Argen­ti­na. El Mapa del Ham­bre y la Pobreza

Por RedE­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de noviem­bre de 2020.

Bajo este títu­lo, el infor­me rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to de Pen­sa­mien­to y Polí­ti­cas Públi­cas (IPyPP) ana­li­za cómo impac­ta la pan­de­mia en las pro­vin­cias argen­ti­nas. Clau­dio Lozano, inte­gran­te del Ins­ti­tu­to, afir­ma: “El impac­to social de la pan­de­mia que­dó refle­ja­do en la infor­ma­ción del INDEC para el segun­do tri­mes­tre del 2020. 21 millo­nes de pobres y casi 6 millo­nes de ham­brien­tos. Esta dra­má­ti­ca situa­ción se dis­tri­bu­ye en las dife­ren­tes regio­nes y pro­vin­cias del país”

(IPyPP) Argen­ti­na- El eco­no­mis­ta de la CTA Autó­no­ma y Dipu­tado Nacio­nal (MC), ase­ve­ró que “cin­co pro­vin­cias supe­ran la tasa de pobre­za regis­tra­da a nivel nacio­nal (47%), enca­be­za­das por la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires (53,9), segui­da por Cha­co (50,8%), Sal­ta (49,9%), Río Negro (48,4%) y Neu­quén (47,5%). Cha­co, Bue­nos Aires, San­ta Fe y Sal­ta supe­ran el pro­me­dio nacio­nal en nive­les de indigencia”.

“En este mar­co, y con estos datos, resul­ta inen­ten­di­ble que el Gobierno aún dude res­pec­to a la nece­si­dad o no de pagar el IFE 4 y que el pro­yec­to de Pre­su­pues­to Nacio­nal no inclu­ya el IFE, no avan­ce hacia un sala­rio uni­ver­sal para la pobla­ción en situa­ción de des­em­pleo e infor­ma­li­dad y que fren­te al aumen­to del ham­bre se reduz­ca la inver­sión de recur­sos públi­cos en los pro­gra­mas ali­men­ta­rios”, rema­tó Lozano. 

Las bre­chas

Argen­ti­na es un país que se encuen­tra atra­ve­sa­do por pro­fun­das des­igual­da­des en dis­tin­tos pla­nos de su con­fi­gu­ra­ción socio­eco­nó­mi­ca. A nivel regio­nal, his­tó­ri­ca­men­te ha pre­sen­ta­do, a gran­des ras­gos, bre­chas sig­ni­fi­ca­ti­vas entre las zonas más desa­rro­lla­das o más abun­dan­tes en recur­sos natu­ra­les, prin­ci­pal­men­te el cen­tro pam­peano y la pata­go­nia, y las zonas más reza­ga­das como el Noroes­te y el Noreste.

Estas bre­chas se mani­fies­tan en un con­jun­to de dimen­sio­nes, que abar­can des­de el nivel de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca gene­ra­da por las eco­no­mías loca­les y las opor­tu­ni­da­des de empleo, has­ta la capa­ci­dad de los Esta­dos pro­vin­cia­les de obte­ner recur­sos pro­pios y las con­di­cio­nes de los sis­te­mas sani­ta­rio y de edu­ca­ción. En par­ti­cu­lar, en este docu­men­to hare­mos foco en las con­di­cio­nes de vida de los hoga­res des­de una pers­pec­ti­va terri­to­rial que per­mi­ta echar luz sobre la mag­ni­tud que adquie­re el fenó­meno de la pobre­za y el ham­bre en las dis­tin­tas provincias.

Los resul­ta­dos aquí pre­sen­ta­dos expre­san, por lo tan­to, las des­igual­da­des estruc­tu­ra­les que a nivel regio­nal atra­vie­san las fami­lias que habi­tan el sue­lo argen­tino, pro­duc­to de las cua­les el hecho de resi­dir en una u otra pro­vin­cia influ­ye en la pro­ba­bi­li­dad de alcan­zar umbra­les mate­ria­les de vida que ase­gu­ren una repro­duc­ción en con­di­cio­nes ade­cua­das. En efec­to, mien­tras la infor­ma­ción más recien­te indi­ca que hay pro­vin­cias don­de al menos la mitad de la pobla­ción es pobre, en otras juris­dic­cio­nes este gua­ris­mo des­cien­de a un ter­cio de la pobla­ción o inclu­so menos. Asi­mis­mo, la mag­ni­tud de la indi­gen­cia lle­ga a quin­tu­pli­car­se en las pro­vin­cias más gol­pea­das res­pec­to a aque­llas que alcan­zan nive­les más bajos, tal como deta­lla­re­mos más adelante.

Por otra par­te, este docu­men­to apor­ta un aná­li­sis de la evo­lu­ción que expe­ri­men­ta­ron estos indi­ca­do­res en el últi­mo perío­do, lo cual adquie­re espe­cial rele­van­cia a fin de men­su­rar los efec­tos que pro­vo­có la irrup­ción de la pan­de­mia en las dis­tin­tas juris­dic­cio­nes. De esta mane­ra, este infor­me com­ple­men­ta el aná­li­sis de los resul­ta­dos de pobre­za e indi­gen­cia a nivel nacio­nal que publi­ca­mos pre­via­men­te. En aquel tra­ba­jo expu­si­mos cómo se empo­bre­ció la pobla­ción argen­ti­na en el momen­to de mayor para­te de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca pro­duc­to de la cri­sis epi­de­mio­ló­gi­ca y las medi­das sani­ta­rias de con­fi­na­mien­to. En esta oca­sión, com­ple­ta­re­mos la radio­gra­fía de la situa­ción social al des­agre­gar la infor­ma­ción nacio­nal según jurisdicción.

La emer­gen­cia socio­eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria gene­ra­da por la lle­ga­da del coro­na­vi­rus, impac­tó sobre un cua­dro social que ya se encon­tra­ba en esta­do crí­ti­co, a cau­sa del ace­le­ra­do pro­ce­so de pau­pe­ri­za­ción expe­ri­men­ta­do des­de el año 2018 y los ele­va­dos nive­les de infor­ma­li­dad y pre­ca­rie­dad que alcan­zó el mer­ca­do de tra­ba­jo en los últi­mos años. Des­de media­dos de mar­zo de este año, la situa­ción epi­de­mio­ló­gi­ca y las medi­das de pre­ven­ción adop­ta­das comen­za­ron a tener un fuer­te impac­to, como era espe­ra­ble, tan­to en la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca como en la situa­ción labo­ral. En el segun­do tri­mes­tre, el PBI se con­tra­jo un 16,3%, al tiem­po que el empleo cayó a su nivel más bajo des­de el año 2002, lo cual se tra­du­jo en una pér­di­da de 3,7 millo­nes de ocu­pa­cio­nes res­pec­to al pri­mer trimestre.

Fuen­te: RedE­co

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *