te que está en una ocu­pa­ción tie­ne una sola cer­te­za: el peda­zo de tie­rra bajo sus pies es lo úni­co segu­ro en sus pre­ca­rias vidas. Esto tor­na muy difí­cil lograr que lo dejen sin el uso del ame­dren­ta­mien­to, el mie­do o la vio­len­cia para lograr­lo. Detrás de esa resis­ten­cia a des­alo­jar de esa incre­du­li­dad ante pro­pues­tas de últi­mo momen­to, hay siglos de humi­lla­cio­nes, déca­das de pro­me­sas incum­pli­das y olvi­dos. Solo un un ton­to o un cíni­co, pue­de creer­se su pro­pio dis­cur­so sobre futu­ras soluciones.

Las ofer­tas siem­pre pre­ca­rias de tras­la­dos a luga­res tran­si­to­rios, pla­ta siem­pre insu­fi­cien­te que la gen­te se ter­mi­na comien­do y no usan­do para vivien­da y solu­cio­nes futu­ras incier­tas, son un com­bo para el fra­ca­so de cual­quier nego­cia­ción. Por eso una nego­cia­ción exi­to­sa y que res­pe­te las nece­si­da­des y las expe­rien­cias de los sin techo, requie­re tiem­po, pro­li­ji­dad y gene­ra­ción de con­fian­za, esto no se pue­de hacer con Ber­ni velan­do las armas para desalojar.

El gobierno pro­vin­cial comen­zó tra­tan­do el con­flic­to como lo hubie­se hecho cual­quier gobierno, sub­es­ti­man­do la deman­da y tra­tan­do que la gen­te se vaya con algu­nas miga­jas en el bol­si­llo. Cuan­do enten­dió que el con­flic­to era duro y no había sali­das fáci­les comen­zó a ela­bo­rar ofer­tas más con­sis­ten­tes, a últi­mo momen­to se ter­mi­nó de deli­near una solu­ción míni­ma­men­te acep­ta­ble, siem­pre cla­ro sobre la base del des­alo­jo, de acep­tar que el eje del pro­ble­ma es satis­fa­cer la deman­da del nego­cio inmo­bi­lia­rio en pri­mer tér­mino. Pero ya no había tiem­po, por­que como coro­la­rio de esa impro­vi­sa­ción, deja­ron duran­te todo el con­flic­to que los tiem­pos los mane­ja­ra un fis­cal pro­vin­cial facho, acep­tan­do sus deci­sio­nes como si se tra­ta­ra del Dios Themis.

El argu­men­to esgri­mi­do es que las tomas de tie­rra no son el camino, ‑así no- dice el gober­na­dor y es una leta­nía que hemos escu­cha­do has­ta el can­san­cio de todos los gobier­nos de todos los sig­nos, poca es la ori­gi­na­li­dad del ofi­cia­lis­mo en la pro­vin­cia cuan­do nos repi­te la can­ti­ne­la usa­da has­ta el can­san­cio por el poder, para san­cio­nar a los que lucha­mos. ‑No es nece­sa­rio hacer huel­ga para lograr aumen­tos de sala­rios- dice el empre­sa­rio, ‑no hace fal­ta movi­li­zar­se siem­pre esta­mos dis­pues­tos al diá­lo­go- dice el fun­cio­na­rio del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social de cual­quier gobierno. Los tra­ba­ja­do­res no com­pra­mos esos argu­men­tos aun­que muchos com­pa­ñe­ros aho­ra pare­cen repen­ti­na­men­te con­ven­ci­dos de ellos. Lo cier­to es que sin Guer­ni­ca no había plan de vivien­das. sin tomas podría­mos resu­mir que no hay vivien­das, tal como sin huel­gas no hay dere­chos obre­ros, por lo menos así pen­sa­mos los marxistas.

Sobre una idea muy gene­ral que tenían, Guer­ni­ca los obli­gó a sen­tar­se a armar con­tra reloj una pro­pues­ta más pro­fun­da sobre vivien­da, para poder pre­sen­tar­la en públi­co, por aho­ra solo esbo­zos, gara­ba­tos sobre pape­les. Así y todo la mis­ma nos deja muchas dudas. No pue­den con­vi­vir en el mis­mo terri­to­rio el nego­cio inmo­bi­lia­rio, el real Sta­te y una con­cep­ción de jus­ti­cia terri­to­rial, de igual­dad socio espa­cial, es una cosa o la otra, sino ter­mi­na ganan­do el nego­cio inmobiliario.

En un artícu­lo la Nación ( lo bus­co para poner el autor y no lo encuen­tro, lími­tes de la meto­do­lo­gía de un auto­di­dac­ta) se ríe de la pro­pues­ta de los lotes con ser­vi­cios. Dice eso lo inten­ta­ron hacer todos los gobier­nos inclui­da la dic­ta­du­ra, pero la gen­te no se quie­re ir de los cen­tros urba­nos, por eso fracasa.

Y la ver­dad el libe­ral algo de razón tie­ne. Si el lote con ser­vi­cios está a kiló­me­tros del cole­gio pri­ma­rio más cer­cano, de la sali­ta de salud, si el colec­ti­vo más pró­xi­mo pasa a 15 cua­dras, si la esta­ción de tren está a 6 kiló­me­tros y solo se pue­de lle­gar en bici­cle­ta, el lote con ser­vi­cios se lo pue­den guar­dar en el bol­si­llo, por­que nadie excep­to Robin­son Cru­soe va ir a vivir allí. Cues­tión bási­ca que está en el ABC del urbanismo.

Si las mejo­res tie­rras están reser­va­das a los empren­di­mien­tos inmo­bi­lia­rios, si no hay polí­ti­cas de recu­pe­ra­ción de sue­lo urbano ( a Guer­ni­ca se lo podría haber expro­pia­do y se esta­ban recu­pe­ran­do lotes para esa polí­ti­ca de urba­ni­za­ción popu­lar), sue­na difí­cil de creer que pue­dan con­vi­vir una polí­ti­ca que defien­de el gran nego­cio inmo­bi­lia­rio y al mis­mo tiem­po una de jus­ti­cia socio­es­pa­cial y cons­truc­ción masi­va de viviendas.

En resu­mi­das cuen­tas el camino ele­gi­do fue el des­alo­jo y en ese con­tex­to le die­ron al cuer­vo la tarea de cons­truir una pro­pues­ta que con­ven­cie­ra a la gen­te de irse sin

resis­ten­cias. Pri­me­ro es la elec­ción de qué lado del mos­tra­dor te pones, des­pués vie­nen las tác­ti­cas para sus­ten­tar esa pos­tu­ra. Lo tris­te es cuan­do com­pa­ñe­ros mili­tan­tes en nom­bre de un rea­lis­mo con olor a resig­na­ción y clau­di­ca­ción asu­men, aún tran­si­to­ria­men­te, la posi­ción del enemi­go como propia.Todo esto mar­ca un antes y un des­pués de Guernica.

De algu­na mane­ra, la vivi­da en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, es una dis­yun­ti­va com­ple­ja que sim­bo­li­za y se pue­de tras­po­lar a la situa­ción polí­ti­ca nacio­nal y al cam­po popu­lar. Ante la cri­sis ¿Qué camino se ele­gi­rá?
Vemos con preo­cu­pa­ción seña­les com­ple­jas, como el empo­de­ra­mien­to del con­se­jo agro­in­dus­trial, expre­sión de lo más con­cen­tra­do de la eli­te capi­ta­lis­ta en la Argen­ti­na, aque­llos que viven de las expor­ta­cio­nes y poco les impor­ta lo que pase puer­tas aden­tro del país.Sin embar­go pare­ce que serán los pro­ta­go­nis­tas eco­nó­mi­cos cen­tra­les, con el aval del gobierno cla­ro, de “la recu­pe­ra­ción argen­ti­na post pandemia”.

La car­ta de Cris­ti­na, en un comien­zo rei­vin­di­ca los pun­tos cen­tra­les de su gobierno e iden­ti­fi­ca que fue­ron esas polí­ti­cas las que le gran­jea­ron el odio de la oli­gar­quía, has­ta ahí com­par­ti­mos, pero nos preo­cu­pa el final y la con­vo­ca­to­ria a un gran acuer­do para solu­cio­nar el pro­ble­ma del bimo­ne­ta­ris­mo. ¿A quién está con­vo­can­do a acor­dar? Que el dólar sea la mone­da de aho­rro, no es una des­gra­cia divi­na, es expre­sión de un mode­lo eco­nó­mi­co y la lógi­ca que eli­te le impo­ne a toda la for­ma­ción socio­eco­nó­mi­ca en Argen­ti­na. ¿Que pode­mos acor­dar con esa éli­te? La his­to­ria del país es pro­lí­fi­ca en ejem­plos que nos mues­tran, los suce­si­vos fra­ca­sos de los inten­tos de acor­dar con la oli­gar­quía, fra­ca­sos, por supues­to, des­de el pun­to de vis­ta de los intere­ses populares.

Los ges­tos repen­ti­na­men­te mode­ra­dos de Carrió y su incor­po­ra­ción al ala dia­lo­guis­ta de Jun­tos por el cam­bio, nos hacen intuir un giro orde­na­do pero cla­ro a la dere­cha de todo el esce­na­rio polí­ti­co, con un gran acuer­do del cual los úni­cos exclui­dos serán los pri­va­dos de toda pro­pie­dad, a los que en Guer­ni­ca se les expli­có didác­ti­ca­men­te cual es su lugar.

Un gru­po de com­pa­ñe­ros que abre­va­mos en el mar­xis­mo, entre muchos otros, allá por el 2008 enten­di­mos que en el amplio blo­que de los capi­ta­lis­tas en Argen­ti­na se abría una fisu­ra impor­tan­te, entre el sec­tor agro­ex­por­ta­dor y quie­nes pre­ten­dían un desa­rro­llo indus­trial y nacio­nal autó­no­mo. Esa con­tra­dic­ción real den­tro de la bur­gue­sía Argen­ti­na, en deter­mi­na­dos momen­tos his­tó­ri­cos cobra dimen­sión polí­ti­ca y se expre­sa en la super­es­truc­tu­ra del país con fuerza.

Esta es una vie­ja pelea que ha atra­ve­sa­do bue­na par­te de la eco­no­mía y la polí­ti­ca del siglo XX. Se expli­ca en la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca Argen­ti­na y lati­no­ame­ri­ca­na y el rol de expor­ta­do­res de mate­rias pri­mas que la his­to­ria del desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo nos impu­so. Esa pelea entre la éli­te agro­ex­por­ta­do­ra y la débil bur­gue­sía indus­trial emer­gen­te y sus expre­sio­nes polí­ti­cas, expli­ca una par­te impor­tan­te de los acon­te­ci­mien­tos del siglo XX sur­gi­mien­to del Pero­nis­mo incluido.

Esa fisu­ra en el entra­ma­do del capi­ta­lis­mo en nues­tra patria, se agran­da o se opa­ca según el momen­to his­tó­ri­co y los acon­te­ci­mien­tos de la lucha de cla­ses. En el 2001 lue­go de varias déca­das de hege­mo­nía neo­li­be­ral, el esta­lli­do popu­lar y el que se vayan todos, gene­ró las con­di­cio­nes para la reaper­tu­ra de esa pelea y el kirch­ne­ris­mo vino a encar­nar las ideas del nacio­na­lis­mo popu­lar, de desa­rro­llo nacio­nal autónomo.

Vol­vien­do al 2008, año de la lla­ma­da cri­sis del cam­po, enten­di­mos que había que acom­pa­ñar las polí­ti­cas de recu­pe­ra­ción de dere­chos de los gobier­nos kirch­ne­ris­tas, enfren­tan­do a lo más con­cen­tra­do de la eli­te oli­gár­qui­ca en Argen­ti­na.
Nos suma­mos jus­ta­men­te a defen­der aque­llas polí­ti­cas men­cio­na­das por Cris­ti­na en su car­ta: La esta­ti­za­ción de las AFJP; La esta­ti­za­ción par­cial de YPF; La asig­na­ción uni­ver­sal por hijo; La ley de Medios; El matri­mo­nio igua­li­ta­rio etc.

La situa­ción hoy es otra, la coa­li­ción gober­nan­te tie­ne en su seno sec­to­res muy hete­ro­gé­neos, algu­nos de los cua­les repre­sen­tan al poder eco­nó­mi­co tra­di­cio­nal, esto se tra­du­ce coti­dia­na­men­te en mira­das y pro­pues­tas de esos acto­res, que entran en abier­ta coli­sión con los intere­ses populares.

La inten­den­ta de Pre­si­den­te Perón es par­te del Fren­te Reno­va­dor de Masa, quien fue uno de los pri­me­ros en salir a recla­mar mano dura con las tomas de tie­rras, quien plan­tea habi­tual­men­te con fuer­te opor­tu­nis­mo la mano dura con­tra el deli­to, lea­se los pobres y en defen­sa de la pro­pie­dad pri­va­da de la eli­te, quien por otra par­te nada dice y nada pro­po­ne, excep­to palos, para los eter­nos pri­va­dos de propiedad.

Esa amplia alian­za enten­de­mos fue fun­da­men­tal para derro­tar al Macris­mo y por ello la alen­ta­mos y la vota­mos. Sin embar­go, la dia­léc­ti­ca de la polí­ti­ca y la his­to­ria, nos dice que lo que fue apto para ganar no nece­sa­ria­men­te es apto para gober­nar. En un alian­za de esa ampli­tud es nece­sa­rio defi­nir, una vez en mar­cha, la hege­mo­nía inter­na con claridad.

La gen­te votó el fin del neo­li­be­ra­lis­mo, el fin de la pesa­di­lla Macris­ta y rea­li­zar ese obje­ti­vo requie­re de polí­ti­cas con­cre­tas y fir­mes.
Por eso, res­pe­tar el sen­ti­do con que se cons­ti­tu­yó el fren­te requie­re de defi­nir una direc­ción de la orien­ta­ción polí­ti­ca: popu­lar, anti­im­pe­ria­lis­ta, anti­mo­no­po­lis­ta, de fuer­te redis­tri­bu­ción de rique­zas. Esta orien­ta­ción no se veri­fi­ca has­ta aho­ra en la prác­ti­ca y pare­cie­ra que van ganan­do pre­emi­nen­cia en la ela­bo­ra­ción de las líneas de acción, aque­llos sec­to­res que fue­ron real­men­te mino­ri­ta­rios en el apor­te de votos.

La cua­ren­te­na pro­lon­ga­da que se lle­vó a cabo en la argen­ti­na afec­tó fun­da­men­tal­men­te a los sec­to­res popu­la­res. Todos repu­dia­mos la expre­sión frí­vo­la y bru­tal de los anti cua­ren­te­na des­pre­cian­do el esfuer­zo de millo­nes de argen­ti­nos para cui­dar­nos entre todos. Sin embar­go hay casi un 30 % de la población,sumergida en la pobre­za, para quie­nes que­dar­se en casa era lite­ral­men­te impo­si­ble.​En ese sen­ti­do la mul­ti­pli­ca­ción has­ta el har­taz­go del deba­te cua­ren­te­na – anti cua­ren­te­na, fri­vo­li­za y ocul­ta el ver­da­de­ro deba­te que es: como los tra­ba­ja­do­res afron­ta­mos esta situa­ción, cómo garan­ti­za­mos que los más humil­des ten­gan las mejo­res con­di­cio­nes para afron­tar la pan­de­mia y del mis­mo modo, cuan­do esta se empie­ce a supe­rar, quien será el que pague el cos­to de la crisis.

Las polí­ti­cas de con­ten­ción hacia este sec­tor vul­ne­ra­ble fue­ron abso­lu­ta­men­te débi­les e insu­fi­cien­tes, el IFE sig­ni­fi­có 4000 pesos por mes para fami­lias que per­die­ron todos sus ingre­sos, cuan­do el alqui­ler del hotel sola­men­te les sale entre 12 y 15 mil. Lamen­ta­ble­men­te esta polí­ti­ca tan pro­mo­cio­na­da por el gobierno, es casi una bur­la abier­ta para los humil­des de la patria. El res­to de la inter­ven­ción en la eco­no­mía para amor­ti­guar los efec­tos de la cua­ren­te­na, como los ATP y el res­to de las medi­das de inter­ven­ción del esta­do, sig­ni­fi­ca­ron una ero­ga­ción del 4 tal vez el 5 % del PBI, cuan­do en el mun­do esas cifras lle­ga­ron al 20 % en muchos países.

Las ini­cia­ti­vas que podrían haber afec­ta­do a los sec­to­res del pri­vi­le­gio aun­que sea míni­ma­men­te, con el obje­ti­vo de rea­li­zar aque­lla trans­fe­ren­cia de recur­sos que reclamamos,

como la esta­ti­za­ción de Vicen­tin o el impues­to a la rique­za, fue total­men­te des­man­te­la­da la pri­me­ra y cajo­nea­da la segun­da.
Mien­tras tan­to con­ti­núa la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, pre­mian­do a los expor­ta­do­res que no liqui­dan divi­sas con qui­tas a las reten­cio­nes y a los espe­cu­la­do­res con fes­ti­val de bonos. Fren­te a la suble­va­ción de la poli­cía bonae­ren­se se vol­vió a demos­trar una debi­li­dad preo­cu­pan­te, la debi­li­dad fren­te a los fuer­tes, que muchos salie­ron a denun­ciar en los últi­mos días, sin embar­go en el caso de las tomas de tie­rras emble­má­ti­ca­men­te en Guer­ni­ca, se demos­tró la for­ta­le­za que se tie­ne ante los débiles.

Vemos sig­nos preo­cu­pan­tes y cla­ros de que aque­lla fisu­ra entre los capi­ta­lis­tas loca­les, hoy al menos a nivel de la super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca, comien­za a cerrar­se nue­va­men­te bajo la metra­lla mediá­ti­ca dere­chis­ta, a favor de la éli­te de siem­pre.
Cla­ro que este no es un pro­ce­so defi­ni­ti­vo ni con­clui­do. Sin embar­go, nos obli­ga a los movi­mien­tos socia­les y popu­la­res, a los mili­tan­tes polí­ti­cos que inten­ta­mos posi­cio­nar­nos des­de los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res a repen­sar nues­tro accionar.

En Octu­bre del 2019 vota­mos para derro­tar el neo­li­be­ra­lis­mo, para sepul­tar las polí­ti­cas que des­tru­ye­ron nues­tra eco­no­mía y some­tie­ron al ham­bre y la mise­ria a nues­tro pue­blo. El con­te­ni­do y sen­ti­do de esa vic­to­ria elec­to­ral no debe ser trai­cio­na­do una vez más en nues­tra historia​. En el camino de defen­der los sue­ños de una patria más jus­ta, segui­re­mos tra­ba­jan­do, pero la con­di­ción para defen­der aquel triun­fo es levan­tar nues­tra voz y nues­tro bra­zo con­tra los que opri­men a nues­tro pueblo.

La pri­me­ra déca­da de este siglo, deja en Argen­ti­na y el con­ti­nen­te intere­san­tes e inelu­di­bles lec­cio­nes polí­ti­cas, sino supe­ra­mos las limi­ta­cio­nes e incon­sis­ten­cias de aque­llos pro­ce­sos repe­ti­re­mos una vez más la his­to­ria como far­sa. Tam­bién esos años nos han deja­do la heren­cia de una mili­tan­cia joven y pujan­te, cuyos sue­ños tie­nen que ver con la patria lati­no­ame­ri­ca­na y la jus­ti­cia social, esa mili­tan­cia debe ser par­te de este deba­te, debe ser par­te de la rebel­día fren­te a la medio­cri­dad y las claudicaciones.

No pode­mos ser obse­cuen­tes con las polí­ti­cas que nos ale­jan del obje­ti­vo de garan­ti­zar la feli­ci­dad de las y los humil­des, que nos ale­jan del sen­ti­do de lo que votó la gen­te en octu­bre y fun­da­men­tal­men­te que nos ale­jan de la posi­bi­li­dad de reco­ger la heren­cia de aque­lla déca­da ini­cial del siglo y pro­yec­tar­la en una nue­va eta­pa, que superan­do los enten­di­bles lími­tes ini­cia­les nos per­mi­ta derro­tar defi­ni­ti­va­men­te el pro­yec­to de la Argen­ti­na depen­dien­te y miserable.

En sín­te­sis la obse­cuen­cia es hoy más que nun­ca un las­tre del que debe­mos des­pren­der­nos con ener­gía.
Habrá que deba­tir con fra­ter­ni­dad pero con fir­me­za con las y los com­pa­ñe­ros kirch­ne­ris­tas y pero­nis­tas, habrá que dispu­tar con fuer­za en la lucha de cla­ses la orien­ta­ción de las masas para una polí­ti­ca de trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das, habrá que pole­mi­zar y bata­llar más en torno al pro­gra­ma de sali­da de la crisis.

*Inte­gran­te de la Direc­ción de la Coor­di­na­do­ra de Inqui­li­nos de Bue­nos Aires

04/​11/​2020 CABA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *