Puer­to Rico. La demo­cra­cia es un enga­ño (III)

Por José Anto­nio Ramos*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de noviem­bre de 2020.

La fie­bre sí está en la sába­na (Par­te III)
El voto inte­li­gen­te, mix­to o cruzado
Como par­te de los dis­cur­sos y las narra­ti­vas que insis­ten en la nece­si­dad impe­rio­sa de sal­va­guar­dar nues­tra sagra­da demo­cra­cia, arte­fac­to que se acu­na con devo­ción y se res­guar­da con celo, escu­cha­mos voces sos­pe­cho­sa­men­te sabias y pru­den­tes, que recla­man la nece­si­dad de votar con con­cien­cia, sen­sa­tez e inte­li­gen­cia, de no dejar­nos lle­var por las pasio­nes polí­ti­cas o el fana­tis­mo. Insis­ten en que el sis­te­ma demo­crá­ti­co fun­cio­na, solo debe­mos esco­ger las mejo­res opcio­nes que ofre­cen los dos par­ti­dos mayo­ri­ta­rios (y aho­ra, las nue­vas can­di­da­tu­ras que que­dan al mar­gen de esa mayo­ría). Las per­so­nas ade­cua­das para ende­re­zar este país están ahí, voci­fe­ran. Úni­ca­men­te tene­mos que, y pode­mos, aco­ger para el gobierno a las per­so­nas más aptas, a las per­so­nas más com­pro­me­ti­das con el pue­blo. Es una cues­tión sim­ple: vote­mos con inteligencia.

Pero en reali­dad, no hay voto inte­li­gen­te que val­ga cuan­do el bien­es­tar de la mayo­ría de la ciu­da­da­nía va a que­dar rele­ga­do. Rele­ga­do, ya que con­se­gui­do el poder, por el par­ti­do en cues­tión, sur­ge la trans­mu­ta­ción pos cam­pa­ña y pos pro­me­sas elec­to­ra­les. Cuan­do los intere­ses y las nece­si­da­des de la gen­te del pue­blo cho­quen de for­ma inevi­ta­ble con los intere­ses y las nece­si­da­des de las per­so­nas selec­tas y apa­la­bra­das para gozar­se los fon­dos públi­cos y el buen vivir, no hay dudas hacia qué lado se incli­na­rán (o se des­bo­ca­rán) las y los fun­cio­na­rios electos.

Val­ga la acla­ra­ción de que el voto inte­li­gen­te no debe con­fun­dir­se con el lla­ma­do, curio­sa­men­te, voto útil. La uti­li­dad de este se ha reser­va­do para lle­var al PPD a la admi­nis­tra­ción del país (con el voto como repre­sa­lia con­tra el PNP por sus funes­tos gobier­nos) y man­te­ner al Par­ti­do Popu­lar vivo de for­ma arti­fi­cial, con un cora­zón y un cere­bro muertos.

En un momen­to dado de nues­tra his­to­ria el elec­to­ra­do comien­za a cru­zar líneas par­ti­dis­tas al ejer­cer su voto, en detri­men­to del voto ínte­gro que dis­fru­ta­ron por años el PPD y el PNP. Este fenó­meno elec­to­ral del voto mix­to se debió a que cada vez era más evi­den­te que sus gobier­nos no ponían su esfuer­zo en, ni tenían la inten­ción de, pro­veer lo bási­co y miti­gar las caren­cias de la gen­te del país. Esto por cau­sa (y vuel­vo a enu­me­rar): de tener que cum­plir con los com­pro­mi­sos con­traí­dos con la cama­ri­lla que los ayu­da­ron a arri­bar al con­trol del apa­ra­to guber­na­men­tal; tener que seguir la direc­tri­ces de los gru­pos que se impo­nen, por­que a final de cuen­tas con­tro­lan el poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co real y con­cre­to; por bus­car satis­fa­cer sus pro­pios intere­ses, que los lle­van a ‘rebus­cár­se­las cómo pue­dan’; por apa­ren­tar que sus preo­cu­pa­cio­nes están pues­tas pri­mor­dial­men­te en bene­fi­cio del pue­blo; y por últi­mo, por su inca­pa­ci­dad deso­la­da de com­pa­gi­nar todos estos aspec­tos y man­te­ner una bue­na cara. Su des­cré­di­to seguía y sigue en aumen­to sin freno.

La dis­cu­sión que se pro­du­ce alre­de­dor de pre­sen­tar­se a votar y del lla­ma­do voto inte­li­gen­te, como si fue­ra una cues­tión vital, se con­vier­ten en impe­ra­ti­vos como medio de ali­men­tar el simu­la­cro demo­crá­ti­co. A él se le aña­de aho­ra el tema de aca­bar con el bipar­ti­dis­mo. Pro­ble­ma que nos aque­ja, sí, pero que se vuel­ve en otra dis­trac­ción o entre­te­ne­dor en la medi­da que su diso­lu­ción, y por ende, su solu­ción, no está en sus­ti­tuir uno de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les por un par­ti­do mar­gi­na­do por déca­das (PIP) o uno emer­gen­te (MVC).

No hay mala­ba­ris­mo inte­lec­tual (en las cuer­das y sin mallas pro­tec­to­ras) que no revien­te con­tra la reali­dad de que la demo­cra­cia es una patra­ña, una celada.

El voto, sesu­do o no, como medio de hacer­nos un mejor país ha fra­ca­sa­do. Que podría ser meca­nis­mo de cam­bios, siem­pre es una alter­na­ti­va a con­si­de­rar. Para lograr­lo nece­si­ta­re­mos una orga­ni­za­ción, movi­mien­to o par­ti­do que sur­ja de la lucha en la calle y para la lucha eman­ci­pa­do­ra y trans­for­ma­do­ra, con la par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca direc­ta sobre qué, cómo y para quié­nes hacer las cosas. No como la demo­cra­cia (así espa­ti­llá) que vivi­mos, que no es más que la tapa­de­ra de un enga­ño arti­cu­la­do para que la mayo­ría sos­ten­ga con su tra­ba­jo, mise­ria y nece­si­da­des las (más o menos) copio­sas ganan­cias (pero siem­pre ganan­cias) de la mino­ría riente.

PD. Ni hablar de la for­ma­li­dad, serie­dad y reve­ren­cia con que la pren­sa tele­vi­si­va, radial y escri­ta tra­ta los deba­tes, foros, entre­vis­tas y las apa­ri­cio­nes públi­cas de las y los can­di­da­tos, y lo que ten­gan que decir. Ade­más, perio­dis­tas, comu­ni­ca­do­res y figu­ras públi­cas, algu­nas has­ta de bue­na fe o por inge­nui­dad (o igno­ran­cia), expo­nen con entu­sias­mo que es una res­pon­sa­bi­li­dad salir a votar, por la tras­cen­den­cia de tal acto, cómo si no estu­vié­ra­mos como esta­mos por tan impor­tan­tí­si­mos even­tos bisiestos.

PD. Y qué decir de la bur­da manio­bra de El nue­vo día que con su encues­ta le da un empu­jon­ci­to a la gen­te, que jus­ti­fi­ca­da­men­te está rea­cia a votar, para que se pre­sen­te en los cole­gios elec­to­ra­les, con la car­na­da de que el PPD y el PNP se encuen­tran más o menos empa­ta­dos, y sien­ta que pue­de deci­dir. Increí­ble el des­par­pa­jo de esta empre­sa de fami­lia millo­na­ria con su care­ta de medio periodístico.

*Fuen­te: Ban­de­ra Roja 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *