Bra­sil. El hijo mayor de Jair Bol­so­na­ro, impu­tado por corrupción

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de noviem­bre de 2020.

La Fis­ca­lía de Bra­sil denun­ció al sena­dor Fla­vio Bol­so­na­ro por blan­queo de dine­ro. Las auto­ri­da­des esti­man que el hijo del man­da­ta­rio lavó unos 400.000 dóla­res en ope­ra­cio­nes irre­gu­la­res cuan­do era dipu­tado esta­dual de Río de Janeiro. 

La Fis­ca­lía bra­si­le­ña denun­ció al sena­dor Fla­vio Bol­so­na­ro, hijo mayor del pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro, por blan­queo de dine­ro, mal­ver­sa­ción, orga­ni­za­ción cri­mi­nal y apro­pia­ción inde­bi­da, y aumen­tó la pre­sión sobre el man­da­ta­rio, ele­gi­do en 2018 con la ban­de­ra de la lucha anticorrupción.

La Jus­ti­cia deci­di­rá aho­ra si acep­ta la que­re­lla y sien­ta en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos a Fla­vio Bol­so­na­ro, quien supues­ta­men­te lide­ró y se bene­fi­ció de una tra­ma corrup­ta duran­te su eta­pa como dipu­tado regio­nal de Río de Janei­ro, según el Minis­te­rio Público.

Licen­cia­do en Dere­cho, Fla­vio Bol­so­na­ro, de 39 años, es el mayor de los tres hijos del pre­si­den­te que se dedi­can a la polí­ti­ca y ocu­pó un esca­ño en la Asam­blea Legis­la­ti­va de Río des­de 2003 has­ta que en octu­bre de 2018 fue ele­gi­do sena­dor por un man­da­to de ocho años.

La inves­ti­ga­ción, bau­ti­za­da en Bra­sil como el caso de las «racha­dinhas», se des­ta­pó antes de ter­mi­nar 2018 y se ha arras­tra­do duran­te dos años has­ta la for­mu­la­ción de los car­gos ante el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de Río.

El Minis­te­rio Públi­co de Río infor­mó de la denun­cia en la madru­ga­da de este miér­co­les, cuan­do toda la aten­ción mediá­ti­ca esta­ba pues­ta en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Esta­dos Unidos.

En la deman­da tam­bién inclu­yó a Fabrí­cio Quei­roz, quien fue jefe de gabi­ne­te de Fla­vio y actual­men­te está en pri­sión domi­ci­lia­ria por este asun­to, y a otras 15 per­so­nas cuyos nom­bres no fue­ron divul­ga­dos por­que el pro­ce­so corre bajo «súper sigi­lo» judicial.

Con­tra­ta­ción de fun­cio­na­rios «fan­tas­mas»

Según la inves­ti­ga­ción, la red corrup­ta ope­ró al menos entre 2007 y 2018 median­te la con­tra­ta­ción de fun­cio­na­rios «fan­tas­mas» para el des­pa­cho de Fla­vio Bol­so­na­ro y la apro­pia­ción de una bue­na par­te de los sala­rios de estos, que era admi­nis­tra­da por Quei­roz y su esposa.

Una frac­ción de ese dine­ro era trans­fe­ri­do supues­ta­men­te al enton­ces dipu­tado, que lo blan­quea­ba, al pare­cer, a tra­vés de la com­pra de inmue­bles y en una tien­da de cho­co­la­tes de la que es socio, según infor­mes ofi­cia­les fil­tra­dos por la pren­sa local.

Las auto­ri­da­des esti­man que el hijo del man­da­ta­rio lavó has­ta 2,3 millo­nes de reales (400.000 dóla­res al cam­bio de hoy) en esas ope­ra­cio­nes irregulares.

El caso echó a andar pre­ci­sa­men­te des­pués de que se detec­ta­ran movi­mien­tos finan­cie­ros atí­pi­cos en cuen­tas ban­ca­rias de Fla­vio y en la de 74 exco­la­bo­ra­do­res suyos en la Asam­blea Legis­la­ti­va de Río.

El sena­dor, que inten­tó sus­pen­der las inves­ti­ga­cio­nes en la Jus­ti­cia y lo con­si­guió por un tiem­po gra­cias a un fallo de la Cor­te Supre­ma, siem­pre ha nega­do las acu­sa­cio­nes y sos­tie­ne que el pro­ce­so en su con­tra es un inten­to de dañar a su padre.

Por otro lado, tam­bién hay dudas en el mun­do jurí­di­co sobre si el pri­mo­gé­ni­to de Bol­so­na­ro con­ta­ba o no con fue­ro pri­vi­le­gia­do cuan­do comen­zó a ser investigado.

Depen­dien­do de ese matiz, la denun­cia sería ana­li­za­da por un juez de pri­me­ra ins­tan­cia o un tri­bu­nal espe­cial de Río com­pues­to por 25 magis­tra­dos, don­de tra­mi­ta por el momen­to, pues el Supre­mo aún tie­ne pen­dien­te pro­nun­ciar­se al respecto.

Un caso que irri­ta al presidente

Los fis­ca­les des­cu­brie­ron que Quei­roz y su espo­sa rea­li­za­ron depó­si­tos por valor de 89.000 reales (hoy 15.500 dóla­res) en la cuen­ta ban­ca­ria de la pri­me­ra dama, Miche­lle Bol­so­na­ro, según reve­ló la pren­sa local.

El jefe de esta­do dijo en un pri­mer momen­to que ese dine­ro, que cifró en su día en 40.000 reales (7.000 dóla­res), era par­te de la devo­lu­ción de un «prés­ta­mo per­so­nal» que le había hecho a Quei­roz, con quien lo unía una amistad.

No obs­tan­te, a medi­da que salían a la luz más datos del caso, el gober­nan­te se mos­tró esqui­vo e inclu­so lle­gó a per­der los pape­les cuan­do era pre­gun­ta­do por los medios de comu­ni­ca­ción sobre el tema.

En una oca­sión le con­tes­tó a un perio­dis­ta dicién­do­le que «tenía una cara de homo­se­xual terri­ble» y más recien­te­men­te, en agos­to pasa­do, ame­na­zó a otro del dia­rio O Glo­bo con «lle­nar­le la boca de puñetazos».

Asi­mis­mo, el con­ce­jal de Río Car­los Bol­so­na­ro, otro de los hijos del pre­si­den­te, afron­ta una inves­ti­ga­ción simi­lar a la de su her­mano, que tam­bién envuel­ve la apro­pia­ción de sala­rios de pre­sun­tos fun­cio­na­rios «fan­tas­mas».

Para­le­la­men­te, el exma­gis­tra­do Ser­gio Moro, anti­guo minis­tro de Jus­ti­cia del pre­si­den­te, lle­gó a acu­sar públi­ca­men­te al líder de la ultra­de­re­cha de inten­tar inter­fe­rir polí­ti­ca­men­te en la Poli­cía Fede­ral en inves­ti­ga­cio­nes que sal­pi­can a sus fami­lia­res. Tras la acu­sa­ción, la Fis­ca­lía Fede­ral abrió una inves­ti­ga­ción con­tra Bol­so­na­ro, quien nie­ga los hechos.

Víncu­los con gru­pos paramilitares

En el caso de Fla­vio, tam­bién están en la mira de la Jus­ti­cia per­so­nas vin­cu­la­das a gru­pos para­mi­li­ta­res, inte­gra­dos por expo­licías o agen­tes en acti­vo corrup­tos que con­tro­lan algu­nas regio­nes de Río de Janeiro.

Las auto­ri­da­des apun­tan que Quei­roz era ami­go de Adriano Magalhaes da Nóbre­ga, un impor­tan­te jefe mili­ciano que murió aba­ti­do por la poli­cía en febre­ro de este año.

De acuer­do con los inves­ti­ga­do­res, la madre del capo, Rai­mun­da Veras Magalhaes, y su exes­po­sa Danie­lle Men­do­nça da Cos­ta estu­vie­ron en la nómi­na del gabi­ne­te de Fla­vio, según fil­tra­ron en su día los dia­rios Folha de Sao Pau­lo y Esta­do de Sao Paulo.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *