Paz para el Cau­ca, Paz para Colombia

Paz para el Cau­ca, paz para Colom­bia, óye­lo Duque, indo­len­te cobar­de; es el cla­mor heri­do que bro­ta de las entra­ñas mar­ti­ri­za­das de Colom­bia. ¿No te has pues­to pen­sar que eres res­pon­sa­ble por acción y por omi­sión de la masa­cre de más de mil líde­res socia­les y de excom­ba­tien­tes fir­man­tes de la paz? Deno­mi­nar esta matan­za con el eufe­mis­mo cíni­co de “ase­si­na­tos colec­ti­vos” no te exo­ne­ra de cul­pa ni de res­pon­sa­bi­li­dad. Colom­bia no tie­ne pilo­to ni tie­ne timo­nel. ¿Para qué un pre­si­den­te así? Mejor es que se vaya y le diga­mos “CHAO DUQUE” a tra­vés de un refe­ren­do. Ya los colom­bia­nos encon­tra­re­mos la mane­ra de con­for­mar un gobierno alternativo.

Las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, no están de acuer­do y con­de­nan la matan­za irra­cio­nal de líde­res socia­les en el Cau­ca y en toda Colom­bia, como tam­po­co lo están, con el ase­si­na­to de excom­ba­tien­tes agru­pa­dos en el par­ti­do polí­ti­co legal de la Rosa. Nues­tra soli­da­ri­dad con las fami­lias dolien­tes de todos los afec­ta­dos. Este caos huma­ni­ta­rio tie­ne ori­gen y pun­to de par­ti­da en la deter­mi­na­ción del par­ti­do de gobierno (Cen­tro Demo­crá­ti­co) y del pre­si­den­te Duque, de hacer tri­zas el Acuer­do de Paz, odia­do y cali­fi­ca­do por ellos como «ese mal­di­to papel».

Tie­nen cla­ro que la gue­rra, y solo ella, es la úni­ca garan­tía de impu­ni­dad para su jefe polí­ti­co, Álva­ro Uri­be, el más bella­co cri­mi­nal de gue­rra que ha vic­ti­mi­za­do a Colom­bia, due­ño de una repu­tación escan­da­lo­sa por sus nexos con los más pode­ro­sos nar­co­tra­fi­can­tes que ha teni­do el país. Nece­si­ta un río revuel­to, una gue­rra, un caos social, para que nun­ca bri­lle la ver­dad sobre el con­flic­to y para que nadie, ni aquí ni en el mun­do, pue­da ver­lo sal­pi­ca­do con la san­gre de sus crí­me­nes de lesa humanidad.

Esa es la cau­sa ver­da­de­ra de su ata­que van­dá­li­co a la jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va y a la ver­dad ple­na y exhaus­ti­va que ella deman­da a todos los invo­lu­cra­dos en el con­flic­to. El con­ve­nio en torno a la jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va, recur­so jurí­di­co acep­ta­do mun­dial­men­te, y que se apar­ta del dere­cho penal del enemi­go, de la jus­ti­cia ordi­na­ria, era la úni­ca vía que podía alla­nar el camino para un acuer­do de paz con bene­fi­cios tan­gi­bles para todos los colombianos.

El pro­ble­ma para ellos, es que esa juris­dic­ción espe­cial tie­ne un com­po­nen­te de ver­dad, y eso es lo que no les gus­ta. Abo­rre­cen la ver­dad sobre el con­flic­to, por­que la pre­sien­ten como un cas­ti­go aso­cia­do al fin de su impu­ni­dad. Aman la jus­ti­cia ordi­na­ria por­que ella ha sido siem­pre, garan­tía de impu­ni­dad para los deten­ta­do­res del poder y deter­mi­na­do­res de la vio­len­cia des­de las cum­bres del Estado.

Eso es lo que moti­va la can­ti­ne­la des­tem­pla­da de Iván Duque bau­ti­za­da por él como «paz con lega­li­dad», un jue­go de pala­bras sin for­ma cor­pó­rea, y sin sis­te­ma, un sen­ti­mien­to loco impul­sa­do por un fana­tis­mo que bus­ca la des­truc­ción total de la posi­bi­li­dad de paz.

¡Por Dios! Que los juris­tas artí­fi­ces de la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz le ense­ñen a Duque y a sus corre­li­gio­na­rios de ultra­de­re­cha del Cen­tro Demo­crá­ti­co el ABC de la jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va, lo edu­quen en el res­pe­to al prin­ci­pio de la nego­cia­ción pac­ta sunt ser­van­da y le ense­ñen que cuan­do un acuer­do de paz, como el de Colom­bia, es con­ver­ti­do en Acuer­do Espe­cial de los Con­ve­nios de Gine­bra y en Docu­men­to Ofi­cial del Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das, los Esta­dos adquie­ren un insos­la­ya­ble com­pro­mi­so inter­na­cio­nal de cumplimiento.

Es un horror que Duque le dé órde­nes a la JEP, y le diga qué es lo que tie­ne qué hacer, y qué no. No se pue­de tole­rar que un pre­si­den­te ile­gí­ti­mo, ele­gi­do con dine­ros de la mafia y el frau­de elec­to­ral, des­tru­ya la inde­pen­den­cia de los pode­res y des­tru­ya la paz, invis­tién­do­se a si mis­mo con los atuen­dos de la dic­ta­du­ra y la tira­nía. El Eje­cu­ti­vo, que siem­pre ha actua­do como el gran deter­mi­na­dor de la vio­len­cia, aho­ra pre­so de una velei­dad alu­ci­nan­te, pre­ten­de con­ver­tir­se en juez, como si fue­ra un sera­fín que nada ha teni­do que ver con el conflicto.

La indo­len­cia de los agen­tes de este nar­co­es­ta­do fren­te a las masa­cres de líde­res socia­les y de excom­ba­tien­tes fir­man­tes del Acuer­do de La Haba­na, está en sin­to­nía con una estra­te­gia de fac­ción polí­ti­ca, enemi­ga de la paz. Por eso no hacen nada y vol­tean la espal­da a la matan­za. Por eso, esa mons­truo­sa minis­tra del inte­rior, Ceci­lia Aran­go, se enco­ge de hom­bros ante las masa­cres, adu­cien­do que mue­ren más per­so­nas por robo de celu­la­res que por ser líde­res sociales.

Si el señor Duque no pone fin a la car­ni­ce­ría, nun­ca ten­dre­mos paz. Si per­sis­te en des­fi­nan­ciar la Juris­dic­ción Espe­cial, no será posi­ble la paz. Si sigue impul­san­do ese sofis­ma enga­ño­so de «paz con lega­li­dad» para aca­bar de des­truir la JEP, no habrá paz. Mien­tras se siga masa­cran­do la pro­tes­ta social, nun­ca ten­dre­mos paz. En tan­to no se cum­pla la refor­ma polí­ti­ca y la refor­ma agra­ria acor­da­das, no ten­dre­mos paz. Mien­tras el gobierno no escu­che al movi­mien­to social y a la min­ga indí­ge­na, no ten­dre­mos paz en Colombia.

Cerra­dos los cami­nos de la paz por el tirano, por el cabe­ci­lla del nar­co-esta­do, solo nos que­da la vía de la revo­ca­to­ria de su man­da­to ile­gí­ti­mo, como lo pro­pu­si­mos en el mes de mayo, bus­can­do que un nue­vo gobierno de coa­li­ción demo­crá­ti­ca levan­te por amor a Colom­bia la ban­de­ra de la paz con jus­ti­cia social, demo­cra­cia y sobe­ra­nía, y la haga tre­mo­lar en el pico más ele­va­do de la con­cien­cia ciu­da­da­na. “CHAO DUQUE”, es una con­sig­na apro­pia­da para impul­sar el refe­ren­do revocatorio.

¡Vamos pa’lante!

Por las FARC-EP, Segun­da Marquetalia

Noviem­bre 3 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *